Vi­da Sa­na

Alen­ta­do­ras no­ti­cias lle­gan des­de Es­pa­ña: cien­tí­fi­cos afir­man que lo­gra­ron de­te­ner la pro­gre­sión del Alz­hei­mer en un 61 por cien­to, en pa­cien­tes que pa­de­cen el mal en es­ta­dio mo­de­ra­do, apli­can­do un tra­ta­mien­to que no se­ría ex­tre­ma­da­men­te cos­to­so. Aun­que a

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Alz­hei­mer: pre­sen­tan no­ve­do­so tra­ta­mien­to que de­ten­dría el avan­ce de la en­fer­me­dad

Al­gu­nos es­tu­dios evi­den­cian un me­nor ries­go de pa­de­cer en­fer­me­dad de Alz­hei­mer en aque­llas per­so­nas que co­men abun­dan­te pes­ca­do.

Se ha­bla de un des­cu­bri­mien­to que pue­de cam­biar la vi­da de las per­so­nas que pa­de­cen Alz­hei­mer. Aun­que aún en eta­pa de in­ves­ti­ga­ción, una te­ra­pia co­no­ci­da co­mo plas­ma­fé­re­sis o re­cam­bio plas­má­ti­co, de­mos­tró una re­duc­ción del 61% en la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad en en­sa­yos clí­ni­cos. Ha­cía 15 años que no se co­no­cían avan­ces en el tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca. Los en­car­ga­dos de dar a co­no­cer es­ta no­ve­dad fue­ron cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les del la­bo­ra­to­rio Gri­fols, quie­nes tra­ba­ja­ron jun­to al cien­tí­fi­co ar­gen­tino Dr. Os­car Ló­pez, es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, en un es­tu­dio de­no­mi­na­do AMBAR (Alz­hei­mer Ma­na­ge­ment by Al­bu­min Re­pla­ce­ment o Ma­ne­jo del Alz­hei­mer por Re­em­pla­zo de Al­bú­mi­na). “Es­ta in­ves­ti­ga­ción in­clu­yó a 496 pa­cien­tes con Alz­hei­mer le­ve y mo­de­ra­da, de va­rios cen­tros de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal del es­tu­dio fue eva­luar la efi­ca­cia del tra­ta­mien­to con plas­ma­fé­re­sis, mi­dien­do las va­ria­cio­nes en las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas de los pa­cien­tes y su ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria. Las per­so­nas con EA mo­de­ra­da que re­ci­bie­ron la plas­ma­fé­re­sis de­mos­tra­ron una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va (61%) en la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad. No hu­bo una re­duc­ción en la pro­gre­sión de los pa­cien­tes con EA le­ve. Es­tos re­sul­ta­dos son muy alen­ta­do­res pero no de­fi­ni­ti­vos”, de­cla­ró el Dr. Julián Bus­tin, mé­di­co del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­lo­gía Cog­ni­ti­va (INECO), con­sul­ta­do por un me­dio ar­gen­tino.

“La téc­ni­ca plas­ma­fé­re­sis se uti­li­za des­de ha­ce va­rias dé­ca­das con pro­ba­da ex­pe­rien­cia y se­gu­ri­dad en en­fer­me­da­des ne­fro­ló­gi-

cas, neu­ro­ló­gi­cas y he­ma­to­ló­gi­cas. El en­sa­yo de­mos­tró que se pue­de es­ta­bi­li­zar el pro­gre­so de es­ta pa­to­lo­gía neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va com­bi­nan­do la ex­trac­ción pe­rió­di­ca de plas­ma del pa­cien­te me­dian­te la téc­ni­ca de plas­ma­fé­re­sis, sus­ti­tu­yén­do­lo por una so­lu­ción de al­bú­mi­na, en un pro­ce­so co­no­ci­do co­mo re­cam­bio plas­má­ti­co”, afir­ma­ron en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da al Dr. Ló­pez des­de el por­tal In­fo­bae.com. Ha­cía 15 años que no se co­no­cían no­ve­da­des en el tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca. Y aun­que aún hay que se­guir in­ves­ti­gan­do, se pre­su­me que el plas­ma­fé­re­sis po­drá usar­se pa­ra tra­tar a las per­so­nas que pa­de­cen Alz­hei­mer en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Tam­bién se es­pe­ra que es­ta te­ra­pia no sea ex­ce­si­va­men­te cos­to­sa, lo que su­ma ilu­sio­nes a los pa­cien­tes del mun­do en­te­ro.

Qué es el Alz­hei­mer

La en­fer­me­dad de Alz­hei­mer es un tras­torno de­ge­ne­ra­ti­vo del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral que se ca­rac­te­ri­za por la pér­di­da de me­mo­ria y el de­te­rio­ro de las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas. Es la for­ma más co­mún de de­men­cia y ge­ne­ral­men­te afec­ta a per­so­nas ma­yo­res de 60 años. Exis­ten dos for­mas de la en­fer­me­dad: fa­mi­liar y es­po­rá­di­ca. El 10% de los ca­sos es de ti­po fa­mi­liar y se he­re­da se­gún un pa­trón de he­ren­cia au­to­só­mi­co do­mi­nan­te.

En es­ta pa­to­lo­gía el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la pér­di­da de la si­nap­sis neu­ro­nal (unión en­tre las neu­ro­nas); has­ta el mo­men­to se des­co­no­cen los mo­ti­vos de di­cha pér­di­da, no obs­tan­te di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que la mis­ma se ma­ni­fies­ta co­mo un even­to tem­prano en el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad.

El pri­mer sín­to­ma sue­le ser la pér­di­da de me­mo­ria del día a día, lue­go del cual las per­so­nas sue­len ex­pe­ri­men­tar pro­ble­mas con el len­gua­je y la co­mu­ni­ca­ción. Pro­gre­si­va­men­te los pro­ble­mas se tor­nan más pro­nun­cia­dos, cuen­tan las mis­mas co­sas re­pe­ti­das ve­ces, ha­cen las mis­mas pre­gun­tas, hay cam­bios en la per­so­na­li­dad y en oca­sio­nes les cues­ta re­co­no­cer a los fa­mi­lia­res.

Por úl­ti­mo su­fren un ma­si­vo cam­bio es­truc­tu­ral en el ce­re­bro y tien­den a pa­de­cer de­men­cia glo­bal. To­das las áreas cog­ni­ti­vas se en­cuen­tran muy afec­ta­das por lo cual ne­ce­si­ta­rán ayu­da pa­ra desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des dia­rias.

El va­lor de la nu­tri­ción

Los pa­cien­tes con Alz­hei­mer pre­sen­tan un ele­va­do ries­go de desa­rro­llar des­nu­tri­ción ener­gé­ti­co-pro­tei­ca. Iró­ni­ca­men­te tien­den a co­mer me­nos cuan­do en reali­dad re­quie­ren una nu­tri­ción de al­ta ca­li­dad pa­ra una bue­na sa­lud ge­ne­ral y cu­brir sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas que a me­nu­do se in­cre­men­tan al avan­zar la en­fer­me­dad.

Al­gu­nos de fac­to­res co­mo el de­te­rio­ro de la me­mo­ria, la con­fu­sión de ho­ra­rios, la dis­trac­ción y el des­or­den pa­ra la com­pra, al­ma­ce­na-

mien­to y co­ci­na­do de la co­mi­da son fac­to­res que po­nen en ries­go su ade­cua­da nu­tri­ción, a lo cual se su­ma la di­fi­cul­tad pa­ra mas­ti­car y tra­gar, la al­te­ra­ción del gus­to y el ol­fa­to. Al pro­gre­sar la en­fer­me­dad, es­tas per­so­nas se mues­tran agi­ta­das e in­tran­qui­las; pue­den deam­bu­lar du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po y es­te in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad pue­de au­men­tar sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas has­ta más de 1.600 ca­lo­rías ex­tra al día, so­bre y por en­ci­ma de las re­que­ri­das pa­ra man­te­ner su pe­so cor­po­ral. En es­ta­dios avan­za­dos, pue­den no re­co­no­cer las co­mi­das que les son fa­mi­lia­res y en otros ca­sos ne­gar­se a co­mer. Re­su­mi­da­men­te los me­ca­nis­mos res­pon­sa­bles de la pér­di­da de pe­so en es­tos pa­cien­tes son:

●En las eta­pas tem­pra­nas de la en­fer­me­dad: hay de­te­rio­ro del ol­fa­to y el gus­to; dis­mi­nu­ción en la in­ges­ta de ali­men­tos de­bi­do al de­te­rio­ro fun­cio­nal, por ejem­plo pa­ra ir de com­pras y pre­pa­rar ali­men­tos; au­men­to de los re­que­ri­mien­tos de ener­gía por deam­bu­la­ción o agi­ta­ción; ais­la­mien­to so­cial, de­pre­sión y pre­sen­cia de otras en­fer­me­da­des.

●En las eta­pas avanzadas: los pa­cien­tes no re­co­no­cen los ali­men­tos, ol­vi­dan co­mer, tie­nen in­ca­pa­ci­dad pa­ra co­mer por sí mis­mos y de­pen­den de al­guien pa­ra ser ali­men­ta­dos, ade­más pre­sen­tan anore­xia y dis­fa­gia. Tam­bién pue­den pa­de­cer dis­mi­nu­ción del ape­ti­to por efec­to de la to­ma de me­di­ca­men­tos.

Nu­trien­tes esen­cia­les

Da­do que las per­so­nas con Alz­hei­mer ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran agi­ta­das o fre­cuen­te­men­te in­quie­tas, ne­ce­si­tan una ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías pa­ra man­te­ner un pe­so ade­cua­do. Si no to­man la can­ti­dad su­fi­cien­te, su cuer­po uti­li­za­rá al­gu­nas de las pro­teí­nas que con­su­me co­mo com­bus­ti­ble pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas. De es­te mo­do es­tas pro­teí­nas no es­tán dis­po­ni­bles pa­ra otros pro­ce­sos im­por­tan­tes del cuer­po, co­mo el man­te­ni­mien­to de los múscu­los o la sín­te­sis de hor­mo­nas y en­zi­mas.

Por su par­te, da­do que la mi­sión pri­ma­ria de las pro­teí­nas es cons­truir y man­te­ner los te­ji­dos cor­po­ra­les, co­mo los múscu­los, es­tos pa­cien­tes ne­ce­si­tan una can­ti­dad su­pe­rior pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to de su or­ga­nis­mo.

La ma­yor fuen­te de com­bus­ti­ble pa­ra el cuer­po, los car­bohi­dra­tos, cum­plen dos fun­cio­nes adi­cio­na­les: pre­vie­nen la rup­tu­ra de los te­ji­dos y man­tie­nen el cuer­po pa­ra que no uti­li­ce co­mo com­bus­ti­ble las pro­teí­nas pro­pias o las die­té­ti­cas. Por es­te mo­ti­vo es pre­ci­so in­cluir es­tos ali­men­tos en su die­ta pa­ra cu­brir el in­cre­men­to en la de­man­da de ca­lo­rías.

La fi­bra die­té­ti­ca, por su par­te, se en­cuen­tra en fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les in­te­gra­les, y man­tie­ne la in­te­gri­dad del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal.

Con res­pec­to a la gra­sa, ayu­da al cuer­po en la ab­sor­ción de al­gu­nas vi­ta­mi­nas y pro­por­cio­na áci­dos gra­sos esen­cia­les, que son sus­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra el cuer­po pero que és­te no pue­de fa­bri­car por sí mis­mo.

Por úl­ti­mo, en re­la­ción a las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, es­tos pa­cien­tes pre­sen­tan ba­jos ni­ve­les de con­su­mo (par­ti­cu­lar­men­te de vi­ta­mi­na A, B, calcio, hie­rro y zinc) pero es fun­da­men­tal que es­tén pre­sen­tes en la ali­men­ta­ción dia­ria por­que cum­plen im­por­tan­tes fun­cio­nes pa­ra el cuer­po, in­clu­yen­do aque­llas que afec­tan los pro­ce­sos men­ta­les.

Há­bi­tos ali­men­ti­cios

Se ha de­mos­tra­do que los ni­ve­les de nu­trien­tes es­pe­cí­fi­cos (por ejem­plo, los áci­dos gra­sos ome­ga 3 y cier­tas vi­ta­mi­nas) son más ba­jos en las per­so­nas con en­fer­me­dad de Alz­hei­mer en com­pa­ra­ción con aque­llas sa­nas de la mis­ma edad. Ello se de­be a que es­tos nu­trien­tes in­ter­vie­nen en la for­ma­ción de fos­fo­lí­pi­dos de mem­bra­na y, por lo tan­to, en la ge­ne­ra­ción de las si­nap­sis neu­ro­nal. Da­do que es­tos pa­cien­tes pier­den pe­so en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, con­se­cuen­te­men­te su­fren de­fi­cien­cias de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y pro­teí­nas o in­clu­so pue­den es­tar se­ve­ra­men­te malnu­tri­dos. La malnu­tri­ción los ha­ce más sus­cep­ti­bles a las in­fec­cio­nes, neu­mo­nía y otras se­rias con­se­cuen­cias pa­ra su sa­lud. Pa­ra es­ti­mu­lar el há­bi­to de co­mer e in­cre­men­tar la in­ges­ta de ca­lo­rías y nu­trien­tes esen­cia­les se acon­se­ja:

●Brin­dar un am­bien­te que ayu­de a con­tra­rres­tar la in­quie­tud y la agi­ta­ción. En es­te sen­ti­do, se tra­ta de li­mi­tar los rui­dos y dis­trac­cio­nes du­ran­te las co­mi­das y per­mi­tir al en­fer­mo que co­ma a su pro­pio rit­mo.

●Cor­tar los ali­men­tos en pe­que­ños tro­zos cuan­do ma­ni­pu­lar los cu­bier­tos re­sul­ta pro­ble­má­ti­co.

●Mo­di­fi­car la tex­tu­ra de los ali­men­tos (por ejem­plo pre­sen­tar­los pi­ca­dos, tri­tu­ra­dos o en pu­ré) y ser­vir lí­qui­dos más es­pe­sos pa­ra mi­ni­mi­zar las di­fi­cul­ta­des en la mas­ti­ca­ción y/o de­glu­ción.

●Es­ti­mu­lar la in­de­pen­den­cia y ofre­cer co­mi­das sen­ci­llas de to­mar, co­mo tro­zos de po­llo, pa­pas fri­tas, piz­za o pe­que­ños sánd­wi­ches.

●Pla­ni­fi­car la die­ta con los ali­men­tos que al pa­cien­te más le agra­den.

●Fo­men­tar la ali­men­ta­ción hi­per­pro­tei­ca da­do que for­ta­le­ce el te­ji­do mus­cu­lar y la piel. La ma­yor pro­por­ción de pro­teí­nas se en­cuen­tra en las car­nes ro­jas, el pes­ca­do azul, los hue­vos, la le­che y las ver­du­ras fres­cas.

●In­sis­tir­les pa­ra que be­ban lí­qui­do da­do que sue­len pre­sen­tar dis­mi­nui­da sen­sa­ción de sed.

●Con­vie­ne ofre­cer­les pe­que­ñas co­mi­das más fre­cuen­te­men­te.

●Pre­pa­rar los pla­tos con una bue­na pre­sen­ta­ción, co­lor y buen olor

Alz­hei­mer: pre­sen­tan no­ve­do­so tra­ta­mien­to que de­ten­dría el avan­ce de la en­fer­me­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.