Téc­ni­cas pa­ra re­cu­pe­rar la con­cen­tra­ción

¿Su men­te se dis­trae cuan­do ne­ce­si­ta man­te­ner la con­cen­tra­ción? ¿Le re­sul­ta di­fí­cil se­guir las pá­gi­nas de un li­bro o una con­ver­sa­ción ex­ten­sa? Si­ga es­tas es­tra­te­gias.

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Ato­dos nos pue­de pa­sar des­per­tar­nos una ma­ña­na sin po­der cen­trar­nos en las ta­reas que te­nía­mos pre­vis­tas o que una no­ti­cia nos per­tur­be de ma­ne­ra tal que no po­da­mos se­guir con los pen­dien­tes del día. Tam­bién es su­ma­men­te fre­cuen­te dis­traer­se con rui­dos y vo­ces jus­to cuan­do tie­ne que sen­tar­se a tra­ba­jar, leer o es­tu­diar. Y en es­to tam­bién con­tri­bu­ye­ron las re­des so­cia­les de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, lle­ván­do­se to­da la aten­ción con sus pu­bli­ca­cio­nes y sus jue­gos. El es­trés y la vi­da mo­der­na, el vi­vir ace­le­ra­dos, tam­bién con­tri­bu­ye a la fal­ta de me­mo­ria y con­cen­tra­ción. Vol­ver a con­cen­trar­se es muy com­pli­ca­do, bá­si­ca­men­te por­que de­pen­de más que na­da de la pro­pia vo­lun­tad, pe­ro exis­ten ejer­ci­cios que pue­den ayu­dar a cen­trar­se de for­ma rá­pi­da y efec­ti­va.

Las téc­ni­cas

Exis­ten téc­ni­cas pa­ra re­cu­pe­rar la con­cen­tra­ción, no son na­da di­fí­ci­les y pue­den ha­cer­se des­de cual­quier lu­gar y a en to­do mo­men­to. To­me no­ta.

Téc­ni­ca del ob­je­to: cuan­do no pue­da con­cen­trar­se, fi­je su aten­ción en un ob­je­to de su en­torno. Es­co­ja cual­quier ob­je­to del es­cri­to­rio o de la ha­bi­ta­ción que lla­me su aten­ción y ob­sér­ve­lo du­ran­te dos mi­nu­tos sin pen­sar en otra co­sa. Fi­je un tem­po­ri­za­dor o la alar­ma del ce­lu­lar pa­ra que no de­ba es­tar aten­to al re­loj. Mí­re­lo sin ana­li­zar­lo ni in­ter­pre-

Es su­ma­men­te fre­cuen­te dis­traer­se con rui­dos y vo­ces jus­to cuan­do tie­ne que sen­tar­se a tra­ba­jar, leer o es­tu­diar. Y en es­to tam­bién con­tri­bu­ye­ron las re­des so­cia­les de ma­ne­ra ne­ga­ti­va.

tar­lo, y vuel­va a él ca­da vez que su men­te in­ten­te vo­lar. Es­ta téc­ni­ca es una sim­pli­fi­ca­ción de la “téc­ni­ca de la ve­la”, que con­sis­te en ob­ser­var una lla­ma por 30 se­gun­dos y lue­go ce­rrar los ojos, in­ten­tan­do di­bu­jar­la en la men­te. Pue­de re­pe­tir la téc­ni­ca va­rias ve­ces has­ta que sien­ta que pue­de fi­jar su aten­ción en una ac­ti­vi­dad nue­va. La ra­zón de que fun­cio­ne es que, cen­trán­do­se por un tiem­po pe­que­ño en al­go sin im­por­tan­cia, qui­ta de su men­te las distracciones que es­tán afec­tan­do su tra­ba­jo. Ob­ser­ve su res­pi­ra­ción: una al­ter­na­ti­va al ejer­ci­cio an­te­rior es no cen­trar­se en al­go ex­terno, sino en un pro­ce­so in­terno, co­mo su res­pi­ra­ción. Cie­rre los ojos y res­pi­re pro­fun­da­men­te, fi­ján­do­se en có­mo en­tra y sa­le ai­re de sus pul­mo­nes. No in­ten­te cam­biar ni mo­di­fi­car el rit­mo, so­lo re­co­no­cer­lo. Man­ten­ga la aten­ción du­ran­te al me­nos 15 se­gun­dos. Es­ta es una ma­ne­ra fá­cil y rá­pi­da de cal­mar su men­te dis­traí­da co­nec­tán­do­se con su pro­pio cuer­po. Cuer­po y men­te tra­ba­jan uni­dos, por eso las téc­ni­cas que ha­cen cons­cien­te esa unión son muy efec­ti­vas.

Téc­ni­ca de se­pa­ra­ción: es­te ejer­ci­cio es útil pa­ra cuan­do lo que lo dis­trae no es­tá en su men­te, sino en el am­bien­te, por ejem­plo cuan­do de­be tra­ba­jar o es­tu­diar ro­dea­do de per­so­nas que es­tán con­ver­san­do. La téc­ni­ca con­sis­te en ima­gi­nar que se se­pa­ra de su en­torno. Cuan­do es­té tra­ba­jan­do o es­tu­dian­do, ima­gí­ne­se ro­dea­do por una cáp­su­la, por mu­ros o por mon­ta­ñas que lo aís­lan del mun­do. Vi­sua­li­ce la ima­gen du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos. Cuan­do de­je de ha­cer­lo de for­ma in­ten­cio­na­da, la sen­sa­ción per­ma­ne­ce­rá.

Téc­ni­ca de “cin­co más”: es­te ejer­ci­cio fun­cio­na cuan­do lle­va mu­cho tiem­po en una ac­ti­vi­dad y su ce­re­bro ya no quie­re res­pon­der a ella, pe­ro le fal­ta po­co y ne­ce­si­ta ter­mi­nar­la. Ol­vi­de la me­ta fi­nal y pón­ga­se ob­je­ti­vos pe­que­ños: si su ta­rea se di­vi­de en ítems, pro­pón­ga­se avan­zar de a cin­co (es­cri­ba cin­co lí­neas más, o lea cin­co pá­gi­nas más de ese tex­to que no lo­gra avan­zar). Otra for­ma es pro­po­ner­se se­guir cin­co mi­nu­tos más.

Ayu­das na­tu­ra­les

Hay otras op­cio­nes ca­se­ras que ayu­dan a me­jo­rar la con­cen­tra­ción. Exis­ten tres gru­pos de ali­men­tos que fa­vo­re­cen las fun­cio­nes ce­re­bra­les. Es­tas son las gra­sas sa­lu­da­bles, las pro­teí­nas y los hi­dra­tos de car­bono.

Gra­sas sa­lu­da­bles: el acei­te de oli­va es la me­jor al­ter­na­ti­va. Cam­bie el acei­te de gi­ra­sol o de maíz por el de oli­va, tan­to pa­ra sus en­sa­la­das co­mo pa­ra cual­quie­ra de sus co­mi­das y al mo­men­to de la coc­ción. Las gra­sas sa­lu­da­bles tam­bién es­tán pre­sen­tes en cier­tos pes­ca­dos, co­mo el sal­món o el atún. A su vez, es­tos ali­men­tos son ri­cos en Ome­ga 3 y 6, que ayu­dan al ce­re­bro a al­can­zar su má­xi­mo ren­di­mien­to.

Pro­teí­nas: la me­jor op­ción son los lác­teos des­na­ta­dos co­mo la le­che y el yo­gur. El mo­ti­vo: las pro­teí­nas que apor­tan se di­gie­ren más len­to que los hi­dra­tos de car­bono y, co­mo con­se­cuen­cia, pro­veen tan­to al cuer­po co­mo al ce­re­bro de más ener­gía. Hi­dra­tos de car­bono: la ma­yo­ría de los fru­tos se­cos tie­nen pro­pie­da­des que ayu­dan al ce­re­bro. Las nue­ces, en par­ti­cu­lar, per­mi­ten con­cen­trar­se y a la vez res­pon­der más rá­pi­do a los re­que­ri­mien­tos en el tra­ba­jo y en el es­tu­dio, por al­go di­cen que tie­ne la for­ma del ce­re­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.