Pi­si­co­lo­gía

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Querofobia: el te­mor a la fe­li­ci­dad

Es una de las fo­bias más ex­tra­ñas de­fi­ni­da co­mo un tras­torno que ha­ce que el in­di­vi­duo que la pa­de­ce sien­ta un mie­do inex­pli­ca­ble a to­do aque­llo que le apor­te ale­gría o lo ha­ga fe­liz. Cla­ves pa­ra su­pe­rar es­te mie­do irra­cio­nal.

La

querofobia es un tras­torno que pro­vo­ca a quien lo pa­de­ce un te­mor inex­pli­ca­ble a to­do aque­llo que apor­te ale­gría o fe­li­ci­dad. Ge­ne­ral­men­te, es­ta per­so­na sue­le ex­pe­ri­men­tar me­lan­co­lía, aflic­ción cons­tan­te, tristeza, in­clu­so sue­le mos­trar­se lán­gui­da y de­caí­da, y ne­gar­se a par­ti­ci­par de fies­tas y ce­le­bra­cio­nes.

¿A qué se de­be?

Pa­re­ce­ría iló­gi­co creer que una per­so­na ten­ga mie­do a ser fe­liz, pero di­ver­sos ca­sos han de­mos­tra­do que es cier­to. Sus orí­ge­nes aún son in­cier­tos pero quie­nes pa­de­cen querofobia sien­ten que si al­go muy bueno les su­ce­de y su vi­da va muy bien, tam­bién es­tán des­ti­na­dos a que a con­ti­nua­ción les pa­se al­go ne­ga­ti­vo/ma­lo. Co­mo re­sul­ta­do, pue­den te­mer par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la fe­li­ci­dad por­que creen que así pue­den evi­tar que al­go ma­lo su­ce­da. Es­to sue­le ocu­rrir cuan­do al­guien ha ex­pe­ri­men­ta­do un even­to trau­má­ti­co fí­si­co o emo­cio­nal en el pa­sa­do. Las per­so­nas in­tro­ver­ti­das tam­bién pue­de ser más pro­pen­sas a ex­pe­ri­men­tar es­ta fo­bia, da­do que pre­fie­ren ac­ti­vi­da­des a so­las o co­mo má­xi­mo con dos per­so­nas. Lo mis­mo po­dría su­ce­der­les a aque­llas per­fec­cio­nis­tas que creen sen­tir que la fe­li­ci­dad es un ras­go só­lo de per­so­nas pe­re­zo­sas o im­pro­duc­ti­vas; en con­se­cuen­cia evi­tan to­da aque­lla ac­ti­vi­dad aso­cia­da a la fe­li­ci­dad. Tam­bién al­gu­nos ex­per­tos cla­si­fi­can la querofobia co­mo una for­ma de tras­torno de an­sie­dad. Asi­mis­mo se ha com­pro­ba­do que a cier­tas per­so­nas lo que les asus­ta es el bie­nes­tar. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes res­pal­dan la idea de que la aver­sión a las emo­cio­nes po­si­ti­vas ge­ne­ral­men­te se re­la­cio­na con tras­tor­nos men­ta­les. In­clu­so se ha ob­ser­va­do que los

Los que­ro­fó­bi­cos creen que la fe­li­ci­dad con­du­ce a ma­los re­sul­ta­dos, que lo que co­mien­za con ale­gría y fe­li­ci­dad ter­mi­na en lo opues­to

pa­cien­tes que su­fren de­pre­sión gra­ve tien­den a te­mer y a su­pri­mir las emo­cio­nes, tan­to ne­ga­ti­vas co­mo po­si­ti­vas, en ma­yor me­di­da que los in­di­vi­duos sa­nos. No obs­tan­te su ori­gen se aso­cia más a una fo­bia o mie­do que a un es­ta­do de­pre­si­vo.

¿Qué se sien­te?

Ca­be acla­rar que una per­so­na que pa­de­ce querofobia no siem­pre es­tá tris­te sino que evi­ta aque­llas ac­ti­vi­da­des que pue­den ge­ne­rar fe­li­ci­dad o ale­gría, co­mo una fies­ta o una sa­li­da con ami­gos. Es de­cir, re­cha­za to­das aque­llas opor­tu­ni­da­des que po­drían con­du­cir a cam­bios po­si­ti­vos en su vi­da de­bi­do al te­mor de que al­go ma­lo ocu­rra. En es­te pro­ce­so se su­ce­den al­gu­nos pen­sa­mien­tos/sen­ti­mien­tos que los que­ro­fó­bi­cos ex­pe­ri­men­tan co­mo:

Ser fe­liz sig­ni­fi­ca que al­go ma­lo su­ce­de­rá (pien­san que a al­go bueno siem­pre le si­gue al­go ma­lo).

La fe­li­ci­dad con­vier­te a una per­so­na en ma­la o peor.

Tra­tar de ser fe­liz es una pér­di­da de tiem­po y es­fuer­zo.

Creen que no me­re­cen ser fe­li­ces y la­men­tan la fe­li­ci­dad.

De­jan pa­sar las opor­tu­ni­da­des que po­drían con­du­cir a cam­bios po­si­ti­vos en la vi­da por te­mor a que al­go ma­lo su­ce­da.

Se nie­gan a par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das.

Mien­tras la ma­yo­ría de las per­so­nas de­di­ca su exis­ten­cia a to­mar de­ci­sio­nes pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad, quie­nes pa­de­cen es­te tras­torno ha­cen to­do lo con­tra­rio y se ale­jan de ma­ne­ra per­ma­nen­te de to­do lo que pue­da pro­du­cir­les ale­gría.

¿Có­mo se tra­ta?

Da­do que la querofobia no se ha de­ta­lla­do en gran me­di­da ni se ha es­tu­dia­do co­mo un tras­torno por se­pa­ra­do, no exis­ten me­di­ca­men­tos u otros tra­ta­mien­tos pa­ra tra­tar­la. Sin em­bar­go, al­gu­nos op­cio­nes in­clu­yen la te­ra­pia cog­ni­ti­vo­con­duc­tual, es­tra­te­gias de re­la­ja­ción, co­mo res­pi­ra­ción pro­fun­da o ejer­ci­tar la ex­po­si­ción a even­tos que pro­vo­can fe­li­ci­dad co­mo un me­dio pa­ra ayu­dar a la per­so­na a iden­ti­fi­car que la fe­li­ci­dad no tie­ne por qué te­ner efec­tos ad­ver­sos. No obs­tan­te los es­pe­cia­lis­tas afir­man que la te­ra­pia se­ría la cla­ve pa­ra que el pa­cien­te lo­gre tra­ba­jar con su pa­sa­do, en­tien­da el ori­gen de su mie­do y lo­gre así su­pe­rar­lo. Por­que en de­fi­ni­ti­va la querofobia im­pli­ca cam­biar la for­ma de pen­sar. Pa­ra ello es pre­ci­so: aban­do­nar la frus­tra­ción, con­fiar y creer más en uno mis­mo, con­ven­cer­se que la fe­li­ci­dad es la prio­ri­dad, pre­pa­rar el ca­mino pa­ra lo­grar­lo y tran­si­tar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.