CUI­DA­DO CON EL AGUA

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Otro pun­to im­por­tan­te son las pre­cau­cio­nes tie­nen que ver con los as­pec­tos es­truc­tu­ra­les del país de ori­gen, prin­ci­pal­men­te la po­si­bi­li­dad de ac­ce­so al agua po­ta­ble. En va­rios lu­ga­res de La­ti­noa­mé­ri­ca, por ejem­plo, don­de se­gún es­tu­dios del Ban­co Mundial hay 116 mi­llo­nes de per­so­nas sin ac­ce­so a agua po­ta­ble, de­be­mos in­ge­rir obli­ga­to­ria­men­te agua en­va­sa­da pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes con agua que pu­die­se es­tar con­ta­mi­na­da. Otra op­ción es usar pas­ti­llas po­ta­bi­li­za­do­ras de agua, que de­ben ser uti­li­za­das a dis­cre­ción, y se­gún in­di­ca­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas. En la ac­tua­li­dad, se de­no­mi­na agua po­ta­ble a la tra­ta­da pa­ra con­su­mo hu­mano, se­gún es­tán­da­res de ca­li­dad de­ter­mi­na­dos por las au­to­ri­da­des lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. Las cau­sas de la no po­ta­bi­li­dad del agua pue­den ser va­rias: bac­te­rias, vi­rus, mi­ne­ra­les no con­ve­nien­tes (en for­mas de par­tí­cu­las o di­suel­tos), pro­duc­tos tó­xi­cos, de­pó­si­tos o par­tí­cu­las en sus­pen­sión.

En con­clu­sión, adon­de sea que via­je­mos, por va­ca­cio­nes o ne­go­cios, lo ideal es in­for­mar­nos lo más ex­haus­ti­va­men­te po­si­ble so­bre el des­tino ele­gi­do, ade­más de to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar tras­tor­nos, co­mo lle­var un bo­ti­quín, usar cin­tu­rón de se­gu­ri­dad en el au­to, be­ber agua se­gu­ra o ves­tir­nos con la in­du­men­ta­ria ade­cua­da al cli­ma del lu­gar. De es­ta ma­ne­ra po­dre­mos, pa­sar unas va­ca­cio­nes pla­cen­te­ras y dis­fru­tar­las de la me­jor for­ma po­si­ble, y, si el via­je es por tra­ba­jo, lo­grar sen­tir­nos se­gu­ros cuan­do es­ta­mos le­jos de ca­sa ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.