So­bre las cha­tas

Super Campo - - Estilo Campo/ Patrimonio Cultural - Fuen­te: An­da­te has­ta el al­ma­cén, re­cuer­dos pres­ta­dos, li­bro de Os­car Lam­bert (2004).

Se de­no­mi­na­ban cha­tas a los ca­rrua­jes de car­ga de cua­tro rue­das con eje de­lan­te­ro ar­ti­cu­la­do. El ma­yor ex­po­nen­te de es­te ti­po de ro­da­dos lo cons­ti­tu­ye­ron las cha­tas ce­rea­le­ras, que sir­vie­ron al trans­por­te de gra­nos em­bol­sa­dos.

Es­tos gran­des ro­da­dos cum­plían la mis­ma fun­ción que las ca­rre­tas pe­ro eran más efi­ca­ces ya que ade­más de te­ner ma­yor ca­pa­ci­dad de car­ga, eran más ve­lo­ces por ha­ber re­em­pla­za­do los bue­yes por ca­ba­llos.

Los via­jes más fre­cuen­tes eran los rea­li­za­dos en­tre las cha­cras y la es­ta­ción de tren o los mo­li­nos; a ve­ces se ha­cían re­co­rri­dos de 20 y de 30 leguas.

El ren­di­mien­to me­dio de mar­cha con car­ga po­día al­can­zar en­tre tres y cua­tro leguas por día (de 15 a 20 km), de acuer­do a lo li­viano o pe­sa­do que es­tu­vie­ra el ca­mino, por lo que pa­ra unir Buenos Aires con Na­va­rro tar­da­ban en 5 y 7 días.

El ma­yo­ral, sen­ta­do en el al­tí­si­mo pes­can­te, te­nía la tre­men­da ta­rea de con­du­cir a los ca­ba­llos de ti­ro y ge­ne­ral­men­te de­bía re­cu­rrir al sis­te­ma de fre­nos que se ac­cio­na­ba me­dian­te el gi­ro de una ma­ni­ve­la que te­nía cer­ca del asien­to. Es­te freno re­gu­la­ba la ve­lo­ci­dad en ba­ja­da o cuan­do el ca­rrua­je, va­cío o con po­ca car­ga, era su­pe­ra­do por la ca­pa­ci­dad de fuer­za de los ca­ba­llos ata­dos en ese mo­men­to.

La ta­rea nor­mal de trans­por­te de las cha­tas era de ce­rea­les, pas­to y lana, pe­ro tam­bién es­tu­vie­ron li­ga­das al trans­por­te de car­gas ge­ne­ra­les des­de cual­quier pun­to del país.

El ré­cord de car­ga de La Luz del De­sier­to fue 264 bol­sas de gi­ra­sol, de 50 ki­los ca­da una.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.