Cui­da­dos a te­ner en cuen­ta du­ran­te Na­vi­dad y Año Nue­vo

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD - Por Dra. Su­sa­na Lu­ci­la Cu­ra (MN 71.837) *Ci­ru­ja­na de Má­cu­la y Re­ti­na Of­tal­mó­lo­ga del Hos­pi­tal Ita­liano de Buenos Aires

En­tre los tra­di­cio­na­les fes­te­jos, ce­le­bra­cio­nes y re­en­cuen­tros con los se­res que­ri­dos, apa­re­cen los pe­li­gros que aca­rrea el uso in­de­bi­do de la pi­ro­tec­nia. Se tra­ta de una di­ver­sión mi­le­na­ria que es uti­li­za­da de for­ma muy ma­si­va en to­do el mun­do, pero si no se uti­li­za ade­cua­da­men­te, pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa e in­clu­si­ve, fa­tal.

Alle­gar las fies­tas de fin de año es muy co­mún que per­so­nas de to­das las eda­des ce­le­bren uti­li­zan­do fuegos ar­ti­fi­cia­les, ex­plo­si­vos u otros ar­te­fac­tos pi­ro­téc­ni­cos co­mo se usa­ba en el le­jano orien­te ha­ce más de 1.500 años, en la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción Chi­na. Jun­ta­men­te con los so­ni­dos, los aro­mas y las lu­ces na­vi­de­ñas, vie­nen a la me­mo­ria de­ce­nas de ca­sos de pa­cien­tes que a lo lar­go de los años fui­mos aten­dien­do, ope­ran­do y con­so­lan­do con co­le­gas en las guar­dias of­tal- mo­ló­gi­cas de Na­vi­dad y Año Nue­vo, em­pa­ñan­do la ale­gría de la fes­ti­vi­dad y el re­en­cuen­tro fa­mi­liar.

Los pa­cien­tes que aten­de­mos afec­ta­dos por pi­ro­tec­nia, son en su ma­yo­ría va­ro­nes con una re­la­ción de 4 a 1 con res­pec­to a las mu­je­res. En el ma­yor porcentaje de los ca­sos (70%) son me­no­res de 20 años. El gru­po de más ries­go de pa­de­cer le­sio­nes es el que va de los 6 a los 12 años. En­tre los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, pri­va­dos y clí­ni­cas, la ci­fra de víc­ti­mas por da­ño por

pi­ro­tec­nia es­tá cer­cano a los 1.000, su­man­do las na­vi­da­des y el Año Nue­vo.

Las le­sio­nes ocu­la­res com­pren­den: le­sio­nes le­ves de la su­per­fi­cie; ero­sio­nes, úl­ce­ras y he­ri­das cor­nea­les (que se van a los po­cos días); que­ma­du­ras y he­ri­das de los pár­pa­dos (la pun­ta de una ben­ga­la que­ma a 500°C, cin­co ve­ces más que el agua hir­vien­do); san­gra­dos y des­ga­rros de iris; ca­ta­ra­ta trau­má­ti­ca; des­pren­di­mien­to de re­ti­na; he­mo­rra­gias con­jun­ti­va­les y sub-con­jun­ti­va­les; he­ri­das pe­ne­tran­tes con es­quir­las de cohe­tes o ca­ñi­tas vo­la­do­ras u otro ele­men­to de pi­ro­tec­nia; es­ta­lli­do de glo­bo ocu­lar cau­sa­das por es­quir­las o par­tí­cu­las cons­ti­tu­yen­te del ele­men­to pi­ro­téc­ni­co co­mo es­quir­las de car­tón. De es­tas le­sio­nes, prác­ti­ca­men­te un ter­cio de­ri­va en ce­gue­ra o déficit vi­sual irre­ver­si­ble.

Mu­chos pue­den ser los mo­ti­vos que agre­gan ries­go a la uti­li­za­ción de pi­ro­tec­nia, co­mo el uso de ella por par­te de los chi­cos muy pe­que­ños que aún ca­re­cen de la coor­di­na­ción ideal, au­sen­cia de ins­truc­ti­vos pa­ra su co­rrec­ta uti­li­za­ción, fal­ta de pro­tec­ción ne­ce­sa­ria y exis­ten­cia de pi­ro­tec­nia de ma­la ca­li­dad. No obs­tan­te, el uso de pi­ro­tec­nia es una de­ci­sión per­so­nal. In­clu­so for­ma par­te de las tra­di­cio­nes pa­ra al­gu­nas fa­mi­lias. De mo­do que si pa­ra es­tas fies­tas, a pe­sar de to­do lo ex­pre­sa­do, se de­ci­de ha­cer uso de pi­ro­tec­nia su­gie­ro te­ner en cuen­ta las si­guien­tes recomendaciones:

● La pi­ro­tec­nia de­be ser le­gal y de pri­me­ras mar­cas. Si bien to­do ele­men­to pi­ro­téc­ni­co es pe­li­gro­so, los ries­gos au­men­tan al ad­qui­rir pro­duc­tos ile­ga­les y con de­fec­tos, que no pa­san por con­tro­les de ca­li­dad.

● Los pro­duc­tos de pi­ro­tec­nia ile­ga­les con­tie­nen pól­vo­ra blan­ca, un com­pues­to muy ines­ta­ble que ex­plo­ta en ca­de­na y an­te la mí­ni­ma fric­ción, ro­ce con un gol­pe o au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra, es de­cir, sin ne­ce­si­dad de en­cen­der­los.

● De­be ser ma­ne­ja­da por adul­tos que se ase­gu­ren de la le­ga­li­dad de los mis­mos (de­ben es­tar au­to­ri­za­dos por el Re­nar).

● La pi­ro­tec­nia ma­ne­ja­da por inex­per­tos es un ries­go con po­si­bles con­se­cuen­cias muy gra­ves.

● Usar an­te­ojos o ga­fas pro­tec­to­ras, co­mo se ha­ce en mu­chas ac­ti­vi­da­des que im­pli­can un pe­li­gro pa­ra los ojos.

● Uti­li­zar guan­tes ig­ní­fu­gos, mi­ni­mi­zan­do el ries­go pa­ra las ma­nos, sien­do és­tas jun­to con los ojos, unas de las par­tes más afec­ta­das.

● Los ni­ños no de­ben ma­ni­pu­lar pi­ro­tec­nia, ni si­quie­ra las “inofen­si­vas” es­tre­lli­tas o ben­ga­li­tas que pro­du­cen chis­pas, pu­dien­do cau­sar que­ma­du­ras en los ojos.

● De­be res­pe­tar­se una dis­tan­cia pru­den­cial res­pec­to del ar­te­fac­to a ex­plo­tar, no só­lo por el pe­li­gro de que­ma­du­ras, sino por el trau­ma in­di­rec­to de­ri­va­do de su de­fla­gra­ción.

● Si el pe­tar­do o cohe­te no ex­plo­tó, ja­más de­be to­car­se pa­rez­ca que la me­cha es­tá apa­ga­da, des­car­tar­lo in­me­dia­ta­men­te. No cer­cio­rar­se si es­tá en­cen­di­do o tra­tar de re­en­cen­der­lo.

● Si un pe­tar­do tie­ne la me­cha cor­ta es muy pe­li­gro­so por­que no da tiem­po a la per­so­na a ale­jar­se lue­go de en­cen­der­los.

● No en­cien­da pi­ro­tec­nia den­tro de nin­gún re­ci­pien­te, la­ta o bo­te­lla. El es­ta­lli­do de las mis­mas sue­le cau­sar se­ve­ras he­ri­das pe­ne­tran­tes ocu­la­res.

● An­tes de en­cen­der­se, los pro­duc­tos de­ben es­tar en el sue­lo, sin apun­tar a per­so­nas, ani­ma­les o ár­bo­les.

● Pre­fe­ren­te­men­te evi­tar las ca­ñi­tas vo­la­do­ras, glo­bos u otros ob­je­tos que arro­jen a lo le­jos chis­pas en­cen­di­das.

De las le­sio­nes ocu­la­res pro­du­ci­das du­ran­te la Na­vi­dad y el Año Nue­vo, el 75% son cau­sa­das por ma­ni­pu­la­ción de pi­ro­tec­nia, el 15% por cor­chos de be­bi­das es­pu­man­tes, y el 10% por vio­len­cia so­cial (peleas, he­ri­das de ar­ma blan­ca y ba­las per­di­das), ac­ci­den­tes de trán­si­to y ex­ce­sos de al­cohol.

De las he­ri­das ocu­la­res por pi­ro­tec­nia, el 70% re­quie­re más de una ci­ru­gía. Fren­te a la ur­gen­cia se re­co­mien­da, en el ca­so de que­ma­du­ras por ex­plo­sio­nes, la­var con abun­dan­te so­luaun­que ción fi­sio­ló­gi­ca o agua mi­ne­ral sin com­pri­mir el glo­bo ocu­lar, ta­par con ga­sa es­té­ril sin co­lo­car go­tas ni po­ma­das y acu­dir al cen­tro mé­di­co más cer­cano sin to­car la he­ri­da. No uti­li­zar hie­lo de­bi­do a la de­li­ca­de­za del glo­bo ocu­lar.

En re­su­men, fren­te a un ac­ci­den­te, se de­be cu­brir el ojo da­ña­do con ga­sa es­té­ril, no pro­vo­car com­pre­sión so­bre el mis­mo y di­ri­gir­se al cen­tro de sa­lud más cer­cano, pre­fe­ren­te­men­te con aten­ción of­tal­mo­ló­gi­ca ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.