ME­LI­NA

A pu­ra crea­ti­vi­dad, coor­di­na ta­lle­res ol­fa­ti­vos y di­se­ña ins­ta­la­cio­nes sen­so­ria­les. Ba­jo el le­ma “ir des­per­tan­do na­ri­ces por la vi­da”, in­vi­ta a otros a via­jar por los aro­mas a par­tir de vi­ven­cias y a re­co­no­cer ma­te­rias pri­mas y fa­mi­lias ol­fa­ti­vas.

Sophia - - CONOCÉ A... - FOTO: CA­MI­LA MIYAZONO.

Es ha­bi­tual que al co­no­cer a una per­so­na Me­li­na Na­po­li­tano le pre­gun­te por su flor fa­vo­ri­ta, si se sien­te atraí­da por el ve­rano, o si tu­vo a una abue­la cer­ca en la in­fan­cia. Si res­pon­de que sí, po­drá adi­vi­nar que le gus­ta la vai­ni­lla, y si esa abue­la tu­vo un jar­dín, pro­ba­ble­men­te se in­tere­se por los jaz­mi­nes, las ro­sas o las mag­no­lias, y por las recetas de dul­ces y pos­tres con fru­tas.

Pa­ra esta em­pren­de­do­ra de 31 años que lle­va tiempo coor­di­nan­do ta­lle­res e ins­ta­la­cio­nes sen­so­ria­les, el mun­do na­tu­ral no pa­sa des­aper­ci­bi­do. Es que Me­li­na na­ció en una pe­que­ña lo­ca­li­dad con pla­ya, Mar de Ajó, y a los 6 años se mu­dó con sus pa­dres a Mon­te Cas­tro, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a un ba­rrio de ve­re­das an­chas y ca­sas con fon­do, don­de em­pe­zó a des­per­tar su sen­si­bi­li­dad y su na­riz. “Me crié con una abue­la que te­nía un jar­dín con flo­res, li­mo­ne­ros, to­ma­tes y huer­ta, ade­más de una gar­de­nia enor­me que pa­ra mí es el olor del ve­rano. Tam­bién ha­bía ge­ra­nios y aza­leas. Mu­cho olor a ver­de, a ai­re fres­co”.

Con el tiempo se mu­dó a Ca­pi­tal Fe­de­ral y a los 25 años se gra­duó como li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción en la UADE. Du­ran­te los años si­guien­tes, dio sus pri­me­ros pa­sos en el área de Co­mu­ni­ca­ción In­ter­na de un la­bo­ra­to­rio, más tar­de tra­ba­jó en una agen­cia de pren­sa, y tu­vo un pues­to de eva­lua­ción sen­so­rial en una em­pre­sa de fra­gan­cias y sa­bo­res. Así, pu­do par­ti­ci­par del desa­rro­llo de va­rios pro­duc­tos, en­tre ellos “una fra­gan­cia con olor a mar” que men­cio­na a la ho­ra de ras­trear re­cuer­dos.

“Me gus­ta­ba el trabajo en la agen­cia, pe­ro te­nía esta pa­sión por los olo­res; ha­bía al­go que me im­pul­sa­ba y me pu­se a es­tu­diar per­fu­me­ría”. Su pri­mer maes­tro fue Ber­nar­do Con­ti, ex­per­to en la ma­te­ria, y lue­go si­guió su ca­pa­ci­ta­ción en Bar­ce­lo­na. Mien­tras es­ta­ba en Eu­ro­pa, vi­si­tó Grass, en Fran­cia, la ciu­dad don­de na­ció el per­fu­me. Has­ta que un día pu­do ar­mar su pro­pio pro­yec­to: Smell me.

Del hobby al em­pren­di­mien­to per­so­nal, Me­li­na co­men­zó ofre­cien­do pro­duc­tos pa­ra per­fu­mar la vi­da dia­ria –ve­las y al­moha­di­tas–, y más tar­de sur­gie­ron los ta­lle­res y otras ex­pe­rien­cias que ar­ma pa­ra pri­me­ras mar­cas y even­tos ar­tís­ti­cos. Ha­ce po­co, en la ga­le­ría de Mi­lo Loc­ke , creó una ins­ta­la­ción en ho­me­na­je a las mu­je­res, y pa­ra las fun­cio­nes de Mú­si­ca en la os­cu­ri­dad de Ciu­dad Cul­tu­ral Ko­nex, mon­tó una ins­ta­la­ción ol­fa­ti­va que acom­pa­ña las es­cu­chas de Queen o Los Beatles.

“Me gus­ta que los que vie­nen al ta­ller y los clien­tes se co­nec­ten con el ol­fa­to de una ma­ne­ra nue­va. Ar­mo for­ma­tos es­pe­cia­les pa­ra lan­za­mien­tos –de un jean o una be­bi­da al­cohó­li­ca– y a las cla­ses asis­ten es­pe­cia­lis­tas –chefs, som­me­liers–, pe­ro tam­bién per­so­nas co­mu­nes. Hay una so­bre­va­lo­ra­ción de lo vi­sual, y la na­riz es más an­ces­tral; yo voy guián­do­los pa­ra que pue­dan des­cu­brir, aso­ciar aro­mas, di­ver­tir­se o re­cor­dar”, di­ce Me­li­na mien­tras aco­mo­da en su va­li­ja pe­que­ños re­ci­pien­tes con no­tas ol­fa­ti­vas y esen­cias.

An­tes de ir­se, subida a una bi­ci, men­cio­na­rá el olor a cí­tri­cos del ár­bol de mag­no­lia de la vuel­ta. “No hay per­fu­me sin­té­ti­co que imi­te la ma­gia de los aro­mas de la na­tu­ra­le­za”.

“El ol­fa­to es el sen­ti­do más pri­mi­ti­vo y te trans­por­ta di­rec­to a sen­sa­cio­nes y re­cuer­dos. Na­da in­te­lec­tual me­dia ahí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.