CA­ÑA DE AZUCAR.

Super Campo - - Primera Página - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: Nor­ber­to Melone

Pro­duc­ción sus­ten­ta­ble en el In­ge­nio Le­des­ma en la pro­vin­cia de Ju­juy. Por Eduar­do Bus­tos.

Le­des­ma es uno de los re­fe­ren­tes en el NEA en la ela­bo­ra­ción de azú­car y en el apro­ve­cha­mien­to del cul­ti­vo pa­ra sub­pro­duc­tos y ge­ne­ra­ción de ener­gía. Todo pa­ra su­mar va­lor.

SIN DU­DAS, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del úl­ti­mo año ju­ga­ron en con­tra pa­ra la ma­yo­ría de las pro­duc­cio­nes, en par­ti­cu­lar en las pro­vin­cias del NOA, don­de las eco­no­mías se sus­ten­tan bá­si­ca­men­te en la pro­duc­ción azu­ca­re­ra y en los cí­tri­cos.

Pri­me­ro fue una he­la­da que pe­gó de lleno en el cul­ti­vo de ca­ña de azú­car en ple­na flo­ra­ción, así co­mo en los cí­tri­cos. En la pro­vin­cia de Ju­juy, par­ti­cu­lar­men­te, el im­pac­to fue ma­yor por­que tras es­te fe­nó­meno cli­má­ti­co que afec­tó a es­te cul­ti­vo en la eta­pa de ma­du­ra­ción, le si­guió una se­quía.

Lo cier­to es que el im­pac­to cli­má­ti­co ge­ne­ró en al­gu­nas re­gio­nes pér­di­das su­pe­rio­res al 20%, con lo cual la ma­yo­ría de los in­ge­nios azu­ca­re­ros en­tra­ron en la zo­na ama­ri­lla, pe­ro pa­ra los pro­duc­to­res la co­sa no fue mu­cho me­jor por­que de­bie­ron so­por­tar pér­di­das sig­ni­fi­ca­ti­vas en la ca­li­dad de la ca­ña en­tre­ga­da a la in­dus­tria.

Es­te es­ta­do de co­sas obli­gó a mu­chas em­pre­sas a agu­di­zar el in­ge­nio en el ma­ne­jo de los re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra el de­sa­rro­llo de es­ta ac­ti­vi­dad que es una gran de­man­dan­te de agua uti­li­za­da en la in­dus­tria­li­za­ción de la pro­duc­ción y en el rie­go del cul­ti­vo de ca­ña de azú­car.

IN­GE­NIO.

Un ca­so em­ble­má­ti­co es la em­pre­sa Le­des­ma, que hoy ocu­pa unas 7.700 per­so­nas, cu­yas ins­ta­la­cio­nes prin­ci­pa­les se en­cuen­tran ubi­ca­das en el de­par­ta­men­to ho­mó­ni­mo, en el sud­es­te de la pro­vin­cia de Ju­juy. Del to­tal de las 200 mil hec­tá­reas que po­see en la re­gión, 40 mil es­tán im­plan­ta­das con ca­ña de azú­car, que de acuer­do a los da­tos con­sig­na­dos en el Cen­tro Azu­ca­re-

ro Ar­gen­tino, la em­pre­sa pi­có 3,57 millones de to­ne­la­das de ma­te­ria pri­ma, a fi­nes de no­viem­bre de 2013,con un rin­de pro­me­dio del 11%, pe­ro se­gún la zo­na, por la se­ca y la he­la­da de ju­lio úl­ti­mo se ubi­ca­ron en uno o dos pun­tos me­nos.

La pro­duc­ción de azú­car del ci­clo 2013 de la com­pa­ñía al­can­zó a ca­si 308 mil to­ne­la­das, vo­lu­men que in­clu­ye azú­car blan­co y cru­do, un 28% in­fe­rior al ci­clo 2012,

El to­tal na­cio­nal de es­te in­su­mo cla­ve pa­ra la ali­men­ta­ción en 2012 al­can­zó ca­si 2 millones de to­ne­la­das. En tan­to que la pro­duc­ción de al­cohol to­ta­li­zó 73 millones de li­tros y 60 millones de li­tros a bio­eta­nol, con lo cual la ecua­ción per­mi­tió que los nú­me­ros ce­rra­ran. La caí­da del 28% de la pro­duc­ción se pro­du­jo por por los pro­ble­mas cli­má­ti­cos, aun­que la di­ver­si­dad pro­duc­ti­va de al­gu­nas em­pre­sas per­mi­tió man­te­ner la ren­ta­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad.

REN­DI­MIEN­TOS.

Pa­tri­cio Mo­re­lli, es uno de los res­pon­sa­bles de la par­te de co­se­cha a cam­po de la em­pre-

sa y mien­tras ex­hi­be un tro­zo de ca­ña de de unos 23 cm ex­pli­ca a Su­per CAM­PO las con­se­cuen­cias del im­pac­to cli­má­ti­co en el cul­ti­vo.

“Al­gu­nos ren­di­mien­tos de pren­sa se ubi­can en­tre 8 y 9%, de­be­ría­mos es­tar uno o dos pun­tos más por en­ci­ma, pe­ro la se­ca afec­tó el cre­ci­mien­to por­que le fal­tó agua y el 70% de la ca­ña es lí­qui­do, por eso se ven más al­tas, más livianas y más gor­das. Lue­go vino la he­la­da, por eso hu­bo lu­ga­res don­de­se al­can­zóa las 70 to­ne­la­das por hec­tá­rea, mien­tras que el pro­me­dio his­tó­ri­co es de 98 to­ne­la­das”, re­su­mió Pa­tri­cio Mo­re­lli.

La he­la­da pro­du­jo un ver­da­de­ro de­te­rio­ro del con­te­ni­do de sa­ca­ro­sa, que pier­de ca­li­dad cuan­do la ca­ña no es bue­na y se des­do­bla en otros pro­duc­tos co­mo la fruc­tuo­sa, la glu­co­sa o el azú­car se transforma en al­cohol y es­to “es un efec­to ne­ga­ti­vo pa­ra la fá­bri­ca al im­pe­dir la cris­ta­li­za­ción del azú­car, por­que se de­te­rio­ra el te­ji­do y se em­pie­za a mo­rir. Por eso ve­mos que la pun­tas de es­tán ama­ri­llas en lu­gar de ver­de”, agre­gó el téc­ni­co.

“En aque­llos lu­ga­res en los cua­les la he­la­da pe­gó más fuer­te es don­de de­be­mos co­se­char pri­me­ro pa­ra po­der apro­ve­char al má­xi­mo lo que que­dó de la ca­ña”, apun­tó

El ren­di­mien­to de pren­sa con­sis­te en to­mar una mues­tra de la ca­ña, efec­tuar un pren­sa­do en la­bo­ra­to­rio y me­dir el ren­di­mien­to del ju­go.

Otro de los efec­tos que de­jó la he­la­da es que se mu­rie­ron mu­chas plan­tas que se en­con­tra­ban en el pro­ce­so de bro­te, por lo tan­to se re­tra­só su de­sa­rro­llo y el cul­ti­vo vuel­ve a arran­car de ce­ro.

“Si esa ca­ña se plan­tó a fi­nes de ma­yo o prin­ci­pios de ju­nio y he­ló en ju­lio, te­ne­mos un mes y me­dio me­nos de ren­di­mien­to pa­ra el año que vie­ne. Con­clu­sión: si la he­la­da afec­tó al cul­ti­vo es­te año, la con­se­cuen­cia se ex­ten­de­rá has­ta el año pró­xi­mo”, aña­dió Pa­tri­cio Mo­re­lli.

En cuan­to a la me­cá­ni­ca de co­se­cha, en la em­pre­sa hay va­rias co­se­cha­do­ras de­no­mi­na­das “in­te­gral” que per­mi­ten des­pun­tar la ca­ña, cor­tar­la y tro­zar­la en tra­mos de unos 25 cen­tí­me­tros por un la­do pa­ra car­gar­la en los ca­rros que lue­go tras­la­da­rán esa ma­te­ria pri­ma a los tra­pi­ches, don­de se ini­cia el pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción de la ca­ña, que con­clui­rá en la pro­duc­ción de azú­car, al­cohol o ja­ra­be de me­la­za.

Es­tas co­se­cha­do­ras, ade­más de lim­piar y tro­zar la ca­ña de azú­car, tam­bién se­pa­ran de la ma­te­ria pri­ma de la mal­ho­ja que que­da en los lo­tes. Es­ta, lue­go de ser acon­di­cio­na­da por un ras­tri­llo cir­cu­lar es en­far­da­do con destino a las cal­de­ras y en­tre un 20 y un 25%, apro­xi­ma­da­men­te, que­da en la uni­dad eco­ló­gi­ca (así se de­no­mi­na en la re­gión a las par­ce­las im­plan­ta­das) que se uti­li­za co­mo ras­tro­jo pa­ra el abono del sue­lo.

Una vez des­car­ga­da la ma­te­ria pri­ma en los tres tra­pi­ches, que pro­ce­san unas 24 mil to­ne­la­das de ca­ña por día, se ini­cia el pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción

de la ca­ña que ter­mi­na­rá en una di­ver­si­dad de pro­duc­tos en ba­se a azú­car. El ba­ga­zo es pro­ce­sa­do pa­ra ob­te­ner las fi­bras ne­ce­sa­rias que se­rá em­plea­das co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca o pa­pel.

En la Ar­gen­ti­na fun­cio­nan 23 in­ge­nios, la ma­yo­ría se con­cen­tran en la pro­vin­cia de Tucumán. En Ju­juy hay tres y, ade­más de Le­des­ma, tam­bién se en­cuen­tran La Es­pe­ran­za y Río Gran­de, con 64.800 to­ne­la­das y 62.400 res­pec­ti­va­men­te, en­tre azú­car blan­co y cru­do.

DI­VER­SI­DAD.

La com­pa­ñía, crea­da en 1908, tie­ne su pro­duc­ción di­ver­si­fi­ca­da por­que las 40 mil hec­tá­reas des­ti­na­das a la ca­ña de azú­car son tra­ba­ja­das ba­jo rie­go, con una ad­mi­nis­tra­ción del re­cur­so hí­dri­co que per­mi­te aten­der la de­man­da de los cul­ti­vos y del fun­cio­na­mien­to de la plan­ta.

El re­cur­so hí­dri­co de la em­pre­sa es to­ma­do de los ríos que ba­jan des­de la se­rra­nía de Ca­li­le­gua, atra­vie­san el Par­que Na­cio­nal Ca­li­le­gua y los cam­pos pro­pie­dad de la em­pre­sa. La cuen­ca más chi­ca es­tá for­ma­da por el río El Zo­ra, que pa­sa por los bos­ques mon­ta­nos y pe­de­mon­ta­nos en don­de se nu­tre de agua, lue­go se en­cuen­tra la cuen­ca del río San Lo­ren­zo, que per­ma­ne­ce se­co la ma­yor par­te del año y se car­ga de agua a par­tir de no­viem­bre o di­ciem­bre y la otra cuen­ca es la del Río Le­des­ma que nu­tren de agua a las áreas de cul­ti­vo de Ca­li­le­gua y las del in­ge­nio, con­tó a Su­per Cam­po Mi­guel Fer­nán­dez de Ulli­va­rri, res­pon­sa­ble del área del área de Me­dio am­bien­te y De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble

“El agua se con­cen­tra en las cuen­cas en el pe­río­do que de­no­mi­na­mos mon­zó­ni­co, por­que es cuan­do más llue­ve, es­ta eta­pa del año co­mien­za a me­di­dos de la pri­ma­ve­ra y se ex­tien­de has­ta prin­ci­pios de oto­ño y el agua que nu­tre a las cuen­cas tam­bién pro­vie­ne del des­hie­lo”, agre­gó el di­rec­ti­vo.

La di­ver­si­fi­ca­ción com­pren­de la pro­duc­ción de azú­car ( ti­po A y blan­co re­fi­na­do, azú­car pa­ra farmacolog­ía)y al­cohol que de acuer­do a los da­tos su­mi­nis­tra­dos por la com­pa­ñía en 2012 to­ta­li­za­ron 66 mil to­ne­la­das. En el sec­tor más nue­vo, la plan­ta de bio­eta­nol, pro­du­jo 49 to­ne­la­das de es­te com­bus­ti­ble.

Mien­tras que en la plan­ta que la fir­ma tie­ne en San Luis en so­cie­dad con Car­gill, “se pro­du­cen ja­ra­bes al­mi­do­nes y acei­tes, uti­li­za­dos en la in­dus­tria de la ali­men­ta­ción y tam­bién pa­ra la nu­tri­ción ani­mal, pro­ve­nien­tes de la mo­lien­da hú­me­da de maíz. En 2012, la pro­duc­ción de ja­ra­bes y al­mi­do­nes re­pre­sen­tó

170 mil to­ne­la­das”, agre­gó el di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la fir­ma, Fe­de­ri­co Gat­ti.

“Pro­du­ci­mos pa­pel a par­tir de la fi­bra de la ca­ña de azú­car, que re­pre­sen­ta el 90% de la ma­te­ria pri­ma re­no­va­ble, que en el ci­clo an­te­rior sig­ni­fi­có una pro­duc­ción to­tal de 130 mil to­ne­la­das”, pun­tua­li­zó el di­rec­ti­vo. En el ru­bro de la pa­pe­le­ría, la em­pre­sa pro­du­ce, por ejem­plo las res­mas de pa­pel pa­ra im­pre­sión A 4, ade­más de res­mas gran­des que se em­plean en los tra­ba­jos grá­fi­cos. Ade­más pro­du­ce pa­pel en­ca­pa­do uti­li­za­do pa­ra la con­fec­ción de fo­lle­te­ría, en­tre otros ru­bros.

La otra pa­ta de la com­pa­ñía es­tá sus­ten­ta­da en la pro­duc­ción de fru­ta­les, la em­pre­sa tie­ne un vi­ve­ro en el pre­dio de la plan­ta, don­de, ade­más de desa­rro­llar es­pe­cies ar­bó­reas na­ti­vas, tam­bién se tra­ba­ja en la pro­duc­ción de plan­ti­nes de cí­tri­cos.

En es­te ru­bro, la com­pa­ñía po­see unas tres mil hec­tá­reas en Ca­li­le­gua, don­de se pro­du­cen na­ran­jas, man­da­ri­nas, li­mo­nes, po­me­los y pal­ta que se co­mer­cia­li­zan co­mo fru­ta fres­ca, los da­tos de 2012 ha­blan de unas 45 mil to­ne­la­das, mien­tras que en ju­gos la pro­duc­ción pa­ra el pe­río­do en aná­li­sis su­mó 7 mil to­ne­la­das.

Ade­más de ali­men­tos y al­cohol, es­te ma­ne­jo del re­cur­so po­si­bi­li­tó a la com­pa­ñía pro­du­cir pa­pel me­dian­te el uso de es­tra­te­gias de de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble, que en es­te ca­so tie­ne co­mo ba­se la fi­bra de la ca­ña de azú­car, cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.