BE­NE­FI­CIOS DE LA HELIOTERAPIA

Saber Vivir (Argentina) - - SIGNOS VITALES -

Se lla­ma así al uso de los ra­yos so­la­res co­mo re­me­dio te­ra­péu­ti­co pa­ra nu­me­ro­sas afec­cio­nes.

*La luz so­lar fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de vi­ta­mi­na D, la que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ab­sor­ber el calcio de los ali­men­tos y for­ta­le­cer nues­tros hue­sos. Pues­to que la piel no es to­tal­men­te opa­ca, la luz lle­ga a la san­gre que cir­cu­la por los ca­pi­la­res si­tua­dos en las ca­pas más su­per­fi­cia­les. Y en la piel pre­ci­sa­men­te es don­de se en­cuen­tra la lla­ma­da pro­vi­ta­mi­na D, la cual se con­vier­te en vi­ta­mi­na D por la ac­ción de los ra­yos so­la­res. No es ne­ce­sa­rio to­mar sol en ex­ce­so, ya que una pe­que­ña can­ti­dad de vi­ta­mi­na D es su­fi­cien­te.

*Efec­to es­ti­mu­lan­te so­bre la men­te: la luz in­du­ce al op­ti­mis­mo y evi­ta de­pre­sio­nes y tris­te­zas. * Be­ne­fi­cios so­bre la piel: la ex­po­si­ción di­rec­ta a los ra­yos so­la­res pro­vo­ca una li­ge­ra irri­ta­ción de las ca­pas más su­per­fi­cia­les de la piel, que di­la­ta los ca­pi­la­res que se en­cuen­tran en la su­per­fi­cie cu­tá­nea, y gra­cias a ello, au­men­ta la san­gre que cir­cu­la por la piel ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.