Die­ta pa­ra evi­tar las pe­li­gro­sas arrit­mias

Saber Vivir (Argentina) - - NU­TRI­CIÓN -

co­ra­zón fa­lla en su rit­mo, las pal­pi­ta­cio­nes son ca­da vez ma­yo­res, o se in­cre­men­ta o dis­mi­nu­ye la fre­cuen­cia de 60 y 100 pal­pi­ta­cio­nes por mi­nu­to. En con­se­cuen­cia, se pro­du­ce ta­qui­car­dia, bra­di­car­dia y arrit­mia real. La ta­qui­car­dia ocu­rre cuan­do las pal­pi­ta­cio­nes au­men­tan (por en­ci­ma de los 100 la­ti­dos por mi­nu­to) y el fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón se in­cre­men­ta de ma­ne­ra par­ti­cu­lar de­bi­do a di­fe­ren­tes ra­zo­nes (ex­ci­ta­ción, ejer­ci­cio fí­si­co, es­trés y al­gu­nas en­fer­me­da­des y pa­de­ci­mien­tos); la bra­di­car­dia su­ce­de cuan­do el co­ra­zón dis­mi­nu­ye drás­ti­ca­men­te sus pal­pi­ta­cio­nes a me­nos de 60 la­ti­dos por mi­nu­to, mien­tras que la arrit­mia real se ca­rac­te­ri­za por los di­fe­ren­tes es­ta­dos en la fre­cuen­cia car­día­ca.

¿Por qué ocu­rren?

Las cau­sas de es­tos pa­de­ci­mien­tos car­día­cos son va­rias. La más fre­cuen­te es la al­te­ra­ción de las que irri­gan el co­ra­zón, el mal fun­cio­na­mien­to de las vál­vu­las y la in­su­fi­cien­cia car­día­ca. Pe­ro tam­bién la fal­ta de ejer­ci­cio y ac­ti­vi­dad fí­si­ca (se­den­ta­ris­mo) o el con­su­mo ex­ce­si­vo de gra­sas y lí­pi­dos son fac­to­res que ge­ne­ran obs­truc­cio­nes ar­te­ria­les que pro­du­cen una gra­ve dis­tor­sión del flu­jo san­guí­neo y pro­vo­can un fun­cio­na­mien­to anor­mal del co­ra­zón y de las ca­vi­da­des que lo re­tro­ali­men­tan. Por su par­te, el ta­ba­co es otra im­por­tan­te cau­sa de arrit­mias, y ade­más es res­pon­sa­ble de en­fer­me­da­des cir­cu­la­to­rias y res­pi­ra­to­rias que afec­tan di­rec­ta­men­te el fun­cio­na­mien­to car­día­co.

Una arrit­mia se de­tec­ta cuan­do el pa­cien­te su­fre pal­pi­ta­cio­nes, sín­co­pe (pér­di­da de co­no­ci­mien­to), do­lor to­rá­ci­co, ma­reos o des­ma­yos; no obs­tan­te, a ve­ces hay sín­to­mas que pa­san inad­ver­ti­dos y se des­cu­bren cuan­do se rea­li­zan prue­bas diag­nós­ti­cas (aná­li­sis de la fre­cuen­cia de los la­ti­dos: si son re­gu­la­res o irre-

gu­la­res y su du­ra­ción). Las más co­mu­nes son: elec­tro­car­dio­gra­ma (re­gis­tra la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca car­día­ca en el mo­men­to en que

se rea­li­za, pe­ro no de­tec­ta exis­ten arrit­mias en ese mo­men­to) y Hol­ter (con­tro­la la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca car­día­ca du­ran­te un pe­río­do más pro­lon­ga­do.

Ali­men­tar el co­ra­zón

Se sa­be que exis­ten ali­men­tos que be­ne­fi­cian la sa­lud y otros la per­ju­di­can, por lo tan­to es im­por­tan­te op­tar por aque­llos que pro­te­jan el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón, ór­gano vi­tal del cuer­po.

En pri­mer lu­gar ha­brá que evi­tar el ca­fé, el té, el al­cohol y las be­bi­das co­la o con ex­ci­tan­tes, y asi­mis­mo el ex­ce­so de ali­men­tos re­fi­na­dos, sal, azú­ca­res y gra­sas sa­tu­ra­das de­be con­tro­lar­se, da­do que per­ju­di­ca al con­jun­to del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Las in­ves­ti­ga­cio­nes sos­tie­nen que una die­ta equi­li­bra­da y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble re­du­cen ca­si un 80% la pro­ba­bi­li­dad de su­frir al­te­ra­cio­nes car­día­cas. En pri­mer lu­gar, se acon­se­ja el con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en gra­sas in­sa­tu­ra­das, las que se di­vi­den en po­li­in­sa­tu­ra­das (áci­dos gra­sos ome­ga 3, ca­rac­te­rís­ti­cos del pes­ca­do azul) y mo­no­in­saar­te­rias

tu­ra­das (es­pe­cial­men­te el áci­do olei­co, pre­sen­te en el acei­te de oli­va).

El pri­mer gru­po fa­vo­re­ce la re­duc­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol to­tal y de tri­gli­cé­ri­dos en san­gre, e in­clu­so dis­mi­nu­ye el ries­go de for­ma­ción de trom­bos o coá­gu­los. Por su par­te, las mo­no­in­sa­tu­ra­das per­mi­ten el des­cen­so del co­les­te­rol to­tal a ex­pen­sas del LDL, evi­tan su oxi­da­ción (prin­ci­pal cau­sa por la cual di­chas par­tí­cu­las de co­les­te­rol tien­den a ad­he­rir­se a los va­sos san­guí­neos y for­man las lla­ma­das pla­cas de ate­ro­ma) y au­men­tan los ni­ve­les del HDL (co­les­te­rol bueno). Tam­bién la fi­bra re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra la sa­lud del co­ra­zón. Se tra­ta de una sus­tan­cia que arras­tra par­te del co­les­te­rol del or­ga­nis­mo y por lo tan­to re­du­ce sus ni­ve­les en san­gre. Son ali­men­tos es­pe­cial­men­te ri­cos en fi­bra las le­gum­bres, ce­rea­les, ver­du­ras, hor­ta­li­zas y fru­tas.

Por su par­te la in­ges­ta ha­bi­tual de sus­tan­cias con ac­ción an­ti­oxi­dan­te se re­la­cio­na con una dis­mi­nu­ción de la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Las más re­co­no­ci­das son: vi­ta­mi­na C (ade­más de ac­tuar co­mo un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te que evi­ta el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y la de­ge­ne­ra­ción de las cé­lu­las pro­vo­ca­das por los ra­di­ca­les li­bres, re­fuer­za las de­fen­sas al es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, pre­ser­va las ar­te­rias, pre­vie­ne el cán­cer, e in­clu­so pro­te­ge de sus­tan­cias tó­xi­cas, de la con­ta­mi­na­ción y del hu­mo de los ci­ga­rri­llos), vi­ta­mi­na E (co­no­ci­da co­mo una “sú­per vi­ta­mi­na” pre­vie­ne afec­cio­nes car­día­cas, blo­quea la oxi­da­ción del co­les­te­rol LDL y evi­ta el de­te­rio­ro de las ar­te­rias) y be­ta­ca­ro­teno (uno de los an­ti­oxi­dan­tes más efec­ti­vos que pro­te­ge el or­ga­nis­mo de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas pro­vo­ca­das por los ra­di­ca­les li­bres; ade­más es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio al fa­vo­re­cer la pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos, re­du­ce la in­ci­den­cia de in­far­tos, blo­quea la oxi­da­ción del co­les­te­rol y au­men­ta las de­fen­sas).

Al­gu­nas op­cio­nes

Pa­ra pre­ve­nir las arrit­mias y cual­quier afec­ción car­dio­vas­cu­lar, la die­ta de­be con­tem­plar fru­tas, ver­du­ras, fi­bra y pes­ca­dos, con un me­nor apor­te de azú­car y de gra­sas sa­tu­ra­das. En es­te sen­ti­do, pa­ra me­jo­rar la sa­lud del co­ra­zón y del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, se acon­se­ja in­cor­po­rar los si­guien­tes ali­men­tos:

●Acei­te de oli­va: por su apor­te de áci­do olei­co, vi­ta­mi­na E y otras sus­tan­cias co­mo los fi­toes­te­ro­les, dis­mi­nu­ye las ta­sas de co­les­te­rol en san­gre y en con­se­cuen­cia el ries­go de en­fer­me­da­des car­día­cas.

●Ajo: un gran alia­do del co­ra­zón, que neu­tra­li­za los agen­tes que afec­tan a las ar­te­rias.

●Ave■a: con­tie­ne fi­bra so­lu­ble que re­du­ce el co­les­te­rol to­tal y el LDL.

●Ce­bo●●a: tie­ne la ca­pa­ci­dad de pro­te­ger el co­ra­zón y las ar­te­rias; in­clu­so con­tra­rres­ta los no­ci­vos efec­tos que la co­mi­da gra­so­sa pro­du­ce en el or­ga­nis­mo, por lo cual evi­ta la acu­mu­la­ción de pla­que­tas en las ar­te­rias.

●Ce­rea●es in­te­gra­les: pro­por­cio­nan vi­ta­mi­nas y fi­bra que man­tie­nen sano el co­ra­zón.

●Fru­tos se­cos: con­tie­nen acei­tes saludables, vi­ta­mi­na E y otras sus­tan­cias que man­tie­nen los ni­ve­les de co­les­te­rol ba­jo con­trol.

●Le­gum­bres: po­seen fi­bra la cual man­tie­ne un ade­cua­do con­trol del co­les­te­rol LDL.

●Pes­ca­do: es una ex­ce­len­te fuen­te de áci­dos gra­sos ome­ga 3. Los más re­co­men­da­dos son sal­món, atún, sar­di­na y aren­que.

●Po­me●o: ri­co en an­ti­oxi­dan­tes y fi­bra so­lu­ble que dis­mi­nu­ye las pro­ba­bi­li­da­des de padecer en­fer­me­da­des car­día­cas.

●So­ja: su pro­teí­na es efi­caz pa­ra pre­ve­nir los ata­ques al co­ra­zón; ade­más cons­ti­tu­ye un ex­ce­len­te sus­ti­tu­to pro­tei­co de la car­ne ro­ja, y de es­te mo­do re­du­ce el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das.

●To­ma­te: apor­ta li­co­peno, y di­ver­sos es­tu­dios de­mos­tra­ron que dis­mi­nu­ye el ries­go de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.