Las tra­ve­sías de Cris­to­bal Co­lón

Sucesos de la Historia - - Historia -

El na­ve­gan­te Ge­no­vés abrió una ru­ta que cam­bió la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. En su in­ten­to por lle­gar al Asia sin ne­ce­si­dad de bor­dear el con­ti­nen­te afri­cano, Co­lón se de­ci­dió por na­ve­gar ha­cia el oes­te par­tien­do de Es­pa­ña. En to­tal hi­zo cua­tro via­jes rum­bo a ese des­tino des­co­no­ci­do pa­ra él: Amé­ri­ca.

au­to­ri­dad so­bre las flo­tas y tri­pu­la­cio­nes. Vi­rrei­na­to y go­ber­na­ción im­pli­ca­ban la ju­ris­dic­ción y el buen go­bierno de las tie­rras. Es­tos tí­tu­los los ten­dría Co­lón he­re­di­ta­ria­men­te, ade­más re­ci­bi­ría la dé­ci­ma par­te de las ven­tas de las mer­ca­de­rías pre­cio­sas pro­ve­nien­tes de esos paí­ses y la quin­ta par­te de las pro­ve­nien­tes de las mer­ca­de­rías que se ob­tu­vie­ran.

Por su par­te, Co­lón se com­pro­me­tió a:

1° So­me­ter a los ha­bi­tan­tes de aque­llas tie­rras al do­mi­nio de los re­yes de Es­pa­ña.

2° En­se­ñar­les la re­li­gión ca­tó­li­ca y tra­tar­los hu­ma­na­men­te.

3° Con­tri­buir con la oc­ta­va par­te de la ex­pe­di­ción.

Co­lón reali­zó cua­tro via­jes a Amé­ri­ca, que fue­ron:

Pri­mer Via­je (14921493):

sa­lió del puer­to de Pa­los el 3 de agos­to de 1492, con rum­bo a las is­las Ca­na­rias, don­de las na­ves fue­ron re­vi­sa­das y se hi­cie­ron otra vez a la mar el 8 de sep­tiem­bre. En la ma­dru­ga­da del 12 de oc­tu­bre de 1492, Ro­dri­go de Tria­na avis­tó tie­rra. Es­ta era una pe­que­ña is­la en el ar­chi­pié­la­go de Las Baha­mas, que los in­dí­ge­nas lla­ma­ban Gua­naha­ni y que Co­lón bau­ti­zó con el nom­bre de San Sal­va­dor.

■ Lue­go de ha­ber to­ma­do po­se­sión de la is­la en nom­bre de la Co­ro­na de Cas­ti­lla, Co­lón con­ti­nuó via­je y des­cu­brió las is­las de Cu­ba y Hai­tí. A es­ta úl­ti­ma lla­mó La Es­pa­ño­la y fun­dó el pri­mer fuer­te, lla­ma­do Na­vi­dad. Ini­ció su re­gre­so a Es­pa­ña a me­dia­dos de enero de 1493, lle­gan­do al Puer­to de Pa­los en mar­zo.

Se­gun­do Via­je (1493-1496):

en es­te se­gun­do via­je sa­lió con 17 na­ves y 1500 hom­bres. Re­co­no­ció las Pe­que­ñas An­ti­llas y las is­las de Puer­to Ri­co y Ja­mai­ca.

Ter­cer Via­je (1498-1500):

se reali­zó con 6 na­ves y 200 hom­bres y en es­te via­je lle­gó a la cos­ta ve­ne­zo­la­na y las is­las ve­ci­nas. Ade­más ex­plo­ró la bo­ca del río Ori­no­co.

Cuar­to Via­je (1502-1504):

lo reali­zó con 4 bar­cos y 140 hom­bres y es aquí que re­co­no­ció la cos­ta de Amé­ri­ca Cen­tral, des­de Hon­du­ras has­ta el ex­tre­mo de Pa­na­má. Su go­bierno no fue bueno, ya que él no que­ría go­ber­nar, sino que que­ría ser ge­ren­te de una em­pre­sa co­mer­cial en la que fue­ra úni­co so­cio de la co­ro­na, pe­ro por la es­ca­sez de oro, ha­ce pen­sar a Co­lón que los re­yes se de­sin­te­re­sen y le re­ti­ren el pri­vi­le­gio. La úni­ca so­lu­ción que en­cuen­tra es la de lle­var a es­tos in­dí­ge­nas co­mo es­cla­vos a Es­pa­ña. La rei­na, lue­go, nie­ga la es­cla­vi­tud en los in­dí­ge­nas, por es­to se de­ci­dió que los in­dios (in­dí­ge­nas) pa­ga­sen fuer­te tri­bu­to, la cual era al­go­dón u oro. Es­to tu­vo co­mo con­se­cuen­cia gran can­ti­dad de muer­tes y hui­da en los in­dios, tam­bién pro­vo­ca fal­ta de abas­te­ci­mien­to y gran­des lu­chas de in­dí­ge­nas con­tra los es­pa­ño­les.

Co­lón mu­rió en el año 1506 en Va­lla­do­lid.

Un re­su­men de Eu­ro­pa en es­ta épo­ca

El pe­rio­do de con­quis­ta de Amé­ri­ca fue en­tre los años 1519 has­ta 1573.

■ Pri­me­ro, hay un es­tu­dio y co­no­ci­mien­to del con­ti­nen­te. Al en­con­trar­se con los in­dí­ge­nas, co­mien­zan a en­ri­que­cer­se, ya que les ro­ban el oro. Por es­to se ve lue­go un al­za de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la ciu­dad de Chau­nu. Tam­bién, en es­te pe­río­do se cons­tru­ye la pri­me­ra Igle­sia Ca­tó­li­ca. Se tra­ta de bus­car, tam­bién, la mí­ti­ca ciu­dad de oro: El Do­ra­do.

■ Lue­go en el pe­río­do de Asen­ti­mien­to, ocu­rri­do en los años 1573 - 1700, na­cen los co­no­ci­dos “Bor­bo­nes”. Es­to por su­pues­to era una prue­ba

de que la eco­no­mía se ha­bía al­za­do, gra­cias al en­ri­que­ci­do mun­do de los in­dí­ge­nas, que, por su ar­duo tra­ba­jo y gran de­sa­rro­llo ad­qui­ri­do, rea­li­zan obras pre­cio­sas con di­fe­ren­tes me­ta­les de va­lor o sim­ple­men­te con ar­ci­lla (en­tre otras co­sas) que, al fi­na­li­zar­se, les era ro­ba­do por los eu­ro­peos pa­ra pró­xi­ma­men­te ser co­mer­cia­li­za­do y así em­pe­zar a ob­te­ner gran­des ga­nan­cias.

■ En­tre es­tos pe­rio­dos se rea­li­zan gran­des acon­te­ci­mien­tos que aho­ra se­rán pro­fun­di­za­dos. An­tes de to­do, lee­rán un bre­ve tex­to ex­pli­can­do lo más im­por­tan­te de los re­yes ca­tó­li­cos, ya que con­tri­bu­yen mu­cho en es­te pe­rio­do, ya se ha ha­bla­do de ellos y apa­re­cen en va­rios tex­tos, pe­ro nun­ca es­tá bien de­fi­ni­do.

Los Re­yes Ca­tó­li­cos

El Pa­pa Ale­jan­dro VI, con­ce­dió el tí­tu­lo de Re­yes Ca­tó­li­cos a Fer­nan­do de Ara­gón e Isa­bel I de Cas­ti­lla, co­mo compensaci­ón por­que an­tes ha­bía otor­ga­do el tí­tu­lo de Rey Cris­tia­ní­si­mo al rey de Fran­cia.

■ El rei­na­do de los Re­yes Ca­tó­li­cos su­ce­dió en la épo­ca del trán­si­to del mun­do me­die­val al mun­do mo­derno. Con su en­la­ce se con­si­guió la unión, con la di­nas­tía de los Tras­tá­ma­ra, de las Co­ro­nas de Cas­ti­lla y de Ara­gón.

■ Los Re­yes es­ta­ble­cie­ron una mo­nar­quía fuer­te fren­te a las ape­ten­cias de po­der de ecle­siás­ti­cos y no­bles. Con la con­quis­ta de Granada, de Na­va­rra y de las Ca­na­rias con­si­guie­ron la unión te­rri­to­rial ba­jo una so­la co­ro­na de la to­ta­li­dad ex­cep­tuan­do Ceu­ta - de los te­rri­to­rios que hoy con­for­man Es­pa­ña.

■ Los Re­yes es­ta­ble­cie­ron una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mún mar­ca­da por el ca­rác­ter di­plo­má­ti­co de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, que su­pon­dría la he­ge­mo­nía es­pa­ño­la du­ran­te las épo­cas si­guien­tes. El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca en 1492 su­pu­so un hi­to en la his­to­ria mun­dial.

■ Es­ta cir­cuns­tan­cia abrió

enor­mes po­si­bi­li­da­des a la eco­no­mía, a la cien­cia y acen­tuó la ex­pan­sión atlán­ti­ca que con­ti­nua­ría en los si­guien­tes si­glos.

Gran­des su­ce­sos

El pa­pa, Ale­jan­dro VI, emi­tió una se­rie de do­cu­men­tos que fa­vo­re­cían a los re­yes de Es­pa­ña. Es­tos do­cu­men­tos son co­no­ci­dos co­mo las Bu­las Ale­jan­dri­nas y las más im­por­tan­tes son: Bu­la In­ter. Cae­te­ra I (1493) o de Do­na­ción, que con­ce­día a los re­yes de Es­pa­ña to­do lo des­cu­bier­to por Co­lón, sin re­ser­va nin­gu­na de los de­re­chos de Por­tu­gal. La Bu­la In­ter. Cae­te­ra II o de Re­par­ti­ción (1493), cu­ya prin­ci­pal dis­po­si­ción fue tra­zar una lí­nea ima­gi­na­ria de po­lo a po­lo que re­par­tía el mun­do a des­cu­brir en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es­ta lí­nea pa­sa­ría a 100 le­guas al oes­te de las is­las Azo­res y de Ca­bo Ver­de (lla­ma­da pri­me­ra lí­nea ale­jan­dri­na). Se tra­ta­ba, en el fon­do, de evi­tar el es­ta­lli­do de una gue­rra en­tre am­bos paí­ses, ame­na­za que ya se ha­cía evi­den­te.

■ En 1493 se rea­li­za un tra­ta­do bi­la­te­ral en­tre pa­pa Juan II y los re­yes Ca­tó­li­cos. Tam­bién en ese año se re­par­ten los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos de Amé­ri­ca.

■ Lue­go de las Bu­las Ale­jan­dri­nas, Por­tu­gal no se sin­tió sa­tis­fe­cho con es­te tra­ta­do y la ten­sión be­li­cis­ta con­ti­nuó. Pa­ra evi­tar la gue­rra, am­bas po­ten­cias op­ta­ron por ne­go­ciar di­rec­ta­men­te. Por­tu­gal acep­ta­ba la exis­ten­cia de una lí­nea de­mar­ca­to­ria co­mo la es­ta­ble­ci­da por la

In­ter. Cae­te­ra II, pe­ro exi­gía que és­ta se des­pla­za­ra 270 le­guas ha­cia el oes­te. Es­pa­ña acep­tó fi­nal­men­te es­ta de­man­da y lue­go es­te acuer­do fue fir­ma­do y ra­ti­fi­ca­do por el Pa­pa y se co­no­ció con el nom­bre de Tra­ta­do de To­re­se­si­llas, es­ta­ble­cién­do­se así la se­gun­da lí­nea ale­jan­dri­na, que co­rría de po­lo a po­lo, pe­ro pa­san­do es­ta vez a 370 le­guas al oes­te de las is­las men­cio­na­das. Es­to per­mi­tió a Por­tu­gal ad­qui­rir un tro­zo de Amé­ri­ca, el que lle­ga­ría a ser co­no­ci­do co­mo Bra­sil.

Con­clu­sión

Se pue­de de­cir que se rea­li­za­ron va­rios cam­bios con el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, es de­cir, que al des­cu­brir­se el nue­vo con­ti­nen­te se pro­du­jo va­rios su­ce­sos que cambiaron la vi­da de los ha­bi­tan­tes de Eu­ro­pa. Es­to ocu­rrió, ya que el con­tac­to con los in­dios o in­dí­ge­nas que vi­vían en el “nue­vo mun­do” (Amé­ri­ca) pro­du­jo un co­no­ci­mien­to de am­bas cul­tu­ras mez­clán­do­se y así crean­do una más com­ple­ja.

■ Por es­to, los ac­tual­men­te ame­ri­ca­nos tie­nen ras­gos eu­ro­peos, y es­tos tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas ame­ri­ca­nas. Tam­bién con­cluí­mos di­cien­do que es­te acon­te­ci­mien­to tra­jo gue­rri­llas e idea­les nue­vos pa­ra los eu­ro­peos, cam­bián­do­les su for­ma­ción y es­ti­lo de vi­da.

■ El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca es uno de los gran­des acon­te­ci­mien­tos que con­si­de­ra­mos no­so­tros, los ame­ri­ca­nos. To­da­vía se ce­le­bra es­te he­cho, que ac­tual­men­te lo co­no­ce­mos co­mo el día de la ra­za.

Co­lón sa­lu­da a los re­yes a su re­gre­so de Amé­ri­ca.

El se­gun­do des­em­bar­co en la is­la de La Es­pa­ño­la, Cu­ba.

La Es­pa­ño­la, Cu­ba.

Ré­pli­cas de las ca­ra­be­las en la Ra­bi­da, Es­pa­ña

La tum­ba de Co­lón en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.