EL TIEMPO DE ES­PE­RA, UNA OPOR­TU­NI­DAD.

¿Qué nos pa­sa como mu­je­res que he­mos re­ci­bi­do el man­da­to de ser ma­dres cuan­do no lo lo­gra­mos? ¿Có­mo tran­si­ta­mos la bús­que­da, el de­seo y la es­pe­ra? A co­ra­zón abier­to, la pe­rio­dis­ta Agus­ti­na Ga­lle­go So­to com­par­te su ex­pe­rien­cia en­tre la in­cer­ti­dum­bre, la fe

Sophia - - SUMARIO - ILUSTRACIÓN: EU­GE­NIA MELLO.

Un re­la­to ín­ti­mo so­bre las emo­cio­nes que so­bre­vie­nen cuan­do el de­seo de ser ma­dre tar­da en con­cre­tar­se.

El men­sa­je que re­ci­bi­mos lle­gó con al­gu­nos ro­deos o ador­nos y ve­nía a traer­nos una no­ve­dad que se su­po­nía iba a po­ner­nos fe­li­ces. Fren­te a la no­ti­cia, mi fa­mi­lia se ima­gi­na­ba que mi ma­ri­do y yo íba­mos a reac­cio­nar como to­dos: que íba­mos a fes­te­jar­lo; pe­ro no es­tu­vi­mos tan exul­tan­tes.

Se agran­da­ba la fa­mi­lia, íba­mos a te­ner un nue­vo so­brino, y hoy es­ta­mos muy fe­li­ces con la no­ti­cia. Pe­ro pa­ra lle­gar a ese sen­ti­mien­to tuvimos que atra­ve­sar otros que no son fá­ci­les de en­ten­der pa­ra quie­nes no ha­yan tran­si­ta­do un lar­go re­co­rri­do como el nues­tro; lo que se sien­te cuan­do el mo­men­to de ser ma­má tar­da en lle­gar.

Al re­ci­bir el men­sa­je, mi ma­ri­do mi­ró la pan­ta­lla y, sin de­cir na­da, me dio el te­lé­fono pa­ra que lo le­ye­ra. Los dos nos que­da­mos en si­len­cio. Yo vol­ví al li­bro que me te­nía atra­pa­da y él, mu­do, tra­tó de con­cen­trar­se en su se­rie. Tres pá­rra­fos más aba­jo, me di cuen­ta de que la voz en mi ca­be­za era mu­cho más

Un em­ba­ra­zo ajeno en­cien­de una alar­ma que abre pa­so al mie­do a no lo­grar­lo, a la con­cien­cia so­bre el pa­so del tiempo y a la in­cer­ti­dum­bre por los mis­te­rios de la na­tu­ra­le­za.

fuer­te que la de cual­quie­ra de los per­so­na­jes que, has­ta ese mo­men­to, me te­nían cau­ti­va­da.

“Lis­to, no voy a te­ner hi­jos. Si ellos son los que te eli­gen an­tes de lle­gar a es­te mun­do –como al­guien me di­jo una vez– y a no­so­tros to­da­vía na­die nos quie­re, aban­dono el bar­co. Me ol­vi­do de los tra­ta­mien­tos y cui­da­dos es­pe­cia­les: em­pie­zo una vi­da don­de se­re­mos so­lo dos”, me di­je, do­li­da.

Esta vi­da, la nues­tra, en reali­dad em­pe­zó ha­ce cua­tro años. La ima­gi­na­mos como un pro­yec­to de dos que se en­san­cha­ría con la lle­ga­da de be­bi­tos. Y es que el de­seo de ser pa­dres –pa­ra los que lo te­ne­mos– era el pa­so si­guien­te a la de­ci­sión de ca­sar­nos o for­mar una pa­re­ja y pa­sar la vi­da jun­tos.

¿Quién que­rría ca­sar­se so­lo pa­ra te­ner pro­yec­tos “egoís­tas” de via­jes, rea­li­za­cio­nes per­so­na­les o la­bo­ra­les y sue­ños cum­pli­dos que no in­clu­ye­ran criar y ado­rar al fru­to de un amor con­so­li­da­do? Y así mis pen­sa­mien­tos em­pe­za­ron, una vez más, a to­mar el con­trol de la si­tua­ción has­ta que di­je bas­ta y me ani­mé a llo­rar de la mano de mi ma­ri­do.

En mi ca­so, en­te­rar­me de em­ba­ra­zos de otras mu­je­res que me ro­dea­ban y acom­pa­ñar­los no me dio en­vi­dia ni tris­te­za, esa que ge­ne­ran otras si­tua­cio­nes in­com­pren­si­bles, como pue­de ser la muer­te. Tam­po­co sen­tí el mie­do cru­do que pue­de sur­gir an­te la en­fer­me­dad im­pre­de­ci­ble. Es otra co­sa: un sen­ti­mien­to o un es­ta­do con el que apren­dés a con­vi­vir, pe­ro que por mo­men­tos due­le. Mu­cho due­le.

Aso­ma como una presión in­sis­ten­te en el pe­cho, como un nu­do en la gar­gan­ta que cie­rra el es­tó­ma­go y no de­ja tra­gar, o lo abre de­ma­sia­do y apa­re­ce la com­pul­sión de in­ge­rir lo que sea en ex­ce­so. Tam­bién pue­de aso­mar en for­ma de lá­gri­mas que ne­ce­si­tan sa­lir, pe­ro que a veces hay que guar­dar pa­ra no opa­car la fe­li­ci­dad que tam­bién sen­tís cuan­do una ami­ga te cuen­ta que es­tá em­ba­ra­za­da de su se­gun­do hi­jo (la que ha­bía em­pe­za­do a bus­car a su pri­mer hi­jo al mis­mo tiempo que no­so­tros).

En po­cas pa­la­bras, la no­ti­cia de un em­ba­ra­zo ajeno en­cien­de un bo­tón de alar­ma que abre pa­so a la de­ses­pe­ra­ción, al mie­do a no lo­grar­lo, a la con­cien­cia so­bre el pa­so del tiempo y a la in­cer­ti­dum­bre por los mis­te­rios de la na­tu­ra­le­za.

En mi ca­so, yo vi­ví los pri­me­ros me­ses de bús­que­da como un nau­fra­gio emo­cio­nal. Mis ci­clos pa­sa­ban uno tras otro, ca­da uno igual al an­te­rior, y mi an­sie­dad iba cre­cien­do. Aunque siem­pre es­tu­vi­mos en el mis­mo bar­co, mis vi­ven­cias eran di­fe­ren­tes a las de mi pa­re­ja. Em­pe­cé por in­co­mo­dar­me con la gen­te. No que­ría te­ner que pa­sar por la pre­gun­ta: “¿Y us­te­des, pa­ra cuán­do?”.

Co­men­zar a ha­cer las con­sul­tas mé­di­cas sig­ni­fi­có co­no­cer un mun­do pa­ra el que no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos, y hoy pue­do de­cir que lo que fun­cio­na pa­ra al­gu­nos no es la so­lu­ción pa­ra to­dos. Des­pués de me­ses probando por el ca­mino na­tu­ral, de­ci­di­mos ir al pri­mer cen­tro de fer­ti­li­dad. Lo tran­si­ta­mos jun­to a un equi­po mé­di­co muy pro­fe­sio­nal, pe­ro con

de­ma­sia­da frial­dad pa­ra con­te­ner el mar de emo­cio­nes, mie­dos y es­trés que ge­ne­ra­ban los es­tu­dios y las lar­gas es­pe­ras.

Has­ta que de­ci­dí com­ple­men­tar mi bús­que­da con otros. Así co­no­cí a Mar­ce­la Bel­tra­mo, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na in­te­gra­ti­va re­pro­duc­ti­va, que me ayu­dó a en­ten­der que el te­ma de la fer­ti­li­dad no se pue­de abor­dar como un queha­cer prác­ti­co más. “El ser hu­mano es mul­ti­di­men­sio­nal y, por eso, es im­por­tan­te acom­pa­ñar los tra­ta­mien­tos de fertilización asis­ti­da con téc­ni­cas di­ri­gi­das ha­cia lo emo­cio­nal”, me di­jo.

Cuan­do que­rés ser ma­má y el em­ba­ra­zo no lle­ga, hay mo­men­to en los que sen­tís que, pa­ra el mun­do, sos una po­bre víc­ti­ma de la es­te­ri­li­dad. O, qui­zá, que es lo que te me­re­cés. Hay quie­nes –como me pa­só con una ami­ga–, en un in­ten­to de ayu­dar, te di­cen: “Ya vas a que­dar, vos te lo me­re­cés”. Como si el he­cho de que to­da­vía no po­da­mos ser pa­dres sig­ni­fi­ca­ra que no so­mos dig­nos de te­ner hi­jos. ¿Aca­so me­re­ce­mos to­do lo que nos to­ca?

Hay que sa­ber te­ner pa­cien­cia fren­te a la ma­rea de sen­ti­mien­tos que vas atra­ve­san­do y acep­tar que, por mo­men­tos, a la cal­ma pue­de su­ce­der­le el llan­to o el enojo. Que va­le es­tar tris­te o enoja­do pe­ro, so­bre to­do, po­der es­tar abier­to y con­fiar en las opor­tu­ni­da­des que pue­dan ve­nir.

Abrir­se al cam­bio

La con­tra­ca­ra de esta cri­sis con la que te­ne­mos que li­diar los que es­ta­mos en la bús­que­da pue­de traer tam­bién la opor­tu­ni­dad de mo­ver­nos y ha­cer cam­bios, dar­le una di­rec­ción nue­va a nues­tra ru­ti­na y ver la reali­dad con un fil­tro dis­tin­to.

Ex­pre­sar mi mun­do in­te­rior a tra­vés de la es­cri­tu­ra y la fo­to­gra­fía, y abrir la puer­ta de mi crea­ti­vi­dad fue­ron al­gu­nos de los pe­que­ños lo­gros que con­se­guí en es­te ca­mino. Voy apren­dien­do a dis­fru­tar el mo­men­to pre­sen­te, doy gra­cias a dia­rio y he de­ci­di­do adop­tar la es­pi­ri­tua­li­dad como una alia­da de una ma­ne­ra más cons­cien­te.

Tran­si­tar es­te pro­ce­so tam­bién me dio la po­si­bi­li­dad de co­no­cer una fa­ce­ta más de mi pa­re­ja y ver su op­ti­mis­mo pa­ra afron­tar la im­po­ten­cia an­te la si­tua­ción que vi­vi­mos y re­co­no­cer su for­ma de ma­ni­fes­tar la tris­te­za, di­fe­ren­te a la mía. So­bre to­do, agra­dez­co su ca­pa­ci­dad pa­ra de­mos­trar­me que es­ta­mos jun­tos en es­te ca­mino. Aunque lo que desee­mos to­da­vía no ha­ya lle­ga­do, jun­tos for­ma­mos lo que qui­si­mos des­de el prin­ci­pio: una fa­mi­lia.

En­ton­ces, a los que es­ta­mos en es­te tiempo de es­pe­ra, los em­ba­ra­zos de nues­tras ami­gas y otros se­res que­ri­dos nos ale­gran y en mu­chos ca­sos nos dan es­pe­ran­za, pe­ro tam­bién nos po­nen ca­ra a ca­ra con nues­tra si­tua­ción, con una reali­dad que no en­ten­de­mos, con el re­loj bio­ló­gi­co im­pla­ca­ble, con nues­tra na­tu­ra­le­za fe­me­ni­na que se sien­te he­ri­da, con nues­tro ins­tin­to ma­ter­nal que mu­chas veces se opa­ca y no en­cuen­tra vías alternativas de ex­pre­sión.

Por eso, a mis que­ri­das ami­gas, quie­ro de­cir­les que no se sien­tan mal al con­tar­nos so­bre sus em­ba­ra­zos o ha­blar­nos de sus hi­ji­tos que die­ron sus pri­me­ros pa­sos. Nos va­mos a ale­grar con us­te­des, los va­mos a que­rer y a lle­nar de be­sos. Nues­tra tris­te­za no tiene que ver con su reali­dad, sino con al­go que va más allá de lo que po­de­mos com­pren­der. Mien­tras ejer­ci­ta­mos la acep­ta­ción, la en­tre­ga y la con­fian­za de sa­ber que ha­ce­mos lo que po­de­mos y que del res­to se ocu­pa­rá Dios –ese Otro que sa­be más allá de to­da ra­zón–, les pe­di­mos que nos acom­pa­ñen en si­len­cio. Y que si por mo­men­tos des­apa­re­ce­mos, en­tien­dan que qui­zá por den­tro nos sen­ti­mos ro­tos por un sue­ño que no sa­be­mos si al­gún día se ha­rá reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.