AR­TES

Sophia - - CARTAS -

Ten­go 55. Mis hi­jos, 26 y 21. El ma­yor to­mó la te­ta tres años; el me­nor, has­ta los 4. Eran mo­men­tos má­gi­cos, de ri­sas, ca­ri­ño y can­cio­nes in­cohe­ren­tes con que se dor­mían. ¡Qué bue­na de­ci­sión fue dar­les la te­ta! Hoy son sa­nos, ale­gres, tran­qui­los y eco­lo­gis­tas. Ya son hombres y re­cuer­dan su ama­man­ta­mien­to. Nun­ca na­die me lla­mó la aten­ción cuan­do to­ma­ban la te­ta en la pla­za, el tren o el su­per­mer­ca­do, y a mí no me da­ba ver­güen­za. Ma­mis jó­ve­nes: ¡sí a la te­ta! Ha­ce bien al be­bé y tam­bién a la ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.