Có­mo los re­yes de­ci­die­ron ayu­dar a la tra­ve­sía

Sucesos de la Historia - - Historia -

Los Re­yes Ca­tó­li­cos, par­ti­cu­lar­men­te la rei­na Isa­bel I, de­ci­den ayu­dar a Co­lón en su pro­yec­to de lle­gar a Asia por Oc­ci­den­te. El 17 de abril de 1492, Cris­tó­bal Co­lón fir­ma con los re­yes las lla­ma­das Ca­pi­tu­la­cio­nes de San­ta Fe, do­cu­men­tos por los cua­les se au­to­ri­za, sin fi­nan­ciar, la ex­pe­di­ción de Cris­tó­bal Co­lón a las In­dias por el mar ha­cia oc­ci­den­te. Ade­más se le con­ce­den a Co­lón una se­rie de pre­ben­das y tí­tu­los, en­tre ellos: Al­mi­ran­te, Go­ber­nan­te, Vi­rrey y 10% de las ri­que­zas. Tam­bién se fir­man va­rias pro­vi­sio­nes y cé­du­las pa­ra que ayu­den a Co­lón en aque­llas vi­llas y puer­tos de mar a las que se di­ri­gía. Una pro­vi­sión es di­ri­gi­da a la vi­lla de Pa­los por una san­ción im­pues­ta a al­gu­nos de los ve­ci­nos de es­ta vi­lla: Igle­sia de San Jor­ge Már­tir de Pa­los de la Fron­te­ra.

El 23 de ma­yo de 1492, a las puer­tas de la Igle­sia de San Jor­ge de Pa­los, en pre­sen­cia de Cris­tó­bal Co­lón, fray Juan Pé­rez y las au­to­ri­da­des lo­ca­les, se da lec­tu­ra a la Real Pro­vi­sión, fir­ma­da por los Re­yes Ca­tó­li­cos, en la que se or­de­na­ba a cier­tos ve­ci­nos de la vi­lla pa­ler­ma po­ner a dis­po­si­ción de Co­lón dos ca­ra­be­las to­tal­men­te ar­ma­das y apa­re­ja­das.

Real Pro­vi­sión de los Re­yes Ca­tó­li­cos DI­RI­GI­DA A CIER­TOS VE­CI­NOS DE PA­LOS PA­RA QUE EN­TRE­GUEN A CRIS­TÓ­BAL CO­LÓN DOS CA­RA­BE­LAS

Granada, 30 de Abril de 1492. Vien sa­be­des co­mo por al­gu­nas co­sas fe­chas e co­me­ti­das por vo­so­tros en des­ser­bi­cio nues­tro, por los del nues­tro Con­se­jo fuis­tes con­de­na­dos a que fué­se­des obli­ga­dos a nos ser­vir dos me­ses con dos ca­ra­be­las ar­ma­das a vues­tras pro­pias cos­tas e es­pen­sas ca­da e quan­do e do­quier que por nos vos fue­se man­da­do so cier­tas pe­nas, se­gund que to­do más lar­ga­men­te en la di­cha sen­ten­cia que con­tra vo­so­tros fue da­da se con­tie­ne. E ago­ra, por quan­to nos ave­mos man­da­do a Ch­ris­to­val Co­lón que va­ya con tres ca­ra­be­las de ar­ma­da, co­mo nues­tro capitán de las di­chas tres ca­ra­be­las, pa­ra cier­tas par­tes de la mar océa­na so­bre al­gu­nas co­sas que cun­plen a nues­tro ser­vi­cio e nos que­re­mos que lle­be con­si­go las di­chas dos ca­ra­be­las con que asy nos aveis de ser­vir...

Archivo Ge­ne­ral de In­dias. Sig­na­tu­ra: PA­TRO­NA­TO, 295 Los ve­ci­nos a los que es re­fe­ri­da di­cha pro­vi­sión con­tes­ta­rían:

...que es­ta­ban pres­to de la cum­plir en to­do y por to­do se­gund sus Al­te­zas lo man­dan... Par­te tra­se­ra de la Real Pro­vi­sión.

Pe­ro la ma­ri­ne­ría de la zo­na, no es­ta­ba dis­pues­ta a for­mar par­te de la ex­pe­di­ción con un des­co­no­ci­do, co­mo lo era Co­lón pa­ra aque­llos hom­bres. In­de­pen­dien­te­men­te de la ma­yor o me­nor cre­di­bi­li­dad de las ideas co­lom­bi­nas, los hom­bres de Pa­los nun­ca se­cun­da­rían al ge­no­vés a no ser que le acom­pa­ña­ra al­gún na­ve­gan­te res­pe­ta­do en la vi­lla. Con la opo­si­ción de los ve­ci­nos y de los ma­ri­ne­ros, Co­lón re­cu­rre a una de las pro­vi­sio­nes ex­pe­di­das por los mo­nar­cas en la que se le con­ce­de per­mi­so pa­ra re­clu­tar ma­ri­ne­ros en­tre los en­car­ce­la­dos, aun­que fi­nal­men­te es­to no será ne­ce­sa­rio.

Otra real pro­vi­sión con­ce­di­da a Co­lón, por los Re­yes Ca­tó­li­cos, obli­ga­ba a las vi­llas de las cos­tas an­da­lu­zas, y por me­dio de una co­mi­sión pos­te­rior di­ri­gi­da a la vi­lla de Mo­guer, a ce­der dos bar­cos a la em­pre­sa des­cu­bri­do­ra. Cris­tó­bal Co­lón eje­cu­tó es­ta Real pro­vi­sión en el Puer­to de la Ri­be­ra de es­ta lo­ca­li­dad, em­bar­gan­do dos bar­cos en pre­sen­cia del es­cri­bano Alonso Par­do, em­bar­ca­cio­nes que más tar­de fue­ron desecha­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.