CO­NO­CÉ A

A los 33 años y des­de el rol en el que le to­que es­tar –es ac­triz, dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra de tea­tro–, apues­ta con fuer­za crea­ti­va al tra­ba­jo co­lec­ti­vo.

Sophia - - SUMARIO - POR AGUSTINA RABAINI. FOTO: ANA BUGNI.

AGUSTINA MUÑOZ. La ac­triz, dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra de tea­tro re­nue­va la es­ce­na lo­cal con fuer­za crea­ti­va y bri­llo pro­pio.

Cuán fuer­te pue­de ser el deseo?”, se pre­gun­ta una de las vo­ces den­tro de Las pie­dras, la obra de la ac­triz y dra­ma­tur­ga Agustina Muñoz. Mi­nu­tos des­pués, se oye: “Se­re­mos lo que ha­ga­mos jun­tos” o “¿Có­mo se cui­da lo que exis­te?”. De­trás de ese tex­to que gi­ra al­re­de­dor de la per­ma­nen­cia e im­per­ma­nen­cia de las co­sas, es­tá la jo­ven que lle­va años tran­si­tan­do el mun­do del ar­te arri­ba y aba­jo del es­ce­na­rio. “Los tex­tos son pre­cia­dos pa­ra mí; ver qué pa­sa con las vo­ces, las for­mas, los otros”, di­ce.

Te­nía so­lo 21 cuan­do ga­nó el premio del Con­cur­so Na­cio­nal de Dra­ma­tur­gia con su obra Las mu­je­res en­tre los hie­los. Lue­go ven­drían Neón, To­da es­ta gen­te: una con­fe­ren­cia, Él lo sa­be; o qui­zás tam­po­co lo se­pa, Pa­ra el pue­blo lo que es del pue­blo: cláu­su­la re­ser­va­da y Na­da a lo que ha­bía can­ta­do po­día las­ti­mar­lo, en­tre otras pie­zas.

Na­ci­da y cria­da en Al­ma­gro, Agustina cre­ció jun­to a sus pa­dres y es li­cen­cia­da en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción por la UBA, “aun­que ha­bría po­di­do es­tu­diar tam­bién Le­tras o His­to­ria”, agre­ga aho­ra, siem­pre in­quie­ta.

Era ape­nas una ado­les­cen­te cuan­do em­pe­zó a re­fu­giar­se en el tea­tro y des­de en­ton­ces, en las sa­las de en­sa­yo y en los sets de ci­ne, des­ple­gó una cu­rio­si­dad y unas an­sias por crear que no la suel­tan. Pri­me­ro to­mó cla­ses en la es­cue­la de Hu­go Mi­dón; más tar­de se for­mó con Ma­ria­na Obersz­tern e Inés de Oli­vei­ra Ce­zar, con quie­nes reali­zó co­la­bo­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas. Y des­de ha­ce años in­te­gra el uni­ver­so fíl­mi­co de Ma­tías Pi­ñei­ro jun­to a un gru­po de actrices que su­po dar­le car­na­du­ra y re­fres­car los tex­tos de Sha­kes­pea­re en pe­lí­cu­las co­mo Vio­la, La prin­ce­sa de Fran­cia y Her­mia y Helena.

Se­ma­nas atrás, la ac­triz apa­re­ció tam­bién en La flor, la pe­lí­cu­la de Ma­riano Lli­nás, y en 2016 pro­ta­go­ni­zó Ra­ra, el fil­me de la di­rec­to­ra chi­le­na Pe­pa San Mar­tín. So­bre ese re­co­rri­do in­ten­so, di­ce: “Es lin­do mi­rar ha­cia atrás y ver esa mez­cla en­tre el deseo de uno, las de­ci­sio­nes y las opor­tu­ni­da­des; esa tra­ma de co­sas que van su­ce­dien­do. Agra­dez­co ha­ber po­di­do en­con­trar bue­nos maes­tros y pa­res. Cuan­do te de­di­cás a es­to hay avan­ces y re­tro­ce­sos, y es im­por­tan­te con­fiar en lo que que­rés ex­pre­sar, que al­go se va­ya cons­tru­yen­do”.

Agustina vi­ve aho­ra en Bue­nos Aires, pe­ro en­tre 2014 y 2017 vi­vió en Ho­lan­da, don­de fue be­ca­da pa­ra una re­si­den­cia de tea­tro. Es­te mes vuel­ve a via­jar a Áms­ter­dam pa­ra en­ca­mi­nar un nue­vo pro­yec­to y en agos­to es­tre­na­rá la obra El ori­gen im­pen­sa­do den­tro del ci­clo Mu­nar, en La Bo­ca.

Pe­ro en un pa­rén­te­sis, ta­za en mano y en un día de llu­via im­pa­ra­ble, Agustina tam­bién re­cuer­da a su abue­la ma­ter­na. “Te­nía una re­la­ción muy má­gi­ca con las co­sas y una vi­da es­pi­ri­tual. Es­tar cer­ca de ella fue muy va­lio­so por­que yo tam­bién es­toy abier­ta a otras di­men­sio­nes en me­dio de lo co­ti­diano. El mun­do se volvió un lu­gar tan ás­pe­ro que, si uno no cons­tru­ye otro sen­ti­do y va más allá de lo prác­ti­co, pue­de vol­ver­se de­sola­dor. Sa­ber que cuen­to con es­to me da tranquilidad, co­mo si hu­bie­ra al­go que me am­pa­ra”, di­ce y apu­ra el ca­fé, pa­ra su­bir­se a su bi­ci­cle­ta otra vez.

“En es­te mun­do, don­de hay tan­ta os­cu­ri­dad, po­de­mos re­la­cio­nar­nos pa­ra cons­truir lu­ga­res nue­vos; ar­ti­cu­lar el ar­te con la ac­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.