PO­TRI­LLOS. na­ci­do.

Super Campo - - Pri­me­ra Pá­gi­na - Por Jor­ge M. Ge­noud*, Médico Ve­te­ri­na­rio Fotos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Pri­me­ros cui­da­dos del re­cién Por Jor­ge Ge­noud, Méd. Ve­te­ri­na­rio.

La ob­ser­va­ción cui­da­do­sa del com­por­ta­mien­to del po­tri­llo re­cién na­ci­do per­mi­te pre­ve­nir po­si­bles afec­cio­nes a su sa­lud.

CON LA PRI­MA­VE­RA comienza la épo­ca de par­tos en la es­pe­cie equi­na, aun­que en al­gu­nos ca­sos pue­de ocu­rrir al­guno an­tes que fi­na­li­ce el in­vierno, eso va a de­pen­der de la fe­cha del ser­vi­cio y de la du­ra­ción de la ges­ta­ción que ca­da ye­gua po­see en par­ti­cu­lar. El par­to de la ye­gua es un pro­ce­so rá­pi­do y fi­na­li­za con la ex­pul­sión del po­tri­llo del claus­tro ma­terno. La cría sa­le a un mun­do que no co­no­cía al desa­rro­llar­se den­tro del úte­ro y pa­ra ello tie­ne que adap­tar­se rá­pi­da­men­te a una se­rie de cam­bios, la po­si­bi­li­dad que de­mues­tre pa­ra ha­cer­los efi­cien­te­men­te con­di­cio­na­rá su pos­te­rior su­per­vi­ven­cia.

La ges­ta­ción es un pro­ce­so na­tu­ral, pe­ro a la vez com­ple­jo por­que se tra­ta de un ser que es­tá for­mán­do­se y pa­ra ello ne­ce­si­ta que la ma­dre po­sea las con­di­cio­nes fí­si­cas, re­pro­duc­ti­vas y fun­cio­na­les que la ca­pa­ci­ten pa­ra ser una bue­na ma­dre y ade­más ha­ya si­do acom­pa­ña­da por una co­rrec­ta sa­ni­dad y por una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da en can­ti­dad y ca­li­dad de nu­trien­tes de acuer­do al pe­río­do de pre­ñez.

La sa­li­da de la cría por el úte­ro ma­terno don­de es­ta­ba con­te­ni­do, pro­vo­ca la rup­tu­ra de la mem­bra­na am­nió­ti­ca que lo cu­bría y co­men­zar a res­pi­rar. Cuan­do los par­tos ocu­rren na­tu­ral­men­te o sea cuan­do son

rea­li­za­dos sin la vi­gi­lan­cia de las per­so­nas el po­tri­llo de­be abrir­se pa­so in­di­vi­dual­men­te a tra­vés de esa mem­bra­na, en el ca­so que el par­to es­té con­tro­la­do por el ser hu­mano y se vi­sua­li­za que no rom­pió esa mem­bra­na de­be ha­cer­se ma­nual­men­te pa­ra per­mi­tir­le que ini­cie su res­pi­ra­ción.

Una vez na­ci­do el po­tri­llo tie­ne que te­ner nor­ma­les sus pa­rá­me­tros vi­ta­les (apa­ra­to cir­cu­la­to­rio, res­pi­ra­to­rio, etc.), es de­cir que sus sis­te­mas res­pi­ra­to­rio y cir­cu­la­to­rio de­ben fun­cio­nar co­rrien­te­men­te y su or­ga­nis­mo po­der aco­mo­dar­se a esos cam­bios que se pro­du­je­ron a par­tir del par­to.

Es im­por­tan­te el con­trol del re­cién na­ci­do du­ran­te las pri­me­ras 24 ó 48 ho­ras pa­ra ver si esa ne­ce­sa­ria adap­ta­ción se lle­va a ca­bo na­tu­ral­men­te y den­tro de los lí­mi­tes usua­les, por­que en ca­so de no ha­cer­lo y de­mos­trar sig­nos de anor­ma­li­dad al pa­rar­se, mo­ver­se, ma­mar, pro­ce­der, etc. se de­be iniciar su aten­ción.

El com­por­ta­mien­to ha­bi­tual que de­mues­tra el po­tri­llo lue­go de na­ci­do es un muy buen in­di­ca­dor de su es­ta­do de sa­lud, su for­ma de ac­tuar de­be ser cum­pli­men­ta­da den­tro de los tiem­pos que son con­si­de­ra­dos co­mo usua­les, co­mo los si­guien­tes:

Tiem­po en pa­rar­se: en­tre los 30 a 60 mi­nu­tos.

Pre­sen­ta­ción del re­fle­jo de suc­ción: a los 20 ó 30 mi­nu­tos de na­ci­do.

Co­men­zar a ma­mar: a las 2 ó 3 ho­ras de na­ci­do.

Eli­mi­na­ción de la pri­me­ra ma­te­ria fe­cal lla­ma­da me­co­nio: la ma­yo­ría sue­le ha­cer­lo den­tro de las pri­me­ras 4 ho­ras de na­ci­do.

El po­tri­llo es un ser muy vi­vaz, es­tá ro­dean­do a su ma­dre, se mue­ve con­ti­nua­men­te y sue­le al­ter­nar pe­río­dos de des­can­so con una fre­cuen­te ali­men­ta­ción de la glán­du­la ma­ma­ria. La ob­ser­va­ción de to­dos es­tos pa­rá­me­tros co­rrien­tes de con­duc­ta del po­tri­llo re­cién na­ci­do son muy im­por­tan­tes pa­ra eva­luar su es­ta­do nor­mal o anor­mal y es con­ve­nien­te que los reali­ce una per­so­na su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­da pa­ra ve­ri­fi­car al­te­ra­cio­nes o cam­bios en es­tas eta­pas de­ci­si­vas y cuan­do re­co­noz­ca una irre­gu­la­ri­dad, reali­ce la con­sul­ta al pro­fe­sio­nal.

Cuan­do el po­tri­llo na­ce es im­por­tan­te pres­tar­le aten­ción a su cor­dón um­bi­li­cal, sue­le rom­per­se en dos mo­men­tos: cuan­do el po­tri­llo se mue­ve o sino cuan­do la ye­gua se le­van­ta. Cuan­do dis­mi­nu­ye la can­ti­dad de san­gre que pa­sa por él es con­ve­nien­te con­tro­lar­lo, si sub­sis­tie­ra una he­mo­rra­gia hay que li­gar­lo, pe­ro sino exis­te una sa­li­da de san­gre por el mis­mo se re­co­mien­da rea­li­zar una de­sin­fec­ción pa­ra evi­tar po­si­bles in­gre­sos de mi­cro­or­ga­nis­mos que pue­dan es­tar dis­tri­bui­dos en el am­bien­te y tam­bién du­ran­te los días pos­te­rio­res al par­to es con­ve­nien­te con­tro­lar­lo pa­ra cons­ta­tar que no exis­tan otros pro­ble­mas.

El po­tri­llo al na­cer acos­tum­bra es­tar en una po­si­ción de­cú­bi­to es­ter­nal o sea tie­ne el es­ter­nón apo­ya­do so­bre el pi­so, la con­duc­ta usual nos di­ce que tra­ta­rá de le­van­tar­se y pa­rar­se, de­bi­do a su ines­ta­bi­li­dad ge­ne­ral­men­te lo rea­li­za a tra­vés de va­rios in­ten­tos has­ta que lo­gra fi­nal­men­te man­te­ner­se de pie. Pa­ra ello ne­ce­si­ta que su es­que­le­to y to­dos los otros com­po­nen­tes de su apa­ra­to os­teo­mus­cu­lar se ha­yan desa­rro­lla­do nor­mal­men­te du­ran­te la ges­ta­ción.

A par­tir de que lo­gra man­te­ner­se pa­ra­do, co­men­za­rá dar sus pri­me­ros pa­sos y de­be­rá bus­car la glán­du­la ma­ma­ria de la ma­dre pa­ra be­ber el ca­los­tro que en una se­cre­ción ri­ca en an­ti­cuer­pos que pre­pa­ró la ma­dre du­ran­te la pre­ñez. Me­dian­te es­te ca­los­tro in­ge­ri­do el po­tri­llo re­ci­bi­rá una in­mu­ni­dad pa­si­va que lo pro­te­ge­rá con­tra di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des in­fec­to­con­ta­gio­sas du­ran­te los pri­me­ros tiem­pos has­ta que el pro­pio sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del neo­na­to pue­da pro­du­cir sus pro­pios an­ti­cuer­pos, y es­to es vi­tal en la es­pe­cie equi­na por­que el pa­sa­je de an­ti­cuer­pos de la ma­dre a su cría se efec­túa de es­ta for­ma a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en la es­pe­cie hu­ma­na, don­de la ma­dre lo ha­ce a tra­vés de la pla­cen­ta.

La to­ma del ca­los­tro es tras­cen­den­tal pa­ra la vi­da del po­tri­llo, és­te per­mi­te el in­gre­so de esos an­ti­cuer­pos for­ma­dos a tra­vés de la ab­sor­ción de los mis­mos por el in­tes­tino, cual­quier de­mo­ra o al­te­ra­ción en es­te me­ca­nis­mo pre­dis­pon­drá al po­tri­llo a es­tar ex­pues­to a un con­jun­to de en­fer­me­da­des in­fec­to­con­ta­gio­sas du­ran­te los tres pri­me­ros me­ses de vi­da. La per­mea­bi­li­dad que tie­ne el epi­te­lio

Uno de los pri­me­ros ac­tos que rea­li­za el po­tri­llo re­cién na­ci­do es ro­dear a su ma­dre cons­tan­te­men­te con una fre­cuen­te ali­men­ta­ción des­de la glán­du­la ma­ma­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.