Con­sul­to­rio

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Las res­pues­tas a las pre­gun­tas de los lec­to­res y el Di­rec­cio­na­rio de Pro­fe­sio­na­les.

An­drea Le­gui­za­món, de Vi­lla Car­los Paz, pro­vin­cia de Cór­do­ba.

En los re­cién na­ci­dos, la ic­te­ri­cia pue­de con­si­de­rar­se nor­mal (fi­sio­ló­gi­ca) si se man­tie­ne den­tro de cier­tos lí­mi­tes y no du­ra más de unos po­cos días o se­ma­nas. Se pro­du­ce so­bre to­do por in­ma­du­rez del hí­ga­do y ló­gi­ca­men­te es más fre­cuen­te por lo tan­to en los pre­ma­tu­ros. Lo más ha­bi­tual, con mu­cho, es que el tono ama­ri­llo apa­rez­ca a par­tir del se­gun­do día de vi­da y que el be­bé sea da­do de al­ta de la ma­ter­ni­dad con la sim­ple re­co­men­da­ción de que se le ex­pon­ga des­nu­do al Sol du­ran­te un ra­to, a tra­vés del cris­tal de la ven­ta­na, ca­da vez que se le cam­bie, y que sea con­tro­la­do por su pe­dia­tra de ca­be­ce­ra. La ic­te­ri­cia neo­na­tal, sal­vo ca­sos ex­tre­mos ex­cep­cio­na­les, no de­ja se­cue­las y no se re­la­cio­na con en­fer­me­da­des pos­te­rio­res del hí­ga­do ni de otro ti­po.

En al­gu­nos ni­ños ali­men­ta­dos al pe­cho, la ic­te­ri­cia pue­de pro­lon­gar­se al­gu­nos días más de lo ha­bi­tual, sin que es­to su­pon­ga nin­gún pro­ble­ma ni sea por­que la le­che ma­ter­na le sien­te mal. Hay otras si­tua­cio­nes en las que la ic­te­ri­cia pue­de ser pro­du­ci­da por una en­fer­me­dad, co­mo es el ca­so de la in­com­pa­ti­bi­li­dad de gru­po san­guí­neo o de fac­tor Rh. En es­tos ca­sos, la co­lo­ra­ción ama­ri­lla de la piel apa­re­ce en las pri­me­ras 24 ho­ras de vi­da y sue­le de­tec­tar­se ya en la ma­ter­ni­dad, an­tes del al­ta, don­de ne­ce­si­ta­rán re­ci­bir tra­ta­mien­to, en al­gu­nos ca­sos de la en­fer­me­dad cau­sal y siem­pre de la pro­pia ic­te­ri­cia ("ba­ños de luz" con lám­pa­ras de fo­to­te­ra­pia).

La sal (clo­ru­ro só­di­co) es vi­tal pa­ra man­te­ner el equi­li­brio de flui­dos cor­po­ra­les. De­ma­sia­da pro­du­ce re­ten­ción de lí­qui­dos; su déficit pue­de pro­vo­car des­hi­dra­ta­ción. Afor­tu­na­da­men­te, nuestro or­ga­nis­mo pue­de re­gu­lar la re­la­ción so­dio-flui­dos. Si ese me­ca­nis­mo fa­lla y se re­tie­nen lí­qui­dos –por pro­ble­mas car­día­cos, re­na­les o pul­mo­na­res- es ne­ce­sa­ria una die­ta ba­ja en so­dio. La re­la­ción en­tre el con­su­mo de sal y la hi­per­ten­sión es hoy me­nos cla­ra. Se­gún es­tu­dios re­cien­tes, in­ge­rir me­nos sal ape­nas re­du­ce la pre­sión en jó­ve­nes hi­per­ten­sos y no tie­ne efec­to la pre­sión de per­so­nas sa­nas. In­clu­so, se aso­cia el ba­jo con­su­mo de sal con ries­gos pa­ra la sa­lud: un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta bri­tá­ni­ca The Lan­cet aso­cia un au­men­to de la mor­ta­li­dad con die­tas ba­jas en so­dio. Pero to­dos los es­tu­dios coin­ci­den en que las die­tas ba­jas en sal son bue­nas pa­ra los hi­per­ten­sos ma­yo­res de 60 años, ya que in­ge­rir me­nos de 2.000 mg de sal por día y man­te­ner un pe­so ade­cua­do pre­vie­ne com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res y re­du­ce la ne­ce­si­dad de re­me­dios pa­ra la pre­sión. ¿Y cuán­ta sal es su­fi­cien­te y ne­ce­sa­ria? Un má­xi­mo de 2.500 mg al día, in­clu­so si no hay sín­to­mas de en­fer­me­dad car­día­ca (re­cuer­de que una cu­cha­ra­di­ta es apro­xi­ma­da­men­te 2.000 mg)

Nos di­cen cons­tan­te­men­te que la sal engorda, que pro­du­ce hi­per­ten­sión, pro­vo­ca re­ten­ción de lí­qui­dos... ¿Ne­ce­si­ta­mos real­men­te la sal? ¿Qué can­ti­dad es su­fi­cien­te? Ce­lia Ri­ve­ra, de Ge­ne­ral Pa­che­co, pro­vin­cia de Buenos Aires.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.