LA EM­PA­TÍA, UNA ASIG­NA­TU­RA PEN­DIEN­TE.

Sophia - - SUMARIO - POR LI­NA VAR­GAS. FOTOS: GENTILEZA CA­RO­LIN EMC­KE.

La escritora ale­ma­na Ca­ro­lin Emc­ke ana­li­za la idea del odio y pro­po­ne cons­truir des­de la to­le­ran­cia.

La escritora, pe­rio­dis­ta y fi­ló­so­fa ale­ma­na Ca­ro­lin Emc­ke fue reportera de gue­rra du­ran­te ca­tor­ce años, y en 2017 pu­bli­có Con­tra el odio, un en­sa­yo y ale­ga­to en de­fen­sa de la plu­ra­li­dad de pen­sa­mien­to, la to­le­ran­cia y la li­ber­tad. Aquí, su vi­sión, jun­to a la de otra fi­ló­so­fa, la ar­gen­ti­na Ma­ri­sa Mos­to.

Un mu­ro. Qué ima­gen más sim­ple, más tos­ca, más bru­tal­men­te pre­ci­sa pa­ra ha­blar de la xe­no­fo­bia, de­fi­ni­da por los an­ti­guos grie­gos como la aver­sión a lo ex­tra­ño, a lo ex­tran­je­ro. Un mu­ro en la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos fue la pro­me­sa de cam­pa­ña de Do­nald Trump –y lo si­gue sien­do tras un año de go­bierno– pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos. Un mu­ro, una va­lla alam­bra­da de 110 ki­ló­me­tros, se­pa­ra Hun­gría de Ser­bia pues se­gún el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, el con­ser­va­dor Vik­tor Or­bán, es la me­jor for­ma de fre­nar la lle­ga­da de in­mi­gran­tes ile­ga­les a Eu­ro­pa. Un mu­ro, esta vez sim­bó­li­co, se adi­vi­na cuan­do el economista y sociólogo ar­gen­tino Ber­nar­do Kliks­berg re­cuer­da en El in­for­me Kliks­berg que pa­ra mu­chos in­mi­gran­tes en Eu­ro­pa el trabajo se re­du­ce a es­cla­vi­tud la­bo­ral. Hay un mu­ro in­vi­si­ble y fe­roz en la es­ce­na del ae­ro­puer­to en Mia­mi que des­cri­be la pe­rio­dis­ta Lei­la Gue­rrie­ro en su co­lum­na de El País: “Vi, di­go, a la­ti­nos o des­cen­dien­tes de la­ti­nos tra­tan­do a otros la­ti­nos como si fue­ran una in­de­sea­ble se­cre­ción de la hu­ma­ni­dad”.

Fue reportera de gue­rra en­tre 1998 y 2013, una par­te de sus tra­ba­jos en zo­nas de con­flic­to en Ko­so­vo, Af­ga­nis­tán, Iraq, Ga­za y Co­lom­bia fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Der Spie­gel y de su ex­pe­rien­cia allí tam­bién sa­lió el li­bro Echoes of Vio­len­ce: Le ers from a War Re­por­ter [Ecos de la vio­len­cia: car­tas de una reportera de gue­rra], una re­co­pi­la­ción de la co­rres­pon­den­cia a sus ami­gos en la que re­fle­xio­na so­bre las ci­ca­tri­ces ex­ter­nas e in­ter­nas cau­sa­das a la po­bla­ción ci­vil. Cuan­do en 2016 Emc­ke re­ci­bió el Pre­mio de la Paz de los Li­bre­ros Ale­ma­nes, otor­ga­do a aque­llos que promueven la to­le­ran­cia des­de las ar­tes y la cien­cia, Hein­rich Rieth­mü­ller, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Edi­to­res y Li­bre­ros Ale­ma­nes, di­jo: “Si no hu­bie­ra poe­tas y es­cri­to­res que hablaran del do­lor y la gue­rra, de la es­pe­ran­za y la li­ber­tad,

“Mi ac­ti­tud fren­te al odio es de cu­rio­si­dad por­que quie­ro en­ten­der­lo. No cues­tio­nar, no du­dar, no sor­pre­ner­se con la vio­len­cia se­ría ser cí­ni­co”.

nues­tra so­cie­dad se­ría muy po­bre”. En­ton­ces, re­cor­dó un tex­to de Emc­ke: un ni­ño huér­fano en Hai­tí se acer­có al fo­tó­gra­fo que la acom­pa­ña siem­pre en sus via­jes y le pre­gun­tó: “¿Quie­res ser mi pa­pá?”.

“En mi trabajo vi tan­tas so­cie­da­des que es­ta­ban sien­do des­trui­das por el odio –di­jo Emc­ke en una char­la del Hay Fes­ti­val en Me­de­llín–, vi tan­tos re­fu­gia­dos en Ale­ma­nia; hay gen­te que los aco­ge y les da un ho­gar, pe­ro otros los ata­can y les gri­tan. Como ciudadana me en­fu­re­ce, como fi­ló­so­fa de­bo en­ten­der”.

–Tu li­bro par­te de la pre­gun­ta “¿Por qué odian los que odian?”. ¿Qué te lle­vó a esa duda, a ese asom­bro?

–Mi trabajo como reportera de gue­rra me en­tre­nó no so­lo pa­ra ha­cer co­men­ta­rios so­bre la vio­len­cia o el odio, sino pa­ra ana­li­zar­los. El jui­cio mo­ral es fá­cil, pe­ro no su­fi­cien­te. So­lo al re­vi­sar las eta­pas, las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les que con­du­cen a un ac­to vio­len­to o al odio co­lec­ti­vo, se pue­de mos­trar qué tan fre­cuen­te­men­te se po­dría ha­ber di­cho no, qué tan fre­cuen­te­men­te ha­bría si­do via­ble cues­tio­nar las in­ten­cio­nes, las ac­cio­nes y los pen­sa­mien­tos pro­pios. Sin im­por­tar cuán a me­nu­do ocu­rra un ac­to an­ti­se­mi­ta, cuán co­mún sea el ra­cis­mo, qué tan ex­ten­di­do es­té el na­cio­na­lis­mo, me si­gue sor­pren­dien­do. Mi ac­ti­tud fren­te al odio es de cu­rio­si­dad por­que quie­ro en­ten­der­lo. No

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.