MARITCHU SEITÚN

Sophia - - SUMARIO -

Ado­les­cen­tes: po­der de­cir que no

El ini­cio ca­da vez más tem­prano de in­ges­ta de al­cohol en los ado­les­cen­tes se co­nec­ta con cues­tio­nes que nos cues­ta ver re­la­cio­na­das: nues­tros chi­cos lle­gan hoy a esa edad em­po­bre­ci­dos en su ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar con for­ta­le­za y re­cur­sos las cir­cuns­tan­cias de su vi­da –cam­bios cor­po­ra­les, nue­vos sen­ti­mien­tos, pen­sa­mien­tos, in­tere­ses, in­quie­tu­des–. Les cues­ta to­le­rar lo que les pa­sa, les fal­ta prác­ti­ca pa­ra ha­blar de eso y sue­len en­con­trar so­lu­cio­nes “má­gi­cas” que el en­torno ( pa­dres in­clui­dos) les ofre­ce pa­ra es­qui­var un do­lor que aho­ra pa­pá y ma­má no pue­den evi­tar­les: la in­se­gu­ri­dad an­te el cuer­po nue­vo, la tris­te­za por el fin de la in­fan­cia, el enojo o la so­le­dad an­te el ale­ja­mien­to de una ami­ga, la ver­güen­za por no sa­ber bai­lar, el mie­do al re­cha­zo… Con esas so­lu­cio­nes se “ca­mu­flan” en el gru­po don­de creen sen­tir­se pro­te­gi­dos y se­gu­ros.

Es­tas so­lu­cio­nes má­gi­cas pue­den in­cluir co­mi­da, al­cohol, ci­ga­rri­llos, ener­gi­zan­tes y pan­ta­llas de to­do ti­po, que eli­gen por con­ta­gio, pa­ra sen­tir­se igua­les a otros y, muy es­pe­cial­men­te, pa­ra anes­te­siar emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos que los in­co­mo­dan.

Hoy quie­ro ocu­par­me es­pe­cial­men­te del con­su­mo de al­cohol: ha­ble­mos con nues­tros chi­cos cuan­do lle­gan a los 13 o 14 años y an­te las pri­me­ras in­vi­ta­cio­nes a los pre­bo­li­ches, o pre­vias. A pe­sar de que, a esa edad, ellos ya tie­nen ideas e imá­ge­nes so­bre el te­ma di­fí­ci­les de erra­di­car y tien­den a des­creer de lo que les decimos, en reali­dad sí nos es­cu­chan y es im­por­tan­te que si­ga­mos ha­blán­do­les, aun­que ellos ha­gan gran­des es­fuer­zos pa­ra des­alo­jar de su men­te lo que oyen, des­au­to­ri­zán­do­lo o cri­ti­cán­do­lo.

En el me­diano y lar­go pla­zo, la pre­ven­ción más efi­caz es la que em­pie­za an­tes que eso, en la in­fan­cia, con pa­dres que re­vi­san y en­ri­que­cen sus mo­da­li­da­des per­so­na­les de en­fren­tar los con­tra­tiem­pos de la vi­da, que for­man a sus hi­jos se­gún sus pro­pios va­lo­res mo­ra­les, que po­nen lí­mi­tes ade­cua­dos por­que en­tien­den y trans­mi­ten el va­lor del no, del to­da­vía no, y tam­bién el va­lor del do­lor, la es­pe­ra, el es­fuer­zo y la frus­tra­ción pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de sus hi­jos co­mo per­so­nas.

Pa­dres que se ocu­pan de for­mar­los e in­for­mar­los se­gún la edad de ca­da uno pa­ra que pue­dan lle­gar a la ado­les­cen­cia des­pués de ha­ber ad­qui­ri­do y prac­ti­ca­do la ca­pa­ci­dad de su­bli­mar, me­ca­nis­mo de de­fen­sa ma­du­ro que per­mi­te re­nun­ciar a la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta en pos de un bien ma­yor. Hoy, la su­bli­ma­ción, el sa­cri­fi­cio y la pos­ter­ga­ción pa­re­cen fue­ra de épo­ca, pe­ro son tan fun­da­men­ta­les co­mo lo han si­do siem­pre pa­ra que los chi­cos pue­dan mi­rar más allá de sus pro­pias na­ri­ces. El ser hu­mano ma­du­ra al sa­lir del quie­ro to­do ya, del pu­ro pla­cer y del ce­ro do­lor.

Lue­go de ha­ber in­ter­na­li­za­do ex­pe­rien­cias y men­sa­jes de los pa­dres y su ejem­plo de vi­da, los chi­cos qui­zá se ani­men a de­cir en la fies­ta o en el pre­bo­li­che: “No me in­tere­sa”, “No me gus­ta” o “No lo ne­ce­si­to pa­ra pa­sar­la bien”, sin sen­tir­se ton­tos o me­nos que otros por no to­mar.

Te­ner­los “guar­da­dos” has­ta que sean gran­des no es una op­ción por­que tam­po­co ma­du­ra­rían ni se for­ta­le­ce­rían. Es­te­mos aten­tos e in­for­ma­dos, pre­gun­te­mos, pon­ga­mos lí­mi­tes y ar­me­mos equi­po con otros pa­dres pa­ra po­der acom­pa­ñar a nues­tros hi­jos a tran­si­tar es­ta reali­dad que les to­ca, aun­que es pro­ba­ble que no sea la que ha­bría­mos ele­gi­do pa­ra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.