El fe­mi­nis­mo a la luz de los mi­lle­nials

Sophia - - SUMARIO - ADRIA­NA AMA­DO

“No hay igual­dad que val­ga en un mun­do des­hu­ma­ni­za­do”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta en es­tas lí­neas que ha­cen dia­lo­gar al fe­mi­nis­mo con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y plan­tean la ne­ce­si­dad de rea­li­zar cam­bios con vis­tas al fu­tu­ro.

La ma­yo­ría de no­so­tras no ha­bía na­ci­do cuan­do se re­cla­ma­ba igual­dad de de­re­chos ci­vi­les. So­lo uno de ca­da diez ar­gen­ti­nos vi­vió en la épo­ca en que las mu­je­res no vo­ta­ban y nin­guno en tiem­pos en que ni si­quie­ra po­día­mos es­tu­diar. Ya ha­ce un si­glo que po­de­mos de­ci­dir so­bre nues­tro pa­tri­mo­nio y ha­ce dé­ca­das que po­de­mos di­sol­ver el ma­tri­mo­nio, ins­ti­tu­cio­nes que es­ta­ban sol­da­das. La ma­yo­ría na­ci­mos cuan­do ya se usa­ba bi­ki­ni y so­lo las abue­las re­cuer­dan que no po­dían sa­lir a la ca­lle ma­qui­lla­das, mien­tras que hoy las chi­cas van al co­le­gio con las uñas co­lor flúo y el pe­lo pin­ta­do de vio­le­ta.

Esas chi­cas es­tán vien­do por te­le­vi­sión a otras mu­je­res que ha­blan de opre­sión, de pa­triar­ca­do, de ma­chis­mo. Es­cu­chan a ce­le­bri­da­des uni­for­ma­das en el lu­to con que acu­san de abu­so, aco­so, vio­la­cio­nes a per­so­na­jes jun­to a los cua­les en al­gún mo­men­to se to­ma­ron fotos. Las lle­va­mos a mar­chas don­de es­cu­chan men­sa­jes de so­li­da­ri­dad jun­to con amar­gos gri­tos de “muer­te al macho”. Ven mu­je­res que cri­ti­can du­ra­men­te a otras mu­je­res que eli­gen mos­trar su cuer­po en una re­vis­ta cuan­do a na­die pa­re­ce im­por­tar­le que ellas apa­rez­can en Fa­ce­book en ro­pa ín­ti­ma o ti­ran­do be­sos sen­sua­les en Ins­ta­gram. Es­cu­chan que sus ma­dres y pro­fe­so­ras les ha­blan enoja­das de los es­te­reo­ti­pos, pe­ro pa­ra bai­lar eli­gen las can­cio­nes hi­per­se­xua­li­za­das de Maluma, Anit­ta y Nicky Mi­naj.

Me pre­gun­to qué sa­ben so­bre el fe­mi­nis­mo las chi­cas que son par­te de la mi­tad de po­bla­ción que no cum­plió los 30 años. Qué es­cu­cha esa ge­ne­ra­ción que no en­tien­de mu­cho de me­tá­fo­ras cuan­do lo aso­cia­mos a pa­la­bro­tas como batallas, con­quis­tas, lu­chas o triun­fos. Con quié­nes se iden­ti­fi­can cuan­do di­vi­di­mos el mun­do en­tre ma­chis­tas des­pia­da­dos y fe­mi­nis­tas des­va­li­das. Me pre­gun­to si es­tán en­ten­dien­do la di­fe­ren­cia en­tre pi­ro­po y aco­so, vio­la­ción y de­seo cuan­do, en­tre tan­to rui­do, el amor pa­re­ce la su­ma de to­dos los mie­dos.

El le­cho de amor o la lu­cha de se­xos

En­tre las diez no­tas más leídas en 2017 hay tres del The New York Ti­mes. Es­tán la de las mar­chas de las mu­je­res

al­re­de­dor del mun­do y la que re­ve­ló las acu­sa­cio­nes con­tra el pro­duc­tor de Holly­wood Har­vey Weins­tein, que die­ron ori­gen al #metoo. En­tre esas dos apa­re­cía el tí­tu­lo “Te re­co­mien­do ca­sar­te con mi es­po­so”, una tier­na des­pe­di­da de una escritora en­fer­ma de cáncer a su com­pa­ñe­ro. Como si las au­dien­cias glo­ba­les di­je­ran que cues­tio­nar los ro­les se­xua­les no im­pli­ca ol­vi­dar que, al fi­nal, que­re­mos una be­lla his­to­ria de amor.

Los es­te­reo­ti­pos se­xua­les son más fá­ci­les de cues­tio­nar que los ar­que­ti­pos an­ces­tra­les, aunque los dos pau­tan cul­tu­ral­men­te nues­tras re­la­cio­nes. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta Co­ral He­rre­ra Gómez, po­ne­mos dis­tin­tas expectativas en los víncu­los de amor: mien­tras que a los hom­bres los educamos pa­ra que en­fo­quen sus de­seos en dis­tin­tas co­sas (trabajo, de­por­tes, ami­gos, afi­cio­nes), no­so­tras se­gui­mos po­nien­do a la pa­re­ja en el cen­tro de nues­tras vi­das. So­mos las pri­me­ras en pre­gun­tar a las ami­gas si es­tán con al­guien, en pro­cu­rar em­pa­re­jar­las si es­tán so­las, en re­co­men­dar­les, cuan­do tie­nen pro­ble­mas con su pa­re­ja, pa­cien­cia más que in­de­pen­den­cia. Sen­ti­mos que fra­ca­sa­mos en la vi­da cuan­do los cum­plea­ños o las Na­vi­da­des nos en­cuen­tran so­las. Como se­gui­mos po­nien­do en el amor la so­lu­ción pa­ra la so­le­dad, la au­toes­ti­ma, la si­tua­ción fa­mi­liar, en su nom­bre sub­es­ti­ma­mos los ries­gos de víncu­los que pue­den re­sul­tar vio­len­tos, va­cíos o in­tere­sa­dos. Nos cues­ta ver que nos pue­de ha­cer da­ño al­guien que nos di­ce que nos quie­re.

El do­cu­men­tal Li­be­ra­dos: la nue­va re­vo­lu­ción se­xual (Net­flix) in­ten­ta ex­pli­car por qué los jó­ve­nes se en­tre­gan al al­cohol y al se­xo pa­ra ra­ti­fi­car su po­pu­la­ri­dad. Pe­ro no ha­ce fal­ta que lo vea­mos en la te­le­vi­sión pa­ra to­mar con­cien­cia del ries­go en el que se en­cuen­tra una ge­ne­ra­ción que con­fun­de con­tac­tos even­tua­les con víncu­los es­ta­bles. Cuan­do creía­mos que ex­po­ner en los me­dios nues­tros pro­ble­mas se­ría el prin­ci­pio de la so­lu­ción, em­pe­za­mos a com­pren­der, como de­cía El Prin­ci­pi­to, que lo esen­cial si­gue sien­do in­vi­si­ble a los ojos.

El fe­mi­nis­mo es un hu­ma­nis­mo

Han es­ta­lla­do en las pla­zas los dra­mas más ín­ti­mos pa­ra pre­gun­tar­nos cuán­to de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y las le­yes pue­de cam­biar las actitudes en la vi­da pri­va­da, que no pa­re­cen te­ner so­lu­cio­nes uná­ni­mes. Des­de Fran­cia las me­di­das que to­man en Es­ta­dos Uni­dos se ven como un re­tro­ce­so ha­cia el pu­ri­ta­nis­mo mo­ral. Es­tas van des­de evi­tar que ha­ya mu­je­res so­las en reunio­nes de trabajo has­ta fil­mar­las en el as­cen­sor. Pe­ro si el com­por­ta­mien­to se­xual es cul­tu­ral, la vio­len­cia es un pro­ble­ma uni­ver­sal.

En la Ar­gen­ti­na se es­ti­ma que ocu­rre un fe­mi­ci­dio ca­da 35 ho­ras se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Ofi­ci­na de Vio­len­cia Do­més­ti­ca de la Cor­te Su­pre­ma de la Na­ción pa­ra 2016. Ese año, una per­so­na fue ase­si­na­da ca­da 3 ho­ras y mu­rió atro­pe­lla­da ca­da 2 ho­ras. El 80% de los de­nun­cia­dos en el país por vio­len­cia do­més­ti­ca son hom­bres. Igual que el 90% de los agre­so­res de cual­quier ti­po, se­gún un in­for­me del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial de las Na­cio­nes Uni­das. Los hom­bres tam­bién son el 80% de las víc­ti­mas. Aho­ra que te­ne­mos una pa­la­bra pa­ra iden­ti­fi­car el ase­si­na­to mo­ti­va­do por ser mu­jer, qui­zá ten­ga­mos que agre­gar “hu­ma­ni­ci­dio” pa­ra abar­car tan­tas muer­tes cau­sa­das sim­ple­men­te por ser hu­mano.

No hay igual­dad que val­ga en un mun­do des­hu­ma­ni­za­do. La pre­gun­ta es qué apor­ta más a los cam­bios so­cia­les que es­pe­ra­mos: ver có­mo se si­gue ha­blan­do del pa­sa­do des­gra­cia­do o em­pe­zar a con­ver­sar de la so­cie­dad desea­da con esa mi­tad de la ciu­da­da­nía que no vi­vió los erro­res que la­men­ta­mos. Te­ne­mos que pen­sar si que­re­mos se­guir po­nien­do la se­xua­li­dad en cues­tión o em­pe­za­mos a ver­la como par­te de víncu­los que ne­ce­si­tan re­pen­sar­se des­de una nue­va éti­ca del amor y del cui­da­do.

“Me pre­gun­to si las chi­cas es­tán en­ten­dien­do la di­fe­ren­cia en­tre pi­ro­po y aco­so, vio­la­ción y de­seo cuan­do, en­tre tan­to rui­do, el amor pa­re­ce la su­ma de to­dos los mie­dos”.

ADRIA­NA AMA­DO. Es­tu­dia la co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca y los me­dios ma­si­vos. Es doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les, li­cen­cia­da en Le­tras e in­ves­ti­ga­do­ra en una red mun­dial de pe­rio­dis­mo. Sus li­bros se pue­den con­sul­tar en ca­te­draa.com.ar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.