Vi­da Sa­na

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Guía na­tu­ral: Los 12 pa­sos que de­pu­ran el hí­ga­do

Se sa­be que el hí­ga­do, el gran de­pu­ra­dor del or­ga­nis­mo, eje­cu­ta más de qui­nien­tas fun­cio­nes di­fe­ren­tes. De ahí, la enor­me im­por­tan­cia de su es­ta­do pa­ra la sa­lud. Con un hí­ga­do en mal es­ta­do, es im­po­si­ble es­tar bien. Por eso, es ne­ce­sa­rio ayu­dar­le de vez en cuan­do con un ayuno mo­de­ra­do o una cu­ra de des­in­to­xi­ca­ción. Le ex­pli­ca­mos có­mo ha­cer­la.

An­tes

de ex­pli­car la efi­ca­cia de una des­in­to­xi­ca­ción he­pá­ti­ca con­vie­ne re­cor­dar las ca­rac­te­rís­ti­cas y ac­ti­vi­da­des del hí­ga­do por­que su fun­ción es ab­so­lu­ta­men­te cru­cial pa­ra la vi­da. Ha­bla­mos de una glán­du­la de gran ta­ma­ño -pe­sa al­re­de­dor de ki­lo y me­dio- que rea­li­za mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des li­ga­das esen­cial­men­te al me­ta­bo­lis­mo in­ter­me­dia­rio. Po­dría de­cir­se que es co­mo una gran pla­ta­for­ma des­de la que se li­be­ran sus­tan­cias bá­si­cas pa­ra muy di­ver­sas fun­cio­nes. Si­tua­da de­ba­jo del dia­frag­ma, ocu­pa la par­te más al­ta de la ca­vi­dad ab­do­mi­nal, en el hi­po­con­drio de­re­cho. Su po­si­ción es ade­más es­tra­té­gi­ca en la cir­cu­la­ción ya que tie­ne una vas­cu­la­ri­za­ción muy abun­dan­te. Sus fun­cio­nes bá­si­cas son cin­co: 1 Ac­ti­vi­dad cir­cu­la­to­ria. Se en­car­ga de fil­trar la san­gre pro­ce­den­te del in­tes­tino de­pu­rán­do­la. 2

Ac­ti­vi­dad se­cre­to­ra y ex­cre­to­ra. Se en­car­ga de pro­du­cir bi­lis, sus­tan­cia en­car­ga­da de: fa­ci­li­tar la di­ges­tión de las gra­sas en el in­tes­tino, per­mi­tir la ab­sor­ción de vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles, me­ta­bo­li­zar el co­les­te­rol y la bi­li­rru­bi­na, equi­li­brar la aci­dez del qui­mo pre­sen­te en el duo­deno, trans­por­tar la in­mu­no­glo­bu­li­na A a la mu­co­sa in­tes­ti­nal. 3 Ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca. Par­ti­ci­pa en la me­ta­bo­li­za­ción de los carbohidratos, pro­teí­nas, lí­pi­dos, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas. De he­cho, el hí­ga­do es el en­car­ga­do de con­ver­tir los carbohidratos y pro­teí­nas en gra­sas. Ade­más, al­ma­ce­na vi­ta­mi­nas y hie­rro, for­ma las sus­tan­cias que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so de coa­gu­la­ción y eli­mi­na los fár­ma­cos, hor­mo­nas y otras sus­tan­cias. 4 Ac­ti­vi­dad pro­tec­to­ra y de­to­xi­fi­ca­do­ra. En el hí­ga­do exis­ten unas cé­lu­las co­no­ci­das co­mo “cé­lu­las de Kupf­fer” -o ma­cró­fa­gos­que tie­nen la fun­ción de fa­go­ci­tar (in­ge­rir y di­ge­rir) pa­rá­si­tos, vi­rus, bac­te­rias y ma­cro­mo­lé­cu­las, por lo que cons­ti­tu­yen una ba­rre­ra pa­ra las to­xi­nas y mi­cro­or­ga­nis­mos pro­ce­den­tes del in­tes­tino.

5 Ac­ti­vi­dad he­ma­to­ló­gi­ca. Du­ran­te par­te de la vi­da em­brio­na­ria -y en al­gu­nos es­ta­dos pa­to­ló­gi­cos en el adul­to- se for­ma san­gre en el hí­ga­do. Ade­más, és­te pro­du­ce fi­bri­nó­geno, pro­tom­bi­na y he­pa­ri­na; y des­tru­ye eri­tro­ci­tos.

12 pa­sos pa­ra me­jo­rar el hí­ga­do

Es­cu­che a su cuer­po. No co­ma si no tie­ne ham­bre. En su lu­gar, to­me al­gu­na fru­ta, un ju­go na­tu­ral, una en­sa­la­da pe­que­ña o un va­so de agua. De la mis­ma ma­ne­ra, no pa­se ham­bre si tie­ne ape­ti­to. E in­ten­te co­mer en ho­ra­rios re­gu­la­res.

●Be­ba de 8 a 12 va­sos dia­rios de agua mi­ne­ral ya que ayu­da a lim­piar el hí­ga­do y los ri­ño­nes y a per­der pe­so.

●Evi­te con­su­mir gran­des can­ti­da­des de azú­car, es­pe­cial­men­te si es re­fi­na­da, ya que el hí­ga­do lo con­ver­ti­rá en gra­sa y co­les­te­rol.

●No se ob­se­sio­ne mi­dien­do las ca­lo­rías. Si si­gue una die­ta de lim­pie­za del hí­ga­do, gra­dual­men­te su hí­ga­do me­jo­ra­rá y, en con­se­cuen­cia, la pér­di­da de pe­so.

●Evi­te los ali­men­tos a los que pue­da ser alér­gi­co o que por ex­pe­rien­cias pa­sa­das se­pa que no se sien­te bien. Mas­ti­que la co­mi­da len­ta­men­te, ya que la di­ges­tión em­pie­za por la sa­li­va cuan­do és­ta se mez­cla con los ali­men­tos en la bo­ca.

●Preste aten­ción a la bue­na hi­gie­ne in­tes­ti­nal ya que el hí­ga­do de­be fil­trar y des­truir cual­quier bac­te­ria y vi­rus pre­sen­tes en la co­mi­da.

●No co­ma si se sien­te ten­so o an­sio­so ya que du­ran­te es­tos es­ta­dos la co­rrien­te san­guí­nea es des­via­da de los in­tes­ti­nos e hí­ga­do a otras zo­nas del cuer­po.

●Com­prue­be su cer­ca de su zo­na pue­de ad­qui­rir pro­duc­tos or­gá­ni­cos fres­cos y li­bres de pes­ti­ci­das, Si con­su­me hue­vos y po­llo, que sean siem­pre de co­rral.

●Ob­te■ga las pro­teí­nas de di­fe­ren­tes fuen­tes in­clui­das las le­gum­bres.

●E●ija bien el pan. Si con­su­me pan to­dos los días, pre­fie­ra los pre­pa­ra­dos con ha­ri­nas in­te­gra­les.

●Evi­te el es­tre­ñi­mien­to co­mien­do mu­chas fru­tas fres­cas y ve­ge­ta­les, y be­bien­do agua a lo lar­go del día. ●Evi­te las gra­sas sa­tu­ra­das o en mal es­ta­do. ●Es­tas gra­sas in­sa­lu­bres pue­den da­ñar el hí­ga­do.

Lo­grar la de­pu­ra­ción

La de­pu­ra­ción del or­ga­nis­mo -y en par­ti­cu­lar la de­pu­ra­ción he­pá­ti­ca- es una de las pri­me­ras ac­cio­nes que de­be­ría­mos to­mar cuan­do nos plan­tea­mos el tra­ta­mien­to de cual­quier pa­to­lo­gía. Por­que lo más efi­caz es siem­pre co­men­zar “lim­pian­do el te­rreno”.

De­pu­rar el or­ga­nis­mo con­sis­te en dis­mi­nuir su ni­vel de to­xe­mia. Y eso de­be ha­cer­se dis­mi­nu­yen­do los tó­xi­cos ex­ter­nos, por un la­do, y ayu­dan­do a los ór­ga­nos eli­mi­na­do­res a rea­li­zar su fun­ción es­ti­mu­lan­do la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, por otro. Un buen dre­na­je de­be du­rar en­tre 3 y 10 días. De­pen­de del es­ta­do ge­ne­ral (que evi­den­cia­rá de un mo­do apro­xi­ma­do el ni­vel de to­xe­mia), de la edad, de la cons­ti­tu­ción y de si exis­te o no al­gu­na pa­to­lo­gía.

Ali­men­tos que de­sin­to­xi­can

●Ce­rea●es in­te­gra­les: apor­tan hi­dra­tos de car­bono com­ple­jos y vi­ta­mi­nas del gru­po B, ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do. Ade­más, los hi­dra­tos de car­bono que con­tie­ne cons­ti­tu­yen el nu­trien­te que con ma­yor fa­ci­li­dad me­ta­bo­li­za­rá un hí­ga­do en­fer­mo.

●Fru­tas: son ri­cas en azú­ca­res de fá­cil asi­mi­la­ción y vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes que fa­vo­re­cen el fun­cio­na­mien­to he­pá­ti­co y evi­tan la re­ten­ción de lí­qui­dos.

●Ver­du­ras: siem­pre que sea po­si­ble se de­ben to­mar cru­das o co­ci­na­das con po­ca sal. Apor­tan po­ta­sio y otros mi­ne­ra­les ne­ce­sa­rios en ca­so de tras­tor­nos he­pá­ti­cos. Ade­más, apor­tan fo­la­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el me­ta­bo­lis­mo he­pá­ti­co.

●Uvas: ade­más de apor­tar azú­ca­res na­tu­ra­les y vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes ac­ti­van la fun­ción des­in­to­xi­ca­do­ra del hí­ga­do y es­ti­mu­lan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.