El bos­que, re­me­dio pa­ra el al­ma

Cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses de­mos­tra­ron que pa­sar tiempo en­tre los ár­bo­les ali­via pro­ble­mas de sa­lud. El li­bro El efec­to bio­fi­lia. El po­der cu­ra­ti­vo de los ár­bo­les y las plan­tas (Urano), de Clemens G. Ar­vay, lo cuen­ta así:

Sophia - - DOSSIER -

Cuan­do ne­ce­si­to re­po­so, bus­co el bos­que más re­cón­di­to,

la más im­pe­ne­tra­ble y vas­ta cié­na­ga. Me aden­tro en él como en un lu­gar sa­gra­do. Allí es­tá la fuer­za, la mé­du­la de la na­tu­ra­le­za. Henry Da­vid Tho­reau, fi­ló­so­fo uni­ver­sal,

Es­ta­dos Uni­dos ( 1817-1862)

Un equi­po de seis cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses, en­tre ellos mé­di­cos, bió­lo­gos y psi­có­lo­gos, in­ves­ti­gó en un ex­haus­ti­vo es­tu­dio qué pro­pie­da­des del bos­que po­seen efec­tos fa­vo­ra­bles so­bre la men­te hu­ma­na. En es­te trabajo, pu­bli­ca­do en el año 2003, los in­ves­ti­ga­do­res con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de 168 per­so­nas en ca­tor­ce re­gio­nes bos­co­sas. Con ob­je­to de es­ta­ble­cer com­pa­ra­cio­nes, es­te pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción se lle­vó tam­bién a ca­tor­ce zo­nas ur­ba­nas.

Las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en es­te es­tu­dio des­cri­bie­ron el am­bien­te fo­res­tal con pa­la­bras como “pla­cen­te­ro” y “en­can­ta­dor”. La ma­yo­ría es­tu­vo de acuer­do en que los bos­ques re­pre­sen­tan la má­xi­ma ex­pre­sión de lo na­tu­ral, ex­cep­to los mo­no­cul­ti­vos de ár­bo­les úni­ca­men­te orien­ta­dos a la pro­duc­ción de ma­de­ra. […] cons­ta­ta­ron que la es­tan­cia en la flo­res­ta ha­cía dis­mi­nuir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va los es­ta­dos de an­sie­dad, agre­si­vi­dad y ago­ta­mien­to en los in­di­vi­duos su­je­tos al es­tu­dio. Los re­sul­ta­dos de un son­deo es­pe­cial a tra­vés de en­cues­tas arro­ja­ron que los tras­tor­nos de com­por­ta­mien­to ge­ne­ra­les me­jo­ra­ban y que las per­so­nas que pa­de­cían con­fu­sión o eran pre­sa de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos po­dían dis­cu­rrir con más cla­ri­dad. Su fuer­za y vi­ta­li­dad ex­pe­ri­men­ta­ron un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. […]

Los cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses es­cri­bie­ron en su sín­te­sis: “Los bos­ques in­flu­yen en las per­so­nas a tra­vés de los

cin­co sen­ti­dos: la vis­ta, el ol­fa­to, el oí­do y el tac­to”. Evi­den­te­men­te, el gus­to tam­bién cuen­ta en ve­rano y en oto­ño.

[…] el equi­po pu­do de­mos­trar que la es­tan­cia en el bos­que fa­vo­re­ce la re­la­ja­ción; qui­zá no tan­to como los pai­sa­jes ti­po sa­ba­na, pe­ro en cual­quier ca­so tam­bién aquí ba­ja la presión san­guí­nea y se equi­li­bran los pro­ce­sos ce­re­bra­les de la cor­te­za pre­fron­tal, lo que re­dun­da a su vez en una dis­mi­nu­ción del nivel de es­trés. Los in­ves­ti­ga­do­res apun­ta­ron igual­men­te que los rui­dos del bos­que desem­pe­ñan cier­to pa­pel en el des­cen­so de la presión ar­te­rial y el apa­ci­gua­mien­to de los pro­ce­sos pre­fron­ta­les. El es­tu­dio mues­tra que, por nor­ma ge­ne­ral, los olo­res no pro­vo­ca­ban es­te efec­to en las re­gio­nes ur­ba­nas […]. So­le­mos ol­vi­dar la im­por­tan­cia de los olo­res de la na­tu­ra­le­za por­que la vis­ta y el oí­do ocu­pan el pri­mer plano. Pe­ro en la bio­lo­gía y la me­di­ci­na se ha de­mos­tra­do que los olo­res in­flu­yen de modo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en la men­te y el in­cons­cien­te y por tan­to tam­bién en nues­tro bie­nes­tar, aunque no sea­mos cons­cien­tes de ello. Te­ne­mos, in­clu­so, una me­mo­ria odo­rí­fe­ra por la cual aso­cia­mos cier­tos lu­ga­res o acon­te­ci­mien­tos con olo­res. Es­to sig­ni­fi­ca que, por sí so­los, de­vuel­ven a la me­mo­ria el acon­te­ci­mien­to o el lu­gar con el que ori­gi­nal­men­te lo aso­cia­mos. En las se­sio­nes de aro­ma­te­ra­pia de hos­pi­ta­les y clí­ni­cas de te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca, a los pa­cien­tes se les ad­mi­nis­tran dis­tin­tos olo­res de la na­tu­ra­le­za. Así, por ejem­plo, el per­so­nal asis­ten­cial vier­te unas go­tas de acei­tes y esen­cias en pa­ños ab­sor­ben­tes que se po­nen en el cue­llo. De esta for­ma, lle­van con ellos la fra­gan­cia co­rres­pon­dien­te du­ran­te to­do el día. Es un tra­ta­mien­to de re­fuer­zo be­ne­fi­cio­so en pa­cien­tes con do­lo­res y per­so­nas con sín­to­mas de es­trés cró­ni­co, desa­so­sie­go, pá­ni­co, de­pre­sio­nes y tras­tor­nos de pér­di­da de con­cien­cia.

En ve­rano, la tem­pe­ra­tu­ra es más fres­ca que en las su­per­fi­cies abier­tas y tam­bién ha­ce me­nos ca­lor que en la ciu­dad. En el en­torno ur­bano, las su­per­fi­cies de as­fal­to y ce­men­to se calientan, por lo que des­pren­den en el ai­re ener­gía en for­ma de ca­lor. Por el con­tra­rio, el bos­que nos pro­te­ge de las ra­dia­cio­nes so­la­res con el do­sel de las co­pas de los ár­bo­les y nos mi­ma con un mi­cro­cli­ma mo­de­ra­do, equi­li­bra­do y es­ta­ble. En es­te en­torno la hu­me­dad re­la­ti­va es más ele­va­da que en mu­chos otros pai­sa­jes, so­bre to­do cuan­do se com­pa­ra con la ciu­dad, lo que re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­so pa­ra nues­tro sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. Cuan­do so­pla el vien­to o hay tor­men­ta los ár­bo­les fre­nan gran par­te de esta ener­gía eó­li­ca, pro­te­gien­do así a sus vi­si­tan­tes. En los bos­ques ge­ne­ral­men­te hay si­len­cio y cal­ma. Pre­do­mi­nan los rui­dos plá­ci­dos de la na­tu­ra­le­za; los agen­tes no­ci­vos no pue­den pe­ne­trar aquí fá­cil­men­te, ya que la es­pe­sa ve­ge­ta­ción ac­túa de pa­ra­pe­to o los ab­sor­be.

Otro es­tu­dio a gran es­ca­la don­de tam­bién co­la­bo­ró par­te de es­te equi­po cien­tí­fi­co3 re­ve­ló que el cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés, se in­hi­bía de modo sig­ni­fi­ca­ti­vo por el me­ro he­cho de es­tar en el bos­que. Su con­te­ni­do dis­mi­nu­yó en la sa­li­va. En una zo­na pea­to­nal tran­qui­la del cas­co ur­bano el nivel de cor­ti­sol no ba­ja tan­to como en el bos­que. Du­ran­te una ca­mi­na­ta por la flo­res­ta, la fre­cuen­cia car­día­ca y el nú­me­ro de pul­sa­cio­nes por mi­nu­to son cla­ra­men­te más equi­li­bra­dos y cons­tan­tes que en un pa­seo por la ciu­dad, don­de se apre­cian más irre­gu­la­ri­da­des. La cau­sa se de­be so­bre to­do al am­bien­te de cal­ma que se res­pi­ra en el bos­que, tal como mos­tra­ron los in­ves­ti­ga­do­res ja­po­ne­ses en el es­tu­dio. A los pa­cien­tes con hi­per­ten­sión les ba­ja la presión ar­te­rial, como ya he men­cio­na­do an­tes. Es­te es otro de los re­sul­ta­dos que arro­ja el es­tu­dio ja­po­nés. To­dos es­tos efec­tos pue­den ca­ta­lo­gar­se en la ca­si­lla de “re­la­ja­ción” y “su­pre­sión del es­trés”. Como ve­mos, no so­lo los pai­sa­jes ti­po sa­ba­na pro­pi­cian el ali­vio del es­trés in­cons­cien­te­men­te a tra­vés de nues­tros sen­ti­dos; los bos­ques son otro de los lu­ga­res maravillosos don­de po­de­mos dis­fru­tar la bio­fi­lia y be­ne­fi­ciar­nos de sus sa­lu­da­bles efec­tos.

Henry Da­vid Tho­reau, Vom Spa­zie­ren (del ori­gi­nal en in­glés, Wal­king), págs. 46-51, Dió­ge­nes, Zú­rich, 2004. Bum- Jin Park y cols., “Psy­cho­lo­gi­cal eva­lua­tion of fo­rest en­vi­ron­ment and phy­si­cal va­ria­bles”, en Qing Li (ed.), Fo­rest Me­di­ci­ne, págs. 37-54, No­va Bio­me­di­cal Ver­lag, Nue­va York, 2013.

Bum- Jin Park y cols., “Ef­fect of fo­rest en­vi­ron­ment on phy­sio­lo­gi­cal re­la­xa­tion using the re­sults of field tests at 35 si­tes th­roug­hout Ja­pan”, en Qing Li (ed.), Fo­rest Me­di­ci­ne, págs. 57-67, No­va Bio­me­di­cal Ver­lag, Nue­va York, 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.