IN­VER­NA­DA.

Cla­ves a te­ner en cuen­ta pa­ra que las abe­jas en­tren en la in­ver­na­da con el me­jor es­ta­do nu­tri­cio­nal y de re­ser­vas po­si­bles.

Super Campo - - Sumario - Por Da­niel Pof­fer y Lean­dro Frí­go­li, Téc­ni­cos Apí­co­las Fo­tos: gentileza de los au­to­res

Qué ha­cer en los apia­rios

an­tes del in­vierno. Por Lean­dro Frí­go­li.

CON­TAR CON UN PLAN de ma­ne­jo in­te­gral, en el que se in­clu­yan tan­to las prác­ti­cas en el apia­rio co­mo as­pec­tos de or­ga­ni­za­ción (por ejem­plo la com­pra de in­su­mos, aná­li­sis de los cos­tos, etc.), fa­vo­re­ce­rá a con­so­li­dar la em­pre­sa en su to­ta­li­dad. Pa­ra ello es fun­da­men­tal co­no­cer la cur­va de flo­ra­ción del lu­gar don­de es­tá ubi­ca­da la uni­dad pro­duc­ti­va ya que en fun­ción de ella po­dre­mos pla­ni­fi­car to­das las ac­cio­nes y ope­ra­cio­nes del año. Co­mo no to­das las cur­vas se ma­ni­fies­tan de la mis­ma ma­ne­ra to­dos los años, es muy im­por­tan­te ob­ser­var con­ti­nua­men­te lo que su­ce­de en el am­bien­te pa­ra po­der ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios so­bre lo pla­ni­fi­ca­do.

En­tre las ope­ra­cio­nes de ma­ne­jo que de­be­re­mos pla­ni­fi­car po­de­mos men­cio­nar: re­cam­bio de rei­nas, mo­ni­to­reo y con­trol de va­rroa­sis, ali­men­ta­ción ener­gé­ti­ca es­tra­té­gi­ca, mul­ti­pli­ca­ción, co­se­cha del apia­rio, etc; pe­ro uno de los pun­tos más im­por­tan­tes al que hay que pres­tar­le mu­cha aten­ción, es al ma­ne­jo de las col­me­nas al fi­na­li­zar la tem­po­ra­da. Por tal mo­ti­vo la preparació­n de las col­me­nas pa­ra la in­ver­na­da se­rá un pun­to cla­ve.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­ta ac­ción es con­se­guir que las abe­jas que van a en­trar a la in­ver­na­da es­tén bien nu­tri­das, es de­cir que la co­lo­nia de abe­jas pue­da al­ma­ce­nar las su­fi­cien­tes re­ser­vas ener- gé­ti­cas y pro­tei­cas ( miel y po­len) co­mo pa­ra so­bre­vi­vir al in­vierno y po­si­bi­li­tar un pri­mer ci­clo de cría vi­go­ro­so en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra. Pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar que los dos úl­ti­mos ci­clos de cría al fi­nal de la tem­po­ra­da naz­can bien nu­tri­dos y con su­fi­cien­tes re­ser­vas cor­po­ra­les.

Pa­ra rea­li­zar una bue­na preparació­n de col­me­nas pa­ra la in­ver­na­da es ne­ce­sa­rio:

De­fi­nir la es­tra­te­gia de in­ver­na­da:

pri­me­ra­men­te ha­brá que de­fi­nir co­mo va­mos a in­ver­nar las col­me­nas: con do­ble cá­ma­ra de cría o en cá­ma­ra de cría. Se re­co­mien­da es­ta úl­ti­ma da­do que per­mi­ti­rá re­du­cir la po­bla­ción al mí­ni­mo sin per­ju­di­car la su­per­vi­ven-

cia de las mis­mas. Pa­ra ello se de­be­rá in­cor­po­rar a la cá­ma­ra un ali­men­ta­dor ti­po Doo­little que per­ma­ne­ce­rá den­tro de la col­me­na du­ran­te to­do el año más los 9 cua­dros co­rres­pon­dien­tes. Pa­ra en­trar a la in­ver­na­da se­rán ne­ce­sa­rios, al me­nos con­tar con ocho cua­dros cu­bier­tos por abe­jas y 5 ó 6 cua­dros con re­ser­vas. De es­ta for­ma las abe­jas po­drán con­tro­lar me­jor la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad in­te­rior, se lo­gra­rá ma­yor efi­cien­cia en cuan­to a sa­ni­dad y se fa­ci­li­ta­rá la rea­li­za­ción de la ins­pec­ción de las cá­ma­ras de cría, tan­to a fi­nes de tem­po­ra­da co­mo en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra.

Blo­quear la cá­ma­ra de cría.

Es­to es im­por­tan­te por dos mo­ti­vos: pri­me­ro, que al pro­du­cir un blo­queo de la cá­ma­ra de cría, se pro­du­ci­rá un cor­te o al me­nos una dis­mi­nu­ción de la postura de la rei­na, por lo tan­to la úl­ti­ma ca­ma­da de cría no ten­drá que ali­men­tar nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y las pro­teí­nas in­ge­ri­das a tra­vés del con­su­mo del po­len se­rán di­rec­cio­na­das a ge­ne­rar re­ser­vas cor­po­ra­les pa­ra las que se­rán abe­jas in­ver­nan­tes. Se­gun­do se acor­ta­rá el ci­clo de re­pro­duc­ción de va­rroa por lo que los tra­ta­mien­tos se­rán más efi­cien­tes.

Rea­li­zar mo­ni­to­reo y con­trol de Va­rroa.

Es su­ma­men­te im­por­tan­te lo­grar con­tar con una ba­ja car­ga pos­co­se­cha si que­re­mos que los úl­ti­mos ci­clos de cría no se en­cuen­tren de­bi­li­ta­dos por la pre­sen­cia de áca­ros. Si se lo­gra man­te­ner una ba­ja car­ga de va­rroa, las abe­jas lo­gra­rán in­cor­po­rar gran pro­por­ción de las pro­teí­nas in­ge­ri­das.

Por tal mo­ti­vo se re­co­mien­da rea­li­zar es­tra­té­gi­ca­men­te un mo­ni­to­reo de va­rroa so­bre abe­ja adul­ta (Se­na­sa) al fi­nal de la tem­po­ra­da. Pa­ra la to­ma de mues­tra se re­co­mien­da uti­li­zar la prue­ba del fras­coMe­to­do­lo­gía pro­pues­ta por De Jong mo­di­fi­ca­da por Mar­can­ge­li.

El mo­men­to de rea­li­zar el mo­ni­to­reo se­rá cuan­do co­mien­ce a dis­mi­nuir la en­tra­da de néc­tar (te­ner pre­sen­te la cur­va de flo­ra­ción). Es­ta ac­ción nos per­mi­ti­rá co­no­cer la pre­va­len­cia de va­rroa en ese mo­men­to y nos da­rá la po­si­bi­li­dad de apli­car me­di­das co­rrec­ti­vas en el ca­so que sea ne­ce­sa­rio. Tam­bién es im­por­tan­te de­ter­mi­nar la can­ti­dad de cua­dros de cría oper­cu­la­da al mo­men­to del mo­ni­to­reo ya que no es lo mis­mo un 3% de va­rroa so­bre abe­ja adul­ta sin cría que un 3% con 6 cua­dros de cría oper­cu­la­da don­de en el úl­ti­mo ca­so el po­ten­cial del pro­ble­ma es más im­por­tan­te. Si se de­bie­ra apli­car un aca­ri­ci­da de­be con­si­de­rar­se la ro­ta­ción co­rres­pon­dien­te y rea­li­zar un nue­vo mo­ni­to­reo una vez fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to. Es im­por­tan­te en­trar a la in­ver­na­da con un por­cen­ta­je de va­rroa so­bre abe­ja adul­ta in­fe­rior al 0,5%. De lo con­tra­rio ha­brá que eva­luar la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un nue­vo tra­ta­mien­to uti­li­zan­do un pro­duc­to or­gá­ni­co.

Con­tar con un plan de ali­men­ta­ción ener­gé­ti­co es­tra­té­gi­co ade­cua­do.

Es­ta ac­ti­vi­dad es fun­da­men­tal pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos de las abe­jas anual­men­te, so­bre to­do en pe­río­dos crí­ti­cos. Mien­tras que en pri­ma­ve­ra se bus­ca­rá desa­rro­llar el ni­do de cría, en el oto­ño se bus­ca­rá in­cor­po­rar la can­ti­dad de re­ser­vas su­fi­cien­tes pa­ra pa­sar el in­vierno. El ali­men­to

que se in­cor­po­re de­pen­de­rá de la can­ti­dad de re­ser­vas que las abe­jas ha­yan re­co­lec­ta­do na­tu­ral­men­te. Re­cor­dar que es im­por­tan­te con­tar con, al me­nos, 5 o 6 cua­dros de re­ser­vas y rea­li­zar el blo­queo de la cá­ma­ra de cría co­mo se men­cio­nó an­te­rior­men­te.

Pa­ra po­der blo­quear las col­me­nas y pro­du­cir un cor­te de la postura de la rei­na, se­rá ne­ce­sa­rio ter­mi­nar la co­se­cha, re­ti­rar el ma­te­rial me­la­rio y tra­tar de apro­ve­char el úl­ti­mo flu­jo de néc­tar pa­ra pro­du­cir un blo­queo na­tu­ral de las cá­ma­ras. Si es­to no fue­ra po­si­ble se­rá ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar ali­men­to pa­ra pro­du­cir­lo en for­ma ar­ti­fi­cial.

Es im­por­tan­te que ca­da pro­duc­tor co­noz­ca o bus­que ase­so­ra­mien­to res­pec­to del me­jor pro­duc­to a uti­li­zar pa­ra es­te fin. Asi­mis­mo de­be­rá co­no­cer las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas del uso de ca­da pro­duc­to. Los sus­ti­tu­tos que se po­drán uti­li­zar se­rán ja­ra­be de azú­car al 66% y ja­ra­be de al­ta fruc­tuo­sa (JAF) con apro­xi­ma­da­men­te el 55% de fruc­to­sa.

Den­tro de un buen sis­te­ma de ali­men­ta­ción de­be con­si­de­rar­se la lo­gís­ti­ca del mis­mo, es­to es con­si­de­rar el mé­to­do de preparació­n (en ca­so de ja­ra­be de azú­car), can­ti­da­des, dis­tri­bu­ción y tras­la­do a los di­fe­ren­tes apia­rios op­ti­mi­zan­do tiem­po y gas­to de com­bus­ti­ble.

Con­si­de­rar una su­ple­men­ta­ción pro­tei­ca:

el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es in­ver­nar las col­me­nas con abe­jas de ca­li­dad, es de­cir bien nu­tri­das y con su­fi­cien­tes re­ser­vas cor­po­ra­les que les per­mi­tan pa­sar el in­vierno. Por lo tan­to se­rá ne­ce­sa­rio, pre­vio a la in­ver­na­da, con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de con­tar con un plan de su­ple­men­ta­ción pro­tei­ca que cu­bra los re­que­ri­mien­tos pro­tei­cos que las abe­jas no ob­ten­gan del me­dio am­bien­te en for­ma na­tu­ral.

Aho­ra bien, an­tes de ini­ciar di­cha su­ple­men­ta­ción, de­be­ría­mos te­ner en cuen­ta si real­men­te es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar­lo. Pri­me­ra­men­te, ase­gu­rar­nos de que las re­ser­vas ener­gé­ti­cas sean las su­fi­cien­tes co­mo pa­ra que se es­ti­mu­le el pe­co­reo (a cam­po se pue­de ob­ser­var si los cua­dros cuen­tan con las “co­ro­nas” cu­bier­ta de miel). Tam­bién se­rá fun­da­men­tal co­no­cer la cur­va de flo­ra­ción y ob­ser­var la flo­ra que es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra el úl­ti­mo ci­clo de postura de la rei­na. Asi­mis­mo se­rá im­por­tan­te ob­ser­var si hay en­tra­da de po­len y de­ter­mi­nar de qué ori­gen bo­tá­ni­co pro­vie­ne co­mo tam­bién ob­ser­var si hay po­len de dis­tin­tos co­lo­res (in­di­ca­dor de ba­lan­ce pro­tei­co). De­be­mos sa­ber que un po­len se­rá con­si­de­ra­do de ca­li­dad cuan­do con­ten­ga al me­nos un 24 -25 % de pro­teí­na bru­ta y una can­ti­dad ba­lan­cea­da de ami­noá­ci­dos. A mo­do de ejem­plo si en la flo­ra­ción cir­cun­dan­te predominar­a gi­ra­sol o eu­ca­lip­tus se­gu­ra­men­te se­rá ne­ce­sa­rio su­mi­nis­trar pro­teí­nas.

Si que­re­mos su­ple­men­tar en oto­ño pri­me­ra­men­te de­be­ría­mos ase­gu­rar­nos de co­no­cer real­men­te cua­les son los pro­duc­tos que es­tán en el mer­ca­do y di­fe­ren­ciar los su­ple­men­tos de los es­ti­mu­lan­tes. A es­tos úl­ti­mos de­bié­ra­mos uti­li­zar­los en la pri­ma­ve­ra da­do que fa­vo­re­cen el pe­co­reo y es­to pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te al co­mien­zo de la in­ver­na­da.

Iz­quier­da: ma­pa de las uni­da­des de­mos­tra­ti­vas don­de se rea­li­zan jor­na­das a cam­po. Allí los po­duc­to­res pue­den ob­ser­var las di­fe­ren­tes ope­ra­cio­nes de ma­ne­jo y eva­luar­las en vi­vo in­clu­yen­do la preparació­n de col­me­nas pa­ra la in­ver­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.