Evi­te ries­gos para los “fu­ma­do­res pa­si­vos”

El hu­mo de se­gun­da mano po­see con­cen­tra­cio­nes más al­tas de al­gu­nos com­pues­tos da­ñi­nos, que el in­ha­la­do por el pro­pio fu­ma­dor. Pues­to en nú­me­ros, con­tie­ne más de 4.000 quí­mi­cos que per­ju­di­can la sa­lud de mu­chas ma­ne­ras. Por ejem­plo, más de 60 de ellos son

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

El

hu­mo de se­gun­da mano es co­no­ci­do tam­bién co­mo hu­mo de ta­ba­co am­bien­tal, y quie­nes lo re­ci­ben se de­no­mi­nan “fu­ma­do­res pa­si­vos”; es de­cir aque­llas per­so­nas que no fu­man, pe­ro que es­tán ex­pues­tas al hu­mo y obli­ga­dos a res­pi­rar el ai­re vi­cia­do. Cuan­to más tiem­po una per­so­na se ex­po­ne al hu­mo de se­gun­da mano, ma­yor se­rá el ni­vel en que es­tos com­pues­tos da­ñen su cuer­po.

Ca­da vez que al­guien en­cien­de un ci­ga­rri­llo, una pi­pa o un pu­ro, el hu­mo del ta­ba­co lle­ga al ai­re des­de dos fuen­tes di­fe­ren­tes. Por un la­do, la fuen­te pri­ma­ria: hu­mo que el fu­ma­dor in­tro­du­ce cuan­do in­ha­la o so­pla. Por otro la­do, la fuen­te se­cun­da­ria: con­si­de­ra­da la más pe­li­gro­sa fuen­te de hu­mo, da­do que va di­rec­ta­men­te ha­cia el ai­re a par­tir del ta­ba­co en com­bus­tión.

Lo que hay que des­ta­car es que es­te hu­mo de se­gun­da mano po­see con­cen­tra­cio­nes más al­tas de al­gu­nos com­pues­tos da­ñi­nos, que el hu­mo in­ha­la­do por el fu­ma­dor. Asi­mis­mo, se han rea­li­za­do di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes que han se­ña­la­do que ese hu­mo con­tie­ne va­rias sus­tan­cias que cau­san cán­cer, así co­mo tam­bién un ma­yor con­te­ni­do de al­qui­trán y ni­co­ti­na que el hu­mo de pri­me­ra mano. In­clu­so se ha de­tec­ta­do que la ex­po­si­ción al hu­mo de se­gun­da mano, ge­ne­ral­men­te, pro­vo­ca dolores de ca­be­za e irri­ta la na­riz, los ojos y la gar­gan­ta.

¿Por qué es un pro­ble­ma?

El hu­mo de se­gun­da mano es cla­si­fi­ca­do co­mo un “car­ci­nó­geno hu­mano co­no­ci­do” -agen­te cau­san­te de cán­cer­por la En­vi­ron­men­tal Pro­tec­tion Agency (EPA) de los Es­ta­dos Uni­dos, el US Na­tio­nal To­xi­co­logy Pro­gram y el In­ter­na­tio­nal Agency for Re­search of Cancer (IARC), una su­cur­sal de la Or­ga­ni­za­ción Nacional de la Sa­lud.

El hu­mo de ta­ba­co de se­gun­da mano con­tie­ne más de 4.000 com­pues­tos quí­mi­cos, y pue­de per­ju­di­car la sa­lud de mu­chas ma­ne­ras. Por ejem­plo, más de 60 de esos com­pues­tos son cau­san­tes de cán­cer. Asi­mis­mo:

● Apro­xi­ma­da­men­te, se pro­du­cen 35.000 ca­sos por en­fer­me­da­des car­dia­cas, en las per­so­nas que no fu­man.

● Al­re­de­dor de 3.000 muer­tes por cán­cer del pul­món en per­so­nas adul­tas no fu­ma­do­ras.

● Se suman otros pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios en per­so­nas no fu­ma­do­ras, co­mo tos, fle­ma,

ma­les­tar en el pe­cho y re­duc­ción de la fun­ción pul­mo­nar.

● La ex­po­si­ción al hu­mo de se­gun­da mano afec­ta tam­bién los pul­mo­nes de los ni­ños pe­que­ños, que es­tán en pro­ce­so de desa­rro­llo.

Los ni­ños, las víc­ti­mas

En­tre los más se­ria­men­te afec­ta­dos por la ex­po­si­ción al hu­mo de se­gun­do mano, es­tán los be­bés y los hi­jos pe­que­ños de pa­dres fu­ma­do­res. La ex­po­si­ción a es­te hu­mo afec­ta se­ria­men­te los pul­mo­nes de los ni­ños pe­que­ños que es­tán en pro­ce­so de desa­rro­llo. Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que en los pri­me­ros años de vi­da, los be­bés de pa­dres que fu­man, po­seen una no­ta­ble ta­sa de en­fer­me­da­des pul­mo­na­res, co­mo la bron­qui­tis y la neu­mo­nía. In­clu­so pa­de­cen:

● Dis­mi­nu­ción de la fun­ción pul­mo­nar, y di­fi­cul­tad para res­pi­rar nor­mal­men­te.

● Sín­to­mas de irri­ta­ción res­pi­ra­to­ria, co­mo tos y ex­ce­so de fle­ma.

● Ries­go de con­traer al­gu­na in­fec­ción del oí­do me­dio, el cau­san­te más co­mún de la hos­pi­ta­li­za­ción qui­rúr­gi­ca in­fan­til.

● Po­si­bi­li­da­des de con­traer as­ma.

● Los ni­ños as­má­ti­cos pue­den su­frir un au­men­to de epi­so­dios y se­ve­ri­dad sin­to­má­ti­ca. Otro ries­go fun­da­men­tal a te­ner en cuen­ta, es la in­to­xi­ca­ción pa­si­va que re­ci­be el fe­to cuan­do la madre no es fu­ma­do­ra, pe­ro con­vi­ve con fu­ma­do­res. Es­to pue­de pro­vo­car un in­cre­men­to del ries­go del sín­dro­me de muer­te sú­bi­ta in­fan­til, na­ci­mien­tos de be­bés con ba­jo pe­so, in­clu­so la po­si­bi­li­dad de su­frir un abor­to es­pon­tá­neo.

Mal olor

El hu­mo del ta­ba­co en com­bus­tión crea ma­los olo­res que im­preg­nan la ro­pa, el pe­lo, e in­clu­so la piel. Es­tos olo­res crea­dos por el hu­mo del ta­ba­co tam­bién son per­du­ra­bles. Lue­go que una per­so­na ha sa­li­do de un cuar­to lleno de hu­mo, el olor de ci­ga­rri­llo aún pue­de es­tar pre­sen­te en su cuer­po y en la te­la de su ro­pa. Es­to su­ce­de co­mo con­se­cuen­cia de que cier­tos quí­mi­cos crea­dos por el ta­ba­co en com­bus­tión, cau­san ma­los olo­res. Sin em­bar­go, el fu­ma­dor no se da por alu­di­do, por cuan­to ha per­di­do sen­si­bi­li­dad ol­fa­ti­va por los efec­tos des­truc­ti­vos que el hu­mo tie­ne en los re­ves­ti­mien­tos in­ter­nos de la na­riz.

Cam­bios ne­ce­sa­rios

Los fu­ma­do­res pa­si­vos -fren­te a los ac­ti­vos- de­be­rán im­po­ner­se da­do que tie­nen de­re­cho a ac­tuar para re­du­cir el ries­go cau­sa­do por el hu­mo de se­gun­da mano. Si bien mu­chas ve­ces se crea­rán si­tua­cio­nes in­có­mo­das y ro­ces con fa­mi­lia­res, co­le­gas y ami­gos, de­bi­do a es­te te­ma, ha­brá que lle­gar a un acuer­do con el fu­ma­dor para que ca­da uno pue­da ejer­cer su de­re­cho per­so­nal, sin da­ñar a los de­más.

● Ven­ti­la­ción. Si bien una bue­na ven­ti­la­ción pue­de ayu­dar a re­du­cir la irri­ta­bi­li­dad que cau­sa el hu­mo, no eli­mi­na sus com­po­nen­tes tó­xi­cos. Cuan­do las sec­cio­nes para fu­mar com­par­ten la ven­ti­la­ción con áreas de no fu­ma­do­res, el hu­mo se dis­per­sa por to­das par­tes. Por lo tan­to, am­bas zo­nas de­be­rán es­tar bien de­li­mi­ta­das.

● Fa­mi­lia. Cuan­do un miem­bro de su fa­mi­lia in­sis­te en fu­mar en el in­te­rior de la ca­sa, se de­be­rá au­men­tar la ven­ti­la­ción del lu­gar don­de se fu­ma. Abrir las ven­ta­nas e ins­ta­lar ex­trac­to­res de ai­re es una bue­na op­ción. Por su­pues­to, no ha­cer­lo de­lan­te de be­bés o ni­ños.

● Vi­si­tas. Cuan­do lle­gan vi­si­tas, qui­zás sea bueno ha­cer­les sa­ber de an­te­mano que no es­tá bien vis­to fu­mar den­tro de la ca­sa.

● Tra­ba­jo. Evi­tar fu­mar en el tra­ba­jo, más aún si hay gen­te que de­tes­ta el hu­mo o afec­ta su sa­lud. Asi­mis­mo, to­da em­pre­sa de­be­rá te­ner nor­mas para fu­mar, que pro­te­jan efec­ti­va­men­te a quie­nes no fu­man, de la ex­po­si­ción in­vo­lun­ta­ria al hu­mo de ta­ba­co.

● Ta­xi. Si una per­so­na no fu­ma­do­ra to­ma un ta­xi y el cho­fer es­tá fu­man­do, tie­ne to­do su de­re­cho de pe­dir­le que apa­gue el ci­ga­rri­llo. Lo mis­mo en el ca­so in­ver­so: el cho­fer pue­de pe­dir­le al pa­sa­je­ro que no fu­me en el vehícu­lo ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.