La aci­dez fre­cuen­te afec­ta al 20 por cien­to de la po­bla­ción

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas de Bue­nos Ai­res, el 23 por cien­to de la po­bla­ción ar­gen­ti­na pa­de­ce reflujo gas­tro­eso­fá­gi­co, en­fer­me­dad tam­bién co­no­ci­da con el nom­bre de aci­dez fre­cuen­te. Es­te tras­torno pro­vo­ca mo­les­tias co­mo ar­dor en el pe­cho, dis­fo­nía, dis­pep­sia y has­ta bron­coes­pas­mos.

La Aci­dez Fre­cuen­te es una en­fer­me­dad que afec­ta al 23 por cien­to de la po­bla­ción ar­gen­ti­na y que se pro­du­ce co­mo re­sul­ta­do del pa­so de par­te del con­te­ni­do del es­tó­ma­go al esó­fa­go, co­no­ci­do co­mo reflujo. Los es­tu­dios rea­li­za­dos por es­pe­cia­lis­tas

per­mi­ten con­cluir que es muy im­por­tan­te con­cien­ti­zar so­bre es­ta pa­to­lo­gía y lo­grar un diag­nós­ti­co pre­ci­so y tem­prano por par­te del mé­di­co es­pe­cia­lis­ta. En nues­tro país, de los pa­cien­tes que pa­de­cen reflujo, só­lo el 40 por cien­to con­sul­ta al mé­di­co, y el res­to se au­to­me­di­ca, lo que con­lle­va el ries­go de pa­de­cer se­rias com­pli­ca­cio­nes. Por eso se de­ben rea­li­zar cam­pa­ñas de di­fu­sión que lo­gre fa­mi­lia­ri­zar a las per­so­nas con una pro­ble­má­ti­ca que pa­de­cen muy a me­nu­do, y por la cual de­ben con­sul­tar al mé­di­co.

Los sín­to­mas más co­mu­nes son sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho y sa­bor áci­do en la bo­ca, y otros as­pec­tos más di­fí­ci­les de de­ter­mi­nar re­la­cio­na­dos a la En­fer­me­dad por Reflujo Gas­tro­eso­fá­gi­co (ERGE).

Sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho

To­da per­so­na ha su­fri­do en al­gún mo­men­to de su vi­da una sen­sa­ción de ar­dor o que­ma­zón en el pe­cho, si­tua­ción co­no­ci­da co­mo aci­dez ocasional. Pe­ro cuan­do esa si­tua­ción se pre­sen­ta fre­cuen­te­men­te pro­du­cien­do ma­les­tar se de­fi­ne co­mo En­fer­me­dad por Reflujo Gas­tro­eso­fá­gi­co. En nues­tro país, de los pa­cien­tes que pa­de­cen reflujo, el 60 por cien­to se au­to­me­di­ca y só­lo el 40 por cien­to con­sul­ta al mé­di­co, lo que con­lle­va el ries­go de pa­de­cer se­rias com- pli­ca­cio­nes.

El reflujo es una sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho, pro­du­ci­da por el pa­so de con­te­ni­do del es­tó­ma­go al esó­fa­go. Los sín­to­mas tí­pi­cos de reflujo son la pi­ro­sis (una sen­sa­ción de do­lor o mo­les­tia que­man­te en la lí­nea me­dia del pe­cho, de­trás del es­ter­nón, que in­clu­so pue­de lle­gar a la gar­gan­ta), y la re­gur­gi­ta­ción (vuel­ta a la bo­ca del con­te­ni­do gás­tri­co, que se ma­ni­fies­ta por gus­to agrio o amar­go en la bo­ca, pro­duc­to del lí­qui­do re­flui­do). Otros sín­to­mas que pue­den pre­sen­tar­se in­clu­yen la tos per­sis­ten­te, la dis­fo­nía, do­lor de pe­cho, bron­coes­pas­mo y el ma­les­tar es­to­ma­cal (dis­pep­sia). La en­fer­me­dad por reflujo gas­tro­eso­fá­gi­co se de­fi­ne co­mo la pre­sen­cia de pi­ro­sis y/o re­gur­gi­ta­ción que pro­du­cen mo­les­tias en el pa­cien­te. Pue­de ma­ni­fes­tar­se, ade­más, a par­tir de com­pli­ca­cio­nes, co­mo la es­tre­chez del esó­fa­go, lla­ma­da es­te­no­sis pép­ti­ca, o el ‘Esó­fa­go de Ba­rrett, que es una en­fer­me­dad pre-can­ce­ro­sa. Otra for­ma de pre­sen­ta­ción de la en­fer­me­dad, es a par­tir

de ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­tra­eso­fá­gi­cas, co­mo el as­ma bron­quial, la tos cró­ni­ca, la la­rin­gi­tis y las ero­sio­nes den­ta­les, que pue­den es­tar aso­cia­das en al­gu­nos ca­sos, con reflujo. La in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad por reflujo gas­tro­eso­fá­gi­co au­men­tó no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos 20 años.

Có­mo se pro­du­ce el reflujo

La bo­ca es la puer­ta de en­tra­da a los ali­men­tos, allí son mas­ti­ca­dos y se mez­clan con la sa­li­va para fa­vo­re­cer su di­ges­tión pos­te­rior en el es­tó­ma­go. La co­mi­da de­glu­ti­da es trans­por­ta­da ha­cia al es­tó­ma­go por el esó­fa­go: un tu­bo mus­cu­lar con dos es­fín­te­res o vál­vu­las a ca­da uno de sus ex­tre­mos. El es­fín­ter eso­fá­gi­co su­pe­rior se en­car­ga de evi­tar el pa­so de la co­mi­da ha­cia la vía res­pi­ra­to­ria du­ran­te la de­glu­ción (el reflujo o el vó­mi­to). Por su par­te, el Es­fín­ter Eso­fá­gi­co In­fe­rior (E.E.I.) es una vál­vu­la ubi­ca­da en la unión del esó­fa­go con el es­tó­ma­go, que se re­la­ja para per­mi­tir el pa­so del ali­men­to al es­tó­ma­go; y se cie­rra in­me­dia­ta­men­te para evi­tar el re­gre­so de ali­men­to y áci­do ha­cia el esó­fa­go. A di­fe­ren­cia del es­tó­ma­go, la pa­red del esó­fa­go no es­tá pre­pa­ra­da para to­le­rar el áci­do es­to­ma­cal o bi­liar, por lo que tra­ta de eli­mi­nar o de­vol­ver al es­tó­ma­go cual­quier reflujo en for­ma rá­pi­da. Cuan­do la pre­sen­cia de es­tas sus­tan­cias es pro­lon­ga­da, pue­de pro­vo­car irri­ta­ción (eso­fa­gi­tis) y le­sio­nes ta­les co­mo el esó­fa­go de Ba­rrett. En el 40 por cien­to de los ca­sos, el reflujo es cau­sa­do por una re­la­ja­ción tran­si­to­ria del es­fín­ter eso­fá­gi­co in­fe­rior. En otros pa­cien­tes es­te es­fín­ter se tor­na hi­po­ten­si­vo -con ba­ja pre­sión-, per­mi­tien­do el reflujo. En al­gu­nas per­so­nas la cau­sa del reflujo pue­de ser la pre­sen­cia de una her­nia hia­tal, pro­ble­ma que se pro­du­ce por el des­li­za­mien­to de par­te del es­tó­ma­go en el esó­fa­go.

Diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to

El diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad por reflujo gas­tro­eso­fá­gi­co se rea­li­za por me­dio de la eva­lua­ción clí­ni­ca y la prue­ba te­ra­péu­ti­ca con an­ti­se­cre­to­res, cu­yo ob­je­ti­vo es eva­luar la me­jo­ría de los sín­to­mas lue­go de su ad­mi­nis­tra­ción. Lue­go se in­di­ca la rea­li­za­ción de una en­dos­co­pía di­ges­ti­va al­ta, que per­mi­te ca­te­go­ri­zar a la en­fer­me­dad en “no ero­si­va” (la for­ma más le­ve), eso­fa­gi­tis ero­si­va (con dis­tin­tos gra­dos de se­ve­ri­dad) y el esó­fa­go de Ba­rrett. En aque­llos ca­sos que no res­pon­den al tra­ta­mien­to, co­mo así tam­bién los que pre­sen­tan ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­tra­eso­fá­gi­cas co­mo tos, as­ma bron­quial o la­rin­gi­tis vin­cu­la­das a reflujo, pue­de ser de uti­li­dad rea­li­zar una eva­lua­ción fun­cio­nal con mo­ni­to­reo de pH e im­pe­dan­cio­me­tría.

Ya se di­jo que el 40 por cien­to de las per­so­nas con reflujo gas­tro­eso­fá­gi­co no con­sul­ta al mé­di­co. Mu­chos de es­tos pa­cien­tes to­man una me­di­ca­ción inade­cua­da, lo que con­lle­va el ries­go de pa­de­cer com­pli­ca­cio­nes, ta­les co­mo la es­te­no­sis pép­ti­ca o el esó­fa­go de Ba­rrett, con la con­si­guien­te pre­dis­po­si­ción a pa­de­cer neo­pla­sias eso­fá­gi­cas. El gas­tro­en­te­ró­lo­go re­cal­có que las com­pli­ca­cio­nes an­tes men­cio­na­das pue­den pre­ve­nir­se, si se rea­li­za un diag­nós­ti­co pre­coz y el tra­ta­mien­to ade­cua­do. El tra­ta­mien­to mé­di­co de es­ta en­ti­dad es la ad­mi­nis­tra­ción de los lla­ma­dos ‘in­hi­bi­do­res de la bom­ba de pro­to­nes’ del gru­po de los pra­zo­les. En al­gu­nos ca­sos es­pe­cí­fi­cos, es ne­ce­sa­ria una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Los in­hi­bi­do­res de la bom­ba de pro­to­nes in­ter­vie­nen en la eta­pa fi­nal de la pro­duc­ción de áci­do. Su ac­ción es po­ten­te y di­rec­ta, sin obs­ta­cu­li­zar el pro­ce­so di­ges­ti­vo

“El reflujo es una sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho, pro­du­ci­da por el pa­so par­te del con­te­ni­do del es­tó­ma­go al esó­fa­go. Los sín­to­mas tí­pi­cos de reflujo son la pi­ro­sis (una sen­sa­ción de do­lor o mo­les­tia que­man­te en la lí­nea me­dia del pe­cho, de­trás del es­ter­nón, que in­clu­so pue­de lle­gar a la gar­gan­ta), y la re­gur­gi­ta­ción.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.