30

Saber Vivir (Argentina) - - SIGNOS VITALES -

por cien­to de la po­bla­ción ado­les­cen­te ten­drá pér­di­da au­di­ti­va evi­ta­ble por ex­po­si­ción al rui­do. Así lo ex­pu­so la Dr. Gra­cie­la Gon­zá­lez Fran­co en un even­to me­di­ci­nal don­de pre­sen­tó es­ta­dís­ti­cas y en­cues­tas rea­li­za­das en el país. Te­nien­do en cuen­ta que la hi­poa­cu­sia por ex­po­si­ción al rui­do es una en­fer­me­dad que se pue­de pre­ve­nir, la Dra. re­co­men­dó:

- Edu­car y con­cien­ti­zar a los ni­ños y ado­les­cen­tes so­bre la pro­ble­má­ti­ca y la im­por­tan­cia del cui­da­do de la au­di­ción.

- Al uti­li­zar equi­pos que es­tén di­rec­ta­men­te den­tro de su oí­do el vo­lu­men de­be­rá ser me­nor al 60 por cien­to de su ca­pa­ci­dad. - In­for­mar a los ado­les­cen­tes acer­ca de cui­da­dos, me­di­das de pre­ven­ción y de aler­ta.

- Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, edu­ca­do­res y co­mu­ni­ca­do­res so­cia­les de­be­mos tra­ba­jar pa­ra in­for­mar y pre­ve­nir los da­ños pos­te­rio­res.

- Usar pro­tec­ción au­di­ti­va y dar des­can­so a los oí­dosn

Pa­ra la ten­sión ner­vio­sa, fro­te una mano con otra, has­ta que sien­ta ca­lor. Lue­go, pon­ga sus ma­nos co­mo un cuen­co an­te sus ojos ce­rra­dos. Per­ma­nez­ca así unos ins­tan­tes. No­ta­rá un pro­fun­do des­can­so y cal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.