CON­GRE­SO

Na­ci­das en Ni­ca­ra­gua, Ma­la­wi e In­dia, tres mu­je­res des­co­lla­ron al re­la­tar su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to so­bre la pro­ble­má­ti­ca fe­me­ni­na en la ru­ra­li­dad, en el ám­bi­to de la Asam­blea Anual de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Agri­cul­to­res (OMA) ce­le­bra­da en la Ciud

Super Campo - - Sumario - Por Ale­jan­dra Gro­ba Fo­tos: Gentileza SRA

OMA. El pa­pel de la mu­jer

en la ru­ra­li­dad. Por Ale­jan­dra Gro­ba.

“LAS MU­JE­RES PRO­DU­CEN del 60% al 80% de los ali­men­tos que se con­su­men, y a pe­sar de ello, só­lo tie­nen ac­ce­so a me­nos del 10% de los cré­di­tos y me­nos del 5% de la asis­ten­cia téc­ni­ca”. Si bien es­tos da­tos no re­sul­tan di­fí­ci­les de creer, así con­tras­ta­dos, re­sal­tan el gra­do de su des­me­su­ra e in­jus­ti­cia. Y así los con­tras­tó la ni­ca­ra­güen­se Mir­na Cun­ning­ham, em­ba­ja­do­ra es­pe­cial de la ONU pa­ra al Año In­ter­na­cio­nal de la Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, en la asam­blea anual de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Agri­cul­to­res (OMA), que se lle­vó a ca­bo en­tre el 25 y el 29 de mar­zo en el pre­dio de Pa­ler­mo de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na.

Las po­nen­cias del pa­nel de la OMA de­di­ca­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a las mu­je­res des­ta­ca­ron el rol de las agri­cul­to­ras en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la nu­tri­ción de sus fa­mi­lias, su es­ca­sí­si­mo re­co­no­ci­mien­to y la ne­ce­si­dad de re­for­zar sus ga­nan­cias y su po­si­ción en la ca­de­na de va­lor.

Cun­ning­ham, que tam­bién pre­si­de el Fo­ro Per­ma­nen­te pa­ra las Cues­tio­nes In­dí­ge­nas de las Na­cio­nes Uni­das, re­sal­tó que en el mun­do hay 370 mi­llo­nes de per­so­nas de pue­blos in­dí­ge­nas, de las que la mi­tad son mu­je­res, con un pa­pel cen­tral en la trans­mi­sión de pau­tas cul­tu­ra­les.

Sin em­bar­go, sos­tu­vo, pa­ra el aná­li­sis y la adop­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre las mu­je­res en el cam­po es pre­ci­so di­fe­ren­ciar sus par­ti­cu­la­ri­da­des. “Hay mu­je­res due-

ñas de fin­cas, tra­ba­ja­do­ras fa­mi­lia­res no re­mu­ne­ra­das, tra­ba­ja­do­ras del cam­po, por cuen­ta pro­pia” in­di­có.

Ade­más, tam­bién hay una gran di­ver­si­dad cul­tu­ral, “pues exis­ten di­fe­ren­cias en­tre mu­je­res ru­ra­les si son in­dí­ge­nas, de la fron­te­ra agrí­co­la, des­pla­za­das, mi­gran­tes, pas­to­ras, nó­ma­das”. Y tam­bién hay di­fe­ren­cias en re­la­ción a las áreas agroe­co­ló­gi­cas (zo­nas ma­rino-cos­te­ras, de bos­ques tro­pi­ca­les, zo­nas se­cas, de pi­na­res, al­ti­pla­nos, sel­vá­ti­cas, etc), “que tam­bién de­ter­mi­nan sus ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, sus for­mas de vi­da”.

HER­MA­NA­DAS.

“Lo que te­ne­mos en co­mún es una re­la­ción es­pe­cial con la tie­rra, con los re­cur­sos na­tu­ra­les y con las otras per­so­nas con las que com­par­ti­mos el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, re­pro­duc­ti­vo y co­mu­ni­ta­rio”, di­jo. Eso tam­bién es­tá vin­cu­la­do con las for­mas co­mo se cons­tru­yen y se vi­ven las re­la­cio­nes en­tre mu­je­res y hom­bres, las re­la­cio­nes de po­der, la es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial. “Mu­chas ve­ces los hom­bres to­man las de­ci­sio­nes y las mu­je­res es­tán li­mi­ta­das pa­ra par­ti­ci­par, por el ma­ri­do, el pa­dre o los hi­jos, por una re­la­ción his­tó­ri­ca de su­bor­di­na­ción”, in­di­có la ex­per­ta. Por lo tan­to, pa­ra ella, la si­tua­ción de las mu­je­res ru­ra­les de­be ser pen­sa­da des­de el en­fo­que de De­re­chos Hu­ma­nos, ar­mo­ni­zan­do las po­lí­ti­cas lo­ca­les con ese mar­co in­ter­na­cio­nal.

Cun­nig­ham des­ta­có el rol de las mu­je­res en la trans­mi­sión de pau­tas cul­tu­ra­les, co­mo el idio­ma, las for­mas de pro­duc­ción, las for­mas de or- ga­ni­za­ción y la dis­tri­bu­ción del ali­men­to. Pe­ro ade­más, di­jo, las mu­je­res ru­ra­les, par­ti­cu­lar­men­te las in­dí­ge­nas, jue­gan un pa­pel adi­cio­nal en tres áreas que ins­tó a vi­si­bi­li­zar. Por un la­do, las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas di­ver­si­fi­ca­das que lle­van a ca­bo, ya que, ade­más de la re­co­lec­ción de hier­bas y fru­tas, las mu­je­res pes­can, cui­dan y pro­te­jen las se­mi­llas tra­di­cio­na­les, siem­bran, co­se­chan, cui­dan del ga­na­do, rea­li­zan ac­ti­vi­da­des ar­te­sa­na­les (co­mo el te­ji­do), ase­gu­ran el agua, etc. En se­gun­do lu­gar, par­ti­ci­pan en el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas pro­pias de ca­da pue­blo, co­mo las fies­tas co­mu­ni­ta­rias, In­ti Ray­mi, Pa­na Pa­na, mano vuel­ta, Bi­ri­bi­ri, en­tre otras. Por úl­ti­mo, tam­bién tie­nen un rol en los ser­vi­cios am­bien­ta­les co­lec­ti­vos en las co­mu­ni­da­des (en las nor­mas de uso de sue­lo, la re­pro­duc­ción de es­pe­cies, las áreas de siem­bra, los ban­cos de se­mi­llas, las me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les). “Has­ta en el en­vío de re­me­sas

pa­ra los que emi­gra­ron, hay una can­ti­dad muy di­ver­sa de tra­ba­jo que no es re­gis­tra­do en es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas de mo­do de per­mi­tir la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­cas so­cia­les, eco­nó­mi­cas y, me­nos, cul­tu­ra­les pa­ra las co­mu­ni­da­des”.

Si bien en los úl­ti­mos años hu­bo gran­des avan­ces, co­mo las re­for­mas de las cons­ti­tu­cio­nes de va­rios paí­ses que han in­clui­do la igual­dad for­mal en­tre se­xos con res­pec­to al ac­ce­so a la tie­rra, la ex­per­ta di­jo que, en la ma­yo­ría, “no hay una ar­mo- ni­za­ción de los mar­cos ju­rí­di­cos ni de las po­lí­ti­cas con esas con­quis­tas. Un abor­da­je des­de los de­re­chos hu­ma­nos re­quie­re que se in­cor­po­re un en­fo­que in­ter­cul­tu­ral”, in­di­có.

EN CAR­NE PRO­PIA. Si bien Cun­ning­ham es una mu­jer del pue­blo in­dí­ge­na Mis­ki­tu de la co­mu­ni­dad de Was­pam, en Ni­ca­ra­gua, pron­to es­tu­dió y ejer­ció co­mo maes­tra y mé­di­ca. Pe­ro la me­sa de mu­je­res en es­te en­cuen­tro anual de la OMA tu­vo tam­bién a dos pe­que­ñas agri­cul­to­ras de Ma­la­wi e In­dia, que tes­ti­mo­nia­ron sus pro­pias ex­pe­rien­cias.

La afri­ca­na Ali­ce Ka­che­re, miem­bro de la or­ga­ni­za­ción de pe­que­ños agri­cul­to­res NASFAM (Na­tio­nal As­so­cia­tion of Small­hol­der Far­mers of Ma­la­wi), con­tó di­ver­sos pro­ble­mas que afec­tan la si­tua­ción de las mu­je­res ru­ra­les en su país. En­tre ellos se cuen­ta na­da me­nos que el ac­ce­so a la tie­rra -que en Ma­la­wi es del va­rón-, al cré­di­to, a las ga­ran­tías, a ta­sas de in­te­rés sub­si­dia­das (ya que pa­ra las mu­je­res as­cien­den al 48 a 50%), a la ex­ten­sión agrí­co­la, a in­for­ma­ción del mer­ca­do y a los mer­ca­dos en sí.

En su ca­so par­ti­cu­lar, Ka­che­re con­tó que pro­du­ce, en 2,4 hec­tá­reas, maíz, ma­ní, so­ja y un po­co de ta­ba­co. “La so­ja y el ma­ní son pa­ra ase­gu­rar la co­se­cha”, in­di­có la agri­cul­to­ra, que cuan­do fa­lle­ció su pa­dre tu­vo que ha­cer to­da una ges­tión pa­ra que no les qui­ta­ran su tie­rra, y hoy es sos­tén de una fa­mi­lia de ocho, in­clu­yen­do a sus hi­jos y su ma­dre.

Pa­ra Ka­che­re, que se acer­có a NASFAM tras en­viu­dar, en 2002, es pre­ci­so em­po­de­rar a la mu­jer pa­ra los agro­ne­go­cios, lo que im­pli­ca pro­por­cio­nar­le ac­ce­so igua­li­ta­rio en to­dos los ítems que se­ña­ló, así co­mo dar­le más edu­ca­ción: “Có­mo va­mos a co­mer­cia­li­zar si so­mos anal­fa­be­tas”, plan­teó.

“Or­ga­ni­zar­se im­pli­ca po­der de la ac­ción co­lec­ti­va”, se­ña­ló. Or­gu­llo­sa de ha­ber­se uni­do a NASFAM, va­lo­ra que le per­mi­tió lle­var ade­lan­te su ho­gar, pues ayu­da a agre­gar­le va­lor a la pro­duc­ción, a en­con­trar el mer­ca­do que pa­gue más, a la cons­truc­ción de un mar­ke­ting co­lec­ti­vo pa­ra ex­por­tar, en­tre otras co­sas.

Nee­ta­ben Pa­tel, coor­di­na­do­ra de la Aso­cia­ción de Mu­je­res Au­toem­plea­das SEWA (si­glas de Self Em­plo­yed Wo­men’s As­so­cia­tion), de In­dia, des­cri­bió los apor­tes de es­ta or­ga­ni­za­ción crea­da en 1972, que si­gue los prin­ci­pios de Gand­hi, y con­gre­ga a 1,2 mi­llo­nes de mu­je­res, dos ter­cios de ellas del área ru­ral.

“Te­ne­mos po­ca tie­rra, con ba­ja ca­pa­ci­dad, so­mos ex­plo­ta­das por in­ter­me­dia­rios, te­ne­mos tie­rras hi­po­te­ca­das a pres­ta­mis­tas, nos fal­ta capital de tra­ba­jo, tec­no­lo­gía, he­rra­mien­tas, co­no­ci­mien­tos y ac­ce­so al mer­ca­do”, plan­teó.

En ese con­tex­to, des­ta­có el mo­de­lo de agro­ne­go­cios pa­ra pe­que­ñas pro­duc­cio­nes agrí­co-

Las mu­je­res ru­ra­les, y so­bre to­do las abo­rí­ge­nes, cum­plen di­ver­sos pa­pe­les pro­duc­ti­vos. Ade­más de la re­co­lec­ción de hier­bas y fru­tas, siem­bran, co­se­chan y ma­ne­jan el ga­na­do, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Se cal­cu­la que exis­ten al­re­de­dor de 370 mi­llo­nes de per­so­nas pro­ve­nien­tes de pue­blos in­dí­ge­nas, de las cua­les la mi­tad son mu­je­res que cum­plen la fun­ción de cui­dar y trans­mi­tir las pau­tas cul­tu­ra­les de sus co­mu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.