BRUCEA (BRUCEA JAVANICA)

Saber Vivir (Argentina) - - BELLEZA -

Par­te uti­li­za­da: Fru­tos, se­mi­llas sin la pul­pa.

In­di­ca­cio­nes:

Usos tra­di­cio­na­les: la de­coc­ción ha si­do em­plea­da en el tra­ta­mien­to de la di­sen­te­ría ame­bia­na, ma­la­ria, pa­ra­si­to­sis in­tes­ti­na­les, pi­ca­du­ras de in­sec­tos y he­mo­rroi­des. El acei­te, pa­ra eli­mi­nar ve­rru­gas cór­neas. Has­ta el mo­men­to los usos tra­di­cio­na­les no han si­do com­pro­ba­dos clí­ni­ca­men­te.

Se ha uti­li­za­do tam­bién pa­ra el tra­ta­mien­to de la can­di­dia­sis va­gi­nal, ve­rru­gas y ca­llos. Es ade­más fe­brí­fu­go, an­ti­bió­ti­co, an­ti­fún­gi­co, as­trin­gen­te, la­xan­te an­ti­hel­mín­ti­co, sua­ve, tó­ni­co, ver­mí­fu­go.

La do­sis de brucea es­tá en fun­ción de la en­fer­me­dad que pa­de­ce y se pue­de apli­car ex­ter­na­men­te en for­ma de cre­ma o po­ma­da.

Es­tá dis­po­ni­ble en una va­rie­dad de for­mas. Ade­más de las se­mi­llas en­te­ras, se ofre­ce en pol­vos, cáp­su­las, ta­ble­tas y acei­tes. A me­nu­do se usa con otras hier­bas co­mo par­te de una fór­mu­la más gran­de. De­bi­do a sus pro­pie­da­des tó­xi­cas, no de­be ser to­ma­da por mu­je­res que es­tán em­ba­ra­za­das o ama­man­tan­do, ni de­be ser ad­mi­nis­tra­da a ni­ños pe­que­ños. Ade­más, no de­be ser to­ma­do por pa­cien­tes con náu­seas y vó­mi­tos, o aque­llos con an­te­ce­den­tes de tras­tor­nos del hí­ga­do o del ri­ñón. Afec­ta el co­lon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.