BIO­TEC­NO­LO­GIA.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

La ne­ce­si­dad de los re­fu­gios en cul­ti­vos BT. Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez.

La nue­va so­ja pro­me­te me­jo­ras sus­tan­cia­les de rin­de -un 11% pro­me­dio en Ar­gen­ti­na-, y am­plio con­trol so­bre in­sec­tos, pe­ro des­em­pol­va una vie­ja re­sis­ten­cia de los pro­duc­to­res: sem­brar re­fu­gios. Sin las par­tes del lo­te co­rres­pon­dien­tes con cul­ti­vo no Bt, la tec­no­lo­gía pue­de du­rar me­nos de 3 años, en cuan­to co­mien­cen a apa­re­cer in­sec­tos re­sis­ten­tes. Qué pa­sa con los pro­duc­to­res y cuá­les son las in­di­ca­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas pa­ra ha­cer bien las co­sas.

“HAY QUE EN­TEN­DER que los re­fu­gios son par­tes del lo­te que se plan­tan pa­ra que vi­van in­sec­tos su­cep­ti­bles”, ex­pli­ca­ba un téc­ni­co de Mon­san­to en una jor­na­da a cam­po en la que se pre­sen­ta­ron las nue­vas va­rie­da­des de In­tac­ta pa­ra la zo­na Nú­cleo. Y tal vez en es­ta sen­ci­lla ex­pli­ca­ción ra­di­que la im­por­tan­cia de la por­ción del lo­te en que se de­be im­plan­tar con un cul­ti­vo no Bt. Por­que los re­fu­gios no son “tram­pas pa­ra los in- sec­tos”, por­que las ma­ri­po­sas co­lo­can la mis­ma can­ti­dad de hue­vos en la par­te del lo­te con cul­ti­vo Bt que no Bt.

La can­ti­dad de lar­vas que naz­can en los re­fu­gios de­pen­de­rá del gra­do de ataque pro­du­ci­do en la zo­na, en el año en curso. Así, hay que con­si­de­rar que el uso de cul­ti­vos Bt, al igual que los in­sec­ti­ci­das, pue­de ge­ne­rar in­sec­tos re­sis­ten­tes:

Si dos in­sec­tos re­sis­ten­tes se apa­rean, to­da su des­cen- den­cia se­rá re­sis­ten­te

Si se cru­za un in­sec­to re­sis­ten­te con uno sus­cep­ti­ble, la des­cen­den­cia se­rá sus­cep­ti­ble

Pa­ra en­ten­der más en de­ta­lle, los téc­ni­cos des­glo­san los ba­sa­men­tos cien­tí­fi­cos (ver co­lum­na de la Ing. Agr. Sil­va­na Zam­pie­rin), pe­ro pa­ra avan­zar po­de­mos de­cir que los re­fu­gios es­tán di­se­ña­dos pa­ra pro­por­cio­nar una can­ti­dad su­fi­cien­te de in­sec­tos

sus­cep­ti­bles que pue­dan cru­zar­se con los even­tua­les in­sec­tos re­sis­ten­tes y así man­te­ner una des­cen­den­cia sus­cep­ti­ble al cul­ti­vo Bt.

Si el nú­me­ro de in­sec­tos re­sis­ten­tes au­men­ta, el cul­ti­vo Bt pier­de efi­cien­cia de con­trol y así van de­ca­yen­do sus be­ne­fi­cios.

“Te­ne­mos es­ta gran tec­no­lo­gía que por los pró­xi­mos cua­tro años no ten­drá un re­em­pla­zo des­de el pun­to de vis­ta de otro gen Bt con lo cual la pre­sión de se­lec­ción de los in­sec­tos va a ser muy gran­de”, ana­li­zó Ro­dol­fo Ros­si, Fi­to­me­jo­ra­dor de so­ja de Ni­de­ra. Y la gran pre­sión es­ta­rá da­da por el gran área sem­bra­da de la nue­va so­ja que an­ti­ci­pa Ros­si. “Es­ti­ma­mos que gran par­te de Bra­sil va a es­tar cu­bier­ta con la tec­no­lo­gía, lo mis­mo en Pa­ra­guay y el nor­te ar­gen­tino; es de­cir que es­ta­mos ha­blan­do de 50 mi­llo­nes de hec­tá­reas que en cor­to pla­zo van a es­tar ex­pues­tas”, in­di­có Ros­si. Ade­más, el es­pe­cia­lis­ta en so­ja hi­zo un pa­ra­le­lis­mo con lo que su­ce­de con el maíz Bt, que ya tie­ne mu­chos pro­ble­mas por la fal­ta

de un me­jor ma­ne­jo a cam­po: “En maíz te­ne­mos pro­ble­mas por­que pro­ba­ble­men­te no se ha­ya res­pe­ta­do el re­fu­gio; sin em­bar­go te­ne­mos una ba­te­ría de nue­vos Bt que fue ge­ne­rán­do­se en va­rias em­pre­sas y que fue­ron amor­ti­guan­do la es­ca­zes de re­fu­gios que sa­be­mos tam­bién es muy di­fi­cil que el pro­duc­tor ha­ga”, se sin­ce­ró.

Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta des­li­zó que en so­ja hay que es­tar pre­pa­ra­dos y or­ga­ni­zar un fren­te di­fe­ren­te de

ac­ción: “

Te­ne­mos que to­mar un com­pro­mi­so pa­ra de­fen­der y sus­ten­tar en el tiem­po es­ta tec­no­lo­gía. A par­tir de cier­ta can­ti­dad de años ven­drán otras tec­no­lo­gías de otras em­pre­sas, en­ton­ces va a ser más pa­re­ci­do a lo que pa­sa en maíz. Por eso, co­mo res­pon­sa­ble del te­ma, creo que es­ta­mos an­tes una tec­no­lo­gía espectacul­ar, pe­ro pa­ra pre­ser­var­la sí o sí te­ne­mos que en­con­trar la ma­ne­ra de ha­cer los re­fu­gios”.

DE ME­DI­DAS.

La so­ja Bt se po­pu­la­ri­za rá­pi­da­men­te en­tre los pro­duc­to­res que vie­ron es­te año a cam­po co­mo con­tro­la, du­ran­te to­do el ci­clo, a la oru­ga de las le­gu­mi­no­sas (An­ti­car­sia gem­ma­ta­lis), las oru­gas me­di­do­ras (Chry­so­dei­xis (=Pseu­do­plu­sia) in­clu­dens y Ra­chi­plu­sia nu) y el ba­rre­na­dor del bro­te (Cro­ci­do­se­ma apo­re­ma).

Pe­ro, de­be ma­ne­jar­se en for­ma res­pon­sa­ble pa­ra ob­te­ner de ella to­do su po­ten­cial y pa­ra ex­ten­der al má­xi­mo su vi­da útil.

Y pa­ra ello, el res­pe­to del em­pla­za­mien­to de los re­fu­gios a cam­po

es fun­da­men­tal.

Mon­san­to, crea­dor de la tec­no­lo­gía, es­ti­mó que di­cho re­fu­gio de­be com­pren­der un 20% del área to­tal sem­bra­da, con lo cual se pue­de de­mo­rar unos 7 años, apro­xi­ma­da­men­te, la apa­ri­ción de ca­sos de re­sis­ten­cia, aún cuan­do los re­fu­gios de­ban pro­te­ger­se del da­ño de in­sec­tos con in­sec­ti­ci­das quí­mi­cos.

La ing. Zam­pie­rin acon­se­ja que

“En el ca­so de usar in­sec­ti­ci­das pa­ra los re­fu­gios o pa­ra con­tro­lar otras pla­gas en los lo­tes, és­tos de­ben usar­se de ma­ne­ra res­pon­sa­ble. Es­to es, an­tes de usar un in­sec­ti­ci­da hay que ase­gu­rar­se que sea ne­ce­sa­rio y usar­lo bien. Na­da me­jor que ha­cer un mo­ni­to­reo fre­cuen­te en los lo­tes, ha­cer un diag­nós­ti­co ho­lís­ti­co de la si­tua­ción, en don­de el es­ta­do del cul­ti­vo, el desa­rro­llo de la pla­ga, el um­bral de da­ño eco­nó­mi­co y la es­pe­ci­fi­ci­dad del in­sec­ti­ci­da, su to­xi­ci­dad y su cos­to sean te­ni­dos en cuen­ta. No me­nos im­por­tan­te es leer aten­ta­men­te las eti­que­tas de los pro­duc­tos y usar­los co­mo lo exi­ge el fa­bri­can­te. En otras pa­la­bras, apli­car las en­se­ñan­zas del Ma­ne­jo In­te­gra­do de Pla­gas. En la mis­ma lí­nea, la pla­ni­fi­ca­ción del con­trol de ma­le­zas ayu­da­rá a man­te­ner los lo­tes lim­pios, y es­to a su vez ayu­da a te­ner a las pla­gas más con­tro­la­das y evi­tar sor­pre­sas”.

Fi­nal­men­te, se pue­de agre­gar que las apli­ca­cio­nes de agro­quí­mi­cos de­be­rán es­tar siem­pre res­pal­da­das por un Ingeniero Agró­no­mo quien tam­bién po­drá re­co­men­dar otras prác­ti­cas del ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas que co­la­bo­ren con la re­duc­ción de la can­ti­dad de in­sec­ti­ci­das en la cam­pa­ña, por ejem­plo, el uso de los re­fu­gios co­mo fran­jas tram­pa de otros in­sec­tos no­ci­vos, co­mo las chin­ches.

CO­SE­CHA.

Un te­ma no me­nor se vie­ne al fi­nal del ci­clo cuan­do ha­ya que le­van­tar la so­ja. La reali­dad es que to­da­vía no es­tá muy en cla­ro có­mo se avan­za­rá en es­te te­ma por­que ni si­quie­ra Mon­san­to ha ter­mi­na­do de ce­rrar bien su pro­pues­ta, pe­ro lo que si de­be­rá ha­cer el pro­duc­tor es co­se­char re­fu­gio e In­tac­ta por se­pa­ra­dos. “En la co­se­cha, hay un te­ma más co­mer­cial, da­do que la cap­tu­ra de va­lor que pla­ni­fi­ca Mon­san­to es en el grano; en­ton­ces lo ideal se­ría se­pa­rar In­tac­ta de la RR1, sino el pro­duc­tor de­be­rá pa­gar re­ga­lías (por­cen­ta­je de lo co­se­cha­do), por to­do el grano, cuan­do en reali­dad sem­bró só­lo un 80% del lo­te con la va­rie­dad In­tac­ta”, ce­rró Ro­dol­fo Ros­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.