CO­LON: El na­ve­gan­te que en­con­tró Amé­ri­ca y cam­bió la his­to­ria

Sucesos de la Historia - - Historia -

Cris­tó­bal Co­lón (1451-1506) era un ma­rino ge­no­vés que co­no­cía muy bien las ru­tas del Me­di­te­rrá­neo y de la cos­ta orien­te del Atlán­ti­co. En­ton­ces ya se sa­bía que la tie­rra era re­don­da y es­ta­ba se­gu­ro de que si na­ve­ga­ba ha­cia el oc­ci­den­te lle­ga­ría a la In­dia.

En 1492, los Re­yes Ca­tó­li­cos to­ma­ron Granada, el úl­ti­mo reino mu­sul­mán en Es­pa­ña. Ter­mi­na­ron así la Re­con­quis­ta y por fin apo­ya­ron a Co­lón, que lle­va­ba va­rios años pi­dien­do ayu­da. Que­rían se­guir con su cru­za­da, con­vir­tien­do in­fie­les (co­mo lla­ma­ban a los que no eran cris­tia­nos) del otro la­do del mar. Tam­bién que­ría ri­que­zas; oro, en es­pe­cial.

En los via­jes de ex­plo­ra­ción y con­quis­ta se mez­cla­ban la ur­gen­cia de con­ver­tir al cris­tia­nis­mo a los in­fie­les, el es­pí­ri­tu de aven­tu­ra y el de­seo de con­se­guir ri­que­zas. Al­gu­nos co­mer­cian­tes se de­di­ca­ban a or­ga­ni­zar­los con el fin de ob­te­ner ga­nan­cias.

Par­ti­da

El 3 de agos­to de 1492, las na­ves de Co­lón, la Ni­ña, la Pin­ta y la San­ta María, zar­pa­ron del puer­to de Pa­los. El 12 de oc­tu­bre lle­ga­ron a una is­la en las Baha­mas. Co­lón la nom­bró San Sal­va­dor. En ese via­je lle­ga­ron tam­bién a Cu­ba y a la is­la de Hai­tí, que Co­lón lla­mó La Es­pa­ño­la.

■ A su re­gre­so, Co­lón des­lum­bró a la Cor­te de los Re­yes Ca­tó­li­cos con los ma­ra­vi­llo­sos ob­je­tos, ani­ma­les y se­res hu­ma­nos que traía del otro la­do del mar, y con sus re­la­tos de ri­que­zas fa­bu­lo­sas. Los re­yes de­ci­die­ron fi­nan­ciar un se­gun­do via­je a las In­dias, co­mo lla­ma­ban los eu­ro­peos a Amé­ri­ca. Esa vez Co­lón lle­vó quin­ce bar­cos, con más de mil hom­bres an­sio­sos por ha­cer for­tu­na.

Por con­se­cuen­cia de lo ocu­rri­do pa­só que…

…Co­lón cre­yó que ha­bía lle­ga­do al Asia. Qui­zá nun­ca sos­pe­chó que ha­bía lo­gra­do el en­cuen­tro de dos mun­dos: el an­ti­guo (Eu­ro­pa, Áfri­ca y Asia) y el nue­vo, que se lla­ma­ría Amé­ri­ca. En ade­lan­te que­da­rían co­mu­ni­ca­das es­tas dos par­tes de la Tie­rra, que ha­bían per­ma­ne­ci­do se­pa­ra­das du­ran­te mi­le­nios. En­tra­rían en con­tac­to so­cie­da­des dis­tin­tas y las in­fluen­cias mu­tuas cam­bia­rían sus for­mas de vi­da.

■ El en­cuen­tro fue te­rri­ble pa­ra los ha­bi­tan­tes del Nue­vo Mun­do. Los eu­ro­peos se apro­pia­ron de las tie­rras y obli­ga­ron a los in­dí­ge­nas a tra­ba­jar en mi­nas, les im­pu­sie­ron una re­li­gión y una for­ma de vi­da

nue­vas.

Gra­cias a es­to, los es­pa­ño­les (eu­ro­peos) ate­rro­ri­za­ron a los in­dí­ge­nas del nue­vo mun­do, aho­ra lla­ma­do Amé­ri­ca. Es­to de mez­clar­se con es­ta nue­va cul­tu­ra trae­ría pro­ble­mas y cam­bios pro­fun­dos.

De­sa­rro­llo 1.- Se rea­li­za el via­je

To­dos co­no­cen la his­to­ria del des­cu­bri­mien­to, pe­ro lo que muy po­co se pre­gun­tan es cual fue la ra­zón por la cual usa­ron la nue­va ru­ta y cua­les fue­ron sus ade­lan­tos téc­ni­cos, los cua­les, uti­li­za­ron pa­ra el via­je. Aquí al­gu­nas ra­zo­nes:

Es­pa­ña en el si­glo XV:

du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XV, Es­pa­ña ex­pe­ri­men­tó un vi­go­ro­so pro­ce­so de uni­fi­ca­ción. Has­ta es­ta cen­tu­ria se en­con­tra­ba di­vi­di­da en reinos, de los cua­les el más po­de­ro­so era el de Cas­ti­lla. En 1469, la rei­na Isa­bel de Cas­ti­lla con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el he­re­de­ro al trono de Ara­gón, Fer­nan­do. Es­ta unión sig­ni­fi­có pa­ra Es­pa­ña el ini­cio del ca­mino que la con­du­ci­ría a ser la po­ten­cia más im­por­tan­te de Eu­ro­pa en el trans­cur­so del si­glo XVI.

■ Sin em­bar­go, la re­gión sur de Es­pa­ña se en­con­tra­ba ba­jo el do­mi­nio mu­sul­mán des­de la Edad Me­dia. Por lo tan­to, Fer­nan­do e Isa­bel se pro­pu­sie­ron su ex­pul­sión con el ob­je­ti­vo de con­se­guir el con­trol to­tal del te­rri­to­rio his­pano. En enero de 1492 con­si­guie­ron su pro­pó­si­to al to­mar el úl­ti­mo bas­tión de re­sis­ten­cia mu­sul­ma­na: Granada.

Ru­ta de las es­pe­cias:

du­ran­te los úl­ti­mos si­glos de la edad Me­dia, Eu­ro­pa se ha­bía en­ri­que­ci­do por me­dio del co­mer­cio con Orien­te, desa­rro­llan­do un in­sa­cia­ble y cre­cien­te ape­ti­to por los lu­jos y el re­fi­na­mien­to, lo que sa­tis­fa­cía con pro­duc­tos de paí­ses le­ja­nos, co­mo Chi­na, Ja­pón, las In­dias Orien­ta­les y la In­dia, en­tre los más im­por­tan­tes.

■ De es­tos lu­ga­res se ob­te­nían las le­gen­da­rias es­pe­cias (ca­ne­la, pi­mien­ta y cla­vo de olor), ter­cio­pe­los, se­das, por­ce­la­nas, per­las, pie­dras pre­cio­sas, tin­tu­ras, per­fu­mes, ta­pi­ces, etc.

■ To­dos es­tos pro­duc­tos afluían a dos puer­tos del Me­di­te­rrá­neo: Bei­rut y Ale­jan­dría, don­de los co­mer­cian­tes ve­ne­cia­nos y ge­no­ve­ses se en­car­ga­ban de re­par­tir­los por Eu­ro­pa.

■ Es­tos pro­duc­tos al­can­za­ban al mo­men­to de su ven­ta pre­cios al­tí­si­mos, lo que re­du­cía su con­su­mo a los gru­pos más pu­dien­tes.

Los re­yes ca­tó­li­cos des­pi­den a Co­lón en Puer­to de Pa­los.

Rui­nas de Nue­va Cá­diz, Ru­bia­gua.

Re­tra­to de Cris­to­bal Co­lón.

Igle­sia San Jor­ge de Pa­los (Se­vi­lla)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.