INS­TA­LA­CIO­NES.

El sis­te­ma de pro­duc­ción de ca­po­nes en ca­ma pro­fun­da es ideal pa­ra un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar. El INTA y el CEA de Ar­mas, ase­gu­ran buenos in­gre­sos a me­nor cos­to que en con­fi­na­mien­to.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­riel Ti­bau Mar­tí­nez Fo­tos: Nes­tor Gras­si y gentileza INTA

Los nú­me­ros de la

ca­ma pro­fun­da. Por M. Ti­bau Mar­tí­nez.

A LA HO­RA de pro­du­cir ca­po­nes ca­da pro­duc­tor cuen­ta con di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas. Y pue­de po­ner en prác­ti­ca cual­quie­ra siem­pre y cuan­do, al fin del pro­ce­so, ha­ya lo­gra­do mu­chos ki­los de car­ne de la me­jor ma­ne­ra, al cos­to más bajo y en el me­nor tiem­po via­ble. “Nues­tra ex­pe­rien­cia di­ce que el sis­te­ma de ca­ma pro­fun­da ofre­ce es­ta po­si­bi­li­dad. Cuan­do se tra­ta de una gran can­ti­dad de ani­ma­les, pue­de ser más ade­cua­do in­cli­nar­se por la pro­duc­ción en con­fi­na­mien­to, pe­ro si se tra­ta de un es­ta­ble­ci­mien­to fa­mi­liar, es con­ve­nien­te op­tar por la ca­ma pro­fun­da”, ase­gu­ra el Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio Os­car Bra­vo, re­fe­ren­te del pro­gra­ma por­cino del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (INTA), en to­da la pro­vin­cia de Buenos Aires, con ba­se en la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria del INTA Cuen­ca, con ba­se en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Rauch.

En mu­chas oca­sio­nes, los pro­duc­to­res –en ge­ne­ral aque­llos cu­ya ca­pa­ci­dad po­ten­cial de in­ver­sión es más se­gu­ra-

apues­tan a la pro­duc­ción en con­fi­na­mien­to. Sin em­bar­go, se­gún mu­chos es­pe­cia­lis­tas, es­ta ma­ne­ra de lo­grar ki­los de car­ne no es –des­de el pun­to de vis­ta eto­ló­gi­co- la más in­di­ca­da, mien­tras que los cos­tos son os­ten­si­ble­men­te di­fe­ren­tes. De to­das for­mas, no se tra­ta de que la pro­duc­ción en con­fi­na­mien­to sea me­jor a la ca­ma pro­fun­da o vi­ce­ver­sea; ca­da uno de los sis­te­mas tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas y es el pro­duc­tor, quien de­be de­ci­dir cuál uti­li­zar.

AL­GU­NOS DA­TOS. El pe­so de un ca­pón al mo­men­to de fae­na no de­be ser in­fe­rior a los 100 ki­lo­gra­mos y, pa­ra lo­grar­los, el pro­duc­tor uti­li­za las es­tra­te­gias más con­ve­nien­tes.

“Es­tá cla­ro que for­mas de pro­du­cir ca­po­nes hay va­rias; pe­ro es­ta­mos se­gu­ros de que la pro­duc­ción so­bre ca­ma pro­fun­da es una al­ter­na­ti­va a te­ner en cuen­ta”, en­fa­ti­za Bra­vo.

El en­gor­de de cer­dos en es­pa­cios con pi­so de pa­ja co­no­ci­dos en el ám­bi­to de la pro­duc­ción co­mo “ca­ma pro­fun­da” es una tec­no­lo­gía que se apli­ca en di­ver­sas par­tes del mun­do des­de ha­ce va­rios años. Es­ta me­to­do­lo­gía fue adop­ta­da lo­grán­do­se buenos re­sul­ta­dos, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co co­mo eco­nó­mi­co.

Los sis­te­mas que in­cor­po­ran la ca­ma pro­fun­da al­can­zan la ob­ten­ción de ca­po­nes con una in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra ba­ja y una con­ver­sión (can­ti­dad de ali­men­to que se ne­ce­si­ta pa­ra pro­du­cir 1 ki­lo de car­ne) glo­bal bue­na.

La es­truc­tu­ra de­man­da ins­ta­la­cio­nes de fá­cil ar­ma­do que, al mis­mo tiem­po, fa­vo­re­cen las con­di­cio­nes de bie­nes­tar ani­mal. “Es­tos sis­te­mas pro­duc­ti­vos pre­sen­tan

ven­ta­jas des­de el pun­to de vis­ta de la sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal, ya que no hay pro­duc­ción de efluen­tes lí­qui­dos. Por otra par­te, los sis­te­mas de ca­ma pro­fun­da alo­jan a los cer­dos so­bre una su­per­fi­cie acon­di­cio­na­da con ma­te­rial vo­lu­mi­no­so, pro­ve­nien­te de ras­tro­jos de tri­go, ce­ba­da, vi­ru­tas u otros ma­te­ria­les de ori­gen ve­ge­tal ab­sor­ben­tes y ais­lan­tes. La in­fra­es­truc­tu­ra se com­ple­ta con la dis­po­si­ción de co­me­de­ros ti­po tol­va pa­ra la pro­vi­sión de ali­men­to y be­be­de­ros pa­ra el agua”, ex­pli­ca Os­car Bra­vo.

CA­MA PRO­FUN­DA.

En es­te sis­te­ma pro­duc­ti­vo, se pue­de ha­cer una cla­ra di­vi­sión di­cien­do que hay dos ti­pos: mó­vi­les y fi­jas. Las mó­vi­les, di­se­ña­das en INTA Cuen­ca del Sa­la­do, son uti­li­za­das en ge­ne­ral por pe­que­ños pro­duc­to­res por­que son eco­nó­mi­cas y de fá­cil ar­ma­do. Pa­ra la lim­pie­za no se ne­ce­si­ta una pa­la fron­tal que mo­vi­li­ce el desecho or­gá­ni­co que que­da lue­go de re­ti­rar los ca­po­nes. En el ca­so de es­truc­tu­ras fi­jas, sí se ne­ce­si­ta.

Ca­da mó­du­lo cons­ta de 4 lien­zos uni­dos for­man­do un cua­dra­do, cons­trui­dos ca­da uno de es­tos con cua­tro ta­blas de pino sa­lig­na (de 1 x 6 pul­ga­das) y de 4 me­tros ca­da una. El te­cho se cons­tru­ye con ca­brea­das de sa­lig­na de 2 x 2 pul­ga­das y se cu­bre con si­lo bol­sa. Con es­to que­da un es­pa­cio de 16 me­tros cua­dra­dos, en el cual se in­cor­po­ra la ca­ma y se pue­den criar 10 ca­po­nes.

En lo que res­pec­ta a las ma­dres, el es­pa­cio ne­ce­sa­rio por cer­da se es­ti­ma en 4,5 me­tros. Es im­por­tan­te des­ta­car que el ali­men­to que se le ofre­ce a ca­da ma­dre no es ad li­bi­tum co­mo sí ocu­rre en el en­gor­de, sino que se le su­mi­nis­tra en­tre 2 y 2,5 ki­los dia­rios. “Es im­por­tan­te des­ta­car que con en es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes, no te­ne­mos pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad es­ti­val, muer­te em­brio­na­ria y/o abor­tos pro­vo­ca­dos, por ac­ción de los ra­yos so­la­res, so­bre to­do en épo­cas que van de di­ciem­bre a mar­zo”, se­ña­la Bra­vo.

Se­gún los da­tos que apor­tan los tra­ba­jos en el cria­de­ro del CEA (Centro de Edu­ca­ción Agra­ria) 12, de la lo­ca­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.