Guía de con­se­jos úti­les pa­ra via­jar se­gu­ro en va­ca­cio­nes

A la ho­ra de ar­mar las va­li­jas y dis­po­ner­se al es­pe­ra­do des­can­so, no hay que ol­vi­dar de­ter­mi­na­das cues­tio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra que to­do sal­ga bien. Des­de me­di­das de se­gu­ri­dad du­ran­te el via­je a una bue­na in­for­ma­ción pre­via so­bre el des­tino ele­gi­do.

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Las

va­ca­cio­nes co­mien­zan en el mis­mo mo­men­to en que se ini­cia el via­je. Ya sea en avión, au­to, mi­cro o tren, el tra­yec­to de­be ser pla­cen­te­ro y fun­cio­nar co­mo un au­gu­rio de fe­li­ci­dad. Pa­ra lo­grar­lo, se de­ben te­ner en cuen­ta con­se­jos de se­gu­ri­dad que le pre­sen­ta­mos a con­ti­nua­ción.

En au­to­mó­vil

Pa­ra aque­llos que via­jan en au­to, se re­co­mien­da res­pe­tar el uso obli­ga­to­rio del cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, que, aun­que al­gu­nos lo con­si­de­ran in­có­mo­do, es im­pres­cin­di­ble pa­ra dis­mi­nuir el ries­go en cual­quier ac­ci­den­te. Aun­que el bo­ti­quín pa­ra pri­me­ros au­xi­lios sea obli­ga­to­rio, su uti­li­dad real sue­le re­du­cir­se a he­ri­das o do­lo­res me­no­res. En los ca­sos de ac­ci­den­tes más gra­ves, en los que una per­so­na he­ri­da no se pue­da mo­ver por sus pro­pios me­dios, y de­ba des­pla­zar­se obli­ga­to­ria­men­te de dón­de es­tá, lo ideal es una ca­mi­lla, que la ma­yo­ría de las ve­ces no es­ta­rá a nues­tro al­can­ce in­me­dia­to. Lo más apro­pia­do se­ría usar una puer­ta cer­ca­na, ya que so­bre una su­per­fi­cie du­ra dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de des­pla­za­mien­to de co­lum­na y, so­bre to­do, sos­te­ner la ca­be­za de­re­cha y evi­tar mo­vi­mien­tos la­te­ra­les. De to­das ma­ne­ras, lo más re­co­men­da­ble es lle­var un te­lé­fono ce­lu­lar con los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos de emer­gen­cias, am­bu­lan­cias de ru­ta, hos­pi­ta­les cer­ca­nos y po­li­cía del área don­de uno se des­pla­ce, ciu­dad, ru­ta o au­to­pis­ta. Tam­bién se de­be lle­var los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos de los au­xi­lios me­cá­ni­cos, so­bre to­do si se via­ja de no­che o en ru­tas que no sean muy tran­si­ta­das. Ade­más, los con­se­jos ha­bi­tua­les a la ho­ra de via­jar – co­mo pa­rar ca­da dos ho­ras a mo­vi­li­zar las pier­nas y ali­viar ten­sión lum­bar, no be­ber al­cohol ni co­mer en for­ma abun­dan­te, si se va a ma­ne­jar – si­guen sien­do úti­les a la ho­ra de to­mar las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias al via­jar en au­to­mó­vil. Otras re­co­men­da­cio­nes me­nos co­no­ci­das – no via­jar con la ve­ji­ga lle­na, ya que en ca­so de ac­ci­den­te con trau­ma­tis­mo en la zo­na pel­via­na hay más fa­ci­li­dad de rup­tu­ra, lo que pue­de oca­sio­nar da­ño in­terno – tam­bién de­ben ser te­ni­das en cuen­ta, a fin de evi­tar co­rrer ries­gos in­ne­ce­sa­rios du­ran­te las va­ca­cio­nes.

Y en avión tam­bién

A los que via­jan en avión, se les re­co­mien­da es­ti­rar las pier­nas o ca­mi­nar unos mi­nu­tos por los pa­si­llos cuan­do el vue­lo su­pera las dos ho­ras de du­ra­ción, con el fin de dis­mi­nuir el ries­go de pa­to­lo­gías con­se­cuen­tes a la in­mo­vi­li­dad de las pier­nas en

una po­si­ción es­tre­cha, co­mo es, clá­si­ca­men­te, la del asien­to de avión. La más co­no­ci­da es la trom­bo­fle­bi­tis de miem­bros in­fe­rio­res, pe­ro su con­se­cuen­cia, la em­bo­lia de pul­món, es el ma­yor ries­go que se co­rre en es­tos ca­sos. Por otro la­do, pa­ra las per­so­nas que ten­gan una en­fer­me­dad ve­no­sa pre­via, en miem­bros in­fe­rio­res (co­mo ha­ber te­ni­do ya un epi­so­dio de fle­bo­trom­bo­sis) es acon­se­ja­ble usar me­dias de sos­tén apro­pia­das, du­ran­te el via­je.

Pa­ra la mo­les­tia en los oí­dos du­ran­te el des­pe­gue o ate­rri­za­je, bas­ta­rá mas­car chi­cle o bos­te­zar, mé­to­dos sim­ples que ate­núan las con­se­cuen­cias del do­lor que pro­du­ce el cam­bio brus­co de pre­sión. En ca­so de con­ges­tión en vías aé­reas su­pe­rio­res (ri­ni­tis, si­nu­si­tis, etc.), con­vie­ne con­sul­tar al mé­di­co de ca­be­ce­ra pa­ra pre­pa­rar­se con me­di­ca­ción des­con­ges­ti­va (an­ti­his­ta­mí­ni­cos, etc.) an­tes de via­jar.

En el ca­so de jet – lag, que sue­le pro­du­cir­se du­ran­te los via­jes in­ter­con­ti­nen­ta­les, en los que ha­ya más de 4-5 ho­ras de di­fe­ren­cia ho­ra­ria en­tre sa­li­da y des­tino, se acon­se­ja to­mar me­la­to­ni­na 3 mg por no­che, pa­ra mi­ni­mi­zar su efec­to. Es pre­fe­ri­ble to­mar la pri­me­ra do­sis a la ida cuan­do co­mien­za la ho­ra de dor­mir en el lu­gar de des­tino, y a la vuel­ta en el ho­ra­rio en que sea la ho­ra de dor­mir en el pun­to de re­gre­so. En am­bos ca­sos se se­gui­rá to­man­do un com­pri­mi­do por no­che, un nú­me­ro de días equi­va­len­te al nú­me­ro de ho­ras de di­fe­ren­cia (Pa­ra Ocea­nía por ejem­plo, en que hay unas do­ce ho­ras de di­fe­ren­cia, se to­ma­rá 12 días se­gui­dos a la ida, y 12 a la vuel­ta).

Va­cu­nas y pro­fi­la­xis

Aque­llos que via­jan a zo­nas don­de exis­te ries­go de con­ta­gio de en­fer­me­da­des, de­ben te­ner en cuen­ta al­gu­nas me­di­das pre­ven­ti­vas, co­mo las va­cu­nas pa­ra el via­je­ro o pro­fi­la­xis con me­di­ca­men­tos, mu­chas de las cua­les cum­plen fun­ción si­mi­lar. Las va­cu­nas pue­den ser de dos ti­pos: las que es­tán in­di­ca­das en fun­ción del lu­gar don­de se via­ja, pa­ra pro­te­ger­se de una en­fer­me­dad que es co­mún en el lu­gar de des­tino co­mo, por ejem­plo, el to­mar an­ti­ma­lá­ri­cos si se via­ja a Áfri­ca, o la va­cu­na de fie­bre ama­ri­lla pa­ra el Ama­zo­nas y zo­nas sel­vá­ti­cas del norte de Su­da­mé­ri­ca. Por otro la­do, es­tán las que exi­ge el país de des­tino en fun­ción del país de ori­gen: por ejem­plo, la mis­ma va­cu­na pa­ra fie­bre ama­ri­lla exi­gi­da por Sin­ga­pur pa­ra via­je­ros de Su­da­mé­ri­ca, que en­tran al país a me­nos de 6 días de ha­ber sa­li­do de su país de ori­gen. En es­tos ca­sos, el país des­tino pre­su­po­ne que en el de ori­gen exis­te esa en­fer­me­dad y exi­ge la evi­den­cia de pro­tec­ción con­tra la mis­ma.

Más allá de las exi­gen­cias pro­to­co­li­za­das pa­ra ca­da re­gión, el via­je­ro de­be te­ner en cuen­ta la va­cu­nas que de­be­ría apli­car­se, in­de­pen­dien­te­men­te de adón­de va­ya: va­cu­na an­ti­gri­pal y an­ti­te­tá­ni­ca ac­tua­li­za­das, y pa­ra el que via­ja en for­ma fre­cuen­te, es re­co­men­da­ble la de he­pa­ti­tis A y B.

Pa­ra in­for­ma­ción so­bre va­cu­na­cio­nes y me­di­ca­men­tos preventivos an­tes de un via­je, pue­den con­sul­tar­se los ser­vi­cios res­pec­ti­vos de hos­pi­ta­les, obras so­cia­les y pre­pa­gas (ge­ne­ral­men­te ca­ta­lo­ga­dos co­mo Cen­tros de Va­cu­na­ción en las car­ti­llas).

Cli­ma

Es otro fac­tor im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta pa­ra las va­ca­cio­nes, so­bre to­do cuan­do el des­tino es un lu­gar don­de la tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad o se­que­dad del am­bien­te son muy di­fe­ren­tes en re­la­ción al lu­gar que uno ha­bi­ta. Lo ideal es in­for­mar­se pre­via­men­te y lle­var la ro­pa ade­cua­da, ya sea pa­ra el ca­lor o los fríos ex­ce­si­vos; co­mo así tam­bién evi­tar ha­cer gran­des es­fuer­zos fí­si­cos du­ran­te los pri­me­ros días de es­ta­día, pa­ra una me­jor y gra­dual adap­ta­ción al nue­vo cli­ma. En re­co­no­ci­dos si­tios con in­for­ma­ción cli­má­ti­ca se pue­de con­sul­tar el pro­nós­ti­co en cual­quier par­te del mun­do con 10 días en avan­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.