Cul­ti­var el cam­bio

Pro­du­cen más de la mi­tad de los ali­men­tos en el mun­do. Sin em­bar­go, no son due­ñas de sus tie­rras, re­ci­ben ba­jos sa­la­rios y, en mu­chos ca­sos, no cuen­tan con un in­gre­so pro­pio. Na­cie­ron en áreas ru­ra­les y se sien­ten or­gu­llo­sas de su lu­gar, pe­ro, pa­ra po­der

Sophia - - ESPECIAL TIERRA ADENTRO - POR TAIS GA­DEA LA­RA.

To­can el tri­go con sus ma­nos. Abra­zan a las ove­jas. Cui­dan el sue­lo, el agua, la na­tu­ra­le­za mis­ma. Dis­fru­tan ca­da ali­men­to que co­men por­que co­no­cen el pro­ce­so por el cual lle­gó a sus pla­tos. Ha­blan con or­gu­llo del lu­gar al que per­te­ne­cen. Co­mien­zan a im­po­ner­se co­mo líderes de un mo­vi­mien­to, co­mo de­fen­so­ras de los de­re­chos de sus pa­res, co­mo fer­vien­tes cui­da­do­ras de la Ma­dre Tie­rra.

Par­tí­ci­pes de ac­ti­vi­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra la vi­da en la ciu­dad –en un país co­mo la Ar­gen­ti­na, que de­pen­de eco­nó­mi­ca­men­te de lo que pro­du­ce el cam­po–, las mu­je­res ru­ra­les co­mien­zan a ad­qui­rir pro­ta­go­nis­mo en la lu­cha por me­jo­rar sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Aun cuan­do las en­tre­vis­te­mos cer­ca de una de las ave­ni­das más rui­do­sas de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, don­de el trá­fi­co pri­ma por so­bre cual­quier otra co­sa, sus tiem­pos se­re­nos, sus ac­ti­tu­des fir­mes, sus pa­la­bras ávi­das por in­vo­lu­crar­se y ac­tuar nos ubi­can en otro ám­bi­to, nos tras­la­dan a la zo­na ru­ral, nos lle­van más cer­ca de lo pro­fun­do de la tie­rra.

En la Ar­gen­ti­na, las mu­je­res están al fren­te del 5% de los pues­tos je­rár­qui­cos del sec­tor ru­ral. Por eso, el gru­po de tra­ba­jo de Wo­men 20 del G20 (gru­po de los 20 paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y emer­gen­tes) de­ci­dió in­cor­po­rar por pri­me­ra vez el desa­rro­llo ru­ral co­mo uno de sus cua­tro ejes de tra­ba­jo. El ob­je­ti­vo es re­co­no­cer el rol que cum­plen en el desa­rro­llo de las eco­no­mías na­cio­na­les

y re­gio­na­les, ade­más de fa­ci­li­tar acciones que ga­ran­ti­cen su in­clu­sión a tra­vés del ac­ce­so a los sis­te­mas fi­nan­cie­ros y di­gi­ta­les.

Las mu­je­res co­mo agen­tes de cam­bio

Las mu­je­res que vi­ven en las zo­nas ru­ra­les sa­ben por ex­pe­rien­cia pro­pia cuán­to las afec­ta el cam­bio cli­má­ti­co. En ese sen­ti­do, las pa­la­bras de Do­lo­res Gon­za­les son con­tun­den­tes: “El cam­bio cli­má­ti­co se de­be a la in­cons­cien­cia del ser hu­mano”. La di­ri­gen­te in­dí­ge­na de Ca­yas­tá, co­mu­na del de­par­ta­men­to de Ga­ray, en San­ta Fe, ha­bla del egoís­mo y se ex­tien­de: “El ma­te­ria­lis­mo lle­va a que el que más tie­ne más quie­re. El mo­no­cul­ti­vo y el uso de agro­tó­xi­cos con­ta­mi­nan el sue­lo, y los que vi­vi­mos en las zo­nas ru­ra­les sa­be­mos que el sue­lo lo es to­do”. A los 51 años, es­ta ma­dre de nue­ve hi­jos de en­tre 14 y 30 años su­frió en car­ne pro­pia la se­quía y la inun­da­ción. “Te­ne­mos que em­pe­zar a cui­dar la na­tu­ra­le­za, que es vi­da. Si no da­mos una vuel­ta de tuer­ca, nos es­ta­mos eli­mi­nan­do a no­so­tros mis­mos. La na­tu­ra­le­za es­tá res­pon­dien­do al mal uso de los re­cur­sos”. Gon­za­les de­be ma­ni­pu­lar agro­tó­xi­cos mien­tras tra­ba­ja pa­ra de­ter­mi­na­das em­pre­sas, y tie­ne mie­do, pe­ro la ne­ce­si­dad la obli­ga a acep­tar. “He­mos per­di­do la se­mi­lla ori­gi­na­ria; hoy to­do es trans­gé­ni­co”, agre­ga.

Se­gún un re­por­te pre­sen­ta­do por las Na­cio­nes Uni­das en mar­zo pa­sa­do, el 80% de los des­pla­za­dos por el cam­bio cli­má­ti­co son mu­je­res. Ellas son quie­nes más se ven obli­ga­das a bus­car nue­vas tie­rras pa­ra po­der tra­ba­jar y co­se­char, ade­más de ser víc­ti­mas de los in­tere­ses pri­va­dos por ex­plo­tar re­cur­sos tan pre­cia­dos co­mo el agua.

Eva Diaz, re­fe­ren­te de la comunidad del Ay­llus de Abra­lai­te en Ju­juy, re­cuer­da la dispu­ta con una mi­ne­ra y la lu­cha que man­tie­nen has­ta hoy pa­ra pre­ser­var la la­gu­na del lu­gar: “Te­ne­mos un víncu­lo es­pi­ri­tual con el agua. Den­tro de la cos­mo­vi­sión an­di­na, re­pre­sen­ta­mos al agua, al sol y a otros ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za

“El cam­bio cli­má­ti­co se de­be a la in­cons­cien­cia del ser hu­mano”. Do­lo­res Gon­za­les, San­ta Fe “Des­de nues­tra cos­mo­vi­sión an­di­na, al agua no so­lo la ne­ce­si­ta­mos, sino que le de­be­mos un gran res­pe­to”. Eva Díaz, Ju­juy

co­mo a se­res a los que les de­be­mos gran res­pe­to”.

El ac­ce­so a la tec­no­lo­gía

En la ma­yo­ría de los ca­sos, la pa­ga que per­ci­ben las mu­je­res que vi­ven en las áreas ru­ra­les es dia­ria y no co­bran una pen­sión una vez con­clui­da la vi­da la­bo­ral. En es­te con­tex­to, el ac­ce­so a una compu­tado­ra con wi­fi po­dría per­mi­tir­les no so­lo es­tar más in­for­ma­das, sino desen­vol­ver­se me­jor al ac­ce­der a un mar­co de tra­ba­jo for­mal: po­der sa­car un CUIT vía In­ter­net o tra­mi­tar una co­ber­tu­ra de sa­lud, en­tre otras co­sas.

A tra­vés de la Fun­da­ción Gran Cha­co, Melissa Adria­na Ro­jas tra­ba­ja con trein­ta or­ga­ni­za­cio­nes que nu­clean a más de dos mil mu­je­res in­dí­ge­nas de la re­gión. Las mu­je­res de esas co­mu­ni­da­des tra­ba­jan, en su ma­yo­ría, con artesanías, em­plean­do la pal­ma o la fi­bra del cha­guar (plan­tas lo­ca­les). “Son co­mu­ni­da­des ais­la­das que no tie­nen ca­mi­nos ni ac­ce­den al agua po­ta­ble, o no dis­po­nen de la can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra las ne­ce­si­da­des dia­rias”, ex­pli­ca. Así lo vi­ve Miriam Vil­cay, pe­que­ña pro­duc­to­ra de ver­du­ras y ali­men­tos de ori­gen ani­mal del Pa­ra­je Los So­ca­vo­nes, a 20 ki­ló­me­tros de Villa Tu­lum­ba, en Cór­do­ba: “Ne­ce­si­ta­mos una ma­yor can­ti­dad de agua po­ta­ble pa­ra pro­du­cir más en las huer­tas; más elec­tri­ci­dad pa­ra con­ser­var los ali­men­tos, y po­der ac­ce­der a más ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo el transporte”, ex­pli­ca.

Las ar­te­sa­nas y las pro­duc­to­ras en agri­cul­tu­ra o ga­na­de­ría del Gran Cha­co des­ta­can el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y a una edu­ca­ción de ca­li­dad co­mo me­dios fun­da­men­ta­les pa­ra su desa­rro­llo eco­nó­mi­co. “Ins­ta­la­mos al­gu­nos cen­tros con compu­tado­ras e In­ter­net que, en mu­chos lu­ga­res, re­pre­sen­tan el úni­co me­dio pa­ra co­mu­ni­car­se con el ex­te­rior”, di­ce Ro­jas. Mu­chos de los trá­mi­tes que las pro­duc­to­ras rea­li­zan pa­ra sus pro­yec­tos se con­cre­tan por vía di­gi­tal, e In­ter­net les per­mi­te lle­gar a nue­vos con­su­mi­do­res. “Gra­cias al ac­ce­so a In­ter­net, hoy mu­chas mu­je­res tie­nen una pá­gi­na de Fa­ce­book pro­pia pa­ra ofre­cer sus artesanías y así pue­den en­trar en con­tac­to con otras per­so­nas”, cuen­ta.

En­tre el cam­po y la ciu­dad

La vi­da de las fa­mi­lias del mun­do ru­ral es­tá mar­ca­da por los

“Las mu­je­res ru­ra­les ve­mos el cui­da­do de la tie­rra y la ali­men­ta­ción con otros ojos”. Miriam Vil­cay, Cór­do­ba

tiem­pos y cam­bios de la na­tu­ra­le­za. Du­ran­te el ve­rano, Gon­za­les co­mien­za sus ac­ti­vi­da­des al al­ba, en­tre las cua­tro y las cin­co, un ho­ra­rio de ini­cio que se atra­sa en in­vierno por la fal­ta de luz na­tu­ral y las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Al igual que las mu­je­res en las gran­des ciu­da­des, Gon­za­les se ocu­pa de los queha­ce­res de la ca­sa y cui­da a sus hi­jos. “Pe­ro don­de yo vi­vo mu­chas mu­je­res de­ben ca­mi­nar ho­ras pa­ra bus­car agua pa­ra sus hi­jos y eso les qui­ta tiem­po pa­ra de­di­car­se a es­tu­diar o a ad­qui­rir otros ofi­cios o co­no­ci­mien­tos. Algunas no pu­die­ron ir a la es­cue­la se­cun­da­ria por­que les que­da­ba muy le­jos”, acla­ra Vil­cay. Pa­ra Gon­za­les, las di­fe­ren­cias en­tre las mu­je­res ru­ra­les se acre­cien­tan en el ca­so de las mu­je­res in­dí­ge­nas, que tie­nen me­nos opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner un empleo.

Miriam Vil­cay se mue­ve en­tre las áreas ru­ra­les y la ciu­dad: “La ma­yor di­fe­ren­cia es la ali­men­ta­ción. La mu­jer de la ciu­dad se ale­jó de la tie­rra, de sus raí­ces, y ya no sa­be de dón­de vie­ne lo que co­me. La mu­jer ru­ral tie­ne una vi­sión y una ali­men­ta­ción más na­tu­ra­les”. Gon­za­les su­ma otro pun­to de vis­ta: “Hay una di­fe­ren­cia en lo que es el buen vi­vir. Pa­ra no­so­tras, el buen vi­vir es te­ner la li­ber­tad de abas­te­cer­se con lo que uno pro­du­ce y ser fe­liz con eso, no con al­go que se nos im­po­ne. Pa­ra otros, es po­der te­ner pla­ta”.

Gon­za­les es op­ti­mis­ta res­pec­to de al­gu­nos cam­bios en el sec­tor: “Cuan­do éra­mos chi­cos, nues­tros pa­dres nos lle­va­ban a la co­se­cha por­que no ha­bía jar­di­nes de in­fan­tes. Aho­ra no­so­tros va­mos a tra­ba­jar la tie­rra mien­tras nues­tros hi­jos es­tu­dian en las es­cue­las”. Vil­cay tam­bién mi­ra ha­cia de­lan­te y re­co­no­ce al­gu­nos avan­ces y opor­tu­ni­da­des: “La si­tua­ción em­pie­za a me­jo­rar. He­mos he­cho mu­cho hin­ca­pié en que los chi­cos pue­dan ter­mi­nar el se­cun­da­rio, in­clu­so cuan­do los lu­ga­res don­de es­tu­dian no que­dan cer­ca de su ca­sa”.

“Yo es­pe­ro que se afian­cen los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, que ten­ga­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des que ellos, los hom­bres”, con­clu­ye Gon­za­les. “En los pue­blos in­dí­ge­nas, ha­bla­mos de dua­li­dad por­que sa­be­mos que el hom­bre no pue­de exis­tir sin la mu­jer, ya que ella es la ge­ne­ra­do­ra de vi­da. La mu­jer es la ba­se de la fa­mi­lia”.

Sím­bo­lo de una épo­ca de gran­des cam­bios en los que bus­can ser pro­ta­go­nis­tas, las mu­je­res ru­ra­les tie­nen mu­cho que en­se­ñar­nos y com­par­tir des­de una vi­sión y un es­ti­lo de vi­da más cer­ca­nos y ar­mó­ni­cos con los ci­clos y la ri­que­za de ese to­do más gran­de, la Ma­dre Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.