Al­ter­na­ti­vas

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Pro­pie­da­des terapéuticas del acei­te de pes­ca­do. Las asom­bro­sas pro­pie­da­des del gin­seng. ¿Ya con­tó ca­lo­rías? Aho­ra a con­tar ca­te­qui­zas. El té ver­de es una de las be­bi­das que más be­ne­fi­cios apor­ta al ser hu­mano y ha si­do usa­do du­ran­te si­glos co­mo be­bi­da me­di­ci­nal

Ha ga­na­do la repu­tación de “ali­men­to para el ce­re­bro”, de­bi­do a que es de gran ayu­da para la de­pre­sión, la psi­co­sis, el tras­torno de dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH), la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y otros tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos. Pe­ro la lis­ta de be­ne­fi­cios es más lar­ga e in­clu­ye dis­mi­nuir el co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos y has­ta co­mo an­ti­coa­gu­lan­te.

Los acei­tes de pes­ca­do se pue­den ob­te­ner, ya sea co­mien­do pes­ca­do o to­man­do su­ple­men­tos que los con­ten­gan. Los pe­ces que son es­pe­cial­men­te ri­cos en los acei­tes be­ne­fi­cio­sos el or­ga­nis­mo, co­no­ci­dos con el nom­bre de áci­dos gra­sos ome­ga3, in­clu­yen a la caballa, el atún, el sal­món, el es­tu­rión, la li­sa, la an­choa, las an­cho­ve­tas, las sar­di­nas, el aren­que, la tru­cha y el men­ha­den. Es­tas es­pe­cies pro­por­cio­nan al­re­de­dor de 1 gra­mo de áci­dos gra­sos ome­ga3 por ca­da 100 g de pes­ca­do. Los su­ple­men­tos de acei­te de pes­ca­do son he­chos a par­tir de la caballa, el aren­que, el atún, el do­ra­do, la gra­sa de ba­lle­na o la gra­sa de lobo ma­rino. Los su­ple­men­tos de acei­te de pes­ca­do a me­nu­do con­tie­nen pe­que­ñas can­ti­da­des de vi­ta­mi­na E para evi­tar que se echen a per­der. Tam­bién pue­den es­tar com­bi­na­dos con cal­cio, hie­rro, o vi­ta­mi­nas A, B1, B2, B3, C o D.

Ali­men­to para el ce­re­bro

El acei­te de pes­ca­do se uti­li­za para una am­plia ga­ma de en­fer­me­da­des. Es más fre­cuen­pa­ra

te­men­te usa­do para tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con el co­ra­zón y el sis­te­ma san­guí­neo. Al­gu­nas per­so­nas usan el acei­te de pes­ca­do para ba­jar la pre­sión ar­te­rial y los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos (las gra­sas re­la­cio­na­das con el co­les­te­rol). Es­te re­me­dio tam­bién ha si­do pro­ba­do para la prevención de car­dio­pa­tías y de los de­rra­mes ce­re­bra­les. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca su­gie­re que el acei­te de pes­ca­do real­men­te ba­ja los tri­gli­cé­ri­dos al­tos, y tam­bién pa­re­ce pre­ve­nir las en­fer­me­da­des del co­ra­zón y de­rra­mes ce­re­bra­les, cuan­do se to­ma en las do­sis re­co­men­da­das.

Al­gu­nas per­so­nas usan el acei­te de pes­ca­do para la se­que­dad de los ojos, el glau­co­ma, y la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar se­nil (DMS), un tras­torno muy co­mún en gen­te de edad avan­za­da, y que pue­de lle­var a se­rios pro­ble­mas de vi­sión.

Para dia­be­tes y as­ma

En el ca­so de las mu­je­res, el acei­te de pes­ca­do es útil para la prevención de los dolores de mens­trua­ción, de los pe­chos y las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das con el em­ba­ra­zo, ta­les co­mo el abor­to in­vo­lun­ta­rio, la pre­sión ar­te­rial ele­va­da en los úl­ti­mos me­ses y el par­to pre­ma­tu­ro. Es­te re­me­dio ob­te­ni­do de los pe­ces, tam­bién se usa para la dia­be­tes, el as­ma, los tras­tor­nos en el desa­rro­llo de la coor­di­na­ción, la dis­le­xia, la obe­si­dad, y la de­bi­li­dad de los hue­sos (osteoporosis). Tam­bién para tra­tar al­gu­nas en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el do­lor y la hin­cha­zón, tal co­mo la pso­ria­sis, y para pre­ve­nir la pér­di­da de pe­so cau­sa­da por el uso de al­gu­nos me­di­ca­men­tos para el cán­cer. En otras oca­sio­nes, es­te acei­te es ideal para usar des­pués de la ci­ru­gía de tras­plan­te de co­ra­zón. En es­te ca­so, se apli­ca­ría para evi­tar el al­za de la pre­sión ar­te­rial y el daño a los ri­ño­nes, que pue­de ser pro­vo­ca­do por la ci­ru­gía mis­ma o por los me­di­ca­men­tos que se usan para dis­mi­nuir las pro­ba­bi­li­da­des de que el cuer­po re­cha­ce el nue­vo co­ra­zón. El acei­te de pes­ca­do, a ve­ces se usa des­pués de la ci­ru­gía de des­vío o by­pass de las ar­te­rias co­ro­na­rias. Al pa­re­cer sir­ve de ayu­da para evi­tar que se cie­rren los va­sos san­guí­neos que han si­do des­via­dos. Cuan­do se ob­tie­ne el vi­tal acei­te me­dian­te la in­ges­ta del pes­ca­do, pa­re­ce ha­cer di­fe­ren­cia se­gún la for­ma de pre­pa­ra­ción y coc­ción. Si se lo co­me pre­pa­ra­do

a la pa­rri­lla o asa­do, pa­re­ce re­du­cir el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Pe­ro si se in­gie­re fri­to o en sánd­wi­ches de pes­ca­do, no so­la­men­te se anu­lan los be­ne­fi­cios del acei­te ome­ga 3 sino que, ade­más, se po­drían lle­gar a au­men­tar los ries­gos de pro­vo­car en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

Dos de los más im­por­tan­tes áci­dos gra­sos ome­ga3 que con­tie­ne

el acei­te de pes­ca­do son el áci­do ei­co­sa­pen­ta­enoi­co (EPA) y el áci­do do­co­sahe­xa­enoi­co (DHA).

¿Qué tan efec­ti­vo es?

Se ha com­pro­ba­do que el acei­te de pes­ca­do y su va­lio­so apor­te de áci­dos gra­sos esen­cia­les ome­ga 3 es efi­caz para tra­tar o pre­ve­nir los si­guien­tes ma­les:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.