ALI­MEN­TA­CION.

Super Campo - - Primera Página - Por Lean­dro Frí­go­li*, Téc­ni­co en Pro­duc­ción Apí­co­la Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Cuán­do re­cu­rrir a la ali­men­ta­ción ar­ti­fi­cial. Por Lean­dro Frí­go­li.

La ali­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca de las col­me­nas es una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra su de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to. Exis­ten tres so­por­tes aun­que pre­va­le­ce el ja­ra­be de azú­car. La pla­ni­fi­ca­ción del su­mi­nis­tro es cla­ve pa­ra man­te­ner la hi­gie­ne y sa­ni­dad del apia­rio.

LA ALI­MEN­TA­CION de las abe­jas tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ga­ran­ti­zar re­ser­vas ener­gé­ti­cas pa­ra el bienestar y sa­ni­dad de la col­me­na, ade­más de la re­co­lec­ción de néc­tar y po­len pa­ra el cre­ci­mien­to de la co­lo­nia. Se es­ti­ma que en la Cuen­ca del Sa­la­do bo­nae­ren­se la re­ser­va de ali­men­to de­be­ría ser de apro­xi­ma­da­men­te 18-20 ki­los de ja­ra­be. En los úl­ti­mos cin­co años es­ta re­la­ción ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y el ran­go se ubi­ca en­tre 20 a 25 ki­los de ja­ra­be.

To­man­do en cuen­ta el irre­fu­ta­ble he­cho de que el ali­men­to com­ple­men­to de las abe­jas es la miel, de­be­mos con­si­de­rar otras al­ter­na­ti­vas ali­men­ta­rias que, se­gún las cir­cuns­tan­cias, nos pue­den ayu­dar a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma nu­tri­cio­nal de la col­me­na, evi­tán­do así si­tua­cio­nes de ham­bre que com­pro­me­tan la in­te­gri­dad de las abe­jas o bien pa­ra es­ti­mu­lar la pos­tu­ra re­tra­sa­da por par­te de la reina.

La ad­mi­nis­tra­ción de la ali­men­ta­ción ar­ti­fi­cial en las col­me­nas es un pro­ble­ma que se de­be en gran me­di­da a un inade­cua­do ma­ne­jo del api­cul­tor ya que, en for­ma des­me­di­da, co­se­cha la miel sin de­jar las re­ser­vas ade­cua­das pa­ra pa­sar un buen in­vierno y po­der con­tar con re­ser­vas pa­ra la pri­ma­ve­ra. Se de­be to­mar la de­ci­sión de ali­men­tar ar­ti­fi­cial­men­te a las abe­jas cuan­do la cá­ma­ra en la in­ver­na­da po­sea cua­tro cua­dros cría y con­ten­ga es­ti­ma­ti­va­men­te me­nos de 10 ki­los de miel de re­ser­va (apro­xi­ma­da­men­te 4 mar­cos de miel oper­cu­la­da).

Se de­be bus­car un equi­li­brio que sea be­ne­fi­cio­so pa­ra am­bas par­tes, a sa­ber, el api­cul­tor y las abe­jas. A con­ti­nua­ción el sus­ti­tu­to que se uti­li­za es el ja­ra­be de azú­car pa­ra las abe­jas:

JA­RA­BE NU­TRI­TI­VO.

Es un ja­ra­be es­pe­so a ad­mi­nis­trar con el mis­mo ob­je­ti­vo des­crip­to

an­te­rior­men­te. Se pre­pa­ra con 2 ki­los de azú­car y 1 li­tro de agua. Se lle­va a 80 gra­dos el agua y se re­ti­ra del fue­go, pos­te­rior­men­te se vuel­ca el azú­car en for­ma de llu­via mien­tras el ope­ra­rio re­vuel­ve has­ta que se di­suel­va y ge­ne­re un ja­ra­be lí­qui­do. Es ne­ce­sa­rio man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra que evite que el azú­car se que­me. De­jar en­friar el ja­ra­be y ad­mi­nis­trar al atar­de­cer, pa­ra evi­tar así ac­tos de pi­lla­je. Se da de dos ma­ne­ras, ba­jo es­tí­mu­lo o sos­tén se­gún la épo­ca del año

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­tan­dad de fa­mi­lias en los apia­rio, se de­be a la fal­ta de ali­men­to, lo que es de ab­so­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad del api­cul­tor, tan­to por am­bi­ción en la co­se­cha, co­mo por ne­gli­gen­cia en ali­men­tar.

La co­lo­nia de­be que­dar con una pro­vi­sión de apro­xi­ma­da­men­te 18 ki­los de miel pa­ra su in­ver­na­da. En el ca­so de ali­men­tar ar­ti­fi­cial­men­te, el ja­ra­be de­be ser pre­pa­ra­do ade­cua­da­men­te y con es­tric­tas me­di­das de hi­gie­ne pa­ra evi­tar dia­rreas. Se es­ti­ma que una fa­mi­lia bien ali­men­ta­da se ha­ce vi­go­ro­sa y fuer­te, re­sis­ten­te a las en­fer­me­da­des, pla­gas y sa­queos.

MIEL.

Es el ali­men­to ener­gé­ti­co na­tu­ral de las co­lo­nias de abe­jas pe­ro es­tá com­pro­ba­do que es un vehícu­lo de dis­tin­tas en­fer­me­da­des de las abe­jas, de tal ma­ne­ra que pa­ra el ca­so de los pro­duc­to­res que apli­que el pro­to­co­lo de ca­li­dad se prohí­be el uso de la miel pa­ra la ali­men­ta­ción su­ple­men­ta­ria de las co­lo­nias de abe­jas en sus dis­tin­tas for­mas (li­qui­da, pa­na­les, mez­clas)

SA­CA­RO­SA.

La uti­li­za­ción del sa­ca­ro­sa de pri­me­ra ca­li­dad en ja­ra­be es el su­ple­men­to ener­gé­ti­co mas usa­do en­tre los pro­duc­to­res de los gru­pos de la re­gión, en es­te ca­so se de­be­rán te­ner en cuen­ta las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes:

No uti­li­zar sa­ca­ro­sa de ba­rri­do o po­co re­fi­na­das

En la pre­pa­ra­ción del ja­ra­be de sa­ca­ro­sa, evi­tar el so­bre­ca­len­ta­mien­to una vez agre­ga­do del azú­car.

Se des­acon­se­ja la pro­duc­ción del ja­ra­be en me­dio aci­do. Si bien fa­ci­li­ta el al­ma­ce­na­mien­to, se ge­ne­ran ni­ve­les de HMF per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud de las abe­jas.

A 60 gra­dos se pro­du­ce una bue­na so­lu­bi­li­za­ción de la sa­ca­ro­sa a con­cen­tra­cio­nes del 67%.

No es re­co­men­da­ble al­ma­ce­nar ja­ra­be por más de 3 días pa­ra evi­tar su de­te­rio­ro (de to­das ma­ne­ras de­pen­de­rá de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y de la lim­pie­za del sis­te­ma).

Pla­ni­fi­car la ali­men­ta­ción an­tes de pre­pa­rar el ja­ra­be,

Te­ner en cuen­ta el vo­lu­men fi­nal a ob­te­ner en la pro­duc­ción del ja­ra­be ne­ce­sa­rio 1 li­tro de agua + 2 ki­los de azú­car = 2,26 li­tros de ja­ra­be (apro­xi­ma

da­men­te). Pre­fe­ren­te­men­te uti­li­zar siem­pre ja­ra­be al 66%.

En los ca­sos don­de se quie­ra ge­ne­rar re­ser­vas, se de­be au­men­tar el vo­lu­men y dis­mi­nuir la fre­cuen­cia de la ali­men­ta­ción ar­ti­fi­cial.

Pa­ra fa­ci­li­tar la es­ti­mu­la­ción de la co­lo­nia dis­mi­nuir la fre­cuen­cia y el vo­lu­men su­mi­nis­tra­do.

No se acon­se­ja su­mi­nis­trar ja­ra­bes en pleno pe­rio­do in­ver­nal, en ca­so de emer­gen­cia se po­drá uti­li­zar su­ple­men­tos en for­ma de ca­ra­me­lo pa­ra evi­tar el au­men­to de la hu­me­dad den­tro de la co­lo­nia.

En aque­llas col­me­nas que no con­su­mie­ron el ja­ra­be y que mu-

chas ve­ces se en­cuen­tra en el cam­po, se su­gie­re no ti­rar­lo al sue­lo co­mo se ha­ce en la ac­tua­li­dad y re­ti­rar­lo en una la­ta y arro­jar­lo le­jos del apia­rio.

JA­RA­BE DE AL­TA FRUC­TO­SA.

El ja­ra­be de maíz de al­ta fruc­to­sa (JAF) se ob­tie­ne a par­tir de la hi­dró­li­sis en­zi­má­ti­ca del al­mi­dón del maíz Si bien exis­ten dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes co­mer­cia­les las más usa­das son: JAF 42% o 55%, re­co­men­dán­do­se es­te úl­ti­mo por po­seer una ma­yor pro­por­ción de fruc­to­sa. En el ca­so de uti­li­zar es­te su­ple­men­to se de­ben to­mar to­das las pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción de los pro­duc­tos de la col­me­na.

Si bien es­tos ja­ra­bes no fer­men­tan fá­cil­men­te se de­be­rán te­ner en cuen­ta las re­co­men­da­cio­nes pa­ra el ma­ne­jo del ja­ra­be de sa­ca­ro­sa en cuan­to a la lim­pie­za del sis­te­ma de ali­men­ta­ción uti­li­za­do, así co­mo evi­tar el ca­len­ta­mien­to del JAF ya que pue­de ge­ne­rar­se HMF.

Los en­va­ses en don­de se de­po­si­te el JAF se­rán la­va­dos mi­nu­cio­sa­men­te lue­go de ser uti­li­za­do pa­ra evi­tar fer­men­ta­ción y po­ten­cial con­ta­mi­na­cio­nes cru­za­das

ALI­MEN­TA­DO­RES.

En vir­tud de que en el mer­ca­do exis­ten di­ver­sos mo­de­los de ali­men­ta­do­res pa­ra uso en la pro­duc­ción apí­co­la se re­co­mien­da el uso de ali­men­ta­dor de mar­co ti­po Do­little y su per­ma­nen­cia to­da la tem­po­ra­da en la cá­ma­ra de cría por­que sir­ve pa­ra un me­jor de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de cría.

PLA­NI­FI­CA­CION.

A la ho­ra de uti­li­zar los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios es su­ma­men­te im­por­tan­te la pla­ni­fi­ca­ción, pa­ra ello de­be­rán te­ner­se en cuen­ta los si­guien­tes pun­tos:

Ga­ran­ti­zar las re­ser­vas in­ver­na­les an­tes del ini­cio de los fríos in­ten­sos.

No ali­men­tar en in­vierno sal­vo si­tua­cio­nes lí­mi­tes, pa­ra es­te ca­so se re­co­mien­da el uso de ca­ra­me­lo en ba­se a sa­ca­ro­sa y fruc­to­sa.

Di­men­sio­nar y ajus­tar la lo­gís­ti­ca pa­ra la pre­pa­ra­ción al­ma­ce­na­mien­to, trans­por­te y dis­tri­bu­ción del su­ple­men­to a uti­li­zar.

Evi­tar el pi­lla­je en to­das las ta­reas re­la­cio­na­das a la ali­men­ta­ción de las col­me­nas.

De acuer­do con la for­ma de su­mi­nis­tro, evi­tar el de­rra­me del ja­ra­be pa­ra no ge­ne­rar pi­lla­je.

Pla­ni­fi­car y ga­ran­ti­zar los su­ple­men­tos pa­ra to­da la tem­po­ra­da y so­bre la ba­se de la es­tra­te­gia pro­duc­ti­va.

Te­ner en cuen­ta el au­men­to de la de­man­da nu­tri­cio­nal si ge­ne­ra­mos cre­ci­mien­to de las co­lo­nias.

Evi­tar ba­ches nu­tri­cio­na­les.

Man­te­ner lim­pios to­dos los ele­men­tos uti­li­za­dos en la ali­men­ta­ción. Pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de le­va­du­ras, se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de so­lu­cio­nes di­lui­das en agua co­mo la la­van­di­na que evi­ta la ge­ne­ra­ción de hon­gos.

Mo­ni­to­rear per­ma­nen­te­men­te el es­ta­do nu­tri­cio­nal de las co­lo­nias pa­ra ajus­tar la es­tra­te­gia de ali­men­ta­ción (ac­cio­nes co­rrec­ti­vas).

Cuan­do se quie­ra ajus­tar la po­bla­ción de las co­lo­nias pa­ra el mo­men­to de la mie­la­da se de­be res­pe­tar la cur­va de flo­ra­ción de los 40 días.

CON­CLU­SIO­NES.

La cla­ve de la ali­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca se da en el pre­pa­ra­do y su­mi­nis­tro del ja­ra­be, pe­ro tam­bién en el so­por­te ali­men­ti­cio que se brin­da­rá a las col­me­nas. Pa­ra lo­grar el ma­yor ni­vel de cre­ci­mien­to en el pe­río­do pri­ma­ve­ral se re­co­mien­da el uso del ja­ra­be de azú­car da­do que es el más es­ti­mu­lan­te de los so­por­tes ali­men­ta­rios pa­ra la co­lo­nia. Es re­le­van­te con­si­de­rar que la ali­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca de­be ga­ran­ti­zar re­ser­vas, de ma­ne­ra que le den fuer­zas a la abe­jas pa­ra bus­car fuen­tes de néc­tar y po­len. Ade­más de­ben con­tri­buir al de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de la cría de la co­lo­nia por­que se ten­drá ma­yor can­ti­dad de abe­jas pa­ra la mul­ti­pli­ca­ción y la co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.