OJEA RU­LLAN.

Super Campo - - Primera Página - Por Ga­briel Quái­zel Fo­tos: Nés­tor Gras­si.

En­tre­vis­ta a Carlos Ojea Ru­llán, un crea­dor de cam­peo­nes. Por Ga­briel Quái­zel.

Prin­ci­pal ase­sor en se­lec­ción de pe­di­grí y má­xi­mo en­tre­na­dor de cam­peo­nes de Pa­ler­mo, con una in­fluen­cia en el ro­deo ar­gen­tino de 300.000 ani­ma­les de ca­li­dad su­pe­rior por año. Des­ta­ca­da per­so­na­li­dad del An­gus mun­dial, Carlos Ojea Ru­llán, abrió la tranquera de su cam­po.

LA ME­JO­RA en la ga­na­de­ría es­tá en la ge­né­ti­ca y Carlos Ojea Ru­llán lle­va a la ga­na­de­ría en sus ge­nes. Se jun­tan. Su ojo pa­ra de­tec­tar a los me­jo­res re­pro­duc­to­res lo lle­vó a ser uno de los ga­na­de­ros más pres­ti­gio­sos del mun­do (sí, del mun­do), mien­tras que en la Ar­gen­ti­na co­la­bo­ró en me­jo­rar el ro­deo a ni­vel na­cio­nal (sí, a ni­vel na­cio­nal). Ilus­tra la pri­me­ra sen­ten­cia que lo con­vo­can de los prin-

ci­pa­les paí­ses ga­na­de­ros pa­ra sus ju­ras anua­les de las ra­zas An­gus, Bran­gus, Bra­ford y He­re­ford. Por lo se­gun­do, se­ña­lar que más de 2 millones de va­cu­nos en Ar­gen­ti­na tie­nen la in­fluen­cia ge­né­ti­ca de su prin­ci­pal apor­te: el con­cep­to de Nú­cleo Ge­né­ti­co, que a gran­des ras­gos sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con un gru­po de va­cas muy su­pe­rio­res y mul­ti­pli­car­las me­dian­te la tec­no­lo­gía del tras­plan­te em­brio­na­rio.

Y Ojea Ru­llán no pue­de de­cir que tie­ne un gran se­cre­to a la ho­ra de des­cri­bir có­mo se­lec­cio­na a los me­jo­res re­pro­duc­to­res. Una anéc­do­ta lo pin­ta: en 2011 com­pró un ter­ne­ro An­gus que sa­lió 2do en la Ex­po­si­ción de Pa­ler­mo. Le tu­vo con­fian­za. Vol­vió al año si­guien­te con el mis­mo to­ro y lo­gró el Gran Cam­péon, y lue­go fue ele­gi­do Cham­pion of de World 2012 , en una vo­ta­ción que rea­li­zan cria­do­res de todo el mun­do en www. an­gus­bree­der.net. Es de­cir, el se­cre­to es el de sus ojos.

Pe­ro tam­bién hay una cues­tión ge­né­ti­ca aquí. Con Carlos, la fa­mi­lia Ojea Ru­llán va por su 5ta ge­ne­ra­ción co­mo pro­duc­to­res ga­na­de­ros en Roque Pé­rez, en un cam­po que en un mo­men­to se per­dió y que el en­tre­vis­ta­do lo­gró re­cu­pe­rar pa­ra le­van­tar el pool ge­né­ti­co que sir­ve de pla­ta­for­ma pa­ra la me­jo­ra de

los ro­deos ar­gen­ti­nos. Allí ma­ne­ja 4 nú­cleos ge­né­ti­cos: el de la ca­ba­ña Su­ran­gus de­di­ca­da 100% a ha­cer pe­di­grí fun­cio­nal y pro­duc­ti­vo y que hoy ven­de mu­chos de los to­ros más re­co­no­ci­dos del país, con pre­cios má­xi­mos y ré­cord en Ar­gen­ti­na, sin par­ti­ci­par de ex­po­si­cio­nes. El 2do nú­cleo ge­né­ti­co es La Jua­ni­ta, una ca­ba­ña con An­gus de pe­di­grí de al­to ni­vel que pro­du­ce ani­ma­les pa­ra ex­po­si­cio­nes y pre­pa­ra pa­ra ter­ce­ros. El 3er nú­cleo ge­né­ti­co es la ca­ba­ña de Bran­gus La Jua­ni­ta-La Ne­gra en so­cie­dad con la fa­mi­lia Ros­si. "Es­te año de­bu­ta­mos en Pa­ler­mo con el Cam­peón Ter­ne­ro Me­nor, que fue uno de los pre­cios má­xi­mos en el re­ma­te". El 4to es una ca­ba­ña de ca­ba­llos crio­llos a los cua­les le apli­ca el mis­mo con­cep­to de ex­ce­len­cia que em­plea ha­ce 34 años en la pro­duc­ción de car­ne.

Su­per CAM­PO: - Lle­vás 30 años en la ga­na­de­ría, es­pe­cia­li­zán­do­te en có­mo me­jo­rar los ro­deos ¿No­tas cam­bios en es­te tiem­po?

Carlos Ojea Ru­llán: Sí. Se no­ta mu­chí­si­mo en los lu­ga­res en los que tra­ba­ja­mos, que ven­den no­vi­llos di­rec­ta­men­te a los fri­go­rí­fi­cos. Se ve en dos co­sas fun­da­men­ta­les: se acor­tó mu­cho el tiem­po de la in­ver­na­da; hoy esos cam­pos con ge­né­ti­ca de avan­za­da es­tán ter­mi­nan­do sus no­vi­llos en­tre los 15 y 20 me­ses con 420-440 ki­los (an­tes se ter­mi­na­ban en dos años). Es de­cir, que han ba­ja­do en­tre 5 a 7 me­ses el tiem­po de in­ver­na­da en ba­se a bue­na ge­né­ti­ca. Y lo se­gun­do es que cuan­do esos no­vi­llos van a fri­go­ri­fi­cos, los rin­des lo­gra­dos son muy su­pe­rio­res. Por ejem­plo, el Fri­go­rí­fi­co Rio­pla­ten­se nos in­for­mó que so­bre 4.136 no­vi­llos y no­vi­lli­tos de la em­pre­sa Del­fi­na­gro fae­na­dos el año pa­sa­do, el 99% se agru­pa­ron en con­for­ma­ción mus­cu­lar J y U pa­ra no­vi­llos y A y B pa­ra no­vi­li­tos, que es la cla­si­fi­ca- ción más des­ta­ca­da pa­ra eva­luar la con­for­ma­ción de la res; y 1 y 2 en ni­vel de en­sa­gra­mien­to; es de­cir que fue­ron ca­li­fi­ca­das co­mo es­pe­cia­les. Hoy ade­más se me­jo­ró mu­cho el por­cen­ta­je de pre­ñez y se mo­de­ró mu­cho el pe­so de na­ci­mien­to. La pro­duc­ción de car­ne cam­bió mu­chí­si­mo.

SP: ¿ Có­mo se de­fi­ne el Nú­cleo Ge­né­ti­co?

COR: Se­lec­cio­na­mos de una ma­ne­ra muy agu­da y con una gran pre­sión so­bre las hem­bras que con­si­de­ra­mos real­men­te su­pe­rio­res y lue­go las mul­ti­pli­ca­mos con la téc­ni­ca del trans­plan­te em­brio­na­rio. Tra­to de bus­car mu­cha con­sis­ten­cia y ex­ce­len­cia ge­né­ti­ca, es de­cir un ani­mal su­pe­rior que pro­du­ce más y me­jor car­ne; un ani­mal fér­til, fun­cio­nal, pro­duc­ti­vo, que va a tra­ba­jar en el cam­po y an­dar bien.

SP: ¿Cuál es el de­no­mi­na­dor co­mún de esos ani­ma­les se­lec­cio­na­dos co­mo su­pe­rio­res?

COR: To­da mi vi­da de­fen­dí, apli­qué y usé mi ex­pe­rien­cia fo­ca­li­zán­do­me en el de­sa­rro­llo de una ver­da­de­ra ge­né­ti­ca pro­duc­ti­va y fun­cio­nal. Pa­ra mí sa­car un cam­peón a la pis­ta que no va a te­ner im­pac­to pro­duc­ti­vo real en el cam­po no sir­ve. Siem­pre me es­for­cé en de­tec­tar y pro­du­cir in­di­vi­duos su­pe­rio­res que des­pués cuan­do ba­jan en la pi­rá­mi­de de la se­lec­ción ge­né­ti­ca pier­dan la me­nor ca­li­dad po­si­ble. No com­par­to ni ten­go na­da que ver con el con­cep­to de que un cam­peón de una ex­po­si­ción es un ani­mal pa­ra mi­rar­lo y no pa­ra pro­du­cir. No. Lo im­por­tan­te es que sea pro­duc­ti­vo y fun­cio­nal; no im­por­ta que sea cam­peón. Cuan­do ju­ro en ex­po­si­cio­nes de todo el mun­do mi cri­te­rio de se­lec­ción es 100% pro­duc­ti­vis­ta. Bus­co un ani­mal atrac­ti­vo fe­no­tí­pi­ca­men­te pe­ro más allá de eso de­be ser pro­du­ti­vo y fun­cio­nal.

SP: Con­cre­ta­men­te cuá­les son las re­fe­ren­cias o los pun­tos en los que te en­fo­cás pa­ra lo­grar pro­duc­ti­vi­dad y fun­cio­na­li­dad.

COR: Las 5 pa­tas

que tie­ne que te­ner un ani­mal su­pe­rior son:

des­ta­ca­do fe­no­ti­po: que po­sea un fí­si­co car­ni­ce­ro y fun­cio­nal,

bue­nos deps (Di­fe­ren­cia Es­pe­ra­da de Pro­ge­nie): que sean des­ta­ca­dos pe­ro no ex­tre­mos,

fer­ti­li­dad: que ten­ga una cría por año en for­ma na­tu­ral, o que cuan­do se le ex­trai­gan em­brio­nes res­pon­da co­rrec­ta- men­te a la su­per­ovu­la­ción,

ge­né­ti­ca­men­te con­sis­ten­te, con el res­pal­do de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de in­di­vi­duos su­pe­rio­res en su pe­di­grí.

y de des­ta­ca­da pro­duc­ción (que sus crías sean real­men­te su­pe­rio­res).

Den­tro de es­to, lo más im­por­tan­te es que el ani­mal sea fér­til. Por­que es­te es un ne­go­cio cu­yo fin es pro­du­cir la ma­yor can­ti­dad de car­ne sa­na po­si­ble, en el me­nor tiem­po po­si­ble y con la me­nor can­ti­dad de in­su­mos. O sea que to­das las va­cas del plan­tel de­ben pa­rir un ter­ne­ro por año, y el por­cen­ta­je de pre­ñez tie­ne que ser al­to, del 90% pa­ra arri­ba. La fer­ti­li­dad nun­ca se pue­de ne­go­ciar por­que es el pri­mer es­ca­lón de la al­ta pro­duc­ti­vi­dad y el fac­tor de se­lec­ción de ma­yor im­pac­to eco­nó­mi­co. Si uno se cae 4, 5 ó 6 pun­tos de pre­ñez en un ro­deo de mil va­cas la can­ti­dad de ter­ne­ros que se pier­den no se re­cu­pe­ran con ca­li­dad, esa pér­di­da eco­nó­mi­ca por can­ti­dad no se re­cu­pe­ra con ca­li­dad. Y ob­via­men­te hay que te­ner fer­ti­li­dad más ca­li­dad pa­ra ser efi­cien­te.

SP: ¿Y cuá­les son los atri­bu­tos de la fun­cio­na­li­dad?

COR: La fun­cio­na­li­dad re­pro­duc­ti­va tam­po­co se pue­de ne­go­ciar ya que es­tá fuer­te­men­te uni­da a la fer­ti­li­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que a un apa­ra­to re­pro­duc­tor efi­cien­te se le de­be su­mar que el ani­mal sea co­rrec­to de es­truc­tu­ra y con bue­nos mo­vi­mien­tos, co­rrec­to de aplo­mos y de pe­zu­ñas. Otro fac­tor fun­da­men­tal es una des­ta­ca­da ha­bi­li­dad ma­ter­na, con una ubre co­rrec­ta y fun­cio­nal. Con­clu­yen­do, pri­me­ro hay que eva­luar que el ani­mal sea fun­cio­nal y adap­ta­ble a la zo­na don­de de­be criar: rús­ti­co y fér­til; des­pués que sea un ani­mal car­ni­ce­ro de al­ta pro­duc­ción de car­ne. Es la cla­ve del éxi­to de nues­tra ac­ti­vi­dad: unir a la fun­cio­na­li­dad y la pro­duc­ti­vi­dad con la al­ta pro­duc­ción de car­ne. És­ta vie­ne des­pués con un des­ta­ca­do fe­no­ti­po car­ni­ce­ro, un ani­mal an­cho, pro­fun­do, bien mas­cu­lino el ma­cho y fe­me­ni­na la hem­bra.

SC: A un ro­deo ge­ne­ral, con una ca­li­dad ge­né­ti­ca pro­me­dio ¿có­mo se lo me­jo­ra y cuán­to tiem­po re­quie­re?

COR: Si se in­cor­po­ra el to­ro co­rrec­to pa­ra sus va­cas, ya en la pri­me­ra ge­ne­ra­ción se ven los cam­bios. Mu­chas ve­ces la to­ma de de­ci­sión res­pec­to de qué to­ro usar lle­va a ha­cer las co­sas bien o mal. La co­rrec­ta asig­na­ción de ser­vi­cios es un pro­ce­so cla­ve en la ca­de­na de pro­duc­ción de car­ne. Ni ha­blar de cuan­do se usan téc­ni­cas de mul­ti­pli­ca­ción ge­né­ti­ca, co­mo el tras­plan­te em­bio­na­rio o la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, que per­mi­te ha­cer las co­sas más rá­pi­do. Si es­tas téc­ni­cas son bien apli­ca­das, las me­jo­ras son rá­pi­das. Ahí apa­re­ce­mos los ase­so­res que nos de­di­ca­mos to­dos los días de la vi­da a es­to, ha­cien­do mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros, eva­luan­do, in­ves­ti­gan­do y cla­si­fi­can­do pro­duc­cio­nes.

SC: ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­be po­seer un to­ro pa­ra im­pac­tar en un ro­deo?

COR: Me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co es cuan­do

los ter­ne­ros su­pe­ran ge­né­ti­ca y fe­no­tí­pi­ca­men­te a sus ma­dres. Cuan­do es­to se lo­gra el ro­deo avan­za. Por lo tan­to se de­be co­no­cer a la per­fec­ción qué vir­tu­des y de­fec­tos tie­nen las va­cas a ni­vel pro­duc­ti­vo pa­ra sa­bér qué es lo que hay su­pe­rar y de ahí en más com­prar o pro­du­cir el to­ro que ge­né­ti­ca y fe­no­tí­pi­ca­men­te me­jo­re los de­fec­tos que uno tie­ne en el cam­po. Así, las me­jo­res ter­ne­ras de esas va­cas van a su­pe­rar a sus ma­dres. Hay que bus­car un ani­mal de muy buen fí­si­co car­ni­ce­ro, fun­cio­nal y pro­duc­ti­vo, con un mo­de­ra­do pe­so al na­ci­mien­to, con buen cre­ci­mien­to pos­te­rior, que cor­te su cur­va de cre­ci­mien­to an­tes de los dos años pa­ra que ese de­sa­rro­llo -que va a dar ma­yor can­ti­dad de ki­los y más rá­pi­do- no ter­mi­ne ha­cien­do que las va­cas del plan­tel sean más gran­des de ta­ma­ño, por­que va a ser in­efi­cien­te. Hay que co­no­cer el pun­to de equi­li­brio en­tre la ca­li­dad del cam­po y su ofer­ta fo­rra­je­ra con la can­ti­dad ideal de va­cas por hec­tá­rea. El avan­ce ge­né­ti­co se ha­ce con una co­rrec­ta elec­ción de los to­ros y las ma­dres y des­car­tan­do a la va­ca que dé un ter­ne­ro de ca­li­dad in­fe­rior.

SC: ¿Cuán­tas co­sas que­dan por me­jo­rar en la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na?

COR: Fun­da­men­tal­men­te la uni­for­mi­dad del pro­duc­to y el in­cre­men­to en la ta­sa de ex­trac­ción. Res­pec­to del pri­me­ro, de­be­mos me­jo­rar mu­cho la co­la de pro­duc­ción. Exis­te otra cues­tión en la que muy cla­ra­men­te hay mu­cho por ha­cer: en es­te mo­men­to no más del 30% de las va­cas re­ci­ben ser­vi­cios con to­ros me­jo­ra­do­res. Si se ve la can­ti­dad de va­cas de Ar­gen­ti­na y la can­ti­dad de to­ros se­lec­cio­na­dos que se ven­den en re­ma­tes, o las ven­tas de se­men de ani­ma­les de al­ta ca­li­dad,ve­mos que no lle­gan a cu­brir al 30% de la produccion de va­cas del país.

SC: ¿Có­mo eva­luás que in­flu­ye la cues­tión de la me­nor ren­ta­bi­li­dad?

COR: La cla­ve es te­ner en la ac­ti­vi­dad una ren­ta con­sis- ten­te en el tiem­po, sin al­ti­ba­jos abrup­tos. Na­die pre­ten­de una ga­nan­cia des­pro­por­cio­na­da, pe­ro sí un ne­go­cio ren­ta­ble. Es­to ha­ce que uno no se fre­ne co­mo cria­dor. La reali­dad es que te­ne­mos un ne­go­cio que tie­ne pi­cos bue­nos du­ran­te 2 ó 3 años y des­pués años ma­los. Y el avan­ce ge­né­ti­co y la in­ver­sión es muy sen­si­ble a ese cam­bio de va­lo­res. Una ren­ta­bi­li­dad es­ta­ble ayu­da­ría a que la ge­né­ti­ca avan­ce más rá­pi­do.

SC: Va­rias ge­ne­ra­cio­nes de va­cas que hay en los cam­pos, por ser­vi­cio na­tu­ral o in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, tie­nen al­gu­na de­ci­sión en la que in­ter­vi­nis­te ¿Te ani­más a es­pe­cu­lar a cuán­tas va­cas lle­gan?

COR: En es­te mo­men­to tra­ba­jo con 15 ca­ba­ñas o em­pre­sas agro­pe­cua­rias. Con­si­de­ran­do el vo­lu­men de ma­dres que ellos tra­ba­jan más los to­ros que se­lec­ciono pa­ra los cen­tros de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial y los que es­tas ca­ba­ñas pro­du­cen y ven­den a ter­ne­ros, la in­fluen­cia es de apro­xi­ma­da­men­te 300 mil va­cas por año. Por ejem­plo, un cen­tro de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial que ase­so­ro ven­de 300 mil do­sis de se­men por año, sig­ni­fi­ca que al­re­de­dor de 150 mil va­cas se pre­ñan con es­ta ge­né­ti­ca. A es­to se le su­man to­ros de nues­tra pro­pie­dad que ca­pi­ta­li­za­mos en di­fe­ren­tes cen­tros de in­se­mi­na­ción cu­yo se­men pre­ña unas 50 mil va­cas más. Las ca­ba­ñas que ase­so­ro ven­den o pro­du­cen pa­ra uso pro­pio unos 3.000 to­ros por año que sir­ven en pro­me­dio de 30 a 40 va­cas, son co­mo 100 mil va­cas más. Y las ca­ba­ñas ven­den tam­bién va­qui­llo­nas pu­ra con­tro­la­das que dan crías, que en va­rios ca­sos guar­dan co­mo to­ros pa­ra el fu­tu­ro. Cuan­do eso se va irra­dian­do ter­mi­na im­pac­tan­do en 300 mil va­cas por año. Si se to­ma en cuen­ta que una va­ca pue­de te­ner una vi­da útil, de­pen­dien­do del ti­po de cam­po, de 8 a 10 años, po­si­ble­men­te exis­tan hoy en la Ar­gen­ti­na en­tre 2 y 3 millones de va­cas con al­gu­na in­fluen­cia de las de­ci­sio­nes ge­né­ti­cas que to­mo a dia­rio. Y es­to es una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.