¿Ya con­tó ca­lo­rías? Aho­ra a con­tar ca­te­qui­nas

El té ver­de es una de las be­bi­das que más be­ne­fi­cios apor­ta al ser hu­mano y ha si­do usa­do du­ran­te si­glos co­mo be­bi­da me­di­ci­nal. Y ofre­ce una can­ti­dad im­por­tan­te de ca­te­qui­nas, mo­lé­cu­las que po­seen un al­to po­der an­ti­oxi­dan­te, lo­gran­do pro­te­ger a nues­tras c

Saber Vivir (Argentina) - - NATURAL - Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía MN 70.787 Mé­di­ca Clí­ni­ca UBA / En­do­cri­no­lo­gía UBA http://www.ort­ho­mo­le­cu­lar.com.ar/

El

con­su­mo de ca­te­qui­nas (tam­bién de­no­mi­na­da se pi gal o ca te qui­nas) se aso­cian con una va­rie­dad de efec­tos be­ne­fi­cio­sos en el té ver­de. Son com­pues­tos fi­to­quí­mi­cos que se en­cuen­tran en ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal y be­bi­das. Las ca­te­qui­nas son fla­vo­noi­des, mo­lé­cu­las que po­seen un al­to po­der an­ti­oxi­dan­te, lo­gran­do pro­te­ger a nues­tras cé­lu­las de los ra­di­ca­les li­bres y el es­trés oxi­da­ti­vo. Las ca­te­qui­nas, en­tre otros fla­vo­noi­des, fue­ron ge­ne­ra­das por las plan­tas en el cur­so de la evo­lu­ción, co­mo pro­tec­ción con­tra fac­to­res am­bien­ta­les da­ñi­nos, co­mo por ejem­plo los in­sec­tos, los hon­gos, la ra­dia­ción, la luz ul­tra­vio­le­ta e in­clu­so pre­da­do­res her­bí­vo­ros. Al­gu­nos de es­tos fac­to­res de pro­tec­ción es­tán cons­ti­tui­dos por au­tén­ti­cas fi­to­to­xi­nas, mien­tras que otros son an­ti­oxi­dan­tes o al­ca­loi­des na­tu­ra­les.

Tan so­lo 3gra­mos de Ca­me­lia si­nen­sis o té ver­de pue­den dar muy bue­na can­ti­dad de sus­tan­cias co­mo las ca­te­qui­nas y otras sus­tan­cias lla­ma­das po­li­fe­no­les co­mo la quer­ce­ti­na, que tie­nen ac­ti­vi­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, y por lo tan­to en se­gun­do ni­vel de pro­tec­ción an­ti can­ce­rí­ge­nas. La con­cen­tra­ción pro­me­dio se­ria to­mar unos 3 gra­mos de té ver­de di­lui­dos en dos li­tros de agua que lle­guen co­mo mí­ni­mo a ca­len­tar­se a 80 gra­dos cen­tí­gra­dos. Un es­tu­dio de­mos­tró que es­ta can­ti­dad arro­ja­ría unos 300 mi­li­gra­mos de ca­te­qui­nas to­ma­dos por día.

El té ver­de es to­ma­do en Chi­na, Ja­pón e In­dia, des­de ha­ce mi­les de años y po­see nu­me­ro­sos efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre la sa­lud, en unas can­ti­da­des de pro­me­dio de dos li­tros por día. Gracias a sus pro­pie­da­des, se ha de­tec­ta­do que es­tas po­bla­cio­nes tie­nen mu­cha me­nos in­ci­den­cia de cán­cer.

Las ca­te­qui­nas tie­nen un efec­to tam­bién an­ti­in­fla­ma­to­rio. La obe­si­dad hoy es con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria, es en­dé­mi­ca en to­do oc­ci­den­te. Por ello en los há­bi­tos de un pa­cien­te obe­so, de­be in­cor­po­rar­se in­fu­sio­nes de té ver­de por su al­to con­te­ni­do de ca­te­qui­nas.

Ca­te­qui­nas para que­mar gra­sas

Sa­be­mos que las ca­pa­ci­da­des del té ver­de para in­cre­men­tar el gas­to ener­gé­ti­co y “que­mar” las re­ser­vas de gra­sa se de­ben a las ca­te­qui­nas que tam­bién tie­nen un gran efec­to re­gu­la­dor so­bre el pe­so.

Se tra­ta de un ti­po de fla­vo­noi­des, com­pues­tos que con­tie­nen las plan­tas y que nor­mal­men­te se en­cuen­tran de for­ma na­tu­ral en las ho­jas de té ver­de. Se­gún nu­me­ro­sos es­tu­dios rea­li­za­dos en po­bla­cio­nes asiá­ti­cas las ca­te­qui­nas pue­den ser las res­pon­sa­bles de la dis­mi­nu­ción de la gra­sa ab­do­mi­nal y re­du­cir de es­ta for­ma el con­torno de la cin­tu­ra. En re­la­ción a la obe­si­dad, las ca­te­qui­nas tie­nen un po­de­ro­so efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio. Con­si­de­ra­mos a la obe­si­dad co­mo una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria por­que den­tro de la gra­sa se pro­du­cen mo­lé­cu­las que son

muy agre­si­vas para el res­to de nues­tro or­ga­nis­mo, se­rian las que ori­gi­nan la ate­ros­cle­ro­sis com­pli­cán­do­se con in­far­tos y ac­ci­den­tes ce­re­bro vas­cu­la­res. La ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria de las ca­te­qui­nas es dis­mi­nuir la ac­ción de es­tas ci­to­qui­nas o mo­lé­cu­las in­fla­ma­to­rias que sa­len de la gra­sa, en el ca­so de los pa­cien­tes con obe­si­dad.

El efec­to an­ti can­ce­rí­geno de las ca­te­qui­nas, se ba­sa en su ac­ción an­ti­oxi­dan­te pro­te­gien­do al ADN de cam­bios que pue­den ocu­rrir a lo lar­go de la vi­da y desa­rro­llar un cán­cer.

Otra de las ra­zo­nes por la que las ca­te­qui­nas fa­vo­re­cen a los pa­cien­tes obe­sos es que pue­de pre­ve­nir la dia­be­tes da­do que fa­vo­re­cen la ac­ción de la in­su­li­na.

¿Por qué? Por­que sa­be­mos que los obe­sos co­mien­zan con una exi­gen­cia de su pán­creas por co­mer hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos, es­to pro­du­ce un au­men­to anor­mal de la in­su­li­na. Es­te au­men­to, es muy agre­si­vo para el cuer­po y pro­du­cen reacciones in­fla­ma­to­rias e hi­per­ten­sión ar­te­rial.

El té ver­de, la Ca­me­lia Si­nen­sis, y las ca­te­qui­nas que allí se en­cuen­tran pue­den dis­mi­nuir la ac­ción no­ci­va de la in­su­li­na al­ta lo que es esen­cial para la dis­mi­nu­ción del pe­so.

Co­mo ha­cer la in­fu­sión

Para rea­li­zar una in­fu­sión co­rrec­ta el té ver­de de­be ser he­cho en he­bras (no en sa­qui­tos). De­be to­mar­se pre­fe­ren­te­men­te de ma­ña­na, má­xi­mo has­ta las 17 ho­ras, da­do que ade­más de te­ner las ca­te­qui­nas, tie­ne un con­te­ni­do de ca­feí­na que pue­de te­ner un efec­to es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Se de­be co­lo­car agua en pun­to de her­vor en la te­te­ra don­de es­tán las he­bras del té ver­de y allí es­pe­rar unos 2 a 3 mi­nu­tos que se ha­ga la in­fu­sión, para re­cién co­men­zar a in­ge­rir­lo. De es­ta ma­ne­ra se po­drán des­pren­der lo que es­ta­mos bus­can­do de ca­te­qui­nas en el agua. Es­to ocu­rre con la ma­yor par­te de las plan­tas, por eso es sa­lu­da­ble con­su­mir el cal­do del agua de her­vor de las ver­du­ras, por­que allí van a en­con­trar­se los nu­trien­tes y mi­ne­ra­les más ri­cos de las ver­du­ras. Lo mis­mo ocu­rre en el ca­so del té ver­de.

¿Qué en­fer­me­da­des cu­ra o pre­vie­nen las ca­te­qui­nas?

Be­ne­fi­cios del té Ver­de ● Adel­ga­zan­te: tie­nen un po­de­ro­so efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio ● Pre­vie­ne en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res

● Re­du­ce el co­les­te­rol ma­lo (LDL): El té ver­de es rico en fe­no­les, sus­tan­cias con pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y ca­pa­ces de re­ju­ve­ne­cer los va­sos san­guí­neos por su gran ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te.

● Me­jo­ra la con­cen­tra­ción y dis­mi­nu­ye la fa­ti­ga

● Me­jo­ra la ac­ti­vi­dad de las ar­te­rias co­ro­na­rias y ac­ti­va la cir­cu­la­ción re­nal

● Diu­ré­ti­co y Di­ges­ti­vo: es­ti­mu­la la diu­re­sis y la eli­mi­na­ción de to­xi­nas.

● El té ver­de jue­ga un pa­pel im­por­tan­te a la ho­ra de pre­ve­nir el cán­cer por­que ayu­da a la cé­lu­la a re­gu­lar su re­loj bio­ló­gi­co.

● Dia­be­tes, pue­de ayu­dar a re­gu­lar el ni­vel de glu­co­sa en el or­ga­nis­mo por fa­vo­re­cer la ac­ción de la in­su­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.