ES­TI­LO DE VI­DA

Sophia - - SUMARIO - POR ANA WAJSZCZUK. FOTOS: CA­MI­LA MIYAZONO Y GEN­TI­LE­ZA RO­BI­RO­SA-IBAR­GU­REN.

PAI­SA­JES IN­TE­RIO­RES. Paca Ro­bi­ro­sa y Ce­ci­lia Ibar­gu­ren crean mu­ra­les y te­lo­nes pa­ra lle­var la na­tu­ra­le­za a ca­sas y lo­ca­les.

“Nos atraen la sim­ple­za y la sen­si­bi­li­dad, lle­va­mos na­tu­ra­le­za a las ca­sas”, di­ce Paca Ro­bi­ro­sa, muy cer­ca de su so­cia y ami­ga Ce­ci­lia Ibar­gu­ren. Jun­tas im­pul­sa­ron un pro­yec­to de rea­li­za­ción de mu­ra­les y te­lo­nes que em­be­lle­cen lo­ca­les y ca­sas par­ti­cu­la­res. Las vi­si­ta­mos en su ta­ller.

Bos­ques tro­pi­ca­les, flo­res de lo­to, lia­nas, ho­jas ver­des de jar­dín ja­po­nés. Gar­zas es­bel­tas que aso­man tras la lan­gui­dez de los jun­cos. Ma­pas de tie­rras in­cóg­ni­tas, mon­ta­ñas en­vuel­tas en nie­bla, ro­sas gi­gan­tes, ci­güe­ñas, flo­res re­cién aso­ma­das a la vi­da. En los mu­ra­les y te­las que pin­tan Paca Ro­bi­ro­sa y Ce­ci­lia Ibar­gu­ren, co­bran vi­da mun­dos úni­cos que lle­van co­mo im­pron­ta la de­li­ca­de­za y la fuer­za de la na­tu­ra­le­za en equi­li­brio con la ima­gi­na­ción.

Ambas son ar­tis­tas, ami­gas y so­cias, tres vér­ti­ces que hoy se tra­du­cen en un tra­ba­jo a cua­tro ma­nos don­de la vi­sión de ambas se fun­de en lo que lla­man “un mis­mo idio­ma”. Paca y Ce­ci­lia se co­no­cen des­de ha­ce vein­ti­cin­co años, y jun­tas lle­va­ron a ca­bo diferentes pro­yec­tos: des­de el pa­ti­na­do de mue­bles cuan­do esa téc­ni­ca re­cién se in­tro­du­cía en la Ar­gen­ti­na, a fi­nes de los años ochen­ta, pa­san­do por el di­se­ño de in­te­rio­res en bou­ti­ques, res­tau­ran­tes y ca­sas par­ti­cu­la­res, has­ta dar cla­ses jun­tas.

Des­de 2015, la ba­se de su tra­ba­jo son los mu­ra­les y te­lo­nes que lle­van el se­llo Ro­bi­ro­saI­bar­gu­ren, y que na­cie­ron de la ne­ce­si­dad de vol­car su crea­ti­vi­dad en un pro­yec­to co­mún des­pués de un im­pas­se de va­rios años. Du­ran­te ese tiem­po, Paca –que se for­mó con pin­to­res co­mo Jorge De­mir­jian y Ken­neth Kem­ble, vie­ne de una fa­mi­lia de ar­tis­tas y es so­bri­na de la pin­to­ra Jo­se­fi­na Ro­bi­ro­sa– se de­di­có a la de­co­ra­ción de in­te­rio­res. Ce­ci­lia, por su par­te, es egre­sa­da de Be­llas Ar­tes, tie­ne años de ex­pe­rien­cia co­mo es­ce­nó­gra­fa, y an­tes se de­di­có a desa­rro­llar obra co­mo ar­tis­ta plás­ti­ca y fue pro­fe­so­ra de Pin­tu­ra.

“En­tre no­so­tras hay mu­cha afi­ni­dad es­pi­ri­tual y es­té­ti­ca. Tra­ba­ja­mos muy bien jun­tas, y de­can­ta­mos en es­to des­pués de un re­co­rri­do de mu­cho tiem­po”, di­ce Ce­ci­lia. “To­do em­pe­zó cuan­do nos co­no­ci­mos en una edi­ción de Ca­sa FOA: yo en­tra­ba en li­cen­cia por el na­ci­mien­to

“Es un ac­to de con­fian­za to­tal que ven­ga otra per­so­na a intervenir las pa­re­des de tu ca­sa. El desafío pa­ra no­so­tras es in­ter­pre­tar la idea de quie­nes nos con­tra­tan y, a la vez, de­jar nues­tra im­pron­ta”, di­ce Ce­ci­lia.

de mi pri­me­ra hi­ja y Ce­ci me re­em­pla­zó en un tra­ba­jo”, re­cuer­da Paca, sen­ta­da fren­te a la am­plia me­sa de fór­mi­ca blan­ca en el ta­ller de la ca­sa de Ce­ci­lia, un PH al fi­nal de un lar­go pa­si­llo en Ba­rrio Nor­te. Ahí las ami­gas se reúnen a or­ga­ni­zar las ideas que lue­go plas­man en lien­zos, ra­fias y se­das –co­mo la se­rie de pá­ja­ros y ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na que crea­ron, a mo­do de ta­pi­ces, pa­ra un ho­tel de Mi­sio­nes–, pe­ro ade­más en las pa­re­des de lo­ca­les, ba­ños, dor­mi­to­rios, jar­di­nes y pa­si­llos. Es­te año, ambas die­ron vi­da tam­bién a un pai­sa­je a gran es­ca­la, una suer­te de vi­ve­ro gi­gan­te pin­ta­do en el sa­lón prin­ci­pal de la mues­tra Es­ti­lo Pi­lar.

En es­ta ca­sa de prin­ci­pios del si­glo XX, en­tre ha­bi­ta­cio­nes don­de des­ta­can los cua­dros de Ce­ci­lia, abs­trac­tos y lle­nos de co­lor –ro­sas po­ten­tes, azu­les ma­ri­nos– y un pa­tio in­terno que desborda de ver­de, un pa­si­llo al ai­re li­bre en for­ma de L mues­tra el po­der trans­for­ma­dor del ar­te del mu­ral: “Es­te pa­si­llo no te­nía nin­gu­na gra­cia –di­ce su due­ña, mien­tras abre la puer­ta ha­cia un mun­do ins­pi­ra­do en la de­li­ca­de­za de las es­tam­pas ja­po­ne­sas, don­de

jun­cos, ár­bo­les y gar­zas se apo­de­ran del mu­ro blan­co–. Yo que­ría po­ner­le ma­gia a es­te si­tio y Paca me man­dó algunas ideas. An­tes no te­nía ni ga­nas de pa­sar por acá y aho­ra co­bró vi­da: eso es lo que ha­ce un mu­ral por un es­pa­cio”.

Es que ambas uti­li­zan sus pro­pias ca­sas pa­ra ex­pe­ri­men­tar e in­ves­ti­gar: en el ho­gar de Paca, die­ron vi­da a las pa­re­des de una sa­la de te­le­vi­sión con di­bu­jos abs­trac­tos en to­nos la­van­das, azu­les y ro­sas, ins­pi­ra­dos en el ar­te del pin­tor fran­cés Hen­ri Ma­tis­se.

“¿Qué ima­gen va a que­rer ver to­dos los días una per­so­na cuan­do sal­ga al pa­tio?”, se pre­gun­ta, por ejem­plo, Ce­ci­lia, cuan­do in­ten­ta ex­pli­car có­mo se acer­can a las ne­ce­si­da­des o de­seos de los clien­tes. “Es un ac­to de con­fian­za to­tal que ven­ga otro a intervenir sus pa­re­des. La idea del mu­ral es la de una ima­gen úni­ca que na­die más va a te­ner. El desafío es in­ter­pre­tar la idea de quie­nes nos con­tra­tan y, a la vez, ha­cer al­go que de­je nues­tra im­pron­ta”, ex­pli­ca.

An­tes de po­ner ma­nos a la obra, se reúnen con los clien­tes, ex­plo­ran el es­pa­cio pro­pues­to, y vuelven a la me­sa blan­ca de fór­mi­ca de la ca­sa de Ce­ci­lia, o al ta­ller que Paca tie­ne en

su ca­sa, pa­ra ba­ra­jar ideas y crear un di­se­ño original pa­ra un mu­ro o un lien­zo. En los tra­ba­jos a gran es­ca­la, ca­da una co­mien­za en una pun­ta di­fe­ren­te, y lue­go esa co­mu­nión ar­tís­ti­ca de la cual ha­blan se ma­ni­fies­ta en la con­fian­za que las ha­ce crear a cua­tro ma­nos un mun­do co­mún don­de es casi im­po­si­ble re­co­no­cer que pin­tó ca­da una. “El ofi­cio y los años pre­vios in­flu­yen, con­fia­mos en la otra y va­mos avan­zan­do”, di­ce Paca.

“La aven­tu­ra de crear en es­pa­cios va­cíos nue­vos mun­dos ima­gi­na­dos…” se lee a mo­do de leit­mo­tiv en su pá­gi­na web. Los mu­ra­les de Paca y Ce­ci­lia tie­nen esa as­pi­ra­ción: ge­ne­rar un ám­bi­to di­fe­ren­te y crear una nue­va es­ce­no­gra­fía que, a la vez, sea or­gá­ni­ca con su en­torno, en si­tios que de otra ma­ne­ra pa­sa­rían des­aper­ci­bi­dos. Jun­tas bus­can po­ner la ca­pa­ci­dad de trans­mu­ta­ción del ar­te al ser­vi­cio de la vi­da co­ti­dia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.