ROSAS.

Super Campo - - Primera Página - Por Fran­cis­co Le­loir, In­ge­nie­ro Agró­no­mo Fo­tos: Pablo Puen­te

Di­fe­ren­tes va­rie­da­des de rosas. Por Fran­cis­co Le­loir, In­ge­nie­ro Agró­no­mo.

Exis­ten nu­me­ro­sas va­rie­da­des de rosas. Aquí les pro­po­ne­mos di­ver­sas for­mas de ubi­car­las y com­bi­nar­las pa­ra em­be­lle­cer el jar­dín fa­mi­liar.

SU­PER CAM­PO vi­si­tó en Del Vi­so, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, un mag­ní­fi­co jar­dín fa­mi­liar don­de los ro­sa­les brin­da­ban ya su pri­mer flo­ra­ción del año (la más vi­go­ro­sa) en una pro­duc­ción que co­mien­za en pri­ma­ve­ra y que, en cier­tas va­rie­da­des co­no­ci­das co­mo ro­sa­les re­flo­re­ce­do­res, y tam­bién re­mon­tan­tes, se re­pi­te inin­te­rrum­pi­da­men­te a lo lar­go ca­si todo el año, cuan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son las me­jo­res.

Las fo­to­gra­fia­mos pa­ra nues­tros lec­to­res tan­to agru­pa­das co­mo ais­la­das. Al­gu­nos ro­sa­les fue­ron ejem­pla­res en­re­da­de­ra apo­ya­dos és­tos so­bre al­gu­nas co­lum­nas de la­dri­llo de la casa u otras es­pal­de­ras de ma­de­ra, con re­pe­ti­ción, o sin ella, tam­bién ma­ci­zos sim­ples o du­pli­ca­dos, ca­si siem­pre de ins­pi­ra­ción geo­mé­tri­ca, es­pe­ja­dos, o no, a me­nu­do con per­fu­mes re­fi­na­dos.

Pe­ro tam­bién nos re­ci­bió un fas­ci­nan­te ar­bo­li­to crio­llo lla­ma­do "Mi­mo­sa uru­güen­sis”, col­ma­do con to­das sus in­con­ta­bles flo­res ro­sa­das, la ver­da­de­ra es­tre­lla del lu­gar ya que su sa­ni­dad y vi­ta­li­dad no po­drían ser su­pe­ra­das.

Des­cu­bri­mos ejes vi­sua­les lar­gos, a ve­ces cul­mi­nan­do en un an­ti­guo ban­co de jar­dín con re­mi­nis­cen­cias ro­mán­ti­cas. En el re­co­rri­do, un plá­tano con su cor­te­za cla­ra, ade­más de un ti­lo siem­pre fron­do­so, más ro­sa­les y las es­fe­ras de bu­xus tam­bién con si­lue­tas for­ma­les ro­dea­das de aga­pan­tos y de ado­qui­nes pen­sa­dos pa­ra el trán­si­to del vehícu­lo.

La te­rra­za en al­to con su jar­di­ne­ría de ma­ce­tas. Una re­pe­ti­ción de ma­ce­tas mu­chas de ellas lla­ma­das clá­si­cas de barro co­ci­do, pre­sen­ta­ban a las plan­tas co­lec­cio­na­das en el tiem­po y en la pa­cien­cia. En­tre ellas, nos en­con­tra­mos con un con­jun­to de im­pac­tan­tes "amary­llis" de va­rios co­lo­res, don­de so­bre­sa­lían las gran­des flo­res de co­lor ro­jo vi­vo.

Cer­ca de los mis­mos, la pre­sen­cia de un mí­ti­co Atlas sos­te­nien­do el uni­ver­so so­bre sus hom­bros, ha­ce a la fan­ta­sía de es­te jar­dín bo­nae­ren­se con su gran es­pe­jo de agua ro­dea­do de or­na­men­ta­les ele­gi­das con pre­ci­sión.

Las rosas más vis­to­sas del jar­dín. En­tre los ro­sa­les pre­sen­tes, lla­man la aten­ción dos va­rie­da­des en­re­da­de­ra. La pri­me­ra es­ta­ba car­ga­da de flo­res se­duc­to­ra­men­te ro­jas y la otra ador­na­ba las cua­tro co­lum­nas de la­dri­llo vis­ta en la ga­le­ría, tam­bién es­ta­ban car­ga­das con mu­chas flo­res su­ti­les y ro­sa­das.

Ro­sa­les de pie ba­jo. En dos can­te­ros re­don­dos y de ta­ma­ño me­diano, dis­pues­tos en es­pe­jo, se en­cuen­tran las rosas lla­ma­das "Ju­bi­lé du Prin­ce de Mo­na­co". Se tra­ta de rosas flo­ri­bun­da o tam­bién mul­ti­flo­ra, va­le de­cir don­de ca­da ta­llo flo­ral en la plan­ta pro­du­ce un ra­mi­lle­te de flo­res, a di­fe­ren­cia del gru­po de las más co­no­ci­das y lla­ma­das hí­bri­das de té, cu­yas ra­mas for­man una so­la flor.

A pe­sar de la dis­tan­cia, el ta­ma­ño de es­tas flo­res, jun­to a su bri­llo y a sus ro­jos y blan­cos pre­sen­tes en el bor­de de la mis­ma flor son de un in­te­rés má­xi­mo.

Su his­to­ria se re­mon­ta al año 2.000 cuan­do la lo­gra el fi­to­tec­nis­ta fran­cés Alain Mei­lland en su in­ce­san­te bús­que­da de va­rie­da­des su­pe­ra­do­ras, ob­je­ti­vo, por cier­to, na­da fá­cil de al­can­zar.

Las rosas "Ju­bi­lé du Prin­ce de Mo­na­co" po­seen cua­ren­ta pé­ta­los y sus co­lo­res ro­jo bor­dea­do de blan­co repiten los de la ban­de­ra del Prin­ci­pa­do de Mó­na­co, así co­mo tam­bién el de los rom­bos pre­sen­tes en el es­cu­do de la fa­mi­lia Gri­mal­di res­pon­da­ble de di­cho es­ta­do.

Las rosas ama­ri­llas. Fue­ron usa­das en un so­lo ma­ci­zo, atrás de la pi­le­ta y cla­ra­men­te re­co­no­ci­bles des­de la ga­le­ría prin­ci­pal de la casa, al­go ele­va­da con re­la­ción al res­to del jar­dín. Es­ta va­rie­dad de co­lor ama­ri­llo oro fue lo­gra­da por el cé­le­bra Da­vid Aus­tin, en In­gla­te­rra, y, en­tre otros mé­ri­tos fi­gu­ra su im­por­tan­te du­pli­ca­ción de pé­ta­los. Fue bau­ti­za­da con el nom­bre de Gol­den Ce­le­bra­tion. Re­cor­de­mos que el co­lor ama­ri­llo en el ro­sal se de­be a la pre­sen­cia de un gen re­ce­si­vo. Los ro­sa­les de es­te co­lor son más dé­bi­les y su po­da no de­be ser se­ve­ra. Co­mo las an­te­rio­res es­ta rosas fue­ron in­jer­ta­das en pie ba­jo.

Des­de el jar­dín de in­vierno. Am­plia­men­te vi­dria­do al pie de uno de sus am­plios ven­ta­na­les fue crea­do otro ma­ci­zo rec­tan­gu­lar, con orien­ta­ción es­te don­de se de­ci­dió la va­rie­dad "Eli­na" con flo­res muy cla­ras com­ple­tan­do la ima­gen y el co­lo­ri­do del ar­bo­li­to flo­re­ci­do lla­ma­do Mi­mo­sa uru­güen­sis, fo­to­gra­fia­do por Su­per CAM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.