LOS GRO­BO, 30 AÑOS DE TRANS FOR­MA­CIO­NES.

Super Campo - - Sumario - Por Gus­ta­vo Grobocopat­el

Por Gus­ta­vo Grobocopat­el, ingeniero agró­no­mo.

El otro día me pre­gun­ta­ron de quién es la idea de Los Gro­bo. Y la idea no es de na­die, y es de to­dos, las ideas flu­yen. A lo lar­go de nues­tra his­to­ria he­mos lle­va­do a ca­bo co­sas con ideas que son de otros. Qui­zá la ca­pa­ci­dad de Los Gro­bo es trans­for­mar las ideas en co­sas con­cre­tas.

No­so­tros ama­mos las ideas, ama­mos ha­cer­las reali­dad, apren­de­mos de la reali­dad y ge­ne­ra­mos nue­vas ideas. No te­ne­mos mie­do de que no fun­cio­ne. Nos pen­sa­mos y nos con­ce­bi­mos co­mo un con­jun­to. Co­mo par­te de un co­lec­ti­vo, co­mo nos gus­ta de­cir. Un co­lec­ti­vo que es es­ta em­pre­sa, que es Ca­sa­res, que es la pro­vin­cia, que es la Nación.

A ve­ces tam­bién me pre­gun­tan quién em­pe­zó. Y no sé quién em­pe­zó. De­be ha­ber em­pe­za­do mi bi­sa­bue­lo, que co­mo no tu­vo ac­ce­so a la tie­rra no pu­do ir­se nun­ca de Ca­sa­res. La po­bre­za de ellos fue una opor­tu­ni­dad pa­ra no­so­tros. Las historias de las em­pre­sas, de ca­da uno de no­so­tros, son una su­ce­sión de fra­ca­sos y acier­tos. El éxi­to mu­chas ve­ces es un pe­río­do en­tre dos fra­ca­sos. Po­dría­mos, qui­zá, con­tar más fra­ca­sos que éxi­tos.

Lo que nos sa­lió bien es­tá a la vis­ta. Su­fri­mos inun­da­cio­nes, que pue­den pen­sar­se co­mo un fra­ca­so, pe­ro qui­zá ja­más se nos ha­bría ocu­rri­do sa­lir a sem­brar fue­ra de nues­tro cam­po si no nos hu­bié­ra­mos inun­da­do. Des­pués vino la con­ver­ti­bi­li­dad, y nos lle­vó a cre­cer en es­ca­la por­que re­du­cía­mos los cos­tos. Y des­pués vino la ba­ja de los pre­cios y tu­vi­mos que ajus­tar­nos, y no tu­vi­mos mie­do de ajus­tar­nos. Y des­pués vino la cri­sis y en­ten­di­mos que te­nía­mos que sa­lir del país. Y des­pués la se­quía de 2008, que na­die en­ten­día có­mo po­día ser tan gran­de, en to­dos la­dos y al mis­mo tiem­po, y nos hi­zo di­ver­si­fi­car den­tro del mis­mo ne­go­cio, tra­ba­jar más so­bre la di­vi­sión in­dus­trial. En­ton­ces, po­dría­mos de­cir que to­dos nues­tros éxi­tos sur­gie­ron de un fra­ca­so. De un pro­ble­ma.

Los Gro­bo cum­ple 30 años y es una em­pre­sa he­cha por un co­lec­ti­vo enor­me de gen­te a la que agra­dez­co enor­me­men­te. Mi fa­mi­lia, muy tra­ba­ja­do­ra, muy com­pro­me­ti­da; an­te un fra­ca­so, no­so­tros ce­rra­mos los ojos y tra­ba­ja­mos más, irra­cio­nal­men­te a ve­ces. Mis so­cios, muy buenos so­cios, los de Uru­guay, los de la fá­bri­ca de pas­tas, los de Bra­sil. El equi­po: mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, que son ca­si 1.000 per­so­nas, y apro­xi­ma­da­men­te 4.000 clien­tes, 3.000 pro­vee­do­res. So­mos to­dos un equi­po de tra­ba­jo. So­mos par­te de la mis­ma gesta de la que par­ti­ci­pan nues­tros clien­tes y pro­vee­do­res, y eso es una de nues­tras ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas fren­te a al­gu­nos de los gran­des y ex­tra­or­di­na­rios com­pe­ti­do­res que te­ne­mos.

Tam­bién agra­dez­co a los que­ri­dos ami­gos de la so­cie­dad ci­vil, por­que una em­pre­sa no es un lu­gar en don­de se ha­ce gui­ta; eso es con­se­cuen­cia de otras co­sas, y uno de sus ro­les es ge­ne­rar cambios, trans­for­ma­cio­nes, de­sa­fíos. Por lo ge­ne­ral, las so­cie­da­des tie­nen mu­chas ex­pec­ta­ti­vas so­bre las em­pre­sas, y cuan­do las em­pre­sas es­tán mal vis­tas, es por­que no he­mos sa­bi­do cum­plir con esas ex­pec­ta­ti­vas. Los Gro­bo in­ten­ta ser par­te de una gesta de trans­for­ma­cio­nes des­de lo ru­ral, de cambios, de ver opor­tu­ni­da­des. Nues­tros ami­gos de la so­cie­dad ci­vil nos per­mi­ten en­ten­der mu­cho me­jor qué es lo que es­tá pa­san­do en el mun­do de la so­cie­dad. Y nos per­mi­ten in­te­grar mu­cho me­jor nues­tras ideas con eso que es­tá pa­san­do.

Me cues­ta ver el fu­tu­ro, pe­ro creo que lo pue­do re­su­mir en 3I: In­te­gra­ción, In­vo­lu­cra­mien­to e In­fluen­cia. In­te­gra­ción: de la com­pa­ñía al mun­do; in­te­gra­ción de los ne­go­cios y la ca­de­na de va­lor; in­te­gra­ción de los clien­tes y pro­vee­do­res; in­te­gra­ción en­tre la cien­cia y la so­cie­dad. In­vo­lu­cra­mien­to: el ser par­te, el ha­cer­se car­go de lo que pa­sa, no so­lo en la em­pre­sa sino tam­bién en la so­cie­dad. In­vo­lu­cra­mien­to con la so­cie­dad. In­fluen­cia: que­re­mos in­fluir, que­re­mos im­pac­tar. Que­re­mos que ha­ya desa­rro­llo in­clu­si­vo, desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des en las per­so­nas. Que las per­so­nas sean permea­bles, más au­tó­no­mas, más em­pren­de­do­ras, más sa­lu­da­bles. Que­re­mos in­fluir en que se ha­ga reali­dad el sue­ño de los pa­dres y los hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.