MIGUEL ESPECHE

Sophia - - SUMARIO - MIGUEL ESPECHE. Es psi­có­lo­go y coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Sa­lud Men­tal Ba­rrial del Hos­pi­tal Ignacio Pi­ro­vano, de la CA­BA, en el que or­ga­ni­zan ta­lle­res de apo­yo pa­ra dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas. Es au­tor de los li­bros Pe­nas de amor y Criar sin mie­do.

La tri­bu­na in­te­rior

Con­ten­go mul­ti­tu­des”, de­cía Walt Whit­man, el poe­ta nor­te­ame­ri­cano. Y va­ya si te­nía ra­zón. To­dos con­te­ne­mos mul­ti­tu­des, tan­to es así que la psi­co­lo­gía, en­tre otras co­sas, se en­car­ga de es­tu­diar y, cuan­do pue­de, ayu­dar a ar­mo­ni­zar las di­fe­ren­cias que exis­ten en ese “mul­ti­tu­di­na­rio” in­te­rior hu­mano que, en oca­sio­nes, tie­ne vo­ces tan di­ver­sas que se ase­me­jan a una reunión de con­sor­cio.

Di­ga­mos que no es “lo­cu­ra” to­do diá­lo­go in­te­rior. Hay cues­tio­nes de gra­do y ori­gen, pe­ro, en ri­gor, las vo­ces in­te­rio­res son pa­tri­mo­nio de to­dos los hu­ma­nos y re­pre­sen­tan la com­ple­ji­dad de nues­tra iden­ti­dad. Es­tas vo­ces sur­gen de la me­mo­ria, el apren­di­za­je, las pers­pec­ti­vas di­ver­sas que nos ha­bi­tan des­de lo cul­tu­ral, ideo­ló­gi­co, tem­pe­ra­men­tal… Se “es­cu­chan” en la men­te y des­de allí opi­nan, su­gie­ren, cri­ti­can, con­de­nan, ayu­dan, nu­tren, mal­di­cen, ate­rro­ri­zan o pro­te­gen. A ve­ces pa­re­cen ser

“la reali­dad”, pe­ro son so­lo par­te de ella, y pue­den so­plar­nos al oí­do tan su­til­men­te que no nos da­mos cuen­ta de su pre­sen­cia.

“Es la voz de la con­cien­cia”, me de­cía mi abue­la cuan­do se re­fe­ría a esa voz in­ter­na que me avi­sa­ba que no es­ta­ba bien ro­bar ca­ra­me­los del fras­co en ho­ra­rio inapro­pia­do. “Una voz in­te­rior me di­jo que no lo hi­cie­ra”, me con­ta­ba la chi­ca que se ha­bía ne­ga­do a su­bir a un au­to con gen­te que, en la juer­ga noc­tur­na, ha­bía be­bi­do de más. “Por un la­do, una voz me de­cía que sí, y por otro, que no”, de­cía el mu­cha­cho ator­men­ta­do en­tre es­tu­diar o no ese día de sol… Las vo­ces son tan­tas que pa­re­cen una tri­bu­na en­te­ra que nos abu­chea o nos aplau­de, en oca­sio­nes, a la mis­ma vez.

Algunas vo­ces lle­van con­si­go exi­gen­cias y mie­dos. Otras re­sue­nan ge­ne­ran­do con­fian­za, ca­li­dez, ga­nas… Las vo­ces son mu­chas y es acon­se­ja­ble ayu­dar a que se va­yan tras­mu­tan­do has­ta sin­to­ni­zar con lo más ge­nuino de nuestro ser. De­te­ner­se, tal vez, y bus­car el ros­tro que acom­pa­ña a esa voz que nos di­ce: “Sos una ma­la ma­dre”, “Un hom­bre de ver­dad no de­be de­jar que le ha­gan eso”, o “Que­da­te tran­qui­lo, vas a po­der” y “Cui­da­te, tu vi­da es va­lio­sa”. Sue­lo pro­po­ner ha­cer es­te ejer­ci­cio de iden­ti­fi­car esas vo­ces in­te­rio­res, del ti­po que sean, y des­pués po­ner­le la ca­ra de quien la di­jo al­gu­na vez. Iden­ti­fi­car los ros­tros, reales o ima­gi­na­rios, se­rá un buen pa­so pa­ra adue­ñar­nos de las vo­ces en lu­gar de de­jar que se adue­ñen de no­so­tros.

Las mul­ti­tu­des que nos ha­bi­tan son nues­tra ri­que­za cuan­do apren­de­mos a es­cu­char las vo­ces que nos so­plan vi­ta­li­dad y amor. A ve­ces no es fá­cil por­que las pa­la­bras se pe­lean en­tre sí, o son con­fu­sas al pun­to de no sa­ber si ha­cer­les o no ca­so. El desafío se­rá lle­var la ba­tu­ta y lim­piar el cam­po de in­ter­fe­ren­cias. Si da­ñan, des­ca­li­fi­can, hie­ren, de­san­gran, pues en­ton­ces hay que de­jar­las caer o ha­blar so­las has­ta ex­tin­guir­se. Hay que ma­tar­las con la in­di­fe­ren­cia más que pe­lear­se con ellas. Si nu­tren y ofre­cen áni­mo, fe, ga­nas, ver­dad, hay que ir ha­cién­do­las pro­pias, otor­gán­do­les pres­ti­gio en nuestro in­te­rior.

Es una ta­rea que se rea­li­za vi­vien­do la vi­da, es­cu­chan­do a otros, mar­can­do hue­llas y de­fi­nien­do ac­ti­tu­des. La sin­fo­nía de vo­ces que nos ha­bi­tan lo­gra afi­nar­se a fuer­za de vi­da vi­vi­da, y ese, el de la vi­da, es el te­rreno so­bre el que tran­si­ta­re­mos la aven­tu­ra de en­con­trar nues­tra pro­pia voz, esa que nos dis­tin­gue y nos ha­ce ser quie­nes so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.