TER­NE­RAS.

Con un po­co más de aten­ción en el par­to y los pri­me­ros días del na­ci­mien­to se lo­gran bue­nas ga­nan­cias en pro­duc­ción de le­che. Im­por­tan­cia del ca­los­tro.

Super Campo - - Sumario - Por Car­los Ca­trac­cia, Mé­di­co ve­te­ri­na­rio Fo­tos: ar­chi­vo Su­per CAM­PO y gentileza del au­tor.

Cla­ves pa­ra el par­to y las gua

che­ras. Por C. Cua­trac­chia, Méd. Vet.

LA CRIAN­ZA DE TER­NE­RAS ha si­do en los úl­ti­mos años la ac­ti­vi­dad más re­le­ga­da en los sis­te­mas de al­ta pro­duc­ción le­che­ra. A pe­sar de ello mu­chos pro­duc­to­res vfen hoy en es­ta ca­te­go­ría la gran opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar el ta­ma­ño de sus ro­deos. Los fac­to­res cla­ves que in­flu­yen en el nú­me­ro de ter­ne­ras de re­em­pla­zo que se ge­ne­ran por año son:

a) Nú­me­ro de ter­ne­ras que na­cen por año.

b) Re­la­ción por­cen­tual en­tre ma­chos y hem­bras.

c) Mor­ta­li­dad al par­to.

d) Pér­di­das vo­lun­ta­rias e in­vo­lun­ta­rias du­ran­te to­do el pe­rio­do de crian­za.

e) Edad de pa­ri­ción de los re­em­pla­zo.

Creer en la im­por­tan­cia de la crian­za de ter­ne­ras en nues­tro sis­te­ma de pro­duc­ción, es la con­di­ción bá­si­ca pa­ra lle­var ade­lan­te un pro­gra­ma de re­po­si­ción exi­to­so.

PA­SOS. ¿Qué de­be­mos ha­cer pa­ra re­du­cir las pér­di­das in­vo­lun­ta­rias en nues­tro sis­te­ma de crian­za?

En pri­mer lu­gar uno de­be te­ner cla­ro cuá­les son los ob­je­ti­vos de su sis­te­ma y que es­tá dis­pues­to ha­cer pa­ra lo­grar­lo. Un pro­gra­ma de crian­za in­ten­si­vo de­be per­mi­tir no per­der más del 10% de ter­ne­ras en­tre el na­ci­mien­to y la en­tra­da a ser­vi­cio, du­pli­car el pe­so en los pri­me­ros 60 días de vi­da (GDP 750gr/día) lle­gar a los 15 me­ses de edad con 370-400 kg y lo­grar una al­tu­ra a la es­ca­pu­la de 120 cm pa­ra la ra­za Hols­tein.

En se­gun­do lu­gar uno de­be de­fi­nir las ba­ses del pro­gra­ma de crian­za que le van a per­mi-

tir lo­grar los ob­je­ti­vos pla­tea­dos. Un pro­gra­ma de crian­za de­be­ría al me­nos con­cen­tra­se en los cin­co pun­tos que se nom­bran a con­ti­nua­ción: aten­ción al par­to y cui­da­dos neo­na­ta­les; am­bien­te; ma­ne­jo de la sa­lud; pro­gra­ma de ali­men­ta­ción; plan de va­cu­na­ción en va­cas y ter­ne­ras.

Aten­ción al par­to y cui­da­dos neo­na­ta­les.

El ti­po de par­to y los cui­da­dos del re­cién na­ci­do con­di­cio­nan las chan­ces de so­bre­vi­da de los ter­ne­ros. Pa­ra ello se han di­se­ña­do ru­ti­nas de ma­ne­jo que per­mi­ten que las va­cas se lle­ven in­me­dia­ta­men­te an­tes del par­to a un co­rral acon­di­cio­na­do pa­ra tal mo­ti­vo; que los ter­ne­ros se se­pa­ren de su ma­dre den­tro de los pri­me­ros 45 mi­nu­tos de na­ci­dos; que re­ci­ba el equi­va­len­te al 10% del pe­so vi­vo (4 li­tros) de ca­los­tro de bue­na ca­li­dad por son­da an­tes de las 2 ho­ras de na­ci­dos; y que se les de­sin­fec­te el om­bli­go con yo­do al 7%, pa­ra lue­go ubi­car­los en lu­gar se­co y lim­pio pro­te­gi­do de las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas. Aquí las 4 cues­tio­nes a aten­der son ca­los­tra­do, ca­li­dad, can­ti­dad y tiem­po

El pa­pel del ca­los­tro es pro­veer los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del ter­ne­ro re­cién na­ci­do. Tam­bién pro­vee in­mu­no­glo­bu­li­nas ne­ce­sa­rias pa­ra que el ter­ne­ro pue­da de­fen­der­se de las en­fer­me­da­des. El re­cién na­ci­do tie­ne un sis­te­ma in­mu­ne in­ge­nuo que to­da­vía no re­co­no­ce los pa­tó­ge­nos y na­ce sin in­mu­no­glo­bu­li­nas de­bi­do a que la pla­cen­ta de la va­ca no per­mi­te que és­tas sean trans­fe­ri­das du­ran­te la ges­ta­ción. Por es­to es tan im­por­tan­te que es­tas in­mu­no­glo­bu­li­nas se ad­quie­ran in­me­dia­ta­men­te des­pués del par­to a tra­vés del con­su­mo del ca­los­tro ma­terno.

La ca­li­dad del ca­los­tro de­pen­de en gran me­di­da del tiem­po que se tar­de en or­de­ñar la va­ca lue­go del par­to y de las me­di­das hi­gié­ni­cas que se prac­ti­quen pa­ra la ob­ten­ción del mis­mo. La me­ta es ob­te­ner un ca­los­tro que con­ten­ga más de 50 gr/l de IgG con me­nos de 100.000 UFC/ ml de me­so­fi­los y me­nos de 5.000 UFC/ml de co­li­for­mes. Las dos for­mas más co­mu­nes pa­ra de­ter­mi­nar la con­cen­tra­ción de IgG en el ca­los­tro son de­ter­mi­na­ción de la den­si­dad (ma­yor de 1070) me­di­do a tra­vés de un ca­los­tro­me­tro o só­li­dos to­ta­les me­no­res a 22 % me­di­dos con un re­frac­tó­me­tro de Brix.

La va­cu­na­cio­nes tan­to en va­cas co­mo en va­qui­llo­nas con va­cu­nas que con­ten­gan los an­tí­ge­nos de Ro­ta­vi­rus, Co­ro­na­vi­rus, E. co­li, Clos­tri­dium y al­gu­nas con­tie­nen Sal­mo­ne­lla in­cre­men­tan la con­cen­tra­ción de an­ti­cuer­pos con­tra es­tos pa­tó­ge­nos en el ca­los­tro que pos­te­rior­men­te va a ser con­su­mi­do por los ter­ne­ros. Tam­bién son im­por­tan­tes la nu­tri­ción y la re­duc­ción del es­trés pa­ra que la va­ca pue­da pro­du­cir un ca­los­tro de bue­na ca­li­dad.

El tiem­po que trans­cu­rre en­tre el na­ci­mien­to y el con­su­mo de ca­los­tro con­di­cio­na la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de IgG a ni­vel in­tes­ti­nal. A las 6 ho­ras la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción se ha re­du­ci­do

un 50 % a las 8 ho­ras que­da so­la­men­te un 33 % y a las 24 ho­ras se cie­rra a la ab­sor­ción de in­mu­no­glo­bu­li­nas.

La ad­mi­nis­tra­ción de ca­los­tro pue­de rea­li­zar­se a tra­vés de ma­ma­de­ra o son­da. El pro­ble­ma del uso de ma­ma­de­ras es que la ter­ne­ra con­su­mi­rá la can­ti­dad que ella quie­ra. La uti­li­za­ción de una son­da eso­fá­gi­ca re­quie­re en­tre­na­mien­to pa­ra su uti­li­za­ción pe­ro per­mi­te ali­men­tar el vo­lu­men de ca­los­tro ele­gi­do en un tiem­po re­la­ti­va­men­te rá­pi­do, me­nos de 5 mi­nu­tos.

Eva­lua­ción del pro­gra­ma de ca­los­tra­do.

Es­ta de­be te­ner un rol pro-ac­ti­vo y no una reac­ción cuan­do apa­re­cen los pro­ble­mas sa­ni­ta­rios. La me­di­ción de pro­teí­nas sé­ri­cas to­ta­les en las ter­ne­ras es una muy prác­ti­ca ma­ne­ra in­di­rec­ta de me­dir la ab­sor­ción de las in­mu­no­glo­bu­li­nas. El pro­ce­so con­sis­te en la to­ma de una mues­tra de san­gre de la ter­ne­ra des­pués de las 24 ho­ras cuan­do ha ter­mi­na­do la ab­sor­ción de las in­mu­no­glo­bu­li­nas en el in­tes­tino y an­tes de los 8 días de vi­da. El re­sul­ta­do de­be en­con­trar­se den­tro del ran­go de 5,5 gr/100 ml de pro­teí­nas sé­ri­cas to­ta­les has­ta un má­xi­mo de 7,2. Va­lo­res me­no­res a 5,5 re­fle­jan una Fa­lla en la Trans­fe­ren­cia Pa­si­va y en es­te ca­so la ter­ne­ra no al­can­zó los ni­ve­les mí­ni­mos pa­ra so­bre­vi­vir de 10 gr de IgG por li­tro de sue­ro cor­po­ral. Va­lo­res ma­yo­res a 7.2 co­rres­pon­den a des­hi­dra­ta­ción que pue­de ser cau­sa­da por fal­ta de le­che o dia­rrea.

Am­bien­te. Mu­chos de nues­tros sis­te­mas de crian­za no va­lo­ran la im­por­tan­cia del am­bien­te en la so­bre­vi­da y efi­cien­cia de con­ver­sión de las ter­ne­ras. El am­bien­te ideal de­be ga­ran­ti­zar hi­gie­ne, ven­ti­la­ción y ca­pa­ci­dad de ais­lar a las ter­ne­ras de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas, ga­ran­ti­zan­do un am­bien­te es­ta­ble a lo lar­go de to­do el año.

Exis­ten hoy en Ar­gen­ti­na al­ter­na­ti­vas de in­fra­es­truc­tu­ra que nos per­mi­te me­jo­rar el am­bien­te de nues­tro sis­te­ma, ya sea con crian­za in­di­vi­dual bajo gal­pón o en re­fu­gio co­mo así tam­bién en sis­te­mas de crian­zas co­lec­ti­vas.

Ma­ne­jo de la sa­lud. Las dos en­fer­me­da­des más co­mu­nes de las ter­ne­ras jó­ve­nes son la dia­rrea y las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Pa­ra ase­gu­rar­se no pa­sar de al­to los sig­nos clí­ni­cos de una ter­ne­ra en­fer­ma no de­be­ría­mos de­pen­der del mo­men­to que da­mos la le­che pa­ra rea­li­zar el diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des. To­mar­nos un tiem­po adi­cio­nal del día pa­ra re­vi­sar la sa­lud de las ter­ne­ras pue­de ayu­dar­nos a de­tec­tar pre­coz­men­te las en­fer­me­da­des. Con una de­tec­ción tem­pra­na uno pue­de dis­mi­nuir la di­se­mi­na­ción y au­men­tar la ta­sa de cu­ra.

Tres pa­sos pa­ra ver el es­ta­do de sa­lud de las ter­ne­ras:

1- Se­lec­cio­nar una ho­ra del día pa­ra rea­li­zar el mo­ni­to­reo, pre­fe­ren­te­men­te 30 a 40 mi­nu­tos lue­go de la co­mi­da, cuan­do el 90 % de las ter­ne­ras es­tán echa­das. Las que per­ma­ne­cen de pie nos es­tán dan­do la pri­me­ra se­ñal de preo­cu­pa­ción. Si las ter­ne­ras es­tán có­mo­das in­vier­ten 75%80 % del día a des­can­sar.

2- Ob­ser­var sin to­car la ter­ne­ra. Em­pie­ce su ob­ser­va­ción ca­mi­nan­do por fue­ra de las jau­las o en­tre las es­ta­cas, es­cu­che to­ses, ob­ser­ve las ore­jas que pue­den es­tar in­cli­na­das, los ojos y la des­car­ga na­sal. Mo­ni­to­ree el es­ta­do de la ma­te­ria fe­cal.

3- Ha­cer una eva­lua­ción fi­nal de las ter­ne­ras que pre­sen­ta­ron al­gún signo, mi­da tem­pe­ra­tu­ra (la tem­pe­ra­tu­ra nor­mal es de 38- 39.4 ºc), de­ter­mi­ne el gra­do de hi­dra­ta­ción, cons­ta­te si hay tos anor­mal.

Fi­nal­men­te, con los da­tos re­co­gi­dos has­ta el mo­men­to, se de­ben cla­si­fi­car las en­fer­me­da­des se­gún su se­ve­ri­dad y rea­li­zar los tra­ta­mien­tos in­di­ca­dos.

La im­por­tan­cia de ali­men­tar al re­cién na­ci­do con el ca­los­tro, que es la pri­me­ra se­cre­ción de la glán­du­la ma­ma­ria, ra­di­ca en que és­te es ri­co en in­mu­no­glo­bu­li­nas (IgG) y se­rá la pri­me­ra fuen­te de nu­trien­tes que re­ci­ban las ter­ne­ras.

La in­mu­no­glo­bu­li­na en la san­gre pro­te­ge con­tra las bac­te­rias en­té­ri­cas (sep­ti­ce­mia) des­tru­yen­do los mi­cro­bios. La IgG es re­se­cre­ta­da de la san­gre a las mu­co­sas del in­tes­tino y vías res­pi­ra­to­rias. En el ma­ne­jo del ca­los­tro son im­por­tan­tes la can­ti­dad,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.