CO­RREO PRO­FE­SIO­NAL.

Super Campo - - Primera Página -

Las con­sul­tas de nues­tros lec­to­res res­pon­di­das per­so­nal­men­te por los es­pe­cia­lis­tas de Su­per CAM­PO.

POR­CI­NOS. Ten­go un em­pren­di­mien­to de pro­duc­ción por­ci­na en con­fi­na­mien­to y me cues­ta mu­cho la cues­tión del ma­ne­jo de los desechos. Me gus­ta­ría que pu­bli­quen una no­ta con re­co­men­da­cio­nes pa­ra trans­for­mar los des­per­di­cios en fuen­te de ener­gía y fer­ti­li­zan­tes.

Ser­gio To­ma­sesky, San­ta Fe

RSe es­ti­ma que con un uso ra­cio­nal del agua, la pro­duc­ción por­ci­na en con­fi­na­mien­to pro­du­ce al­re­de­dor de 25 li­tros de re­si­duos lí­qui­dos dia­rios por cer­do (de 5 a 6 li­tros de efluen­tes de los ani­ma­les, su­ma­do al agua, es­ta­mos en los 20 o 25). Por lo tan­to, un cria­de­ro de 100 ma­dres, por ejem­plo, tie­ne un pro­me­dio men­sual de 1.000 cer­dos y apro­xi­ma­da­men­te 20 mil li­tros de efluen­tes dia­rios (y sin una uti­li­za­ción ra­cio­nal, esa ci­fra se po­dría mul­ti­pli­car por dos).

Pa­ra usar el efluen­te co­mo abono agrí­co­la es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar la com­po­si­ción del mis­mo, es­pe­cial­men­te el con­te­ni­do en ma­cro­nu­trien­tes y ha­cer un co­rrec­to aná­li­sis del sue­lo. En el uso de la ex­cre­tas de cer­do pa­ra fer­ti­li­za­ción de cul­ti­vos agrí­co­las, el ni­tró­geno es el com­po­nen­te más im­por­tan­te en cuan­to a ni­vel de apor­te –es el prin­ci­pal nu­trien­te que de­ter­mi­na la pro­duc­ti­vi­dad de los ce­rea­les en la Re­gión Pam­pea­na–, pe­ro ade­más es el que pre­sen­ta ma­yor ries­go am­bien­tal. Si el re­si­duo no se en­tie­rra en un pla­zo ra­zo­na­ble o no se rea­li­za un ade­cua­do tra­ta­mien­to, en­tre el 70 y el 80% del ni­tró­geno se pier­de por vo­la­ti­li­za­ción. En cam­bio, si es in­cor­po­ra­do al sue­lo es so­lu­ble y, por lo tan­to, sus­cep­ti­ble de ser ab­sor­bi­do por los cul­ti­vos. Por lo tan­to, ha­cer un buen ma­ne­jo im­pli­ca­ría re­du­cir pér­di­das de ni­tró­geno y po­der con­tar con un ma­te­rial más ri­co, en re­fe­ren­cia a su ca­pa­ci­dad fer­ti­li­zan­te.

Pa­ra su uti­li­za­ción, los re­si­duos re­quie­ren un tra­ta­mien­to de es­ta­bi­li­za­ción que co­mien­za con el al­ma­ce­na­mien­to en tan­ques, fo­sas o la­gu­nas. Si bien hay dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, en fun­ción de fac­to­res am­bien­ta­les –cli­ma o ubi­ca­ción de la na­pa freá­ti­ca–, ca­rac­te­rís­ti­cas del efluen­te y otras va­ria­bles co­mo as­pec­tos eco­nó­mi­cos, téc­ni­cos, le­ga­les, ubi­ca­ción y ta­ma­ño del es­ta­ble­ci­mien­to, en cual­quier ca­so el ca­mino es la se­pa­ra­ción in­me­dia­ta de só­li­dos y des­pués ha­cer un tra­ta­mien­to en el sis­te­ma de la­gu­neos tra­di­cio­na­les, pa­ra ba­jar la de­man­da bio­ló­gi­ca de oxí­geno (DBO), me­di­da que se usa pa­ra re­gu­lar las nor­ma­ti­vas am­bien­ta­les. Co­mo pri­mer pa­so, me­dian­te ope­ra­cio­nes fí­si­cas co­mo el fil­tra­do, el ta­mi­za­do y la se­di­men­ta­ción, se se­pa­ran la frac­ción só­li­da –es­tiér­col y res­tos de ali­men­to– de la lí­qui­da –orín y agua de la­va­do–. Lue­go, el só­li­do pue­de dis­po­ner­se en can­chas de se­ca­do o en lu­ga­res pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to, mien­tras –me­dian­te pro­ce­sos bio­ló­gi­cos y quí­mi­cos– se eliminan del lí­qui­do los res­tos que per­sis­ten en sus­pen­sión, los com­pues­tos bio­de­gra­da­bles y nu­trien­tes, prin­ci­pal­men­te ni­tró­geno y fós­fo­ro. En el tra­ta­mien­to de es­tos efluen­tes hay dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, des­de el sis­te­ma de la­gu­neo clá­si­co, co­mo pue­de ser la la­gu­na anae­ró­bi­ca, fa­cul­ta­ti­va y ae­ró­bi­ca”, di­jo Pa­ni­che­lli. Si bien hay di­fe­ren­tes op­cio­nes, los tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos pue­den di­vi­dir­se en pro­ce­sos ae­ro­bios –se dan en pre­sen­cia de oxí­geno–, an­ae­ro­bios –se dan en au­sen­cia de oxí­geno– y fa­cul­ta­ti­vos, que pue­den fun­cio­nar en pre­sen­cia o au­sen­cia de oxí­geno mo­le­cu­lar. Las la­gu­nas de es­ta­bi­li­za­ción ope­ran co­mo gran­des reac­to­res ex­ca­va­dos en la tie­rra e im­per­mea­bi­li­za­dos, don­de se remueven los con­ta­mi­nan­tes y pa­tó­ge­nos. La se­cuen­cia tí­pi­ca es de tres la­gu­nas in­ter­co­nec­ta­das: una anae­ró­bi­ca, se­gui­da por una fa­cul­ta­ti­va –en es­tas dos eta­pas se de­gra­da el 95% del DBO– y, al fi­nal, otra ae­ró­bi­ca o de ma­du­ra­ción, que re­mue­ve pa­tó­ge­nos y nu­trien­tes.

DA­RIO PA­NI­CHE­LLI Li­cen­cia­do en Cien­cias del Am­bien­te IN­TA Mar­cos Juárez

NI­CO­LAS SO­SA In­ge­nie­ro agró­no­mo

IN­TA Ra­fae­la AM­BIEN­TE. La Uni­ver­si­dad de Bahía Blan­ca es­tá es­tu­dian­do un mé­to­do pa­ra dec­tec­tar la can­ti­dad de mer­cu­rio que pue­den te­ner los ali­men­tos en ge­ne­ral, mi­dién­do­lo a par­tir de la can­ti­dad del me­tal que se en- cuen­tra en la miel. Quie­ro sa­ber si us­te­des pue­den pu­bli­car­lo.

Ma­ria­na Alvarez Conti, Bue­nos Ai­res

REl mer­cu­rio es un me­tal tó­xi­co que pue­de con­cen­trar­se en la ca­de­na ali­men­ta­ria, en el am­bien­te y en el cuer­po hu­mano, y pro­du­cir ries­gos pa­ra la sa­lud de la po­bla­ción. Es­te me­tal pe­sa­do pro­du­ce efec­tos tó­xi­cos que in­clu­yen da­ño al cerebro, ri­ño­nes y pul­mo­nes. Pue­de pro­ve­nir de zo­nas in­dus­tria­les o ur­ba­nas, del trá­fi­co vehi­cu­lar y de fer­ti­li­zan­tes o pes­ti­ci­das. El aná­li­sis de la miel per­mi­te de­ter­mi­nar el gra­do de con­ta­mi­na­ción de es­te ali­men­to, pe­ro tam­bién ser­vir co­mo bio­in­di­ca­dor de con­ta­mi­na­ción en el ai­re, el sue­lo o el agua.

Las abe­jas tie­nen un gran área de vue­lo y pue­den trans­por­tar el mer­cu­rio, tan­to en su cuer­po co­mo a tra­vés del po­len, y trans­fe­rir­lo a los pro­duc­tos de la col­me­na. La idea es au­to­ma­ti­zar di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías pa­ra el con­trol de la ca­li­dad de los pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, en es­te ca­so la miel, y de es­ta ma­ne­ra dis­mi­nuir tiem­pos, re­du­cir cos­tos y tra­ba­jar so­bre la ba­se de la química ver­de.

El mé­to­do desa­rro­lla­do per­mi­te re­du­cir el tiem­po del pro­ce­so de de­ter­mi­na­ción más uti­li­za­do -que lle­va dos ho­ras- a só­lo 16 mi­nu­tos. El sis­te­ma, de­no­mi­na­do Flow-Batch, es muy sim­ple: cons­ta de dos cá­ma­ras de vi­drio, en una se rea­li­za la di­ges­tión hú­me­da de la mues­tra de la miel pa­ra al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, em­plean­do una lám­pa­ra ha­ló­ge­na de ba­jo cos­to, y en la otra la re­duc­ción del mer­cu­rio pre­sen­te en la mues­tra, que es lle­va­do a su es­ta­do ga­seo­so me­dian­te el agre­ga­do de un agen­te re­duc­tor. Con es­to bus­ca­mos op­ti­mi­zar el pro­ce­di­mien­to de di­ges­tión de la mues­tra, pa­ra ello nos en­fo­ca­mos en el pre-tra­ta­mien­to y lo­gra­mos un sis­te­ma au­to­má­ti­co don­de la can­ti­dad de mues­tras de aná­li­sis, la

can­ti­dad de reac­ti­vos y la in­fluen­cia hu­ma­na es mu­cho me­nor.

La ma­yo­ría de los me­ta­les no­ci­vos que pue­dan es­tar pre­sen­tes en la miel pue­den de­tec­tar­se con es­te sis­te­ma au­to­má­ti­co de de­ter­mi­na­ción. Ade­más, ha si­do desa­rro­lla­do de acuer­do a los prin­ci­pios de la química ver­de, ya que per­mi­te re­du­cir la can­ti­dad de reac­ti­vos y mues­tras ne­ce­sa­rias, dis­mi­nuir la ne­ce­si­dad de par­ti­ci­pa­ción hu­ma­na y la ge­ne­ra­ción de re­si­duos tó­xi­cos. MA­RIA EU­GE­NIA CENTURION MA­RIA­NA DO­MIN­GUEZ Li­cen­cia­das en Química Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur

(Bahía Blan­ca) IM­PUES­TOS. La AFIP sa­có un nue­vo plan de pa­gos per­ma­nen­te pa­ra pe­que­ños y me­dia­nos con­tri­bu­yen­tes ¿Me pue­den in­for­mar so­bre las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas del plan?

Juan Fran­cis­co Gu­tié­rrez, Ro­jas, Bue­nos Ai­res

RPor me­dio de la Re­so­lu­ción Ge­ne­ral N° 3516, la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos es­ta­ble­ció un Plan de Fa­ci­li­da­des de Pa­go Per­ma­nen­te des­ti­na­do a can­ce­lar las obli­ga­cio­nes im­po­si­ti­vas y de los re­cur­sos de la se­gu­ri­dad so­cial (in­clu­yen­do sus in­tere­ses, ac­tua­li­za­cio­nes y mul­tas) de aque­llos con­tri­bu­yen­tes que ac­túen en ca­li­dad de em­plea­do­res y cu­yo mon­to de ven­tas o in­gre­sos bru­tos anua­les no su­pere a $10.000.000. Los re­qui­si­tos pa­ra en­cua­drar en el plan son:

Ha­ber ex­te­rio­ri­za­do co­mo mí­ni­mo 2 em­plea­dos en la de­cla­ra­ción jurada del Sis­te­ma In­te­gra­do Pre­vi­sio­nal del mes in­me­dia­to an­te­rior al de ad­he­sión. En el ca­so de per­so­nas fí­si­cas po­drán con­ta­bi­li­zar­se den­tro del mí­ni­mo has­ta un em­plea­do de­cla­ra­do en el re­gis­tro es­pe­cial de per­so­nal de ca­sas par­ti­cu­la­res.

Ha­ber con­sig­na­do ven­tas, lo­ca­cio­nes o pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios in­fe­rio­res $10.000.000 en las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das men­sua­les de IVA de los úl­ti­mos 12 me­ses, con­ta­dos des­de el mes in­me­dia­to an­te­rior al de ad­he­sión. En ca­so de que no se ha­yan re­gis­tra­do ope­ra­cio­nes gra­va­das en IVA, se con­si­de­ra­rán los in­gre­sos de­cla­ra­dos en el Im­pues­to a las Ga­nan­cias, del úl­ti­mo pe­río­do fis­cal ven­ci­do al mes in­me­dia­to al de la ad­he­sión.

Que­dan ex­clui­das de ser can­ce­la­das me­dian­te el pre­sen­te plan de fa­ci­li­da­des cier­tas obli­ga­cio­nes, en­tre las cua­les men­cio­na­mos, re­ten­cio­nes y per­cep­cio­nes im­po­si­ti­vas, an­ti­ci­pos y/o pa­gos a cuen­ta, IVA que se de­be in­gre­sar por pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios rea­li­za­das en el ex­te­rior con uti­li­za­ción eco­nó­mi­ca en el país, apor­tes y con­tri­bu­cio­nes de obras so­cia­les, cuo­tas de ART y mo­no­tri­bu­to, etc.

El plan de pa­gos se po­drá efec­ti­vi­zar en un má­xi­mo de 6 cuo­tas men­sua­les, por un im­por­te igual o ma­yor a $150, con un in­te­rés men­sual de fi­nan­cia­mien­to del 1,35%. To­das las cuo­tas se­rán igua­les y con­se­cu­ti­vas, can­ce­la­bles por dé­bi­to di­rec­to en cuen­ta ban­ca­ria.

Des­ta­ca­mos que la ad­he­sión pue­de efec­tuar­se in­gre­san­do con cla­ve fis­cal a la op­ción “Plan de fa­ci­li­da­des de pa­go RG 3516” del sis­te­ma “Mis fa­ci­li­da­des” de la Afip.

RI­CHARD AMA­RO GO­MEZ Con­ta­dor pú­bli­co ri­chard.l.ama­ro.

go­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.