Pa­pa­ya, sa­bro­sa y sa­lu­da­ble

Es una de las fru­tas tro­pi­ca­les que más se con­su­me, due­ña de ex­ce­len­tes pro­pie­da­des efi­ca­ces para pro­te­ger el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, com­ba­tir el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, ace­le­rar la re­ten­ción de lí­qui­dos y me­jo­rar las de­fen­sas.

Saber Vivir (Argentina) - - NUTRICION -

La

pa­pa­ya (Ca­ri­ca Pa­pa­ya) es una de las fru­tas tro­pi­ca­les que más con­su­me en el mundo per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia Ca­ri­ca­ceae. Na­ti­va de Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co, ac­tual­men­te se cul­ti­va en to­das las re­gio­nes tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les. Por ca­da 100 gra­mos, es­ta sa­bro­sa fru­ta só­lo apor­ta 43 ca­lo­rías. Ade­más con­tie­ne vi­ta­mi­nas del gru­po B (B1, B2 y B3), A, C, D y E, y mi­ne­ra­les co­mo so­dio, po­ta­sio, cal­cio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, hie­rro, zinc y yo­do. Es fuen­te de fi­bra y fla­vo­noi­des co­mo be­ta­ca­ro­teno, lu­teí­na, zea­xan­ti­na, li­co­peno y crip­to­xan­ti­na, to­dos an­ti­oxi­dan­tes que com­ba­ten el daño de los ra­di­ca­les li­bres y re­du­cen los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to. In­clu­so su cás­ca­ra y pul­pa con­tie­nen pa­paí­na, una en­zi­ma pro­teo­lí­ti­ca, lla­ma­da así por su ca­pa­ci­dad para des­com­po­ner las pro­teí­nas, con múl­ti­ples be­ne­fi­cios para la sa­lud.

La pa­pa­ya y sus be­ne­fi­cios

Una de las cua­li­da­des que des­ta­ca a la pa­pa­ya es fa­vo­re­cer el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo gracias a la pre­sen­cia de la men­cio­na­da pa­paí­na, sus­tan­cia que ali­via los sín­to­mas de in­di­ges­tión co­mo dis­ten­sión ab­do­mi­nal y fla­tu­len­cias.

Otras ven­ta­jas de su con­su­mo son: ● Fun­cio­na co­mo un sua­ve la­xan­te por el con­te­ni­do de fi­bra y por en­de com­ba­te el es­tre­ñi­mien­to y re­gu­la­ri­za de for­ma na­tu­ral el trán­si­to gas­tro­in­tes­ti­nal. In­clu­so sir­ve para eli­mi­nar to­xi­nas y de­pu­rar el or­ga­nis­mo. ● Gracias a la vi­ta­mi­na C, los fla­vo­noi­des, li­co­peno y ca­ro­teno es una fru­ta an­ti­oxi­dan­te que evi­ta la pro­li­fe­ra­ción de ra­di­ca­les li­bres y el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de las cé­lu­las.

El pu­ré de pa­pa­ya apli­ca­do tó­pi­ca­men­te es be­ne­fi­cio­so para la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das y para pre­ve­nir la in­fec­ción de zo­nas que­ma­das

● La pa­pa­ya es una gran alia­da en la prevención de la ar­te­rios­cle­ro­sis y los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res por su ac­ción pre­ven­ti­va en la for­ma­ción de coá­gu­los y la eli­mi­na­ción de co­les­te­rol.

● Evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos y re­sul­ta gran ayu­da en die­tas de adel­ga­za­mien­to, in­clu­so re­du­ce la hin­cha­zón ab­do­mi­nal.

● Por su al­to con­te­ni­do en be­ta­ca­ro­te­nos, lu­teí­na y zea­xan­ti­na pro­te­ge la sa­lud vi­sual y dis­mi­nu­ye el ries­go de de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar y la apa­ri­ción de ca­ta­ra­tas.

● Ayu­da a la re­no­va­ción de las cé­lu­las de la piel, y me­jo­ra su apa­rien­cia y elas­ti­ci­dad gracias a sus vi­ta­mi­nas (A, C y E prin­ci­pal­men­te).

● Fa­ci­li­ta el bron­cea­do y cui­da la piel, in­clu­so la pre­ser­va de di­ver­sas do­len­cias dér­mi­cas.

● Al ser rica en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les im­por­tan­tes, la pa­pa­ya pue­de au­men­tar el cre­ci­mien­to y fuer­za del ca­be­llo, in­clu­so con­tro­la­ría la cas­pa.

● Otra cua­li­dad de la pa­pa­ya se de­be a su al­to con­te­ni­do en en­zi­mas que ac­túan jun­to con las vi­ta­mi­nas C, E y be­ta­ca­ro­te­nos para com­ba­tir pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios. En es­te sen­ti­do me­jo­ra­ría la ar­tri­tis reuma­toi­dea.

● El con­su­mo de be­ta­ca­ro­te­nos, un gru­po muy im­por­tan­te de pig­men­tos con fun­ción an­ti­oxi­dan­te pre­sen­tes en la pa­pa­ya, ju­ga­ría un pa­pel pro­tec­tor con­tra el cán­cer de prós­ta­ta y co­lon.

● Cier­tas in­ves­ti­ga­cio­nes es­tu­dia­ron que con­tri­bui­ría a la dis­mi­nu­ción de azú­car en san­gre en per­so­nas con dia­be­tes.

● Sus se­mi­llas con­tie­nen al­tos ni­ve­les de en­zi­mas pro­teo­lí­ti­cas

y un al­ca­loi­de lla­ma­do car­pai­ne que re­sul­tó muy efi­caz para eli­mi­nar los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les. ● La pa­paí­na tam­bién re­du­ci­ría el do­lor de los có­li­cos y re­gu­la­ría el flu­jo du­ran­te el ci­clo mens­trual de la mu­jer.

Cu­ras na­tu­ra­les

● Para pre­ve­nir el es­tre­ñi­mien­to y agi­li­zar el trán­si­to in­tes­ti­nal con­vie­ne co­mer una ro­da­ja de pa­pa­ya en ayu­nas dia­ria­men­te.

● En ca­so de lla­gas, af­tas o gin­gi­vi­tis mas­ti­car una re­ba­na­da de pa­pa­ya tres ve­ces al día.

● Para ali­viar los sín­to­mas de la gas­tri­tis co­mer dos tro­zos de la fru­ta des­pués de ca­da co­mi­da.

● Apli­ca­da so­bre el ros­tro, a mo­do de pu­ré, com­ba­te afec­cio­nes co­mo es­pi­ni­llas o ac­né, y apor­ta bri­llo y lu­mi­no­si­dad a la piel. La mis­ma pre­pa­ra­ción es per­fec­ta para sua­vi­zar ta­lo­nes agrie­ta­dos.

● En ca­so de que­ma­du­ras e irri­ta­cio­nes en la piel apli­car la fru­ta re­cién cor­ta­da y, si se tie­ne he­ri­das pu­ru­len­tas, pue­den apli­car­se sus ho­jas a mo­do de em­plas­to ti­bio para lim­piar y ci­ca­tri­zar la piel rá­pi­da­men­te.

● Cor­tar una pa­pa­ya y usar un tro­zo para pa­sar so­bre el ros­tro me­dian­te ma­sa­jes cir­cu­la­res. Es­te pro­ce­di­mien­to ac­túa co­mo un ex­fo­lian­te na­tu­ral que eli­mi­na las cé­lu­las muer­tas e im­pu­re­zasn

Con me­dia pa­pa­ya se cubren ca­si el do­ble de las ne­ce­si­da­des dia­rias de vi­ta­mi­na C y la cuar­ta par­te de pro­vi­ta­mi­na A en for­ma de be­ta­ca­ro­teno. Tam­bién sa­tis­fa­ce el 38% del apor­te de áci­do fó­li­co y ca­si el 20% de vi­ta­mi­na E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.