No­ve­do­sa for­ma de com­ba­tir las he­mo­rroi­des y las que­ma­du­ras

El Gor­do­lo­bo, por sus vir­tu­des anal­gé­si­cas, an­ti­in­fla­ma­to­rias y an­ti­bió­ti­cas, ali­via la in­fla­ma­ción al ins­tan­te. Es­ta plan­ta de la que se usan las flo­res, las ho­jas y la raíz, es la más re­co­men­da­da.

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Co­no­ci­do ya por los an­ti­guos grie­gos, el gor­do­lo­bo es una tra­di­cio­nal plan­ta pa­ra los ca­ta­rros y es­ta­dos de con­ges­tión pul­mo­nar. Es­to se de­be a sus sa­po­ni­nas, al mu­cí­la­go y los iri­doi­des, que le dan efec­to an­ti­es­pas­mó­di­co y anal­gé­si­co. Pe­ro tam­bién se uti­li­za en for­ma ex­ter­na pa­ra pro­ble­mas en la piel es­pe­cial­men­te las he­mo­rroi­des, ya que aú­na pro­pie­da­des anal­gé­si­cas, an­ti­in­fla­ma­to­rias y an­ti­bió­ti­cas. Se usan las flo­res, las ho­jas y la raíz.

Las ho­jas de la plan­ta son muy uti­li­za­das por su al­to con­te­ni­do de mu­cí­la­gos, los sa­po­nó­si­dos son an­ti­bió­ti­cos na­tu­ra­les. Pa­ra cu­rar fo­rúncu­los, ab­ce­sos, que­ma­du­ras, sa­ba­ño­nes y he­mo­rroi­des se pre­pa­ran unas com­pre­sas, con las ho­jas ma­cha­ca­das y her­vi­das en le­che. Pa­ra que­ma­du­ras, se apli­can las flo­res de es­ta ma­ne­ra o en for­ma de in­fu­sión, de ho­jas o flo­res.

Pa­ra las he­mo­rroi­des, se pre­pa­ran 20 g de flo­res ma­ce­ra­das en 40 ml de acei­te de oli­va du­ran­te 15 días. Es­te acei­te se apli­ca en las zo­nas afec­ta­das, co­mo des­in­fla­man­te y ace­le­rar la ci­ca­tri­za­ción. En epi­so­dios agu­dos de mu­cho do­lor, se re­co­mien­dan las ca­ta­plas­mas de ho­jas her­vi­das en le­che.

Des­de Hi­pó­cra­tes

Des­de la an­ti­güe­dad ya se co­no­cían las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas del gor­do­lo­bo. En es­te sen­ti­do, los mé­di­cos grie­gos, co­mo Hi­pó­cra­tes, sa­bían el efec­to sua­vi­zan­te de las ho­jas en los te­ji­dos trau­ma­ti­za­dos mien­tras que Dios­có­ri­des lo re­co­men­da­ba pa­ra eli­mi­nar las con­tu­sio­nes y co­mo re­me­dio pa­ra la tos cró­ni­ca e in­fec­cio­nes del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio.

En la Ro­ma an­ti­gua se uti­li­za­ba con fi­nes cos­mé­ti­cos, ya que las mu­je­res se apli­ca­ban el pig­men­to ama­ri­llo de las flo­res pa­ra acla­rar sus ca­be­llos.

En la Edad Me­dia, el gor­do­lo­bo era muy uti­li­za­do, en es­pe­cial por San­ta Hil­de­gar­da de­bi­do a sus cua­li­da­des an­ti­es­pas­mó­di­cas en ca­sos de cri­sis ner­vio­sas, ata­que de pá­ni­co, an­gus­tia, pal­pi­ta­cio­nes, arrit­mias car­día­cas y neu­ral­gias. El gor­do­lo­bo fue in­tro­du­ci­do en Amé­ri­ca del Norte a me­dia­dos del si­glo XVII.

Ho­jas, flo­res y raí­ces

Ac­tual­men­te, se ha po­di­do com­pro­bar que el gor­do­lo­bo es una plan­ta que con­tie­ne, so­bre to­do en sus ho­jas, sa­po­ni­nas las cua­les po­seen pro­pie­da­des ci­ca­tri­zan­tes. De allí que se apli­que, en for­ma de ca­ta­plas­ma, pa­ra las he­ri­das, y tam­bién en las he­mo­rroi­des ex­ter­nas, lla­gas, úl­ce­ras y que­ma­du­ras. Igual­men­te, ayu­da a cu­rar pi­ca­du­ras de in­sec­tos y ras­gu­ños li­ge­ros.

En cuan­to a sus flo­res, és­tas po­seen pro­pie­da­des pec­to­ra­les, su­do­rí­fi­cas, emo­lien­tes y se­dan­tes. Por esa ra­zón, son em­plea­das pa­ra cal­mar la tos, re­du­cir la con­ges­tión bron­quial y otros tras­tor­nos de las vías res­pi­ra­to­rias (in­fec­cio­nes de gar­gan­ta, bron­qui­tis pul­mo­nías, etc.)

La raíz de gor­do­lo­bo, cor­ta­da a ro­da­jas y se­ca­da, y en de­coc-

ción es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co. Por ello, re­co­men­da­do pa­ra las per­so­nas con re­ten­ción de lí­qui­dos y ede­mas en las pier­nas.

Los re­me­dios múl­ti­ples

●Pa­ra lla­gas y úl­ce­ras cu­tá­neas, ver­ter 15 gr de ho­jas se­cas en 1 li­tro de agua hir­vien­do Ta­par, de­jar re­fres­car y co­lar con un lien­zo. Des­pués, em­pa­par un pa­ño lim­pio y apli­car so­bre el área afec­ta­da.

●Pa­ra sa­ba­ño­nes, fo­rúncu­los y grie­tas, des­me­nu­zar un pu­ña­do de ho­jas de gor­do­lo­bo y her­vir, du­ran­te 5 mi­nu­tos, en 1 li­tro de le­che. Co­lar en un lien­zo fino y lue­go apli­car, a mo­do de ca­ta­plas­ma me­dian­te un pa­ño, so­bre la zo­na afec­ta­da.

●Pa­ra que­ma­du­ras pe­que­ñas y der­ma­ti­tis, de­jar her­vir du­ran­te 10 mi­nu­tos 100 g. de ho­jas y flo­res en 1 li­tro de agua y co­lar. Lue­go, apli­car el lí­qui­do con com­pre­sas de ga­sa.

●Pa­ra irri­ta­ción de la gar­gan­ta, ver­ter 2 cu­cha­ra­di­tas de ho­jas se­cas y tri­tu­ra­das o 1 cu­cha­ra­da de flo­res de gor­do­lo­bo en 1 ta­za de agua hir­vien­do. De­jar re­po­sar du­ran­te 10 mi­nu­tos. Co­lar la in­fu­sión va­rias ve­ces a tra­vés de un co­la­dor de te­la me­tá­li­ca fi­na con va­rias ga­sas, pa­ra evi­tar que pa­sen es­tam­bres o ve­llo­si­da­des. Rea­li­zar gár­ga­ras con es­ta pre­pa­ra­ción va­rias ve­ces al día.

●Pa­ra la in­di­ges­tión, ca­len­tar 1 ta­za de agua; cuan­do rompe el her­vor, apa­gar el fue­go, echar 1

cu­cha­ra­da de flo­res se­cas, ta­par y de­jar re­po­sar por 5 mi­nu­tos. Des­pués, fil­trar con un lien­zo muy fino o pa­pel de fil­tro, a fin de eli­mi­nar los pe­li­llos que siem­pre acom­pa­ñan a las flo­res. Be­ber des­pués de una co­mi­da muy pe­sa­da o si sien­te los sín­to­mas de in­di­ges­tión. Agre­gar, si se desea unas go­tas de miel, ya que el gor­do­lo­bo es un po­co amar­go.

●Pa­ra las he­mo­rroi­des, ca­len­tar 2 li­tros de agua; cuan­do rompe el her­vor, apa­gar el fue­go, echar 60 g de flo­res se­cas, ta­par y de­jar re­fres­car du­ran­te 10 mi­nu­tos. Em­plear es­ta pre­pa­ra­ción pa­ra ba­ños de asien­to.

La otra apli­ca­ción es la de acei­te. De­jar ma­ce­rar, du­ran­te 15 días, 20 g de ho­jas y flo­res fres­cas

en un cuar­to de li­tro de acei­te de oli­va, de bue­na ca­li­dad, re­mo­vien­do el fras­co a me­nu­do. Co­lar me­dian­te un lien­zo fino, ex­pri­mien­do los re­si­duos, y guar­dar en un fras­co bien ce­rra­do y fue­ra del al­can­ce de la luz. Apli­car, va­rias go­tas de es­ta pre­pa­ra­ción so­bre las he­mo­rroi­des tres ve­ces al día.

●Re­me­dio con gor­do­lo­bo pa­ra las pal­pi­ta­cio­nes y la an­gi­na Her­vir, a fue­go len­to, 2 pu­ña­dos de ho­jas y flo­res pi­ca­das en 1 1/2 li­tro de agua du­ran­te una ho­ra, con el re­ci­pien­te ta­pa­do, has­ta que que­de só­lo 1/4 de li­tro de agua. Co­lar y agre­gar 3 cu­cha­ra­das de me­la­za. To­mar 1 cu­cha­ra­da de es­te ja­ra­be dos ve­ces al día (una vez por la ma­ña­na y otra vez por la no­che)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.