Me­jo­re su ape­ti­to con plan­tas ape­ri­ti­vas

La fal­ta de ape­ti­to es un pro­ble­ma que abre la puer­ta a mu­chos otros, co­mo la ca­ren­cia de nu­trien­tes, la de­bi­li­dad san­guí­nea y el de­cai­mien­to. Las plan­tas con pro­pie­da­des ape­ri­ti­vas son aque­llas que contienen subs­tan­cias que ac­ti­van la fun­ción gás­tri­ca y

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Las

de­no­mi­na­das plan­tas amar­gas, o ama­ras, es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­das pa­ra ca­sos de inape­ten­cia y de­ben to­mar­se siem­pre an­tes de las co­mi­das.

No so­lo son di­ges­ti­vas. De­sin­to­xi­can, pro­te­gen el hí­ga­do, ba­jan los ni­ve­les de glu­ce­mia, me­jo­ran pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ar­ti­cu­la­res y has­ta levantan el áni­mo.

El va­lor del sa­bor amar­go

Aun­que su sa­bor no sea muy po­pu­lar – y es­to es cues­tio­na­ble, a juz­gar por la can­ti­dad de be­bi­das amar­gas que se ven­den – va­le la pe­na des­cu­brir­las y so­bre to­do, co­no­cer có­mo uti­li­zar­las pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo sus ven­ta­jas. En­tre ellas, la gen­cia­na, el na­ran­jo amar­go, la car­que­ja y el dien­te de león for­man to­do un bo­ti­quín pa­ra des­in­to­xi­car, es­ti­mu­lar el me­ta­bo­lis­mo y eli­mi­nar co­les­te­rol, gra­sas y azú­car de la san­gre. Tam­bién tie­nen efec­to he­pa­to­pro­tec­tor, que re­per­cu­te en la sa­lud de to­do el or­ga­nis­mo ya que el hí­ga­do es un ór­gano cla­ve. Por si es­to fue­ra po­co, to­das ellas tie­nen un par de pro­pie­da­des po­co co­no­ci­das y sor­pren­den­tes. El pro­ce­so co­mien­za ni bien el sa­bor amar­go en­tra en con­tac­to con la len­gua, es­ti­mu­lan­do la pro­duc­ción de sa­li­va me­dian­te las pa­pi­las gus­ta­ti­vas, lo que a su vez es in­ter­pre­ta­do por el or­ga­nis­mo co­mo el pa­so pre­vio a la di­ges­tión.

La se­cre­ción de ju­gos di­ges­ti­vos au­men­ta y se in­ten­si­fi­ca la ab­sor­ción de los nu­trien­tes con­te­ni­dos en los ali­men­tos. Es­ta es la pro­pie­dad que se lla­ma es­to­ma­cal, la de to­ni­fi­car el fun­cio­na­mien­to del es­tó­ma­go. De allí en más se ace­le­ran to­doss los pa­sos del pro­ce­so di­ges­ti­vo, hay más se­cre­ción bi­liar, me­jor mo­vi­mien­to in­tes­ti­nal y me­nos es­tre­ñi­mien­to. Es­to ocu­rre con la in­ges­tión de to­das las plan­tas que contienen los lla­ma­dos prin­ci­pios amar­gos, co­mo la inuli­na o la ama­ro­gen­ti­na, pre­sen­tes en la na­tu­ra­le­za y va­lo­ra­dos des­de ha­ce si­glos.

Gen­cia­na, mil y una pro­pie­da­des

For­ma par­te de mu­chos li­co­res, co­mo el Fer­net o el Marc de Sa­voia. An­ti­gua­men­te, se usa­ba

pa­ra fa­bri­car cer­ve­za, en lu­gar del lú­pu­lo. Se usa la raíz, que es grue­sa, gran­de ( pue­de pe­sar has­ta seis ki­los) y al­go le­ño­sa. Pue­de con­se­guir­se na­tu­ral, en for­ma de ex­trac­to se­co, o tin­tu­ra. Es pre­fe­ri­ble ma­ce­rar el pol­vo de raíz en agua fría du­ran­te 5 o 6 ho­ras ( 5 g de pol­vo en un li­tro de agua) y be­ber, o ma­ce­rar 30 g de raíz en un li­tro de vino dul­ce, que ha­cer in­fu­sio­nes. Con­tie­ne, apar­te de los prin­ci­pios amar­gos, al­ca­loi­des, mi­ne­ra­les y acei­tes esen­cia­les.

Se la re­co­mien­da pa­ra la anore­xia y la anemia, así co­mo pa­ra las con­va­les­cen­cias en ge­ne­ral

por­que au­men­ta el ape­ti­to, me­jo­ra la in­mu­ni­dad y in­hi­be he­mo­rra­gias. Al mis­mo tiem­po, fa­vo­re­ce el con­trol de la glu­ce­mia ya que es­ti­mu­la el pán­creas a pro­du­cir in­su­li­na, gra­cias a uno de sus prin­ci­pios amar­gos. Tie­ne tam­bién pro­pie­da­des que ali­vian en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, en es­pe­cial pul­mo­na­res, co­mo el EPOC; se ha com­pro­ba­do que ac­túa con­tra el agen­te pa­tó­geno del pa­lu­dis­mo y au­men­ta la pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos. Tie­ne al­gu­nas con­tra­in­di­ca­cio­nes. Es un gran re­me­dio cuan­do hay que ac­ti­var la pro­duc­ción de ju­gos gás­tri­cos, pe­ro no es re­co­men­da­ble en ca­so de gas­tri­tis, hi­per­clor­hi­dia, úl­ce­ras o si se to­man anal­gé­si­cos no es­te­roi­des co­mo el ibu­pro­feno, as­pi­ri­na, di­clo­fe­nac,etc. Tam­po­co se re­co­mien­da a las per­so­nas hi­per­ten­sas o an­sio­sas.

Car­que­ja, un plus pa­ra el ma­te

La Bac­cha­ris Cris­pa,, lla­ma­da car­que­ja o car­que­ji­lla, es una plan­ta muy co­mún en nues­tro país, de sa­bor amar­go, con co­no­ci­das pro­pie­da­des pa­ra es­ti­mu­lar el fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do y la ve­sí­cu­la. Pue­de con­su­mir­se en in­fu­sio­nes, so­bre to­do mez­cla­da con otras hier­bas más dul­ces co­mo la man­za­ni­lla, el ce­drón o la me­li­sa. La car­que­ja es un po­de­ro­so des­in­to­xi­can­te, de­pu­ra el or­ga­nis­mo y es diu­ré­ti­ca; por lo que se usa con éxi­to en pro­ble­mas co­mo dis­li­pe­mias, hi­per­ten­sión, dia­be­tes, obe­si­dad y ac­né. Tam­bién fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción del or­ga­nis­mo lue­go de in­fec­cio­nes. Pue­de pre­pa­rar­se una mez­cla her­bal con yer­ba ma­te, man­za­ni­lla, car­que­ja, hi­so­po, men­ta y ce­drón, pa­ra fa­vo­re­cer la pér­di­da de pe­so con ma­tes me­di­ci­na­les, que pue­den to­mar­se a dis­cre­ción. Uno de sus usos po­co co­no­ci­dos de la car­que­ja es el de afro­di­sía­co y an­ti – im­po­ten­cia mas­cu­li­na. Se uti­li­za la tin­tu­ra, dos ve­ces al día, trein­ta go­tas di­lui­das en agua o ju­go de fru­ta, por lo me­nos un mes.

¿Ape­ri­ti­vo o di­ges­ti­vo?

Hay que di­fe­ren­ciar unos de otros efec­tos, ya que aun­que a ve­ces es­tán en la mis­ma plan­ta, no siem­pre su­ce­de. Es fá­cil en­con­trar los ape­ri­ti­vos en las gón­do­las de los su­per­mer­ca­dos, ya sea con al­cohol o sin al­cohol. Por ejem­plo, los ver­mouths, bit­ters o fer­nets en­tran en es­ta ca­te­go­ría.

Los ape­ri­ti­vos es­tán des­ti­na­dos a es­ti­mu­lar el ape­ti­to. Si se tra­ta de una be­bi­da al­cohó­li­ca, de­be ser se­ca y sue­len es­tar com­pues­tos de fru­tas que se ca­rac­te­ri­cen por ser cí­tri­cas (li­món, na­ran­ja, man­da­ri­na, ki­wi, po­me­lo…) y se les atri­bu­ye pro­pie­da­des es­ti­mu­lan­tes del ape­ti­to. En­tre las be­bi­das her­ba­les, es­tán los amar­gos sin al­cohol.

En cam­bio, un di­ges­ti­vo es aquel que fa­ci­li­ta y ace­le­ra el pro­ce­so de la di­ges­tión. En los di­ges­ti­vos con al­cohol, la al­ta con­cen­tra­ción de azú­car pro­vee sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción. Sin em­bar­go, aque­llos di­ges­ti­vos sin al­cohol, co­mo por ejem­plo las in­fu­sio­nes, ba­san sus be­ne­fi­cios en las es­pe­cias. Aquí po­de­mos ha­blar de la man­za­ni­lla, el po­leo, el bol­do, la mar­ce­la, por ejem­plo ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.