Al ca­lor de los afec­tos

Sophia - - EDITORIAL -

Ha­yal­go me­nos egoís­ta, al­gún tra­ba­jo me­nos alie­na­do, un tiem­po me­jor apro­ve­cha­do que pre­pa­rar al­go de­li­cio­so y nu­tri­ti­vo pa­ra las per­so­nas que ama­mos?”, se pre­gun­ta Mi­chael Po­llan, pe­rio­dis­ta y pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Coo­ked (que emi­te Net­flix), y una de las per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das del “Dos­sier” de es­tas pá­gi­nas que em­pe­za­mos a tran­si­tar.

En tiem­pos de co­mi­da preela­bo­ra­da y en­cuen­tros rápidos, una tar­de nos pre­gun­ta­mos, con al­go de nostalgia, cómo po­día­mos re­cu­pe­rar to­do eso que el apu­ro nos fue qui­tan­do. Esa in­quie­tud nos lle­vó a idear es­te nú­me­ro de­di­ca­do a la co­ci­na co­mo re­fu­gio del al­ma, co­mo ri­tual, co­mo iden­ti­dad, co­mo lu­gar de crea­ción y de en­cuen­tro.

En ese ca­mino, nos ayu­da­ron el psi­có­lo­go omas Moo­re y la an­tro­pó­lo­ga Glo­ria Sam­mar­tino, que nos ha­bló so­bre lo que hay de­trás del ac­to de co­mer. La co­ci­ne­ra Do­lli Iri­go­yen, maes­tra a la ho­ra de ce­le­brar y res­ca­tar sa­bo­res au­tóc­to­nos, nos sor­pren­dió con sus me­mo­rias de in­fan­cia y el víncu­lo con sus nie­tos, con quie­nes com­par­te tiem­po en­tre ollas y sar­te­nes.

Nues­tra co­ci­ne­ra, Pía Fen­drik, bu­ceó en el mun­do li­te­ra­rio y se ins­pi­ró en re­ce­tas in­clui­das en los li­bros de cin­co au­to­ras, pa­ra re­crear­las y ha­cer más cá­li­dos es­tos días de oto­ño.

Ade­más, pu­di­mos com­par­tir una char­la con la pe­rio­dis­ta Mag­da­le­na Ruiz Gui­ña­zú, quien, más allá de las no­ti­cias de ac­tua­li­dad, ce­le­bra su cer­te­za de que los afec­tos son el re­fu­gio y la con­quis­ta más va­lio­sos a la ho­ra de mi­rar el ca­mino re­co­rri­do. Unas pá­gi­nas más allá, su­ma­mos el tes­ti­mo­nio de un gru­po de maes­tras ar­gen­ti­nas, mu­je­res con­ven­ci­das de que, en el en­cuen­tro ver­da­de­ro con el otro, la edu­ca­ción se con­vier­te en un ac­to de amor que po­ten­cia nue­vos sen­ti­dos.

El he­cho de com­par­tir, co­mer y co­ci­nar son el mo­tor que man­tie­ne vi­vo el afec­to en­tre las per­so­nas y que re­fuer­za la iden­ti­dad de los pue­blos. Un es­pa­cio que per­mi­te el in­ter­cam­bio de ha­bi­li­da­des, de sa­be­res, y so­bre el cual es bueno re­fle­xio­nar: ¿Dón­de ha que­da­do el al­ma de la co­ci­na en la mo­der­ni­dad ace­le­ra­da y vir­tual? ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne la ali­men­ta­ción en nues­tra sa­lud fí­si­ca y es­pi­ri­tual? ¿Y en el equi­li­brio pla­ne­ta­rio?

Aun­que nos he­mos ale­ja­do del ri­tual sa­gra­do de co­mer y co­ci­nar, si po­ne­mos ma­nos a la obra, po­de­mos re­cu­pe­rar­lo. ¿Pa­ra qué? Pa­ra res­ca­tar esos es­pa­cios per­di­dos que nues­tras abue­las com­par­tie­ron con no­so­tros, y que aho­ra po­drán lle­nar las vi­das de nues­tros hi­jos de aro­mas y re­cuer­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.