Pi­si­co­lo­gía

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Los míos, los tu­yos, los nues­tros… Las fa­mi­lias en­sam­bla­das po­seen pau­tas de con­vi­ven­cia que di­fie­ren de las tra­di­cio­na­les.

Pa­ra es­tas fa­mi­lias no exis­ten mo­de­los prees­ta­ble­ci­dos: de­ben bus­car el pro­pio.

Las fa­mi­lias en­sam­bla­das po­seen pau­tas de con­vi­ven­cia que di­fie­ren de las tra­di­cio­na­les. Y par­te del con­flic­to re­si­de en el in­ten­to de las nue­vas unio­nes de imi­tar el com­por­ta­mien­to de las de­no­mi­na­das fa­mi­lias nu­clea­res. Có­mo ha­cer pa­ra lo­grar una con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca.

Ma­ria­na,

32 años, ma­dre de dos ne­nas, di­vor­cia­da. Os­car, 39 años, pa­dre de un va­rón, di­vor­cia­do. El des­tino qui­so que Ma­ria­na y Os­car unie­ran sus co­ra­zo­nes y se lan­za­ron a la aven­tu­ra de ar­mar una nue­va fa­mi­lia que in­clu­ye­ra a los hi­jos de am­bos, y uno que es­tá en ca­mino. Es­te es­ce­na­rio, im­pen­sa­ble dé­ca­das atrás, es ac­tual­men­te mo­ne­da co­rrien­te. La fa­mo­sa fra­se “los tu­yos, los míos, los nues­tros” se ha con­ver­ti­do en al­go co­mún, in­clu­so fá­cil de en­ten­der por par­te de los más pe­que­ños. El tér­mino “fa­mi­lia en­sam­bla­da” fue crea­do en Ar­gen­ti­na lue­go de la en­tra­da en vi­gor de la Ley de Di­vor­cio (1987), da­do que es­te gru­po hu­mano (de­mo­grá­fi­ca­men­te ca­da vez más sig­ni­fi­ca­ti­vo) cons­ti­tuía un ca­so con­cre­to de cam­bio so­cial, ins­ti­tu­cio­nal­men­te no re­co­no­ci­do en mu­chos paí­ses. Por lo ge­ne­ral, los sis­te­mas le­ga­les mun­dia­les no han lo­gra­do am­pliar su con­cep­to de fa­mi­lia, pa­ra in­cluir a las fa­mi­lias en­sam­bla­das, pe­se a que las in­ves­ti­ga­cio­nes po­bla­cio­na­les se­ña­lan el in­cre­men­to de es­te ti­po de gru­pos fa­mi­lia­res.

Rom­pe­ca­be­zas

Las fa­mi­lias en­sam­bla­das son fa­mi­lias más com­ple­jas, por­que hay más per­so­nas in­vo­lu­cra­das en las in­ter­ac­cio­nes y de­ci­sio­nes. Ge­ne­ral­men­te uno o am­bos miem­bros de la pa­re­ja tie­ne uno o va­rios hi­jos de unio­nes an­te­rio­res (den­tro de es­ta ca­te­go­ría en­tran las se­gun­das pa­re­jas de viu­dos co­mo de di­vor­cia­dos y de ma­dres sol­te­ras). Asi­mis­mo, co­mien­zan una nue­va eta­pa, lue­go de mu­chas pér­di­das y cam­bios, y tan­to ni­ños co­mo adul­tos traen ex­pec­ta­ti­vas de sus fa­mi­lias an­te­rio­res. Los hi­jos son miem­bros de dos ho­ga­res y hay un pa­dre bio­ló­gi­co en otro lu­gar. En es­te sen­ti­do, pa­ra los chi­cos adap­tar­se a dis­tin­tas si­tua­cio­nes, es al­go que fa­vo­re­ce su ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar, desa­rro­llar y man­te­ner re­la­cio­nes, ade­más de una ma­yor con­fian­za en sí mis­mos.

Es­te ti­po de fa­mi­lia es ca­da vez más fre­cuen­te y prác­ti­ca­men­te se en­cuen­tra ins­tau­ra­da en el ima­gi­na­rio so­cial, pa­ra con­vi­vir con el ti­po de fa­mi­lia tra­di­cio­nal o nuclear.

Por den­tro

Las fa­mi­lias en­sam­bla­das pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes de las nu­clea­res. Por ejem­plo:

●Ori­ge■: las fa­mi­lias en­sam­bla­das se for­man lue­go de la pér­di­da de un pro­yec­to fa­mi­liar pre­vio, por lo cual re­quie­ren un tra­ba­jo de due­lo. La for­ma en que se re­suel­va ese due­lo in­flui­rá en el éxi­to de la nue­va fa­mi­lia.

●Hi­jos: las re­la­cio­nes pa­drehi­jo pre­ce­den a las de la pa­re­ja, lo que ge­ne­ra fre­cuen­te­men­te con­flic­tos co­mo “No sos quien pa­ra re­tar­me”, “No sos quien pa­ra de­cir­me qué ten­go que ha­cer”.

●Di­fe­re■tes cul­tu­ras: ca­da fa­mi­lia tie­ne su mi­cro-cul­tu­ra; es de­cir, sus pro­pias ideas de có­mo ha­cer las co­sas. Pa­ra los ni­ños pue­de ser com­ple­jo, por­que for­man par­te de dos ho­ga­res dis­tin­tos, con re­glas y pau­tas de ne­go­cia­ción di­fe­ren­tes, mu­chas ve­ces con­tra­dic­to­rias.

●Ser mi­ra­dos: el gru­po fa­mi­liar con­vi­ve con una mi­ra­da ex­ter­na so­bre su in­ti­mi­dad.

●Lea●ta­des: la co­exis­ten­cia de vie­jas y nue­vas re­la­cio­nes ge­ne­ra ten­sio­nes. Se de­ben con­ci­liar las ne­ce­si­da­des de to­dos los miem­bros.

●Ro●es parentales: la nue­va pa­re­ja de­be for­mar un equi­po só­li­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes fa­mi­lia­res, pe­ro, por su­pues­to, se de­be acor­dar tam­bién con los ex-cón­yu­ges.

●Afec­tos: el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia al gru­po se al­can­za con ma­yor len­ti­tud en es­tas fa­mi­lias.

●Es ne­ce­sa­rio con­ci­liar per­ma­nen­te­men­te con una ex pa­re­ja, lo que ge­ne­ra fre­cuen­tes con­flic­tos, y re­quie­re con­tac­tos y ne­go­cia­cio­nes pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar dos ho­ga­res, con es­ca­las de va­lo­res y há­bi­tos de vi­da di­fe­ren­tes.

●Se du­pli­ca la fa­mi­lia ex­ten­sa, y al ser ma­yor la can­ti­dad de miem­bros, los ce­los, los con­flic­tos de in­tere­ses, y tam­bién los po­si­bles mo­de­los vin­cu­la­res, se in­cre­men­tan.

●A●gu■as ve­ces, ma­dras­tras o/ pa­dras­tros in­ter­vie­nen rá­pi­da­men­te en de­ci­sio­nes con los chi­cos, con an­te­rio­ri­dad a es­ta­ble­cer la­zos emo­cio­na­les.

●Las re­la­cio­nes le­ga­les en­tre per­so­nas que con­vi­ven son am­bi­guas, y a ve­ces inexis­ten­tes.

Mi­tos y ver­da­des

Cul­tu­ral­men­te exis­ten con­cep­tos in­cor­po­ra­dos que ge­ne­ran mi­tos, que pro­vo­can con­flic­tos y si­tua­cio­nes de con­fron­ta­ción en­tre los miem­bros de las fa­mi­lias en­sam­bla­das. Cues­tio­nes de ne­ga­ción, pre­jui­cios o sim­pli­fi­ca­cio­nes for­za­das evi­tan que la nue­va com­po­si­ción fa­mi­liar ten­ga éxi­to. Creer­queel­ca­ri­ñoen­tre­ma­dras­tra/pa­dras­tro e hi­jas­tro/a na­ce es­pon­tá­nea­men­te, que los hi­jos del nue­vo ma­tri­mo­nio lle­van una he­ri­da pa­ra to­da la vi­da o que las ma­dras­tras son mal­va­das, son al­gu­nos de los mi­tos o ver­da­des en­torno a es­te nue­vo ti­po de fa­mi­lia. Sin­té­ti­ca­men­te los mi­tos fal­sos que ge­ne­ran con­flic­tos son:

●I■te­gra­ció■: ge­ne­ral­men­te se cree que la fa­mi­lia en­sam­bla­da se in­te­gra­rá rá­pi­da­men­te. Sin em­bar­go es un pro­ce­so que lle­va en­tre cua­tro y ocho años, se­gún ca­da fa­mi­lia.

●Di­fe­re■cias: nun­ca la fa­mi­lia en­sam­bla­da es igual a la del pri­mer ma­tri­mo­nio, por­que ca­da miem­bro tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Des­co­no­cer las di­fe­ren­cias pro­vo­ca con­flic­tos y ries­go de un nue­vo di­vor­cio.

●Amor: usual­men­te se cree que el amor sur­ge ins­tan­tá­nea­men­te, pe­ro ha­ce fal­ta tiem­po y ex­pe­rien­cias com­par­ti­das pa­ra que las re­la­cio­nes crez­can y el ca­ri­ño sur­ja.

●Ma­dras­tras: es un vie­jo pre­jui­cio pen­sar que son mal­va­das; así co­mo hay mu­chas cla­ses de ma­dres, tam­bién hay di­fe­ren­tes ti­pos de ma­dras­tras.

●Hi­jos: se cree que cuan­do los pa­dres vuel­ven a ca­sar­se da­ñan a sus hi­jos. Es­to es fal­so, da­do que las es­ta­dís­ti­cas de­mues­tran que só­lo un ter­cio no se adap­ta.

Apren­der a con­vi­vir

Pa­ra lo­grar una sa­na con­vi­ven- cia en­tre “los tu­yos, los míos y los nues­tros” se acon­se­ja:

●Pri­me­ro los chi­cos. Es im­por­tan­te res­pe­tar los tiem­pos de los hi­jos. Si hu­bo una se­pa­ra­ción o di­vor­cio, de­be pa­sar un tiem­po pru­den­cial pa­ra pre­sen­tar­les una nue­va pa­re­ja.

●No que­dar atra­pa­do en­tre el re­cuer­do y la ex­pec­ta­ti­va; no arrui­nar el pre­sen­te y la­men­tar­se por el pa­sa­do o preo­cu­par­se por el fu­tu­ro.

●Vi­vir aquí y aho­ra. Es esen­cial re­la­cio­nar­se con el pre­sen­te, y no con lo au­sen­te.

●De­jar de ima­gi­nar. Con­vie­ne ex­pe­ri­men­tar lo real, y anu­lar mi­tos y ex­pec­ta­ti­vas po­co rea­lis­tas so­bre los de­más miem­bros de la fa­mi­lia. ●Evi­tar com­pa­ra­cio­nes. ●Op­tar por ex­pre­sar­se an­tes que ma­ni­pu­lar, ex­pli­car, jus­ti­fi­car o juz­gar. Apren­der a ma­ni­fes­tar lo que se sien­te pa­ra lo­grar una bue­na co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar. ●Tra­ba­jar con las nue­vas re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen, y fo­men­tar el res­pe­to mu­tuo, el diá­lo­go y la acep­ta­ción. ●Pro­cu­rar una igual­dad de de­re­chos y obli­ga­cio­nes. Las re­glas con las que el gru­po fun­cio­na son las de “esa ca­sa”, más allá que ca­da hi­jo pro­ven­ga de un ho­gar di­fe­ren­te. ●Los cam­bios de­ben ser pau­la­ti­nos y se­gún los tiem­pos de ca­da miem­bro de la nue­va fa­mi­lia.

●Bus­car con­sen­so en los pla­nes (sa­li­das/va­ca­cio­nes) así ca­da miem­bro sien­te que es res­pe­ta­do y desea­do.

Por lo tan­to, el con­se­jo es re­co­no­cer que la fa­mi­lia en­sam­bla­da no pue­de, ni fun­cio­na­rá co­mo una fa­mi­lia bio­ló­gi­ca; por ello, es ne­ce­sa­rio de­rri­bar mi­tos, co­no­cer las di­fi­cul­ta­des, ne­go­ciar, es­cu­char y abrir un ca­mino ha­cia la com­pren­sión y con­for­ma­ción de un nue­vo ti­po de fa­mi­lia

La fa­mi­lia en­sam­bla­da in­te­gra a ni­ños y ado­les­cen­tes de di­fe­ren­tes unio­nes, y po­si­ble­men­te los fru­tos de la nue­va unión. To­dos se en­fren­tan a un desafío emo­cio­nal y fun­cio­nal, con an­ta­go­nis­mos y con­flic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.