Las asom­bro­sas pro­pie­da­des del gin­seng

Es una de las plan­tas más po­pu­la­res de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, des­ta­ca­da por su ca­pa­ci­dad ener­gi­zan­te, es­ti­mu­lan­te y an­ti­oxi­dan­te. In­clu­so, re­sul­ta efi­caz para tra­tar la dia­be­tes, cui­dar el co­ra­zón y for­ta­le­cer la me­mo­ria.

Saber Vivir (Argentina) - - NATURAL -

El­gin­seng es una plan­ta ori­gi­na­ria de Asia, del gé­ne­ro Pa­nax (pa­na­cea), a la cual se le atri­bu­yen di­ver­sas pro­pie­da­des me­di­ci­na­les en­tre las que se des­ta­can: for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ne, pre­ser­var la sa­lud car­día­ca, re­du­cir el es­trés y ac­tuar co­mo es­ti­mu­lan­te, en­tre otras. Exis­ten di­fe­ren­tes es­pe­cies: blan­co, ma­rrón o ro­jo (co­reano) co­mo las prin­ci­pa­les. Los prin­ci­pios ac­ti­vos res­pon­sa­bles de las ac­cio­nes del gin­seng son:

● Sa­po­nó­si­dos (más co­no­ci­dos co­mo gin­se­nó­si­dos): son el prin­ci­pio ac­ti­vo es­tre­lla y los res­pon­sa­bles de de­te­ner la pro­duc­ción de hor­mo­nas del

Se en­cuen­tran en es­tu­dio las pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas que el gin­seng po­dría te­ner

es­trés, por lo cual ejer­cen re­sis­ten­cia fren­te al ner­vio­sis­mo y la an­sie­dad.

● Sa­po­ni­nas: cons­ti­tu­yen otro ti­po de prin­ci­pio ac­ti­vo del gin­seng de ac­ción de­pu­ra­ti­va y an­ti­in­fla­ma­to­ria.

● Vi­ta­mi­nas: prin­ci­pal­men­te se des­ta­can las per­te­ne­cien­tes al gru­po B, así co­mo A y C.

● Mi­ne­ra­les: apor­ta hie­rro, mag­ne­sio, po­ta­sio, cal­cio, so­dio, zinc y fós­fo­ro. Asi­mis­mo el gin­seng tam­bién con­tie­ne fi­bra, car­bohi­dra­tos de ab­sor­ción len­ta, pro­teí­nas, áci­dos (as­cór­bi­co, tar­tá­ri­co), be­ta­ca­ro­te­nos y fi­toes­te­ro­les.

To­dos es­tos nu­trien­tes es­tán pre­sen­tes en una gran con­cen­tra­ción, por lo cual un con­su­mo dia­rio, con in­ter­va­los de tiem­po, se­rá su­fi­cien­te para que el or­ga­nis­mo es­té equi­li­bra­do y fun­cio­ne de for­ma per­fec­ta. Para apro­ve­char sus be­ne­fi­cios pue­den to­mar­se cáp­su­las de ven­ta co­mer­cial o pre­pa­rar una de­coc­ción (en 500 ml. de agua co­lo­car 2 g de raíz de la plan­ta y her­vir du­ran­te 5 mi­nu­tos; co­lar y be­ber tres ve­ces al día). En cual­quie­ra de am­bos ca­sos, con­vie­ne rea­li­zar tra­ta­mien­tos de dos me­ses y des­can­sar du­ran­te tres se­ma­nas. guí­neos y evi­ta la pre­sión al­ta por lo cual el co­ra­zón no tra­ba­ja “for­za­do”.

● Es­ta­bi­li­za los ni­ve­les de co­les­te­rol.

● Da­do que con­tie­ne hi­po­glu­ce­mian­tes, re­gu­la la pre­sen­cia de in­su­li­na en san­gre y por en­de se re­co­mien­da co­mo tra­ta­mien­to com­ple­men­ta­rio para quie­nes pa­de­cen dia­be­tes.

● Por los al­ca­loi­des que po­see pre­vie­ne los dolores re­la­cio­na­dos con la in­fla­ma­ción. Es ideal para ca­sos de ar­tri­tis o do­len­cias ar­ti­cu­la­res.

● Pro­mue­ve la pro­duc­ción de ace­til­co­li­na, el neu­ro­trans­mi­sor que per­mi­te pen­sar; en es­te sen­ti­do se re­co­mien­da para pre­ve­nir el Alz­hei­mer y mal de Parkinson, dos en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas que afec­ta a las per­so­nas ma­yo­res.

● Brin­da­ría bue­nos re­sul­ta­dos en ca­sos de gri­pe y res­fríos.

● Sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias se­rían úti­les co­mo una es­tra­te­gia neu­ro­pro­tec­to­ra pro­me­te­do­ra en el de­rra­me ce­re­bral.

● El con­su­mo de gin­seng tam­bién se ha re­la­cio­na­do con el in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad del me­ta­bo­lis­mo; es­to se de­be pro­ba­ble­men­te a su ac­ción es­ti­mu­lan­te. Por ello, otro de los be­ne­fi­cios que se le atri­bu­yen es me­jo­rar la di­ges­tión y, en al­gu­nos ca­sos, fa­vo­re­cer pér­di­da de gra­sa cor­po­ral.

● Ac­túa co­mo un ex­ce­len­te adap­tó­geno, de ma­ne­ra que per­mi­te que el or­ga­nis­mo se equi­li­bre de for­ma to­tal­men­te na­tu­ral. Por ello es tam­bién útil para ali­viar la fa­ti­ga.

● Fa­vo­re­ce la re­la­ja­ción y re­du­ce los es­ta­dos de es­trés y an­sie­dad, a la vez que apor­ta una im­por­tan­te cuo­ta de ener­gía.

● Me­jo­ra la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción.

● Re­du­ce no­ta­ble­men­te el can­san­cio fí­si­co y men­tal.

● Es un útil re­cur­so para ali­viar las mo­les­tias mi­gra­ñas.

● Au­men­ta el de­seo se­xual tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res. In­clu­so po­dría ser be­ne­fi­cio­so para el tra­ta­mien­to de la dis­fun­ción eréc­til, y para me­jo­rar la pro­duc­ción de es­per­ma, la ac­ti­vi­dad y el desem­pe­ño se­xual

Quie­nes cam­bian cons­tan­te­men­te de hu­mor y pa­de­cen cua­dros de de­pre­sión pue­den con­su­mir gin­seng para es­ta­bi­li­zar sus emo­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.