MI­CROEM­PREN­DI­MIEN­TOS.

Super Campo - - Primera Página - Por Ma­riel Ti­bau Martínez Fo­tos: Mar­ce­lo Es­ca­yo­la

conejos ena­nos.

Cría de Por Ma­riel Ti­bau Martínez.

En los úl­ti­mos dos o tres años la cría de conejos ena­nos se con­vir­tió en una op­ción in­tere­san­te pa­ra el in­gre­so ex­tra de mu­chas fa­mi­lias. Se co­mer­cia­li­zan en ve­te­ri­na­rias y en po­co tiem­po se han po­si­cio­na­do co­mo la mas­co­ta ideal pa­ra es­pa­cios re­du­ci­dos.

EXIS­TEN MU­CHI­SI­MAS y atrac­ti­vas va­rie­da­des de conejos ena­nos y en los úl­ti­mos años en­con­tra­ron un lu­gar en­tre los pri­me­ros pues­tos de ani­ma­les cria­dos pa­ra mas­co­tas.

Ha­blar de conejos ena­nos, des­de el pun­to de vis­ta ra­cial, no es una ta­rea sen­ci­lla. En prin­ci­pio se po­dría lle­gar a afir­mar que exis­ten tan­tas ra­zas de conejos “mi­ni”, co­mo can­ti­dad de ra­zas gran­des hay en el mun­do, pues­to que des­cien­den de ellas. Por otra par­te se­gún el país de ori­gen, res­pon­den (tal co­mo su­ce­de con sus an­ces­tros) a un

es­tán­dar ra­cial es­pe­cí­fi­co y, co­mo si es­to fue­ra po­co, la can­ti­dad de co­lo­res o va­rie­da­des que se pue­den lle­gar a en­con­trar en el mer­ca­do de los pe­que­ños son, prác­ti­ca­men­te, in­nu­me­ra­bles.

Te­nien­do en cuen­ta es­tas pre­mi­sas y pen­san­do en in­tro­du­cir­se en la ac­ti­vi­dad cu­ní­co­la de ejem­pla­res de pe­que­ño por­te, hay que sa­ber que en úl­ti­ma ins­tan­cia de un co­ne­jo y de­be ser tra­ta­do co­mo tal. Es­to sig­ni­fi­ca que re­quie­re ali­men­to y es­pa­cio ade­cua­do, co­mo así tam­bién las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y sa­ni­dad ne­ce­sa­rias pa­ra que es­té sa­lu­da­ble.

DE QUE SE TRA­TA.

Pa­ra quie­nes des­co­no­cen el te­ma, un co­ne­jo es con­si­de­ra­do den­tro de la cla­si­fi­ca­ción de enano, cuan­do pe­sa en­tre 900 gra­mos y 2 ki­los e in­clu­so me­nos se­gún las ra­zas. Si bien exis­ten una gran va­rie­dad, al­gu­nas de ellas son: Net­her­land Dwarf, Po­lish, Ca­be­za de León, Mi­ni Rex, Ho­lland Lop, Ame­ri­can Fuzzy Lop, Ducht y An­go­ra. En paí­ses eu­ro­peos, don­de la cría de conejos es una ac­ti­vi­dad pe­cua­ria pri­ma­ria arrai­ga­da des­de ha­ce cien­tos de años, la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca -mé­to­do por el cual se ob­tie­nen las ra­zas, se se­lec­cio­nan ejem­pla­res y se los me­jo­ra- se lle­gó a ob­te­ner conejos ena­nos que, de adul­tos, no de­ben su­pe­rar los 1,5 ki­lo­gra­mos de pe­so. En ex­po­si­cio­nes del sec­tor se des­ca­li­fi­can ani­ma­les que su­peren es­ta mar­ca.

“En la Ar­gen­ti­na –se­ña­la Pau­la Gar­giu­lo, ar­qui­tec­ta, ma­má, esposa y cria­do­ra de tiem­po com­ple­to de Ca­ba­ña La Pu­re­za, ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Fran­cis­co Alvarez, aún no hay ejem­pla­res tan pe­que­ños de adul­tos co­mo en Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, los es­tán­da­res ar­gen­ti­nos acep­tan los ani­ma­les

que se crían y, de he­cho, par­ti­ci­pan en las ex­po­si­cio­nes na­cio­na­les a la par que cual­quier ra­za tra­di­cio­nal”.

La cría de conejos “gran­des” en el país fue y es, bá­si­ca­men­te, de­por­ti­va. Es de­cir que se crian ani­ma­les que res­pe­ten los pa­rá­me­tros ra­cia­les, par­ti­ci­pan en ex­po­si­cio­nes y co­mer­cia­li­zan los re­pro­duc­to­res con el mis­mo fin. Exis­ten muy po­cos cria­de­ros cu­yo mó­vil prin­ci­pal es la pro­duc­ción de car­ne y otro tan­to que se con­cen­tre en la pro­duc­ción de piel. Des­de ha­ce po­cos años, pa­re­ce­ría que los pe­que­ños es­tán mos­tran­do su me­jor per­fil en ve­te­ri­na­rias y pet’s shop, al pun­to tal de po­si­cio­nar­se en un lu­gar tan re­le­van­te que les per­mi­ta in­gre­sar al ru­bro de la pro­duc­ción cu­ní­co­la. Es de­cir que en la ac­tua­li­dad no só­lo los cria­de­ros dis­po­nen de un sec­tor es­pe­cí­fi­co pa­ra la cría de conejos ena­nos, sino que mu­cha gen­te, cu­ya ac­ti­vi­dad pri­ma­ria na­da tie­ne que ver con los ani­ma­les, em­pie­za a in­tere­sar­se por su cría. Se es­tá per­fi­lan­do co­mo un mi­cro­em­pren­di­mien­to fa­mi­liar. Pue­den ha­cer­lo las amas de casa con ayu­da de los hi­jos, sin nin­gún in­con­ve­nien­te.

MAS­CO­TAS Y CRIA­DO­RES.

Re­sul­ta in­tere­san­te de­te­ner­se unas lí­neas pa­ra co­no­cer quié­nes y por qué de­ci­den lle­var­se un co­ne­jo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas a casa. Hoy ca­si to­das las ve­te­ri­na­rias y ne­go­cios del ra­mo, so­bre todo las em­pla­za­das en las ciu­da­des sú­per po­bla­das, tie­nen en sus vi­drie­ras al­gún co­ne­jo enano pa­ra la ven­ta. Cuan­to más co­lo­ri­do y “ra­ro”, me­jor. La fal­ta de es­pa­cio en las ca­sas mo­der­nas, el po­co tiem­po del que dis­po­nen las ma­yo­ría de las per­so­nas pa­ra po­ner­le la co­rrea a un pe­rro y sa­car­lo a ha­cer ejer­ci­cio, el de­seo de lle­gar a casa y dis­fru­tar del si­len­cio que no ofre­ce la ca­lle y la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de lo­grar que nues­tros hi­jos se se­pa­ren por un rato de las pan­ta­llas de la compu­tado­ra, te­le­vi­sor, con­so­las de vi­deo­jue­gos y de­más acom­pa­ñan­tes elec­tró­ni­cos, pa­re­cen ser los mo­ti­vos más re­le­van­tes pa­ra que mu­cha gen­te en­cuen­tre a la mas­co­ta ideal en un pe­que­ño co­ne­jo.

Ocu­pa po­co es­pa­cio -una jau­la-, te­nien­do la pre­cau­ción de cam­biar­le el pa­pel del pi­so de su re­cin­to a dia­rio no pro­vo­ca nin­gún olor, no pro­du­ce rui­dos, es muy do­mes­ti­ca­ble y ge­ne­ra una gran ter­nu­ra, tan­to es así que tam­bién es muy re­que­ri­do en la zoo­te­ra­pia, por la in­ter­re­la­ción que se ge­ne­ra en­tre el ani­mal y la per­so­na que ne­ce­si­ta de al­gún tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co.

Por otro la­do, pa­ra criar al­gu­nos conejos ena­nos se de­be dis­po­ner de un es­pa­cio pe­que­ño -en el ex­te­rior o in­te­rior-, no es ne­ce­sa­rio una gran in­ver­sión, ni de­ma­sia­do tiem­po de aten­ción y ca­da ani­mal se ven­de a las ve­te­ri­na­rias o en for­ma par­ti­cu­lar. Ade­más, la ro­ta­ción del di­ne­ro es muy rá­pi­da, pues­to que el ci­clo pro­duc­ti­vo de los conejos es cor­to y, por en­de, na­cen, cre­cen, se desa­rro­llan y se co­mer­cia­li­zan en po­co tiem­po.

Con qué em­pe­zar. “Pa­ra co-

men­zar a criar a ni­vel fa­mi­liar no­so­tros su­ge­ri­mos dis­po­ner de un es­pa­cio de no mu­cho más de 2 x 2 me­tros. Es­te lu­gar es su­fi­cien­te pa­ra co­lo­car el pri­mer mó­du­lo de 8 jau­las” se­ña­la la cria­do­ra. Di­cho mó­du­lo se co­mer­cia­li­za, ade­más, con los co­me­de­ros ti­po tol­va y los be­be­de­ros au­to­má­ti­cos. Por otro la­do, co­mo tie­nen te­cho de po­liu­re­tano in­yec­ta­do y fi­bra de vi­drio, pue­de es­tar a la in­tem­pe­rie.

Pues­tos a criar, otros da­tos a te­ner en cuen­ta son que los conejos en ge­ne­ral co­men en­tre 80 y 100 gra­mos de ali­men­to ba­lan­cea­do por día, pe­ro una hem­bra en ges­ta­ción co­me unos 150 gra­mos. Con res­pec­to a los ga­za­pos, és­tos em­pie­zan a co­mer –muy po­coa los 15 días; pues­to que se co­mer­cia­li­zan muy rá­pi­do, el gas­to de ali­men­to es mí­ni­mo.

Con los cui­da­dos ne­ce­sa­rios y co­rrec­tas me­di­das de bio­se­gu­ri­dad, el ín­di­ce de mor­tan­dad es muy ba­jo y lle­gan ca­si to­dos a la co­mer­cia­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.